Saltar al contenido

Vitaminas para la piel y sus beneficios ¿Cuál son las más importantes?

vitaminas para la piel

Vitaminas para la piel ¿Son necesarias? ¿En qué alimentos las encuentro? ¿Qué beneficios me aportan realmente? Todas esas preguntas han pasado por nuestra mente en algún momento y, si tenemos alguna afección de la piel más aún, pero las respuestas son más sencillas de lo que imaginas.

Las vitaminas y suplementos ayudan a combatir el daño celular que acelera los signos del envejecimiento en la piel

En una dieta balanceada se consumen variedad de alimentos cuyas vitaminas nos ayudan a proteger nuestra piel contra el daño de los radicales libres, la aparición de las líneas y las arrugas y la hiperpigmentación, es decir, a mantenerla sana y bonita.

Por esto es importante saber cuáles son las mejores vitaminas para piel y en qué alimentos se encuentran para así cumplir con los requerimientos de una piel sana y radiante.

Una piel joven y sana es posible si mantienes una dieta balanceada.

Las mejores vitaminas para la piel ¿Cuáles son?

Sabemos que las vitaminas son buenas para nuestro cuerpo, pero al referirnos específicamente al cuidado de la piel existen varias favoritas que se encuentran en alimentos comunes y ¡deliciosos!

Tomar vitaminas es la clave para mejorar nuestra epidermis y hacerla lucir saludable

Existe una vitamina para cada una de los problemas de la piel; solo tienes que saber cuál proporciona unos u otros beneficios.

Te contamos en qué alimentos podrás encontrar mayor presencia de estos maravillosos compuestos y cómo ayudarán a que tu piel se vea siempre radiante.

Vitamina A: Previene el envejecimiento

La Vitamina A favorece la producción de colágeno, por lo tanto ayuda a mantener una piel firme.

  • Aumenta la actividad de las enzimas y favorece la división celular de la piel (regeneración), por lo que mejora el aspecto general de la piel.
  • Previene el daño celular y el envejecimiento prematuro, ya que protege contra la radiación ultravioleta e inhibe el crecimiento de las células cancerosas.
  • También ayuda a curar heridas superficiales, impulsando la función de las glándulas de aceite alrededor de los folículos pilosos.

La consigues en: Espinacas y otros alimentos de hoja verde. En los huevos, la leche fortificada y los cereales. Los betacarotenos (presentes en los alimentos de color rojo-anaranjado) se convierten en vitamina A una vez los ingerimos. Estos se encuentran presentes en la zanahoria, calabaza, albaricoques, batata y tomates.

Los retinoides, como el retinol, la tretinoína y la isotretinoína, son formas fabricadas de vitamina A que puedes conseguir en cremas y sueros para aplicar directamente sobre la piel.

¿Deseas una piel firme y con aspecto joven? ¡Dile hola a la vitamina A!

Nuestro organismo no produce vitamina A, por ello es necesario obtenerla por medio de nuestra alimentación.

Vitaminas del complejo B

Las vitaminas para la piel pertenecientes a este grupo son de gran ayuda por diferentes razones, te detallamos cada una:

Las vitaminas del grupo B forman parte activa de los procesos de respiración celular de la dermis

Vitamina B3 (niacinamida)

Es un poderoso antioxidante que se utiliza en cremas para el acné y otras erupciones cutáneas. Puede ayudar a curar las células dañadas, mejorar la hidratación y contribuir a un brillo saludable en la piel.

La consigues en: Maní, carne, legumbres, semillas y hongos portobello. Además puedes consumirla en suplementos orales y tópicos.

Vitamina B5 (Ácido pantonéico)

Tiene una gran capacidad para hidratar la piel y darle suavidad. Previene arrugas y acelera la curación de heridas y quemaduras.

La consigues en: La yema de huevo, alimentos como el hígado y los riñones. En los cereales enteros, los champiñones, las legumbres, la leche y sus derivados.

Vitamina B7 (Biotina)

Es la encargada de que tu piel, cabello y uñas estén sanas. Tiene efectos positivos en la reducción del acné, así como también en el crecimiento del cabello.

Para una mejor absorción de la biotina se recomienda obtenerlo mediante suplementos en cápsulas y no de manera tópica.

La consigues en: Frambuesas, legumbres, la yema de huevo, nueces, cebada, salmón y plátanos o bananas.

Si bien consigues esta vitamina en la yema de huevo, te recomendamos consumirlo cocido ya que consumir huevos crudos puede impedir la absorción intestinal de esta vitamina.

Vitamina B12

Regula la pigmentación de la piel y es considerada como una vitamina antienvejecimiento. Si eres fumadora, consumes bebidas alcohólicas o sigues una dieta vegana ¡Debes consumir una dosis más alta de vitamina B12!

La consigues en: La levadura de cerveza, sardinas, mariscos, caviar y el hígado.

