Para chicos

¿Qué es un trabalenguas? Guía y ejemplos divertidos

trabalenguas
Los trabalenguas son un juego ideal para desafiar a tu lengua y la de tus amigos. ¿Podrás decirlos correctamente?

Los juegos de trabalenguas son uno de los pasatiempos educativos más usados para desarrollar habilidades del habla en los niños. Por medio del uso de palabras y frases ordenadas de forma creativa, los pequeños aprenden a familiarizarse con las palabras mientras juegan y comparten con familiares y amigos. Es muy útil para mejorar la autoestima de los niños, mejorar la dicción, acabar con la timidez y enseñarles a hablar mejor.

¿Qué es un trabalenguas? ¿cuál es el origen? ¿cómo son y qué tipos de trabalenguas existen? o ¿para qué sirven? suelen ser una de las inquietudes más comunes en torno al juego de los trabalenguas. Puesto que es uno de los ejercicios más utilizados a la hora desarrollar una dicción ágil, en este apartado te presentaremos todo lo que necesitas saber acerca de los trabalenguas, además de una amplia variedad de ejemplos de trabalenguas populares, cortos, largos, fáciles y difíciles que puedes emplear en tu ratos libres, para aprender y compartir en familia.

Si deseas saltearte la explicación y buscas un tipo en especial, puedes acceder directamente aqui: trabalenguas populares, trabalenguas corto, trabalenguas largos, trabalenguas fáciles, trabalenguas dificiles

¿Qué es un trabalenguas?

El trabalenguas es un divertido juego de tradición oral que se caracteriza por jugar con las palabras, las sílabas y los fonemas de tal forma que al leerlos, la lengua se nos trabe y resulten muy difíciles de pronunciar. Jugar y practicar la lectura de trabalenguas con los niños, es muy beneficioso para el desarrollo del habla, pues además de ayudarles en la compresión y agilidad de la lectura, también les proporciona fluidez y mejor pronunciación. Por ello, los trabalenguas se consideran una gran herramienta para padres y maestros que desean motivar la lectura y mejorar el habla, dicción y pronunciación de los niños.

El trabalenguas  proviene de “trabar” la “lengua”. Es un juego de palabras que consisten en decir en voz alta un conjunto de palabras o frases de sonidos similares que resultan difíciles de pronunciar. Los trabalenguas suelen ser frases, versos o textos cortos que se caracterizan por repetir palabras, tener poco sentido y combinar palabras y rimas con sonidos iguales para formar un texto que resulte un reto leerlo y pronunciarlo.

El trabalenguas  proviene de la conjunción de la frase trabar la lengua.

En sí se tratan de frases que tanto por la similitud de sus sonidos como por la repetición de las palabras, “traban” la lengua, de tal modo que los niños los practiquen hasta que logren decirlos bien y sin equivocarse. Los trabalenguas deben ser entonados en voz alta y lo más rápido posible con el propósito de pronunciarlos correctamente, sin saltear ninguna palabra o equivocarse. Aunque puedan llegar a memorizarse; por su dificultad, los trabalenguas suenan muy chistosos y mientras más se traba la lengua de las personas más divertido resulta recitarlos.

Porque los niños aman los trabalenguas

Gracias a la rima y a la divertida repetición de palabras similares, los niños se sientes más atraídos de trabajar con este tipo de composiciones en lugar de la lectura normal, pues para ello es como si se tratara de un juego. Tanto a los adultos como a los niños, les encantan los trabalenguas y lo mejor de todo es que a través de ellos, conseguimos que aprendan cosas nuevas sin darse cuenta que se trata de una asignatura más como la literatura.

Este divertido juego de palabras, busca entretener a los niños y a los adultos, mientras compiten para saber quién de ellos es capaz de pronunciarlos más rápido y con el menor número de equivocaciones. Los trabalenguas son ideales para desafiar tu lengua y la de los demás, por eso es una gran herramienta para motivar la lectura y ampliar el vocabulario de los niños que aún no han alcanzado por completo el desarrollo de la misma.

Libros de trabalenguas

En Somos Mamás hemos desarrollado el libro de trabalenguas para niños más completo, pensado para mejorar la dicción, corregir problemas del habla y ayudar a los niños a mejorar su autoestima. Es un libro ideal tanto para usar en la escuela si eres maestra, como en casa como entretenimiento, incluye juegos y otras actividades. Puedes conseguir este libro de trabalenguas   en la edición en papel o en su edición digital: versión Kindle, o  Google Play.

