Familia Vida Positiva

¿Por qué debes dejar de decir que el papá “ayuda”?

papa cuidando a su bebe
Loa padres que participan activamente en los cuidados, formación y educación de sus niños, no ayuda, simplemente ejerce su paternidad.

En ocasiones solemos cometer el error de pensar que cuando nuestra pareja o el papá de nuestro hijos acude al llanto del bebé, le da de comer, le cambia los pañales, lo baña y lo mece hasta que se duerma, nos está ayudando a cuidar el bebé. De hecho, aún es común seguir escuchando frases como “mi pareja me ayuda mucho con el bebé” o “siempre que puedo ayudo a mi esposa con los niños”.

Aunque muchas veces no nos demos cuenta, este tipo de frases presuponen que la responsabilidad del cuidado de los niños es únicamente de la madre y que, en cambio, el papá solo tiene que colaborar de forma ocasional.

Es momento que dejemos de pensar que nuestra pareja nos “ayuda” con las tareas relacionadas con el bebé, pues al igual que nosotras, él simplemente está ejerciendo su rol de padre, uno de los papeles más hermosos que realizará en toda su vida. Así es, no solo las mujeres debemos estar al tanto de los niños, los hombres también deben cuidarlos, atenderlos y dedicarles tiempo.

¿Por qué debemos dejar de decir que los papás “ayudan”?

La figura del padre en los niños, es igual de relevante que la de una madre, por ello ejercer la paternidad no se trata de llegar a casa y aligerar por un instante el trabajo de su pareja de vez en cuando. Un padre no es alguien que “ayuda” sino alguien que está presente en la vida de sus hijos, que los atiende, que se desvela, que ama y que cuida a las personitas más importante de su vida en este momento: sus hijos.

Si tienes una pareja que está completamente involucrada en la educación de sus hijos, pero tu dices que el “te ayuda”, le estás restando mérito a su trabajo como padre y le estás haciendo creer que solo está haciendo lo necesario y no lo suficiente.

papa dando un biberón a su hijo
Los papás que dan el biberón, que van a comprar pañales o bañan cada noche a los niños no están ayudando: están siendo papás.

 El cerebro de los hombres también cambia cuando nace su bebé

Esta visión también se observa en la propia ciencia, pues son muchísimo los estudios que se han realizado sobre el impacto que tiene el rol de la madre en el desarrollo de los niños y apenas ahora es que se está comenzando a investigar la importancia del vínculo de apego con el padre.

Gracias a un estudio realizado en la Universidad de Denver, ahora sabemos que el cerebro de los padres también cambia cuando nace el bebé. Según la información publicada en la revista Social Neuroscience, si un hombre ejerce un rol activo en el cuidado de su bebé, experimenta el mismo cambio neuronal que una mujer.

Al igual que la mujer el cerebro de los hombres también cambia cuando nace su bebé.

Luego de analizar el cerebro de 16 padres algunos días después del nacimiento de sus hijos y alrededor de tres meses más tarde, los investigadores de este estudio comprobaron que se produjo un incremento del volumen en las áreas relacionadas con la regulación emocional y la motivación, como el hipotálamo y la amígdala. Además se pudo conocer que los padres que padecían estos cambios eran menos propensos a sufrir depresión.

Además de estos increíbles hallazgos, los autores del estudio también pudieron apreciar que el nivel de oxitocina, mejor conocida como la hormona del amor, que segrega un padre que ejerce el papel de cuidador primario de su pequeño, es la misma que segrega la mujer cuando es ella quien asume su rol de madre. Todo ello nos confirma algo que ya sospechabamos: Un padre puede relacionarse con sus niños al mismo nivel emocional que la madre.

familia de mamá papá y bebé
La actividad de las amígdalas es 5 veces más intensa de lo normal, es decir que existe una mayor sensibilidad al mundo emocional de los bebés.

La figura del papá es tan relevante como la de la mamá

Aunque es la figura de la madre en la que se centra el primer vínculo de apego que tiene el bebé recién nacido durante sus primeros meses, el rol del papá es igual de relevante al de la mamá. De hecho, un estudio publicado en la revista Personality and Social Psychology Review reveló que, tras analizar la relación de 10.000 padres y sus hijos, observaron que los padres que se comportaban de manera fría y distante, sí afectaban el desarrollo de sus pequeños.

Los padres que se comportan de forma fría y distante afectan el desarrollo de sus hijos.

Según aseguran los psicólogos, es muy probable que estos niños se sintieran rechazados por su papá, y experimentaran debido a esto, signos de ansiedad e inseguridad. Además, lograron descubrir que también podían aumentar las probabilidades de que mostraran actitudes agresivas a medida que crecían. Esto solo nos reafirma que el vínculo que los niños establecen con sus padres es igual de importante para su desarrollo psicológico como el que establecen con sus madres. Por esta razón, los padres no deberían asumir un rol secundario en la educación de sus hijos.

familia con su bebé
¡Papá y mamá son un equipo! Ninguno ayuda, más bien ambos aportan por igual, al desarrollo de los niños.

La crianza de los hijos no es cuestión de género

Luego de saber lo importante que es el rol de los padres en la vida de sus hijos, debes saber que tanto la maternidad como la paternidad no depende de los géneros, sino de las personas, del amor, de la aceptación y la comprensión de ambos. Es sumamente importante que dejemos atrás las diferencias de género, y que comprendamos que necesitamos del otro para poder desarrollar la crianza de nuestros hijos de una manera saludable y amorosa.

La responsabilidad de ser padres es compartida pues los niños necesitan la atención y el amor de ambos.

Cada pareja debe decidir, de acuerdo a las características propias, como será el reparto de las responsabilidades del hogar y los cuidados de los niños en base a su disposición, pero siempre teniendo en cuenta que la responsabilidad que implica ser padres es compartida y que los niños necesitan la atención y el cariño de ambos.

Por eso, es hora de dejar de pensar que los padres que llevan a los niños al médico, que los mecen al dormir y que se preocupan por su alimentación, están ayudando a las madres, sino simplemente cumpliendo con la responsabilidad de ser un buen padre.