Si consumes vitaminas del complejo B tu piel se verá hidratada y lozana

vitaminas para la piel B

Se trata de vitaminas esenciales, es decir que no se sintetizan naturalmente en el cuerpo.

Vitamina C

Se trata de una potente vitamina antioxidante. Combate el daño por radicales libres y por los rayos solares. Además ayuda a nuestra piel a construir y mantener las proteínas en el colágeno.

La consigues en: Kiwis, papayas, fresas, guayabas, pimiento rojo, brócoli, coles de brusela, coliflor, calabaza, hierbas como el tomillo y perejil, y por supuesto en los cítricos como naranjas y limones.

Con la vitamina C ayudarás a tu cuerpo con la producción y fijación del colágeno

Vitaminas C para la piel

Si es aplicada de manera tópica, la vitamina C previene y aclara las manchas por edad y mantiene la elasticidad de la piel.

Vitamina D

Es esencial para la absorción del fósforo y calcio, lo que mantendrá tu dentadura y huesos sanos. Además apoya el metabolismo de las células de la piel y es un potente antioxidante.

De igual forma se ha demostrado que es efectiva contra la psoriasis.

La consigues en: ¡Tu piel! Si, nuestro cuerpo produce esta vitamina al exponerse a rayos solares, se necesitan tan solo 10 minutos de exposición (sin protector solar).

También la puedes conseguir en alimentos como, leche, cereales fortificados, sardinas, atún, huevos y salmón.

Las cremas y lociones tópicas con este componente también son aceptables.

Si tienes alguna enfermedad dermatológica, la vitamina D se puede convertir en tu gran aliada.

Vitamina D para la piel

Si tu tono de piel es oscuro es posible que tu cuerpo sintetice menos cantidad de vitamina D y requieras una dosis mayor.

Vitamina E

Se trata de un potente antioxidante que combate arrugas y preserva el colágeno en nuestra piel. Si es usada en combinación con la vitamina C y el zinc, acelera la regeneración de heridas. Por otra parte, si es combinada con vitamina D podría ayudar con la dermatitis atópica.

La consigues en: Avena, germen de trigo, espinacas, brócoli, manzanas, plátanos, zanahorias, tomates, mangos, almendras, nueces, aceitunas, verduras de hoja y semillas de girasol.

Si consumes suficiente vitamina E, podrás despedirte de las arrugas, ya que esta actúa como un poderoso antioxidante

Es posible consumirla en suplementos y lociones, u otros productos tópicos para el cuidado de la piel.

Vitamina K

Es muy importante para el flujo sanguíneo y la coagulación, por lo que ayuda a curar heridas con reducción de cicatrices. También puede favorecer la curación de estrías, arañas vasculares, manchas por edad y las ojeras o bolsas en los ojos. Es muy eficaz para tratar la dermatitis atópica.

La encuentras en: Hojas verdes, tomates, hígado, coliflor, zanahorias, espinacas, garbanzos, huevos, cereales, carnes rojas, chocolate, fresas y en la cerveza.

Si buscas un cicatrizante natural, esa es sin dudas la vitamina K.

Se puede usar de manera tópica para tratar la rosácea, reducir los moretones y la inflamación.

Ten en cuenta que la buena salud reside en el equilibrio, por ello es importante que nuestro cuerpo reciba el aporte necesario de vitaminas. Por otra parte, un exceso de vitaminas puede traer otros inconvenientes como náuseas, diarrea, cólicos, e incluso daño al riñón y al corazón.

El exceso de vitaminas es muy poco común, generalmente se produce gracias al consumo automedicado de grandes cantidades de suplementos vitamínicos, sobre todo en personas mayores de 65 años.

Lo ideal es consumir las vitaminas a través de la alimentación. Los suplementos vitamínicos solo deben ser recetados por un médico si éste lo considera necesario.

Otros suplementos nutricionales para la salud de tu piel

Las vitaminas para la piel no vienen solas, existen minerales, ácidos grasos y proteínas que cumplen un rol muy importante en la salud de nuestra piel.

Zinc

Fortalece las paredes celulares y ayuda a curar las lesiones. Además puede actuar como un antioxidante para proteger y reparar el daño causado por los rayos UV.

Un déficit de zinc puede causar erupciones que no responden a cremas hidratantes o tratamientos con esteroides.

El zinc se encuentra en carnes rojas, productos lácteos, legumbres y nueces.

Polifenoles

Se trata de poderosos antioxidantes que rejuvenecen nuestra piel, ayudando a reparar los daños por rayos UV y por envejecimiento.

Los puedes encontrar en el chocolate, las uvas, el té verde, las bayas, los frijoles y las nueces.

vitamina para la piel polifenoles

Los alimentos ricos en polifenoles ayudan a prevenir la expansión de los radicales libres.

Acidos grasos omega-3

Se encargan de nutrir la piel, darle firmeza y a la vez flexibilidad. Ayudan la construcción de membranas celulares fuertes y a combatir el crecimiento y propagación del cáncer de piel.

Las nueces y mariscos son una gran fuente de omega-3.