Los trabalenguas son una tradición oral

Los juegos de trabalenguas son muy comunes en todas las lenguas, de hecho constituyen una manifestación de la literatura popular y tradicional oral de los pueblos. Cada país suele poseer entre sus costumbres culturales algunos textos de trabalenguas, los cuales pueden presentar una que otra diferencia entre cada idioma. Pero lo cierto es que los trabalenguas se escriben y  se dicen en todo el mundo desde la época de la antigua Grecia.

Incluso en aquellos tiempos, las personas inventaban enigmas, paradojas y juegos de palabras con los mismos propósitos educativos y de entretenimiento de hoy en día. De hecho, los trabalenguas se han considerado uno de los juegos antiguos más universales pues en todos los países y en todas las lenguas, se usan los trabalenguas y en todos se utilizan palabras, rimas y repeticiones al igual que ocurre en el castellano.

¿Para qué sirven los trabalenguas?

Los trabalenguas son también conocidos como destrabalenguas pues a través de sus composiciones particulares, ayudan a mejorar la dicción y la precisión del habla de los niños. Al emplear combinaciones de sonidos iguales, los trabalenguas, más que un juego entretenido, tienen como finalidad confundir a la persona que lo recita; ya que mientras más difícil sea su pronunciación, más deben intentar decirlos de la forma correcta.

Al repetirlos los trabalenguas los niños van adquiriendo más soltura para hablar

Al repetirlos una y otra vez los niños van adquiriendo más práctica y una mayor facilidad para pronunciar las palabras más rápido, pero de forma suave y con mejor entonación y pronunciación. Aunque puede ser un juego muy divertido para los niños, los trabalenguas requieren de cierto practica y concentración, es por esta razón que se recomiendan practicar este tipo de actividades en el colegio y en el hogar, pues es a través del juego y la diversión, que se van desarrollando estas habilidades

La facilidad para pronunciar correctamente las palabras es uno de los tanto beneficios que ofrecen la recitación de trabalenguas. A continuación te contamos para qué sirve los trabalenguas y cuales son sus principales beneficios:

  • Fomenta la imaginación y creatividad de los niños.
  • Favorece la fluidez en la lectura.
  • Mejora la pronunciación de las palabras.
  • Fomenta el interés de los niños hacia su lengua de origen, ya que aprenden las vocales, las letras y las palabras de la forma más divertida.
  • Es una herramienta útil para trasmitir las tradiciones y conocimientos de lectura y escritura.
  • Mejoran la autoestima en los niños, ya que completar el trabalenguas de forma exitosa se sienten más motivados y capaces de hacer las cosas.
  • Amplia progresivamente el vocabulario.
  • Sirve para adquirir mayor rapidez en el habla.
  • Ayudar a desarrollar una excelente dicción.
  • Ayuda a ejercitar la memoria al tener que recordar la pronunciación de cada palabra.
  • Mejora la rapidez y la precisión al momento de aprender nuevas palabras.
  • ¡Son divertidísimos!

Los trabalenguas mejoran la autoestima de los niños, ya que los deben enunciar en voz alta, los ayuda a hablar mejor y al completarlos se sienten motivados

Tipos de trabalenguas

Aunque todos los trabalenguas utilizan combinaciones de sonidos iguales para conseguir que el texto resulte difícil de pronunciar, no todos son iguales. Cada uno posee características distintas que lo hacen más difícil o chistoso que los demás.  A continuación te explicamos cuáles los tipos de trabalenguas que existen y cómo se diferencian unos de otros:

