Familia Vida Positiva

10 reglas de oro para lograr una familia unida

familia unida
Las comidas familiares siempre son las mejores

Si los miembros de tu familia se mantienen muy ocupados, o si tu hijo adolescente participa cada vez menos en las reuniones familiares y tus intentos por mantener a la familia unida se convierten constantemente en intentos  fallidos ¡No te desmotives! Veamos 10 reglas de oro que te ayudarán con la tarea de mantener a tu familia unida.

Y es que cuando hablamos de familia, estamos hablando de un grupo de personas, cada uno con personalidad propia y querer satisfacerlos a todos, sin duda, es una tarea complicada. Sin embargo, cuando le damos el espacio y valor individual a cada uno puede resultar mucho más beneficioso, ya que serán ellos mismos quienes busquen unirse como familia. La idea es poder hacer que se sientan cómodos en el hogar y poco a poco verás cómo tu familia será la más unida de todas.

familia unida
Crea los recuerdos más alegres y amorosos junto a la familia

10 reglas de oro para hacer a tu familia más unida

La familia es el primer grupo social en el que como personas estamos inmersos. Es por esta razón que, el significado de la familia para cada persona es único, especial y con un gran valor. Desde la psicología, la familia tiene gran influencia sobre nosotros, pues de allí parte el camino de nuestra identidad como personas, valores, ideales, educación y mucho más. Por tanto, otorgarle la importancia que amerita una familia es vital para todo ser humano.

Ofrecerles un entorno familiar seguro, alegre y amoroso a nuestros hijos es nuestro sueño, aunque en ocasiones nos sintamos como si nos faltaran herramientas para lograrlo. Es por ello que, veremos algunos trucos que nos ayudarán a unir cada día más a nuestra hermosa familia de forma sana y positiva.

  1. Disfrutar conociendo a cada uno de los miembros de la familia

Ofrecerles el espacio para que los miembros de nuestra familia se muestren tal y como son; permítete disfrutar de su mundo interno. Cada miembro de la familia tiene una personalidad diferente, esto resulta muy enriquecedor, pues cada quien da amor como mejor lo sabe hacer.

  1. Enseñar a ponerse en el lugar del otro

La mayor fortaleza de una persona es el poder ponerse en el lugar del otro. Cuando nos tomamos el tiempo de conocer de verdad a nuestros hijos y a nuestra pareja, el ponerse en el lugar del otro surge con naturalidad. Es cuestión de comprender y ver qué pasa con la otra persona, más allá de señalarlos por reprobar un examen, es poder preguntarse ¿qué le habrá pasado que reprobó el examen? ¿por qué esta tan disperso/a?

Además, si tus hijos, e incluso pareja, notan esta fortaleza tuya de entenderlos y dar tu ayuda, sin duda ellos la repetirán. De esta manera, al ser capaces de entender a los otros miembros de la familia, esto hará que se compenetren mucho más.

  1. Tener conversaciones activas y constantes 

Escuchar las historias de todos los miembros de la familia y contarles nuestras propias historias, es maravilloso y enriquecedor. El darnos el espacio para escuchar y ser escuchados se traduce en amor, estima e importancia hacia la otra persona. Disfruten contando lo que hicieron durante el día en momentos de reunión familiar y verás como tu familia cada día se unirá más.

La comunicación es la mejor herramienta para hacer los vínculos más estrechos y amorosos en la familia.

  1. Demostrar el amor que se tienen

Es importante que puedan demostrarse y expresarse cuanto se aman. Y es que el amor se manifiesta de diferentes maneras, con unos buenos días cariñosos, preguntando cómo estuvo su día, consentirlos con el postre que más les gusta o sorprenderlo con una salida a su lugar favorito. Hay infinitas formas de expresar el amor que le tenemos a cada uno de los miembros de nuestra familia, y sin duda el decirlo con todas las letras es la más entendible. Por eso, no dejes de decir “Te amo”, “Te quiero” o también, “Te extraño”.

