Embarazo Vida Positiva

Oración a la Virgen de la dulce espera para un embarazo feliz y saludable

oracion a la virgen de la dulce espera para un embarazo feliz
Si estás embarazadas o estás en la búsqueda de un bebé, esta oración es para ti.

Estar embarazada es una de las bendiciones más hermosas para toda mujer que espera con ansias la llegada de su bebé. Es una etapa de emoción y alegría única, pero también de mucha incertidumbre y preocupación por cómo se desarrollará el bebé y la salud de ambos, pues en muchos casos los embarazos pueden ser un riesgo. Para estar tranquilas y mantener la fe, muchas mujeres rezan la oración a la Virgen de la dulce espera para encomendarse a su protección.

La Santísima Virgen de la dulce espera bendice y protege a todas las mujeres embarazadas que invoquen su protección

Nuestra Señora de la Dulce Espera es considerada por la iglesia católica la Santa Patrona de las mujeres embarazadas, parturientas (las que van a dar a luz) y parteras, por lo que es toda una tradición que tanto las mujeres embarazas como sus familiares, dediquen rezos y oraciones a la Virgen de la dulce espera en momentos difíciles e incertidumbre, o simplemente para agradecer por la hermosa bendición de convertirse en madres.

Si deseas tener un bebé, estás buscando adoptar o estás expuesta a presentar alguna dificultad durante el embarazo debido a situaciones de alto riesgo, te compartimos una milagrosa oración a la Virgen de la dulce espera para que puedas conseguir consuelo y paz espiritual a través de la fe y la oración.

Nuestra señora de la Dulce espera

La Virgen de la Dulce Espera, es la advocación de la Virgen María embarazada, considerada por la Iglesia Católica como la patrona de las mujeres que esperan un hijo. La Virgen de la Dulce espera simboliza el don de la vida y representa a la imagen o aparición de la Virgen cuando en su vientre albergaba al niño Dios. La Santísima Virgen de la dulce espera bendice y protege a todas las mujeres embarazadas, en especial a aquellas que se encomiendan a ella a través de la oración.

La Virgen de la Dulce espera es la patrona de las embarazadas

Aunque Nuestra señora de la Dulce espera es celebrada cada 18 de diciembre, a ella suelen acudir muchas mujeres embarazadas  que tienen un embarazo complicado o familias que simplemente imploran protección para el nuevo ser.

oracion a la virgen de la dulce espera nuestra senora virgen
A la Virgen de la Dulce espera acuden las mujeres que desean tener un hijo y las que piden protección para un embrazo sano.

Historia de la Virgen de la dulce espera

La tradición de venerar y encomendarse a la Virgen de la dulce espera comenzó en el siglo V y es considerada una de las primeras imágenes sagradas de culto para ser adorada como intermediaria de la devoción cristiana. La devoción hacia la Virgen María como patrona de la embarazadas comenzó antes del nacimiento del niño Jesús, siendo su primera devota Isabel.

Según Lucas versículo 39, la virgen María a una región montañosa de Judea a visitar a Zacarías e Isabel, quien estaba también embarazada. Isabel aseguró que al escuchar la voz de María, su hijo se movió de gozo en su vientre, y comprendió entonces que María no sólo había sido bendecida, sino que en su vientre albergaba al futuro redentor. De ahí, se puede confirmar gran parte de la oración que hoy día es el ave maría: “Llena eres de gracia entre todas las mujeres”.

Por el gran milagro de la concepción del hijo de Dios, la Virgen María es digna de devoción y la santa patrona de las embarazadas

Para conmemorar a la Virgen María como Nuestra señora de la Dulce espera, se estableció el 18 de diciembre por obispos hispánicos, durante una reunión en el X Concilio de Toledo durante el año de 656. Esta fecha ha recibido diferentes nombres como Adoración de la concepción de la Virgen de la esperanza o Virgen de la “O” en referencia a la forma circular del vientre materno y la oración a la Virgen de la dulce espera.