  • Trabalenguas para el desarrollo del lenguaje: En este tipo de trabalenguas se utilizan una combinación especial de silabas, palabras y rimas que aún con mucha dificultad, pueden ser pronunciadas por los niños, con el fin de que puedan mejorar su dicción y habilidad del habla.
  • Trabalenguas de lectura chistosa: Este tipo de trabalenguas se divide en dos categorías más:
  • Trabalenguas confusos: Las frases de estos trabalenguas suelen ser bastantes confusos para que resulten más chistosos y difíciles de comprender.
  • Trabalenguas incoherentes: Estos trabalenguas poseen una idea graciosa y sin sentido, por lo que al pronunciarlos, se deben seguir únicamente el sonido de las palabras y no el sentido de las mismas. La idea de estos tipo de trabalenguas es que sean muy chistosos.
  • Trabalenguas populares: Los trabalenguas son una tradición oral que se remonta a muchos años de antigüedad, es por ello que también destacan sobre los demás los trabalenguas populares. Éstos fueron trasmitidos de generación en generación y por eso son conocidos por todos.
  • Trabalenguas cortos: Los trabalenguas cortos son ideales para conseguir que los pequeños comiencen a conocer los juegos de trabalenguas y mediante su corta duración, mejoren sus capacidades de dicción y lenguaje.
  • Trabalenguas largos: También los hay de larga duración, ya que por su extensión resultan mucho más difícil enunciarlos sin equivocarse. Así que sólo deberían ser intentados una vez se manejen aquellos más cortos y fáciles.
  • Trabalenguas fáciles: Los trabalenguas presentan distintos niveles de dificultad para que los niños vayan avanzando a medida que van mejorando su pronunciación. Entrenarse con trabalenguas fáciles les permite a los niños comenzar a tener más fluidez en la lectura.
  • Trabalenguas difíciles: Así como hay trabalenguas más fáciles, también hay trabalenguas con pronunciaciones más difíciles que pueden hacer un poco cuesta arriba la pronunciación. Lo ideal es ir progresando e ir aumentando el nivel de dificultad para que alcancemos a desarrollar al máximo la dicción de las palabras.

Guía de ejemplos de trabalenguas para educadores

Son muchos los ejemplos de trabalenguas que puedes encontrar y entre ellos los más comunes son los trabalenguas populares como el de los “Tres tristes tigres” que combina muchas letras t con letras r y e o el clásico de “Pablito clavo un clavito” y “Camarón caramelo”. Otros ejemplos de trabalenguas son los trabalenguas cortos como el de “Zorro Rorro” y “Coco loco”. También están los ejemplos de trabalenguas largos como aquel de “Una vieja muy revieja” o el de “Menuda mandarina María merendó” que resultan perfectos para “trabar la lengua” de los adultos y de los más pequeños.
Los trabalenguas son una excelente herramienta educativa que podemos utilizar en el colegio y casa.
Entre los siguientes ejemplos de trabalenguas también vas a poder encontrar los trabalenguas fáciles como los conocidos “Pepo el pirata” y “Qué linda mañana” y otros ejemplos de trabalenguas difíciles como el clásico de “El Rey de Constantinopla” y el de “Un trabalengüista muy trabalenguoso” que son perfectos para desafiar nuestra lengua y la de los niños mientras exploran el mundo del lenguaje de una forma amena y divertida. Y es que los trabalenguas son una excelente herramienta educativa que podemos utilizar tanto en la escuela como en casa, ya que sirve para educar, enseñar y entretener a los niños.

Trabalenguas populares

Si bien los trabalenguas forman parte de la cultura popular y aunque tienen su origen en la antigua Grecia, los trabalenguas populares no han podido ser datados en el tiempo, es decir no se sabe la fecha exacta cuando fueron creados. De hecho, solían trasmitirse de boca a boca entre distintas generaciones y hasta el día de hoy, aún siguen siendo una gran riqueza cultural de nuestros pueblos. Por ello, el simple hecho de que aún formen parte de nuestra lengua, nos permite saber que se tratan de frases y composiciones muy útiles, prácticas, educativas y sobre todo divertidas.

Los trabalenguas populares son muy comunes en todas las lenguas y países, por lo que cada uno cuenta con su propia colección de trabalenguas populares. Gracias a su ingeniosa forma de estimular la lectura y desarrollo del habla en los niños, los juegos de trabalenguas populares se trasmitían oralmente de generación en generación.

Ejemplos de trabalenguas populares

Hay toda una colección de trabalenguas populares que todos conocemos y hemos oído infinidades de veces desde que somos pequeños. Aunque aún no sepamos pronunciarlos a la perfección, lo cierto es que no hay nada más divertido de entonar, que los trabalenguas populares o clásicos. Acá una selección especial de los trabalenguas populares más conocidos.


Tres tristes tigres
Tres tristes tigres tragaban trigo en un trigal en tres tristes trastos.
En tres tristes trastos, tragaban trigo en un trigal, tres tristes tigres.