Colágeno

Se trata de la proteína más abundante en el cuerpo, cuya función principal es dar soporte y estructura a nuestro organismo. A medida que envejecemos, la capacidad del cuerpo para producir colágeno disminuye y, del mismo modo, los niveles de colágeno disminuyen naturalmente.

Se recomienda el consumo de alimentos que estimulen la producción de colágeno como las legumbres, espárragos, nueces y semillas

vitaminas para la piel las mejores

Siempre verifica que todas las zonas de tu piel se encuentren sanas y sin erupciones.

¿Qué pasa si no consumo vitaminas para la piel?

Todos debemos mantener una alimentación balanceada que incluya alimentos de todos los renglones de las pirámide alimenticia. Si esto no es así, nuestro cuerpo sufre una serie de afecciones como:

  • Fatiga o confusión mental
  • Dificultad para respirar
  • Mareos y debilidad muscular
  • Pérdida de peso
  • Aparición de grietas en las comisuras de la boca
  • Caída del cabello
  • Adormecimiento o cosquilleo en manos o pies
  • Cicatrización lenta
  • Calambres musculares en los pies y pantorrillas
  • Llagas en la boca con mucha frecuencia

En el caso de nuestra piel puede presentar:

  • Coloración pálida o amarillenta
  • Fotoenvejecimiento
  • Erupciones cutáneas y cutis irritado
  • Manchas blancas y acné
  • Uñas blandas y quebradizas
  • Caspa y descamación

Todas estas señales pueden corresponderse a un cuadro de anemia por deficiencia de vitaminas. Esto puede ser por una alimentación incompleta, por abuso de alcohol, por los efectos secundarios de algunos medicamentos o por un problema de nuestro organismo que no tiene la capacidad para procesar esas vitaminas.

vitamina para la piel efectos

Las vitaminas aportan nutrientes esenciales para nuestro organismo y ayudan a prevenir enfermedades.

Tips que debes seguir para una piel radiante

No solo se trata de seguir una alimentación balanceada y consumir todas las vitaminas para la piel que te mencionamos. También se trata de mantener un estilo de vida saludable y evitar cualquier posible daño a tu piel.

Protector solar

Los rayos UV son el factor que más envejece la piel, la mancha y la hace flácida. Es por esto que si buscas mantener una piel sana es indispensable que te apliques protector solar todos los días, aunque este nublado.

Recuerda usar un protector solar con FPS 30 todos los días tanto en la playa o ciudad (aunque esté nublado).

Aplica crema humectante a diario

Mantén siempre tu piel humectada con una buena crema humectante. Para obtener un extra de humectación puedes añadir unas gotas de aceite de almendras a tu crema preferida.

vitaminas para la piel cremas

La aplicación de cremas es indispensable para mantener la piel elástica, tersa y cuidada.

Usa fundas de seda

Aunque parezca algo innecesario dormir con sábanas y fundas de seda cuidará tu piel cada noche. Esto se debe a que muchas veces otras telas más ásperas pueden causar irritaciones, sin contar que pueden enredar más tu cabello. Además te levantarás sin una sola marca de los dobleces de la tela.

Usa humidificador

Si vives en un ambiente seco, dormir con un humidificador te resultará de gran ayuda, ya que va a generar humedad en tu habitación y eso hidratará tu piel.

Además, puedes agregar esencias y perfumar tu habitación por lo que conseguirás un efecto más relajante.

¡Toma mucha agua!

Nunca está de más recordarte que debes mantenerte hidratada. No te diremos una cantidad exacta de ml que debes tomar al día, ya que esto varía mucho dependiendo del clima y la actividad física que realices.

Sin embargo, 2 litros son una buena cantidad media para que te propongas a consumir diariamente.

Vitaminas para la piel vida sana

Debes eliminar los malos hábitos. Estos afecta no solo a tu piel, sino ¡A todo tu cuerpo!

Ejercítate todos los días

Intenta caminar al menos 30 minutos en terreno plano diariamente, esto estimulará la circulación y pondrá en acción todo tu cuerpo, lo que te llevará a consumir más agua y estarás haciendo dos trucos a la vez.

De esta manera tu cuerpo también eliminará toxinas a través del sudor y estrés a través de la relajación.

Descansa lo suficiente

Si no mantienes un correcto descanso tu piel te lo hará notar. El sueño permite al cuerpo regenerar células y relajarse de todo el estrés del día.

Si bien 8 horas son el sueño ideal, pero si no sientes que te levantas renovada y sin cansancio, puede que necesites un tiempo más. Asegúrate de dormir lo suficiente, tu cuerpo te lo agradecerá.

Como ves mantener una tez bonita requiere de disciplina y compromiso. Sin embargo no se trata de algo del otro mundo, sólo es cuestión de integrar, poco a poco, alimentos saludables en tu dieta, consumir menos azúcar refinada, toma un poco más de agua y aplicar cremas y productos ricos en vitaminas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.