Saltar al contenido

¿Cólicos menstruales muy fuertes? Esto es lo que debes hacer para aliviarlos

colicos menstruales

Ser mujer es algo completamente maravilloso, sin embargo, somos las únicas que comprendemos lo molestos que resultan los cólicos menstruales. Ese dolor abdominal y/o pélvico intenso que aparece antes de la menstruación o coincidiendo con ella y nos acompaña por hasta 72 horas.

En la mayoría de ocasiones estos cólicos no refieren a ningún motivo preocupante, no obstante, pueden ser una causa importante de incapacitación laboral o consulta médica.

También conocidos como dismenorrea, estos dolores punzantes en la parte inferior de abdomen no afectan de igual forma a todas las mujeres. Para algunas, la molestia es apenas perceptible, mientras que, para otras, los calambres son suficientemente fuertes para enviarlas a la cama.

La intensidad de estos calambres puede verse motivada o disminuida por diversos factores, por lo que resulta importante comprender todos los elementos involucrados antes de comenzar a tratar estos cólicos.

Según un artículo publicado por la revista Biomédica del Instituto Nacional de Salud, se trata del dolor crónico-clínico más común y mal tratado en las mujeres.

¿Por qué aparecen los cólicos menstruales?

Antes que nada, es importante aclarar que los cólicos menstruales pueden deberse a causas totalmente naturales. Durante el periodo menstrual, el útero se contrae con la finalidad de ayudar a expulsar la capa que lo recubre (endometrio), lo cual produce dolor.

Las prostaglandinas (sustancias similares a las hormonas) son las encargadas de desencadenar las contracciones uterinas.

Estos cólicos pueden aparecer como consecuencia de otro trastorno (dismenorrea secundaria), o no tener causa identificable (dismenorrea primaria). Comúnmente la dismenorrea primaria aparece durante la adolescencia y tiende a disminuir con los años o tras un embarazo.

A pesar de ser menos frecuente que la primaria, la dismenorrea secundaria también afecta a un importante número de mujeres, sobretodo en la edad adulta. Entre los desencadenantes más comunes de esta afección están:

  • Endometriosis. El tejido que normalmente se encuentra únicamente en el revestimiento del útero se implanta fuera de este, comúnmente en las trompas de Falopio o los ovarios. Se trata de la causa más frecuente de este tipo de dismenorrea.
  • Miomas. Se trata de crecimientos benignos compuestos por tejido muscular y fibroso que se localizan en las paredes del útero y pueden causar dolor.
  • Adenomiosis. El tejido endometrial crece dentro de las paredes del útero, provocando su crecimiento e hinchazón.
  • Enfermedad pélvica inflamatoria. Usualmente provocada por una bacteria de transmisión sexual que se extiende desde la vagina hasta el útero, las trompas de Falopio o los ovarios.
  • Estenosis cervical. En algunas mujeres, la abertura del cuello uterino es tan pequeña que impide el flujo menstrual, lo que causa un doloroso aumento de la presión dentro del útero.

Otras causas menos frecuentes de la dismenorrea secundaria son: anomalías congénitas, quistes o tumores en los ovarios, uso de DIU (dispositivo intrauterino) con liberación de cobre o un progestágeno.

Colicos menstruales

Los niveles de prostaglandinas elevados se relacionan con calambres menstruales más intensos.

Síntomas

La zona abdominal puede sufrir diversas dolencias que pudieran llegar a confundirse con los cólicos menstruales, por esto, es importante conocer la sintomatología específica de este padecimiento.

Algunos indicios pueden incluir los siguientes:

  • Calambres o contracciones que pueden ser mayormente intensas en la parte inferior del abdomen.
  • Dolor sordo continuo.
  • Presencia de dolor entre 1 y 3 días antes del periodo, alcanzando el punto máximo tras 24 horas del inicio del sangrado. Disminuye en 2 o 3.
  • Dolor que se extiende a la región lumbar y los muslos.

Otros síntomas menos comunes incluyen:

  • Náuseas
  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Heces blandas
colicos menstruales

Siempre comunica a tu médico cualquier síntoma que presentes durante tu periodo menstrual, ya que, un diagnóstico temprano suele conducir a una rápida mejoría.

Factores de riesgo

Los cólicos menstruales no necesariamente deben ser un dolor de cabeza para ti, ya que, como vimos se puede tratar de algo totalmente normal. A pesar de esto, una dismenorrea puede ponerte en riesgo si presentas lo siguiente:

  • Fumas
  • Tienes menos de 30 años
  • Tu sangrado es irregular (metrorragia)
  • Posees antecedentes familiares de este padecimiento
  • El sangrado es abundante (menorragia)

Conocer la causa es esencial para reducir el dolor de los calambres menstruales.