Pablito y la calva del calvito.
Pablito clavó un clavito en la calva de un calvito.
En la calva de un calvito, un clavito clavó Pablito.
Pablito clavó un clavito.
¿Que clavito clavó Pablito?

Camarón, Caramelo, Caramelo, Camarón,
Camarón, Caramelo, Caramelo, Camarón,
Caramelo, Camarón, Camarón, Caramelo.

Cuando cuentas cuentos,
cuenta cuantos cuentos cuentas,
porque si no cuentas cuantos cuentos cuentas,
nunca sabrás cuantos cuentos contaste.

Erre con erre guitarra,
erre con erre barril,
qué rápido ruedan las ruedas, del ferrocarril.

A Cuesta le cuesta
subir la cuesta,
y en medio de la cuesta,
va y se acuesta.

Cuando cuentes cuentos
cuenta cuantos cuentos cuentas,
porque si no cuentas
cuantos cuentos cuentas
nunca sabrás cuántos cuentos sabes contar.

Camarero, desencamarónamelo

Cuando te diga que
te creo no me creas
porque ya no creo en lo que creo

Si su gusto no gusta del gusto
que gusta mi gusto,
que disgusto se lleva mi gusto
al saber que su gusto no gusta del gusto
que gusta mi gusto.

Estruja la esdrújula de la bruja en la brújula
No estrujes la esdrujules de la brujes de brujules

No me mires que nos miran,
nos miran que nos miramos,
miremos que no nos miren
y cuando no nos miren nos miraremos,
porque si nos miramos
descubrir pueden
que nos amamos.

Pedro Picapiedra pica en la empedrada pedrera.
Con el pico pica piedras y las piedritas pican a Pedro.

Erre con erre, guitarra;
erre con erre, carril:
rápido ruedan los carros,
rápido el ferrocarril.

Yo Me remendaba,
Yo me remendé,
Yo me eché un remiendo,
Yo me lo quite

El perro de Rita me irrita
dile a Rita que cambie su perrito por una perrita

Trabalenguas cortos

Los trabalenguas cortos son ideales para los niños más pequeños, pues consiguen captar su atención en el juego de palabras con mayor facilidad. A través de los trabalenguas cortos, los pequeños vocalizan mejor las palabras que están aprendiendo sin darse cuenta que están realizando una tarea para la escuela, algo que resulta muy útil para conseguir grandes resultados en el desarrollo del habla y la lectura de los más pequeños.

Los trabalenguas cortos son ideales para los niños más pequeños que recién comienzan a aprender a leer

Los trabalenguas cortos son una gran herramienta para desarrollar el habla de los niños que aún no han alcanzado por complemento el desarrollo de la misma, pues gracias a la gran variedad que existen son ideales para trabajar los fonemas que le resulten difícil de pronunciar, como la R, la M, la P, o cualquier otro tipo de fonema que pueda parecerles difícil. Sin embargo, escribir trabalenguas cortos no es una tarea fácil para los niños, pues aunque pudiera parecerlo por lo reducido de sus palabras, aveces requiere cierta práctica previa por parte del niño.

Ejemplos de Trabalenguas cortos

Aunque creas que por ser trabalenguas cortos resultan más fáciles de pronunciar, ¡no te confíes!

Algunos de ellos esconden una particular dificultad que no dependen de su longitud, sino de nuestra agilidad para recitarlos. ¡Los siguientes trabalenguas cortos también son capaces de ponerte en apuros!

El Zorro Rorro
 El zorro Rorro pide socorro por un chorro.

Como poco
Como poco coco como,
poco coco compro.

El sapo sapote
El sapo sapote no come camote.

Teresa trajo
tizas hechas trizas.

Rosa Rosales cortó una rosa,
¡Qué roja la rosa de Rosa Rosales!

Tan caro es ese carro
que por caro no compro el carro

La torre de Pisa
cayó bastante deprisa.

Los titiriteros pasan titiritando
con sus titeritos tirimiqueando

Pepe pepin,
Pepe pepin,
ponpon pupon

Mi querido querer quiero quererte.
¿No quieres que te quiera quererte querido querer?

Camarero, desencamarónamelo.

El que sabe, no es el que todo lo sabe,
sino el que sabe dónde está lo que se no sabe.

Fernando Fabricio Fernández
frunce la frente frente a la fuente.

¡Grite gracias es gratis!

