Maternidad Para chicos Vida Positiva

15 razones para decirle SÍ a la educación artística en niños

Educación artística
A través del arte tu pequeño desarrolla grandes habilidades cognitivas

Al ser padres siempre estamos en busca de ofrecerles lo mejor a los consentidos de la casa, ya que nos procuramos que su educación sea lo suficientemente buena y beneficiosa para el pequeño. Además del colegio les buscamos a nuestros hijos otras actividades extras para que puedan tener hobbies, habilidades adicionales y tiempo de calidad fuera del colegio. Generalmente, recurrimos a la educación artística como primera opción, porque el arte es pasión y creatividad.

Lo más hermoso y tierno para una mamá, es poder ver a nuestros hijos en un escenario mostrando su coreografía de danza preferida, interpretando algún instrumento musical o incluso cuando hace grandes dibujos que nos llenan el corazón. El arte desborda toda esa magia que tienen los pequeños, la maximiza. Y es que lo mejor del arte es que también explota habilidades escondidas de los niños y da a conocer nuevos talentos en ellos.

Sin duda, la educación artística ha demostrado tener grandes beneficios cognitivos, sociales y psicológicos para los consentidos de la casa.

Educación artística
La danza desarrolla capacidades psicomotoras en el niño

Porque es importante la educación artística en tus hijos

Cada vez más colegios han implementado materias o actividades artísticas en la rutina académica de los niños. Crean grupos de danza, coros infantiles o incluyen las artes plásticas como parte de la formación académica. La educación artística ha tenido gran impacto en el desarrollo de nuestros hijos, por lo que diversos centros educativos han adoptado esta metodología desde el maternal hasta la secundaria.

La educación artística tiene como objetivo enseñarle a tu pequeño a canalizar sus emociones

La educación artística tiene como objetivo enseñarle a tu pequeño a canalizar sus emociones. ¿Cómo es esto de canalizar sus emociones? Sencillo mamá, cuando hablamos de canalizar emociones nos referimos a redireccionar nuestras emociones a una forma de expresión más adecuada, es decir, cuando un pequeño está lleno de ira querrá golpear, gritar en la calle o insultar a otra persona; sin embargo, mamá no se lo permitirá por ser poco adecuado y además agresivo. Este niño si estuviese en danza, teatro, música o incluso artes plásticas, podrá descargar su ira creando un gran arte: una coreografía imponente y con fuerza, una pieza musical intensa o los grandes gritos en el escenario que serán aplaudidos al representar el papel protagónico de la obra.

Así de bondadosa y apasionante es el arte en niños. Por esta razón, la educación artística ha sido la mejor opción para ayudar a los pequeños con sus emociones. Y es que el arte nos pide fuertes emociones, nos involucramos con ellas y las disfrutamos.

Además, expertos han desarrollado la arteterapia que permite ir más allá, busca entender cómo los niños se pueden beneficiar enormemente de las artes. Considerando también, las habilidades psicomotoras que la educación artística implica, la arteterapia es llevada a cabo por terapeutas con especialización en el poder del arte.

Educación artística
Las artes le permiten socializar a tus pequeños

15 Razones para aplicar la educación artística en tu pequeño

Veamos las razones por las que querrás que tus hijos tengan educación artística

  1. Lleva su creatividad al máximo nivel

Los pequeños que están inmersos en la educación artística desarrollan enormemente su creatividad. El arte hace que nuestro cerebro realice nuevas conexiones sinápticas que activan novedosas capacidades en el hemisferio derecho e izquierdo. Por ejemplo, bailar implica crear nuevas combinaciones de pasos, y mientras más práctica tengas en esta hermosa arte, esto se hará con mayor facilidad y rapidez. Además, es importante recordar que la curiosidad innata de los pequeños se lleva de la mano con la creatividad durante la niñez, por lo que el arte puede resultar mucho más simple y agradable para ellos.