¿Cómo aliviar los cólicos menstruales de forma natural?

Cualquier mujer puede ver su rutina afectada debido a este tipo de dolencias, por ello, es importante aprender a tratarlas y disminuir su efecto negativo. Para ello existen soluciones clínicas y otras más naturales.

La dismenorrea produce un dolor grave e incapacitante que repercute en la calidad de vida de las mujeres al afectar el desarrollo de su salud física, psicológica y social.

Mientras que para algunas se trata de sangrado sin dolencias, para otras parece una verdadera película de terror. Si este último es tu caso, presta a tención a los siguientes tips. Si los dolores persisten o aumentan su intensidad, acude con tu médico.

El primer paso para aliviar los cólicos menstruales es descansar muy bien y hacer ejercicio de manera regular. Además, se recomienda seguir una dieta baja en grasa y complementos nutricionales como omega 3, magnesio, vitamina B1, vitamina E y zinc.

1. Bolsa o manta caliente

Al aplicar calor en la parte baja de tu abdomen podrás notar cómo se reduce el dolor y la inflamación. Para esto puedes utilizar compresas calientes, mantas eléctricas o bolsas de agua tibia.

Algunas mujeres indican haber sentido mejoría tras algunas sesiones de hipnosis, sin embargo, aún faltan estudios al respecto.

Aléjate del frío y, en su lugar, mantente abrigada. Con un par de medias peluditas, un sweater oversize y una buena serie en tu plataforma de streaming favorita, estarás lista para dar inicio a tu tratamiento anticalambres.

Prueba a ponerte una manta o almohadilla eléctrica sobre el vientre y te sorprenderá lo rápido que notarás la mejoría.

2. Masajes

Es momento de consentirte. Toma el aceite para masajes que más disfrutes y comienza a frotarlo mediante suaves masajes circulares por el área abdominal. Pasa las puntas de los dedos alrededor del abdomen bajo, ejerciendo una leve presión.

Puedes hacer los masajes tú misma o pedir ayuda a tu pareja, lo que significará un punto extra de relajación.

No te olvides de la importancia de tener un tiempo de bienestar para ti. Usa cremas hidratantes con fragancias que te resulten relajantes, pon algo de música y baja un poco las luces para conseguir una mayor relajación.

colicos menstruales

Acupuntura, acupresión, terapia quiropráctica y estimulación nerviosa eléctrica transcutánea son otras de las recomendaciones que puedes probar para deshacerte de los retorcijones menstruales.

3. Bebidas calientes

Si eres amante del té, el café o el chocolate, entonces este consejo te encantará. Para esos días en que los cólicos no dan tregua, prueba con algunas bebidas calientes. Acompaña tu momento de relax con una buena taza de chocolate caliente y un par de galletitas, ¡nunca falla!

Puedes elegir alguna de tus favoritas o atreverte a probar combinaciones nuevas. Las infusiones de canela, manzanilla o cúrcuma resultan especialmente efectivas, pues contienen propiedades desinflamatorias.

Los baños calientes también son una excelente idea para reducir la inflamación y los calambres durante esos días.

Remedios naturales para calmar los cólicos menstruales

A pesar de que el dolor menstrual suele durar entre uno y tres días, estos pueden ser bastante fuertes e inesperados, por lo que terminan incomodando las actividades diarias de la persona.

No obstante, existen algunos truquitos del recetario de la abuela que pueden aligerar esta travesía.

  • Jengibre: La raíz de jengibre posee propiedades que te ayudarán a aliviar los cólicos y reducir la duración del dolor. Puedes tomar una infusión de dos cucharadas de jengibre fresco reposado en agua por 15 minutos, con miel y limón.
  • Piña: Gracias a la bromelina presente en la piña, este fruto puede ser de ayuda durante tu periodo menstrual doloroso, ya que ayuda a relajar los músculos.
  • Alimentos ricos en omega 3: pescados, mariscos, semillas de linaza y nueces son algunos de los alimentos que contienen este componente que ayudará a disminuir tus cólicos.
  • Suplementos de magnesio: Tomar un suplemento de magnesio puede ser útil tanto para prevenir como para aliviar el dolor menstrual. Incluso puede ayudarte con los dolores de cabeza producto de esta sintomatología.
  • Especias: Anís estrellado y canela son algunas de las especies que podrán ayudarte a disminuir el dolor menstrual. Agrégalas en tus tés para empezar el día con buen pie.
  • Hierbas: Plantas como la manzanilla, hierbabuena, perejil y orégano son ideales para tus infusiones durante el periodo menstrual.
  • Semillas de hinojo: Estas semillas han mostrado resultados efectivos contra los cólicos menstruales, ya que alivian las náuseas y la fatiga que suelen acompañarlos.