Piquito,
picotea poquito a poquito
pica que te pica
con el piquito.

Toño Piña piñas pelaba en un piñar,
en un piñar pelaba piñas Toño Piña.

Saca el saco de sal
al sol que se seque.

El que poca papa
gasta poca papa paga.

El tractor traca traca
triqui triqui todo el rato.

Tobías vino con el vino tibio.

El que compra pocas capas pocas capas paga
como yo compré pocas capas pocas capas pago.

Qué genio tiene el ingenuo de Eugenio.

En la calle callao
cayó un caballo bayo
al pisar una cebolla.

Las libres liebres lían
los libros de la Librería.

Pablito clavó un clavito.
¿Qué clavito clavó Pablito?

El fraile al fregar
sufrió una desfavorable
fractura femoral.

Los escarabajos bajos jamás quedan cara bajo

Comí de lado mi helado con melosa mermelada,
con mermelada melosa mi helado comí de lado.

Pica, pica, pica Perico.
Pica, pica, pica la rana.
Perico, pica, pica la rama.

Poquito a poquito copito copito 
mi osito mi osito el palito en palito
paquete en paquete poquito

El quejote Quijote
se queja de las quejas
Con cada queja el quijote
se vuelve más quejote

Rosa Rosales cortó una rosa,
¡Qué roja la rosa de Rosa Rosales!

Trabalenguas largos

Debido a su extensión, los trabalenguas largos resultan un poco más difícil de pronunciarlos sin equivocarse. Así que si es la primera vez tu niño va a jugar con los trabalenguas, lo mejor es que comience como los trabalenguas cortos para vaya tomando más soltura. Pero si por el contrario, tu niño ya ha superado los trabalenguas cortos y sencillos, ya es momento de que se enfrente a la dificultad de los trabalenguas largos y compita con sus amigos de clase.

Los trabalenguas largos son ideales para practicar la dicción y la memoria. Requieren mucha más concentración

Ahora, si tu ya eres todo un experto en los trabalenguas para niños largos, puedes comenzar leyendo uno por uno, cada trabalenguas largo que acá te ofrecemos hasta que puedas comprender bien su significado. Para la próxima vez que lo leas intenta hacerlo mucho más rápido y sin parar hasta que consigas pronunciarlos velozmente y sin titubear ni hacer ninguna pausa. ¡Lo difícil que es decir los trabalenguas largos es lo que hace divertido el juego!

Un truco para aprenderse los trabalenguas largos es separarlos por frases para que sea más fáciles de memorizar

Ejemplos de trabalenguas largos

Veamos ahora una selección de trabalenguas largos que seguramente serán todo un reto. Aún para las personas con vocabularios experimentados, los trabalenguas largos pueden ser un desafío, pues aunque no todos ellos suelen ser muy difíciles de pronunciar, la longitud de éstos hace que resulte mucho más fácil que nos equivoquemos. ¡Pero mientras más largos, más risas aseguradas!. 

Tengo un tío cajonero
que hace cajas y calajas
y cajitas y cajones.
y al tirar de los cordones
salen cajas y calajes
y cajitas y cajones
Los cojines de la reina,
los cajones del sultán.
¡Qué cojines!
¿Qué cajones!
¿En qué cajonera van?

Toro el toro de loro…
Quien dice que un loro no puede tener un toro.
Loro el loro de toro…
Quien dice que un toro no puede tener un loro.
Los dueños de loro dijeron que su loro de toro vale oro.
Toro y loro escapan para no ser vendidos por oro
que le van a dar toro y loro.
Los dueños de loro y toro buscan a toro y loro.
Todos se preguntan dónde están loro y toro.

La cosaquez, ¿qué cosa, qué cosa es?
¿Acaso es común que un cosaco cosa
un saco mientras cerca una cosaca cose
y cose una casaca? ¡Qué caso! ¡Qué cosa!
A la hora del ocaso el cosaco
y la cosaca cosen juntos un saquito.
Tal vez venga un cosaquito.
¡Qué cosa! ¡Qué caso! ¡Qué casa! ¡Qué saco!
¡Qué caso raro el de la cosaquez!