  1. Estimula sus sentidos

La educación artística permite la estimulación de los sentidos del niño. Si nos vamos a las artes plásticas, el pequeño estimula el tacto con diferentes texturas y temperaturas. La música estimula enormemente la audición del niño al exponerse a diversas melodías. La danza estimula la audición y la visión del pequeño. Y es que los niños que reciben grandes estimulaciones en su cerebro, tendrán muchas más posibilidades de desarrollar habilidades diversas para el aprendizaje. Por ejemplo, visualizar los problemas matemáticos en su mente, les permite de esta manera encontrar varias opciones para solucionarlos.

  1. Acelera o aumenta el proceso de desarrollo del lenguaje en el niño

Cuando el pequeño está en artes como el teatro, se estimula el lenguaje verbal con fluidez y la coherencia del discurso. Asimismo, ayudará al pequeño a realizar con mayor facilidad asociaciones para la construcción de significados. Esto sin duda tendrá un impacto importante en la lectura del niño, porque hará que el niño evoque experiencias durante los ensayos de sus representaciones en obras. A su vez, hará más ameno el proceso de lectura en el niño.

  1. Liberan el estrés y preocupaciones

Nuestros pequeños también se llenan de preocupaciones y altos niveles de ansiedad, y es que en ocasiones se les puede dificultar entender qué pasa con sus propias emociones. La educación artística le permite al pequeño poder liberar toda la ansiedad que tienen acumulada. Lo mejor es que los niños perciban el arte como un juego y un medio de disfrute, ya que de lo contrario generará más estrés. De esta manera, los niños tendrán una percepción mucho más positiva de la vida, estarán más dispuesto a asumir nuevos retos, liberarán el estrés  y  abrirán un camino a mayor creatividad.

  1. Crecen los círculos sociales del niño

Las artes por más individuales que puedan llegar a ser algunas (como la pintura, el dibujo), son un medio que sin duda hará que conozcas nuevas personas, bien sea a través de las clases, recitales, obras, exposiciones de arte. Esto para los niños es importantísimo, ya que desarrollan en gran medida sus habilidades sociales. Recordemos que los seres humanos necesitamos poder socializar con otras personas, y la niñez es la mejor etapa para desarrollar esas habilidades sociales.

  1. Los niños se conocen a sí mismo mucho mejor

La educación artística le brinda al pequeño un espacio para sensibilizarse con su propio cuerpo y el mundo que lo rodea. Asimismo, el niño explora sus propias emociones, sentimientos y lo más importante de todo, el qué hacer con eso que está sintiendo. El poder conocerse a sí mismo, reconocerse como persona pensante, es un factor importante, vital,  ya que puede posicionarse como persona ante su entorno. De esta manera, la autoestima, la seguridad en sí mismo aumentará considerablemente.

  1. El pequeño explora su rol de género

Las artes son tan maravillosas para los pequeños que les permite también el poder explorar su rol de género. Ustedes se preguntarán ¿cómo ocurre esto? Y es que las artes dan una visión mucho más flexible sobre lo que es ser mujer o ser hombre. Además, deja que los pequeños la exploren su feminidad o masculinidad y se sientan cómodos haciéndolo. Disfrutar de ser niña con la delicadeza de una bailarina de ballet o ser niño con la fuerza y determinación que implica ser bailarín de hip hop.

Sin embargo, la educación artística permite que los niños bailen ballet sin dejar de ser masculinos y las niñas bailen hip hop sin dejar de ser femeninas. El foco central de la educación artística está en la felicidad y aprendizaje del pequeño.

  1. Disciplina que se disfruta por los niños

La disciplina es un factor que también está presente en las artes y en la educación artística de los niños. Ser parte de un coro infantil implica asistir a ensayos, clases y además practicar en casa. Esto requiere que el pequeño pueda hacer un horario para que disfrute de la actividad, lo que amerita ser disciplinado para poder cumplir dicho horario. Así, el pequeño comenzará a aplicar la disciplina de una manera amena y agradable para él, sin necesidad de que genere incomodidad o temor en el niño.

  1. Expresar sus inquietudes a través del arte

Los niños pasan por momentos en los que la comunicación verbal se vuelve casi nula, situación que a nosotros como padres nos angustia. La educación artística puede ser muy beneficiosa en este caso, y es que el pequeño puede expresar a través de la pintura y dibujos sus preocupaciones.