La imagen de la Virgen María en cinta es una fuente de inspiración y devoción tanto en oriente como en occidente; de hecho la fiesta de Encarnación se celebra el 25 de marzo de cada año para indicar el comienzo del embarazo.

oracion a la virgen de la dulce espera
Puedes hacer la oración tantas veces desees, de manera especial los días previos a la festividad (9 al 18 de diciembre).

¿Como hacer la oración a la virgen de la Dulce Espera?

Estas oraciones u oración a la Virgen de la Dulce Espera es especial para agradecer la hermosa bendición de estar embarazada y esperar un bebé, para pedir por su protección y salud, y para hacerle saber la felicidad inmensa que sientes por ese pequeño que viene en camino. También puedes recitarlas para pedir por la gracia de salir embarazada y tener un bebé.

Para realizar la oraciones es importante hacerlas en un momento de paz y tranquilidad. Sin prisas y con gran fe y devoción, de forma que sean un reflejo de la conexión espiritual en tu interior. Al comenzar, se recomienda realizar siempre una señal de la cruz, lo mismo que al terminar. Rezar el Ave María, hacer una oración corta al Arcángel Gabriel por ser el Ángel de la anunciación y al finalizar las oraciones, rezar el Padrenuestro.

La recitación de las oraciones a la Virgen María pueden acompañarse con ofrendas de velas y flores en señal de devoción

Cada una de las oraciones pueden realizarse con gestos sencillos de amor, como colocar sobre tu pancita, hacer la señal de la cruz sobre tu vientre, imponer las manos sobre el corazón, contemplar una imagen de la Virgen embarazada, darle besos la imagen, utilizar agua bendita para bendecir, encender una vela, llevar una flor o un dibujo a la Virgen María, etc.

Oración a la virgen de la dulce espera

María, madre del amor hermoso, 
dulce muchacha de Nazareth,
Tú que proclamaste la grandeza del Señor 
y diciendo que “sí”, te hiciste madre de nuestro Salvador 
y madre nuestra: atiende hoy las súplicas que te hago.

En mi interior, una nueva vida está creciendo:
un pequeño que traerá alegría y gozo, 
inquietudes y temores,
esperanzas y felicidad a mi hogar.
¡Cuídalo y protégelo mientras yo lo llevo en mi seno!

Y que, en el feliz momento del nacimiento,
cuando escuche sus primeros sonidos 
y vea sus manos chiquitas,
pueda dar gracias al Creador
por la maravilla de este don, que Él me regala.

Que, siguiendo tu ejemplo y modelo,
pueda acompañar y ver crecer a mi hijo.
Ayúdame e inspírame para que él
encuentre en mí un refugio donde cobijarse 
y, a la vez, un punto de partida 
para tomar sus propios caminos.

Además, dulce Madre mía, 
fíjate especialmente en aquellas mujeres 
que enfrentan este momento solas, sin apoyo o sin cariño.
Que puedan sentir el amor del Padre
y que descubran que cada niño 
que viene al mundo es una bendición.

Que sepan que la decisión heroica
de acoger y nutrir al hijo les es tenida en cuenta.
¡Nuestra Señora de la Dulce Espera,
danos tu consuelo y valor! ¡Amén!

Oración a Nuestra Señora de la Dulce Espera

¡Bendita seas María, Virgen y Madre,
el Señor te llenó de gracia y alegría
en la Dulce espera de Jesús!

Te rogamos por los esposos
que desean el don de un hijo,
ayúdalos en esta esperanza
y a apoyarse en el camino de la vida.

Acuérdate de los que han abierto
su corazón a la adopción,
mantenlos en la alegría de su generosidad.

También únete a quienes han recibido
los hermosos nombres de padre y madre,
para que con vos den gracias a Dios
por su grandeza manifestada
en el niño recién nacido.

Finalmente, recógenos a todos
en el gran abrazo del Espíritu Santo,
para que mostremos al mundo
que podemos vivir como hermanos,
porque todos somos Hijos de Dios.
¡Amén! ¡Qué así sea!

Oración a la Virgen de la Dulce Espera en agradecimiento

En esta oración a la virgen de la dulce espera,
te rezo Santísima Virgen, por esta dulce esperanza,
que guardo en mi vientre, estoy eternamente agradecida
por haberme concedido el inmenso regalo de una vida, viviendo en mí.