Una madre godable tarantantable y pericotable
tenía dos hijos godijos tarantantijos y pericotijos,
una tarde la madre godable tarantantable y pericotable
dijo a sus hijos godijos tarantantijos y pericotijos,
hijos godijos tarantantijos y pericotijos
vayan al monte godonte tarantantonte y pericotonte,
y traigan una liebre godiebre tarantantiebre y pericotiebre
enciérrenme en la cocina godina tarantantina y pericotina,
los tres hijos godijos tarantantijos y pericotijos
fueron al monte godonte tarantantonte y pericotonte,
trajeron la liebre godiebre tarantantiebre y pericotiebre
la encerraron en la cocina odina tarantantina y pericotina,
en la noche un gran gato godazo tarantantazo y pericotazo
comio godio tarantantio y paricotio a la liebre godiebre
tarantantiebre y pericotiebre, a la mañana siguiente
la madre godable tarantantable y pericota.

Si mi gusto gustara del gusto que gusta tu gusto,
entonces tu gusto gustaría del gusto que gusta mi gusto,
pero como mi gusto no gusta del gusto que gusta tu gusto,
entonces tu gusto no gusta del gusto que gusta mi gusto….
te gusto.

Te quiero más que me quieres,
te quiero aunque no me quieras y
mucho más te querría si quererme tu quisieras.
Si porque te quiero tanto quieres que te quiera más,
te quiero más que me quieres,
¿Que más quieres? ¿Quieres más?

Menuda mandarina María merendó,
menuda merienda que se zampó.
Mirando la mandarina Macario pensó
que una manzana sería mejor.
Menuda mandarina María merendó,
menuda manzana Macario se zampó.
Mirando la mandarina y la manzana,
Mariela opinó que un melocotón sabría mejor.
Menuda mandarina María merendó,
menuda manzana Macario se zampó,
menudo melocotón Mariela devoró.
Mirando la mandarina, la manzana y el melocotón
Marcelo pensó que un membrillo estaría mejor.
Menuda mandarina María merendó,
menuda manzana Macario se zampó,
menudo melocotón Mariela devoró,
menudo membrillo Marcelo tragó.
Y tras la merienda nada quedó.

Catalina cantarina, Catalina encantadora
canta, Catalina, canta que cuando cantas me encantas;
y tu cántico cuente un cuento que a mí me encanta.
¿Qué cántico cantarás, Catalina cantarina?
Canta un canto que me encante,
que me encante cuando cantes,
Catalina encantadora,
¿Qué cántico cantarás?

Quiero y no quiero querer
a quien no queriendo quiero.
He querido sin querer
y estoy sin querer queriendo.
Si por mucho que te quiero,
quieres que te quiera más,
te quiero más que me quieres
¿Qué más quieres? ¿Quieres más?

Yo tengo una gata ética, peletica,
pelín planpetica, pelada, paluda,
pelín planpuda con siete gatitos éticos,
peleticos,pelín planpeticos, pelados,
peludos, pelín planpudos.
Si la gata no fuera ética peletica
pelín planpetica, pelada, peluda,
pelín planpuda los siete gatitos
no serían éticos, peleticos,
pelín planpeticos, pelados,
peludos, pelín planpudos.

Trabalenguas fáciles

Al igual que los trabalenguas cortos, los trabalenguas fáciles son perfectos para iniciar a los niños en este divertido juego de palabras para perfeccionar la dicción. La idea de comenzar practicando con los trabalenguas fáciles, es que éstos son ideales para comenzar e ir progresando, es decir avanzar cada vez más en los distintos niveles de dificultad y saber hasta dónde es capaz de llegar nuestro niño, con respecto a la dicción alta y clara y sin equivocaciones.

Los trabalenguas fáciles son ideales para ayudar a los niños a mejorar su dicción

Lo importante de los trabalenguas, es comenzar poco a poco con los trabalenguas fáciles y cortos para luego ir desafiando más a nuestra lengua. Los trabalenguas fáciles serán una tarea muy divertida para los niños, pero si apenas está comenzando en el mundo de los trabalenguas, puede que le cueste decirlos a la primera, incluso siendo fáciles. Así que procura que tu niño aprenda a reírse de sí mismo y lo vuelva a intentar para que se de cuenta de sus capacidades para aprender.

Ejemplos de trabalenguas fáciles

Si lo que prefieres son los trabalenguas fáciles y sencillos de decir, acá te dejamos una selección de ejemplos. Este tipo de trabalenguas, son perfectos para los más pequeños pues aunque no los agobiará completamente, aún significará un reto para ellos. Los trabalenguas fáciles les hará saber que son capaces de pronunciarlos bien con tan sólo intentarlo unas cuantas veces.