  1. Reconocer los logros y desaciertos de los miembros de la familia

La capacidad de comprender a la otra persona, es también reconocer sus aciertos y desaciertos dejando de lado las críticas negativas. Apláudele cada logro por más pequeño que sea a los miembros de tu familia. Desde la graduación de secundaria hasta algo como el haber lavado los platos, donde puedes decirle “Te quedó muy linda la cocina ahora que la limpiaste” son pequeñas frases que hacen sentir bien a cualquier persona, y le quita el peso que le otorga ser un “deber” de la casa.

Cuando tu pareja o hijos tengan desaciertos o momentos desesperanzadores, regálales una frase positiva y llena de optimismo. Un ejemplo de ello sería “Tranquilo, te vendrán tiempos mejores” “Para mí, siempre serás el mejor”.

familia unida
Tómense el tiempo para conocerse cada uno y se abrirán a un nuevo mundo maravilloso
  1. Acompañar a tu pareja e hijos a hacer lo que les gusta

Si a nuestra hija bailarina le sale una presentación de danza, acompañarla tendrá un gran valor para ella. Si nuestra pareja es jugador de fútbol y cada cierto tiempo coordina partidos con amigos, ir con él  será muy satisfactorio. Y es que, la mejor forma de disfrutar de lo que nos apasiona es hacerlo con las personas que amamos. Tan solo saber que tu mamá, o tu esposa está en una de las butacas del teatro o en las gradas del estadio disfrutando juntos a nosotros lo que más nos gusta hacer, es una alegría inmensa e indescriptible. Esto sin duda avivará el amor entre miembros de la familia y aumentará la conexión.

  1. Aprender y enseñar a decir perdón

Somos seres humanos y todos tenemos momentos de ira, estrés y preocupación desbordada. Sin embargo, lo importante es poder canalizar las emociones y reconocer nuestros errores pidiendo perdón a las personas afectadas. Canalizar las emociones es redireccionar todas estas emociones donde se puedan expresar de una forma más adecuada. Un ejemplo de ello sería hacer bailoterapia o actividades físicas para liberar el estrés o la ira.

Cuando somos capaces de reconocer que nos equivocamos nos hacemos más fuerte, y lo mejor de todo es pedir perdón, pues de esta manera, le enseñarás a la otra persona darle el valor que merece.

  1. Coordinar comidas familiares

Uno de los momentos ideales para compartir en familia son las comidas. Durante la semana se pueden aprovechar las cenas, mientras que los fines de semana se pueden planificar almuerzos familiares. Es importante aprovechar estos momentos donde la familia está junta y así unirse más a través de las vivencias. Así, ya se irán creando diversos momentos durante la semana para compartir, más allá de las comidas.

  1. Utilizar la tecnología a tu favor

Como pilar de la casa, serás el ejemplo de los demás miembros de la familia. El uso de la tecnología hoy día está desbordada, pero también es una gran herramienta para estrechar los vínculos si la usamos a nuestro favor. Envíale mensajitos de texto con los buenos días o pregúntale cómo va su día, diles que los extrañas, tómense fotos graciosas y compártanlas en las redes sociales. Si tienes un adolescente en casa, sin duda la tecnología será una gran herramienta para lograr la familia unida que tanto deseamos.

  1. La casa como lugar sagrado de la familia unida

La casa como espacio físico es el lugar para liberarse del estrés y las tensiones para disfrutar de la familia. Olvídate de todas esas preocupaciones que se te sumaron durante el día, y alégrate con las risas de tu pequeño, los mimos que te haga tu pareja o disfrutando de una agradable conversación con tus seres queridos.

Las familias unidas se construyen con el pasar del tiempo. La unión entre los miembros de la familia se da a través del entendimiento entre ellos. Obligarlos durante salidas familiares será tiempo perdido y además puede crear un efecto inverso en los miembros. La mejor opción es darles el espacio para escucharse y conocerse mutuamente, así poco a poco los vínculos serán cada vez más estrechos e indestructibles. La familia es el grupo social más maravilloso que tenemos en la vida, aprovéchalo y crea los mejores recuerdos junto a los que amas. Recuerda que al tú poner en práctica estos trucos, los demás miembros de la familia lo repetirán contigo, el trabajo es de todos.