Lleva un registro de tus periodos menstruales, incluyendo los síntomas y remedios que te ayudaron a sobrellevarlos. Esto podrá ayudar a tu médico a entender mejor el funcionamiento de tu ciclo.

Normalmente las personas sienten cólicos justo antes o en el momento que comienza el sangrado en cada ciclo.

Cólicos menstruales muy fuertes, ¿qué puedo hacer?

Cuando estos retorcijones aparecen a raíz de otro trastorno, es importante tratar este cuanto antes. En el caso de que el diagnostico revele una dismenorrea primaria, se prosigue con medidas generales para aliviar los síntomas.

Para casos en que los cólicos menstruales son muy fuertes y frecuentes existen tratamientos prescritos por especialistas médicos que podrán ayudarte con tus molestias.

En caso de que el dolor persista a pesar de las recomendaciones anteriores, hay varios caminos a seguir. Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno, naproxeno o el ácido mefenámico, son ideales para aliviar estos síntomas.

Al tratarse de medicamentos de venta libre podrás iniciar la administración de estos entre 24 y 48 horas antes de comenzar el periodo menstrual, tomando una píldora cada 8 o 12 horas, de acuerdo a la intensidad del dolor. Consulta a tu médico si posees alergias farmacológicas.

Si los AINE no funcionan, es momento de pedir consejo a tu médico. Este podrá recomendarte píldoras anticonceptivas que contengan un progestágeno y una dosis baja de estrógenos. Si no puedes tomar estrógenos, también hay opciones que solo contienen un progestágeno.

Otros tratamientos para aliviar los síntomas pueden incluir: antagonistas de la gonadotropina, antagonistas de GnRH, DIU de protageno, medicamentos como el danazol (hormona masculina sintética) o la gabapentina (fármaco anticonvulsivo). Todos deben ser indicados por un especialista.

Cuando el dolor es intenso y persiste a pesar del tratamiento, se puede realizar una intervención para seccionar los nervios del útero y, por tanto, bloquear las señales de dolor. Estas intervenciones pueden buscar inyectar, cortar o destruir las vías nerviosas.

Los cólicos menstruales severos típicamente están asociados a trastornos médicos. Si presentas dolores muy fuertes que no parecen aliviarse con ayuda de los medicamentos AINE, agenda una cita médica cuanto antes para recibir un diagnóstico adecuado.

Por lo general se diagnostica dismenorrea cuando la paciente refiere dolor molesto y habitual durante los periodos menstruales.

¿Cuándo debo consultar con un médico?

Las mujeres podemos ser realmente fuertes, por lo que podemos sentir que no debemos dejarnos afectarnos por estos cólicos, sin embargo, esto no es sano. Está bien sentirse mal y quedarse en cama hasta conseguir aliviar el dolor, recuerda que lo más importante es tu bienestar.

Los calambres menstruales no suelen causar otras complicaciones médicas, aunque pueden interferir con la escuela, el trabajo y otras actividades sociales.

Es importante que consultes a tu médico de cabecera si:

  • La potencia de los cólicos menstruales interrumpe tu vida al punto de paralizar tu rutina mes a mes.
  • El dolor se intensifica al tocar suavemente el abdomen o ante el menor movimiento.
  • Existe secreción vaginal purulenta y/o fiebre.
  • Con cada menstruación que pasas sientes que los síntomas empeoran gradualmente.
  • Tu regla era indolora, pero, después de los 25 años empiezas a tener cólicos menstruales intensos.

Si observar algún signo de alarma acude a tu centro asistencial cuanto antes. El galeno podrá determinar mediante un examen físico y ecografías, el diagnóstico y tratamiento adecuado para tu caso.

Colicos menstruales

No faltar a tu cita médica de control te permitirá verificar que tus ovarios, trompas de Falopio y útero se encuentren en perfecto estado.

En la actualidad, este trastorno posee gran repercusión en la vida de la mujer, ya que es causa de absentismo laboral, consulta médica y automedicación. Ahora que conoces un poco más sobre el tema podrás seguir los pasos apropiados para prevenir o combatir estas molestias.

Aplica cualquiera de las recomendaciones que te contamos y siéntete lista para enfrentar cualquier cólico menstrual, pero, no te olvides que está bien necesitar un tiempo para recuperarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.