 

De generación en generación
las generaciones se degeneran
con mayor degeneración.

Papá, pon para Pepín pan

Por la carreta pasaba un perrito,
pasó la carreta y un auto le piso el rabito.
Pobre lindo y triste perrito,
como lloraba por su rabito.

El cangrejo se quedó perplejo
al ver su reflejo en aquel espejo.

Lalo lame el limón de lado
¿de qué lado del limón lame Lalo?
El listo de Lalo cuando lame,
lame el limón de cada lamido lado

¿Qué es?
¿Queso o eso no es queso?.

Cómo quieres que te olvide
si cuando comienzo a olvidarte
me olvido de olvidarte y
comienzo a recordarte.

¡Qué linda mañana la de esta mañana!

Lucia luce
las luces Lila  lía las lilas
leo lee las  liebres libres

Jaime, baja la jaula
y si no la bajas déjala

Leo lee los libros de Leopoldo

El vino vino,
pero el vino no vino vino.
El vino vino vinagre.

Al coco le duele el coco a coco
le duele coco coco coco
pobre coco mejor que le quiten el coco

¿Por qué a la cama cama y a la cómoda cómoda,
si es más cómoda la cama que la cómoda?

La jirafa gira con los girasoles y el ají.

Toto toma té.
Tita toma mate.
Y yo me la tomo toda mi taza de chocolate.

Como poco coco como,
poco coco compro

En Florida, es frecuente
que fructifique la floricultura
y la fruticultura sea floreciente

Si yo como como como,
y tú comes como comes.
¿Cómo comes como como?
Si yo como como como.

Lina lía lianas,
Lucía las luce,
Leo las lanza.

Al niño pequeño le duele la uña,
su madre le baña y le cura la uña.

Un cojo salió corriendo
otro cojo lo cogió
si un cojo coje otro cojo
cuantos cojos cojo yo

Comenta el comentario que comente
y te comento el comentario que vos comentaste
por comentar el comentario que yo comente

La letra ñ viene y escucha
y construye su propia canción
con muchas eñes y muchas uñas
para arañarnos de pura emoción.

Pepo el pirata  baila en una pata
pues viento en popa  se seca su ropa

Pequeñines los calcetines
del peque pequeñín,
que es tamaño meñique,
usa su calcetín

Mi querido querer quiero quererte.
¿No quieres que te quiera quererte querido querer?

Ratón, rata, y ratita
ratonean un rato en la rara ratonera roída.

Trabalenguas difíciles

Los trabalenguas difíciles siempre van trabar la lengua de las personas que lo intenten decir a la primera. Entre todos los ejemplos de trabalenguas que existen, los trabalenguas difíciles son sin duda alguna el reto lingüístico más difícil de superar. Y es que los trabalenguas difíciles resultan lo más complicados de pronunciar en voz alta y sin trabarse en ningún momento, pues para conseguirlo requieren mucha práctica y un buen control de nuestra pronunciación.

¡La gran mayoría de las personas no son capaces de pronunciar los trabalenguas difíciles sin equivocarse!

Normalmente, la mayoría de las personas no son capaces de pronunciar bien este tipo de trabalenguas difíciles, sin tener la necesidad de parar entre palabra y palabra para poder pronunciarlas bien. Solo los más experimentados son capaces de intentar recitarlos, dejando a los demás sorprendidos por las habilidades del lenguaje que tiene y que pocas personas consiguen.

Ejemplos de Trabalenguas difíciles

¿Quieres poner a prueba tu dicción al máximo nivel? Pues te retamos a pronunciar sin equivocarte algunos de los siguientes trabalenguas difíciles que acá te traemos. La verdadera dificultad de los trabalenguas lo consigues cuando al pronunciarlos lo haces con velocidad y sin parar. Acá te dejamos los trabalenguas más difíciles para que puedas jugar en la escuela, en las reuniones familiares o para practicar con tus niños. ¡Esta selección de trabalenguas difíciles seguramente te costarán!

Un chófer chileno se echó a chillar
por el chueco chanchullo al escuchar
que Lucho iba a luchar para echar chorizos,
cosechar chiles y chorrear chalecos.