Humildemente gracias por elegirme como un instrumento de tu amor,
en esta dulce espera, ayúdame a vivir en una actitud constante
de entrega a nuestro Señor Jesucristo.

Concédeme un corazón maternal puro, firme y generoso,
te suplico en esta oración a la virgen de la dulce espera,
que mi bebé pueda nacer sano en cuerpo y le alejes cualquier mal.
Amén.

Oración a la Virgen de la Dulce Espera para un embarazo sano

Virgen Santísima de la Dulce espera
te agradezco la nueva vida que llevo dentro de mí,
es algo maravilloso que me hace ver las cosas de manera diferente,
me llena de ternura y resurge en mí alma
una gran admiración por la obra creadora de nuestro Dios,
que continúa a través de mi persona.

Soy feliz por ser madre,
te pido que veles por este nuevo ser, sus movimientos son una caricia,
y sueño con su cara, sus ojos su pelo.

Te agradezco haberme dado el don de poder concebir a un nuevo ser,
agradezco tu ayuda en la hora del parto,
que nada perturbe mi serenidad
y pueda vivir esta maravillosa aventura confiando en tu Providencia.
Amén.

Oración a la Virgen de la Dulce Espera para padres

Nuestra Señora de la Dulce Espera,
en la experiencia de tu maternidad
protegida por el Espíritu Santo,
has compartido nuestra esperanza,
así como nuestras penas y alegrías.

Ya que reinas gloriosa junto a tu Hijo
Jesucristo, Salvador y Señor Nuestro,
sabemos que quieres venir en nuestra ayuda.

Atiende esta súplica
y protégenos en el momento
en que confiadamente esperamos un hijo,
para que podamos aceptarlo con amor,
educarlo en la fe católica,
y conducirlo con nuestro ejemplo
hasta la casa de Dios Padre. ¡Amén!

Oración a la Virgen de la dulce espera de los padres para el bebé

Nuestra Señora de la Dulce Espera!
Tú que viviste la maternidad como un regalo de Dios,
te pedimos que afiances nuestro amor
y que el hogar que proyectamos se concrete pronto con llegada de nuestro hijo.

Con tu corazón de madre, intercede ante tu Hijo, el Señor de la Vida,
para que nos conceda la gracia que aquí te solicitamos…
y podamos crecer como familia atenta a los designios de Dios.
¡Por tu Hijo, Jesucristo, que vive y reina, por los siglos de los siglos!
¡Amén!

Novena a la Virgen de la Dulce Espera

En este novena encontrarás una oración a la Virgen de la Dulce Espera para cada día y una reflexión especial. Comienza cada oración de la novena con Señal de la cruz, Salmo (51, 3.12) para arrepentirse de los pecados y rezos Ave María, Padrenuestro y Gloria. Recítala todo los días con mucha fe.

oracion a la virgen de la dulce espera virgen maria
Si la devoción de la Virgen de la Dulce Espera no está difundida en tu país, puedes reemplazar por la Inmaculada Concepción.

 

Día 1: Dios nos otorga la vida

  • Reflexión: María, por su fe, pronunció estas palabras. Y así, a través de ella, la Vida vino a nosotros. Ella, plenamente mujer, se confió a Dios sin reservas, se mostró completamente dispuesta a la acción del Espíritu Santo y en esta respuesta se entregó para cooperar con la Gracia de Dios.
  • Oración: Al inicia este día 1 de la Novena, te expresamos nuestro amor. Venimos con confianza a pedirte por nuestras carestías, permite que emulemos tu entrega a Dios, entiende nuestra súplica, atiende nuestro ruego: A cada intención respondemos: Por María, oración a la virgen de la dulce espera, te lo pedimos Dios, y rogamos por aquellos padres y madres que desean un hijo, por todas las personas de nuestro país, por la intención con que rezamos esta Novena. Por  la Santísima Virgen María, te lo suplicamos Dios nuestro Señor.
  • Jaculatoria: Oración a la Virgen  de la Dulce Espera. Amén.
  • Rezos: Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 2: Dios todopoderoso nos inspira a velar por la vida