Los niños con las suficientes capacidades psicomotoras para hacer un dibujo completo, y que de la nada comienza a simplemente tener descargas motrices en la hoja, haciendo solo rayas sin sentido es una una señal, así que atentos papás, ya que esta pudiera ser una manifestación de alguna preocupación, temor o angustia ante una situación particular.

  1. Desarrollo significativo en la psicomotricidad del niño

Las artes permiten en su mayoría, el desarrollo importante de la psicomotricidad del pequeño. Las artes plásticas implican la motricidad fina, es decir, el uso de los dedos de las manos al agarrar correctamente el pincel o lápiz, la música y la danza involucran la motricidad fina y gruesa, el bailar o tocar algún instrumento amerita el uso de las extremidades y de los dedos de las manos donde adoptan posturas específicas.

  1. Mayor orientación espacial en el pequeño

La educación artística al involucrar al niño en artes como la danza (por ejemplo), permite que desarrolle mayor orientación espacial. Es decir, el niño tendrá muchas más capacidades para ubicarse en los lugares, así como también el poder visualizar en su mente rutas y direcciones. Esto hará que el pequeño desarrolle también, más equilibrio. Tener mayor facilidad para orientarse en el espacio, sin duda le ofrecerá al niño más herramientas para resolver problemas.

  1. Incremento de la memoria y atención a través del arte

El arte hace que el pequeño desarrolle mayor capacidad de atención, lo que le permitirá que ponga su atención por mayor tiempo a un mismo estímulo. Lo que es realmente beneficioso para el niño, porque durante la infancia y la niñez la atención es dispersa y con dificultades para centrar su atención. Además, al mejorar su atención puede mejorar la memoria, yes que, al prestar mayor atención a un mismo estímulo, el cerebro podrá cargar esa información y enviarla a la memoria del pequeño. De esta manera, se estarán ejercitando importantes áreas en el cerebro del niño.

  1. La máxima satisfacción estimula el cerebro de tu pequeño

Cuando los niños están inmersos en la educación artística y alcanzan un logro,  es vivido como una gran satisfacción. Presentarse en un escenario a hacer un recital de ballet o que su dibujo sea exhibido en una exposición es increíblemente maravilloso y emocionante para los niños. De esta manera, el cerebro de nuestros consentidos de la casa genera mayor neurotransmisores de felicidad y energía. Por tanto, la motivación al logro dentro del arte aumentará en el niño.

  1. Acondicionamiento físico del niño

Artes como el teatro y la danza, le ofrecen al niño un acondicionamiento físico que los ayudará a tener mayores capacidades físicas. Pues, el desarrollo muscular sano en niños permite que su bienestar físico aumente. Además, la educación artística a través de artes que ameriten el ejercicio físico, serán de gran aporte para evitar la obesidad infantil.

  1. Las artes como tiempo de calidad para niño

Los padres nos preocupamos cuando nuestro pequeño tiene exceso de tiempo libre, porque aparece el factor “ociosidad” que puede ser el desencadenante de diversas situaciones desfavorables para el niño. Por tanto, las artes le ofrece al niño un tiempo de calidad, ya que aprende divirtiéndose. Además, al salir de vacaciones en el colegio, el pequeño puede sentir gran motivación en continuar con las actividades artísticas durante el tiempo libre.

Como padres podemos ofrecerles todos estos beneficios a nuestros hijos si los inscribimos en actividades artísticas. Sin embargo, es importante que puedas tomar en cuenta la opinión de tu pequeño respecto a si le gusta la actividad. Pues, si le genera incomodidad o desagrado, estaremos creando un efecto inverso en nuestro pequeño.

La educación artística le permite al niño desarrollar y potenciar sus funciones cognitivas a través de la diversión. Asimismo, adquirirá habilidades para socializar que le brindarán herramientas necesarias para resolver problemas en el futuro. Además, el arte tiene la maravilla de hacer percibirte la vida de forma positiva, vitalizada y con disposición a escuchar a la otra persona. Esto convertirá sin duda a tu pequeño en una gran persona.