El Rey de Constantinopla esta constantinoplizado.
Consta que Constanza, no lo pudo desconstantinoplizar
El desconstantinoplizador que desconstantinoplizare al Rey de Constantinopla,
buen desconstantinoplizador será.

Si rosa Rizo, rusa, reza en ruso,
¿Cómo reza Rosa Rizo, rusa, en ruso?

El perro en el barro,
rabiando rabea:
su rabo se embarra
cuando el barro barre,
y el barro a arrobas le arrebosa el rabo.

Me han dicho que has dicho
un dicho que he dicho yo.
El que lo ha dicho, mintió.
Y en caso que hubiese dicho
ese dicho que tú has dicho
que he dicho yo,
dicho y redicho quedó.
Y estaría muy bien dicho,
siempre que yo hubiera dicho
ese dicho que tú has dicho
que he dicho yo.

Costos cosos cortos o cortados son muchos pero si costos
cosos cortos no son cortados entonces costos cosos cortos no
son cortos sino largos pocos.

Ese Lolo es un lelo, le dijo Lola a Don Lalo,
pero Don Lalo le dijo a la Lola:
no, Lola, ese Lolo no es lelo, es un lila.
¿Es un lila, Don Lalo, ese Lolo, en vez de ser lelo?
Sí, Lola, es un lila y no un lelo ese lolo,
le dijo Don Lalo a la Lola.

Tres raras ratas, dos ratones y un robot
enrarecieron recientemente de repente.
Un robot, dos ratones y tres raras ratas,
de repente recientemente enrarecieron.

Esta tabla está mal tantarabintintangulada,
¿quién la tantarabintintanguló?
El que la tantarabintintanguló es un mal tantarabintintangulador.
Hay que buscar un buen tantarabintintangulador
que la tantarabincule mejor.

Por los mares de la China,
de la China de Pekín,
una china chincha mucho
con un junco chiquitín.
Al que pilla le machaca
y le chafa el peluquín
y le pincha con chinchetas
y le roba su botín,
o le plancha los chichones
mientras choca so chinchín.

Un trabalengüista muy trabalenguoso
creó un trabalenguas muy trabalenguado
que ni el mejor destrabalengüista
podría destrabalenguar.

Treinta y tres tristes Tristanes trozan trajes en trapos
tras trozar trajes en trizas triviales
trataban tétricos tratos truculentos
con trastocada tragona Teresa Trinidad Trípoli.

La pícara pájara pica,
en la típica jícara.
En la típica jícara pica,
la pájara pícara.

Julián Jiménez Jardiel, joven jacobino;
Javier Juárez Junco, jarocho jaranero;
y Juan José Jovellanos, jactancioso jesuita, jineteaban joviales.
Jineteaba Juan José Jovellanos jorobado jumento, juncal jamelgo jineteaba.
Julién Jiménez Jardiel, y jarifa jaca Javier Juárez Junco jineteaba.

Doña Triqui Tricotosa tricotaba sin parar,
con su triqui, triqui, traque, con su triqui, triqui, tran.
Tricotaba Tricotosa, tricotaba sin parar.

Fábulas fabulosas hay en fabulosos fabularios,
fabuladores y fabulistas hacen fábulas fabulosas,
pero la fabulosidad de las fábulas del fabulista
no son fabulosas si no hace un fabulario de fábulas.

Esta tabla está mal tantarabintintangulada,
¿quién la tantarabintintanguló?
El que la tantarabintintanguló
es un mal tantarabintintangulador.
Hay que buscar un buen tantarabintintangulador
que la tantarabincule mejor.

Como puedes ver los trabalenguas normalmente constan de una o dos palabras repetidas muchas veces, o incluso de una serie de palabras consecutivas más largas, pero sea cual sea el tipo de trabalenguas que pronuncies, con éstos conseguirás mejorar tu dicción, ampliar tu vocabulario, conocer más a tu lengua de origen y mejorar tu memoria y la de tus niños.

Esta amplia selección de ejemplos de trabalenguas populares, trabalenguas cortos, trabalenguas largos, trabalenguas fáciles y trabalenguas difíciles son una excelente oportunidad para mejorar la dicción, son ideales para que leas junto a tus hijos o alumnos y le enseñes por medios de éstas palabras la riqueza del lenguaje y lo divertido de los trabalenguas. Así que siempre que dispongas de un tiempo libre, práctica estos divertidos trabalenguas y reta a los demás para que compitan contigo.