  • Reflexión: Las expresiones de Isabel en momentos de la Anunciación reafirman la fe en Dios que mostrará María en el transcurso de su vida, que la ayudaron ha enfrentar todas las contrariedades que se le presentaron.
  • Oración: Santa María, madre nuestra, intercede por nosotros ante tu hijo, enséñanos a servir  a nuestros semejantes,  a seguir la senda de tu devoción, a velar por la vida como obsequio de nuestro Dios, para que recorramos con esperanza y fe los senderos que nos dirigen a cumplir el mandato del Altísimo. Por  la Santísima Virgen María, te lo suplicamos Dios nuestro Señor.
  • Jaculatoria: Oración a la Virgen de la Dulce Espera. Amén.
  • Rezos: Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 3: Dios nos ofrece lo mejor para vivir nuestra vida

  • Reflexión: María le hizo saber a Isabel su inmensa alegría por las maravillas que Dios le hizo que permitirían que su nombre fuese recordado por siempre por ser ella quien haría  realidad la promesa hecha a Abraham en beneficio de su descendencia.
  • Oración: Santa María, enséñanos el don de la sencillez para abrir nuestros corazones a la fe, para que de nuestras oraciones broten palabras llenas de amor y  confianza en Dios, Jesucristo, nuestro salvador y podamos tener momentos de paz y felicidad. Por  la Santísima Virgen María, te lo suplicamos Dios nuestro Señor.
  • Jaculatoria: Oración a la Virgen  de la Dulce Espera. Amén.
  • Rezos: Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 4: Dios concede el tiempo de la santa maternidad

  • Reflexión: María acepta la voluntad de Dios, de convertirla en la madre del Redentor por obra del Espíritu Santo en gracia de Inmaculada Concepción y comprende que Dios siempre la acompañara bendiciéndola con su Divina Providencia.
  • Oración: Santa María, Virgen de la Dulce Espera, guía nuestra vidas y ayúdanos a abrir nuestros corazones para nutrirnos de tu bondad, esperanza y fe, para entender que Jesucristo tu hijo es nuestro salvador, apartándonos del pecado y confiamos en que Dios nos cubrirá con su Divina Providencia. Por  la Santísima Virgen María, te lo suplicamos Dios nuestro Señor.
  • Jaculatoria: Oración a la Virgen  de la Dulce Espera. Amén.
  • Rezos: Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 5: El hijo es un designio de Dios, único Padre

  • Reflexión: María siempre confió  en los designios de Dios para  con su hijo, ella junto con José educaron a Jesús en base al conocimiento de las sagradas escrituras, por Jesús de niño fue capaz de hablar en público con gran elocuencia con personas mucho mayores que él; María era feliz, sin expresarlo, porque sabía que ese precoz manejo de las palabras eran por ser Jesús hijo de Dios.
  • Oración: Santa María, ayúdanos, por medio de tu gracia,  a  entender las difíciles situaciones que nos causan muchos malestares, que ponen a prueba nuestra fe en Jesucristo, para comprender en estas circunstancias la voluntad de Dios que subyace en ellos; Dios en tus planes divinos siempre confiamos. Por  la Santísima Virgen María, te lo suplicamos Dios nuestro Señor.
  • Jaculatoria: Oración a la Virgen  de la Dulce Espera. Amén.
  • Rezos: Ave María, Padrenuestro, Gloria.
oración a la virgen de la dulce espera embarazo
Novena y oraciones para agradecer el milagro de una maternidad sana y feliz.

 

Día 6: Dios nuestro padre celestial sabe nuestras carencias

  • Reflexión: Dios que  todo lo sabe, todo lo puede, es a él a quien acudimos buscando su protección, solicitando su auxilio en nuestras necesidades, por medio de las enseñanzas que nos legó Jesucristo sabremos llegar al Altísimo, también podemos pedirle a nuestra Madre Santa María, que abogue ante nuestro Redentor por nosotros porque es vocera de la palabra de Dios y de su hijo, por eso la Santísima Virgen nos alienta a cumplir  la voluntad de Jesucristo.
  • Oración: Santa María, te suplicamos intercede por nosotros para que tu amado hijo nos ayude en nuestras necesidades, y ante Dios para que nos fortalezca en su amor a pesar de nuestras carencias espirituales, aliéntanos con tus enseñanzas a obedecer  la voluntad de nuestro salvador Jesucristo, y a saber compartir con nuestros semejantes, en especial con las  mujeres que están solas en su dulce espera. Por  la Santísima Virgen María, te lo suplicamos Dios nuestro Señor.
  • Jaculatoria: Oración a la Virgen  de la Dulce Espera. Amén.
  • Rezos: Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 7: Dios da a cada alma un propósito

  • Reflexión: Santa Virgen María guíanos con tu ejemplo de amor a Jesucristo, tu hijo, nuestro salvador, a cumplir su voluntad que es mandato de Dios, nuestro único padre celestial, conduce nuestros caminos por la senda cristiana que te mostró Dios en su primogénito nuestro Redentor, de quien también te hiciste discípula y  fiel seguidora.
  • Oración: Santa María, Virgen de la Dulce Espera, te suplicamos no nos abandones nunca porque por ti y tu hijo Jesucristo, nuestro salvador, conocemos la palabra de Dios como alimento Divino, entendemos lo que es el amor perfecto, y sabemos al respecto lo que es hacer la voluntad de Dios, te rogamos ayúdanos en el propósito de concebir un hijo y ayuda así mismo a aquellas personas que solicitan adoptar un hijo, para que todos nos llenemos de alegría con esa voces que nos dicen , mamá, papá, de antemano te damos gracias por la bendición recibida. Por  la Santísima Virgen María, te lo suplicamos Dios nuestro Señor.
  • Jaculatoria: Oración a la Virgen  de la Dulce Espera. Amén.
  • Rezos: Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 8: Solo a Dios nos debemos

  • Reflexión: Santísima Virgen María, que supiste cuidar, criar y alimentar a tu santo hijo Jesús y que gracias a él escuchaste, observaste, seguiste y .lo más importante, practicaste la Palabra de Dios, te agradecemos darnos tu ejemplo de cómo seguir las sagradas enseñanzas e impartirlas a nuestros hijos, para que en nuestra familia se sigan fortaleciendo los insondables vínculos que Dios establece con sus seguidores.
  • Oración: Santa María, te suplicamos, a ti  que de  sencilla joven de Nazaret llegaste a ser Madre Universal, por medio de nuestro Redentor, que apartes de nuestros caminos  todo lo que nos impida seguir la Palabra Divina del Señor, y que las enseñanzas de Dios, Jesucristo y las tuyas estén a flor de nuestros labios, para ser cada día más conscientes de ellas, y, que se transmitan de generación en generación. Por la Santísima Virgen María, te lo suplicamos Dios nuestro Señor.
  • Jaculatoria: Oración a la Virgen  de la Dulce Espera. Amén.
  • Rezos: Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 9: Dios convierte a María en Madre Universal

  • Reflexión: Dios en su promesa de salvación convierte a María en madre de nuestro Redentor, Jesucristo, quien murió por nuestros pecados, Jesús crucificado vuelve a la gloria plena de ser uno con el Padre Eterno y reconoce a María como nuestra Madre Universal, madre de todos los hombres y mujeres que la reciban en sus hogares, más aún en sus corazones, pues fue gracias a ella, la única hallada en la tierra con la espiritualidad acorde a la misión de ser la madre de nuestro salvador, con que Dios nos muestra  la vía, la puerta, a su reino celestial. Por  la Santísima Virgen María, te lo suplicamos Dios nuestro Señor.
  • Jaculatoria: Oración a la Virgen  de la Dulce Espera. Amén.
  • Rezos: Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Desde hace muchos años es celebrada la devoción a la Virgen María embarazada del niño Jesús, es por ello que muchas mujeres embarazadas y familias se encomiendan cada 18 de diciembre a Nuestra Señora de la Dulce Espera con esta milagrosa oración a la Virgen de la dulce espera, para pedir con una profunda fe, bendecir sus vientres durante el embarazo o darle la oportunidad de poder ser madres.

Última actualización del articulo 05 febrero 2019

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS