Mujeres

Ecografía de mama: Para qué sirve y cuándo debes hacerte una

ecografia de mama
Las imágenes mamarias permiten un diagnóstico temprano de enfermedades que afectan esta zona en particular.

A pesar de lo ocupadas que podamos estar, la salud es algo que no debemos descuidar. Por esto, es importante conocer un poco más acerca de los exámenes que nos permiten conocer nuestro estado físico. ¿Quieres saber más acerca de la ecografía de mama? ¡Te lo contamos!

Mientras la ciencia avanza, surgen nuevas tecnologías capaces de ayudarnos a mejorar nuestra salud, gran parte de esto gracias a estudios de diagnóstico por imagen, como la ecografía de mama.

La detección temprana resulta de gran ayuda en la lucha contra ciertos padecimientos mamarios.

Además del examen de mamas que todas debemos realizar en casa, existen otros métodos importantes para conocer un poco más sobre la salud de nuestros senos. Quizás ya has escuchado sobre la mamografía, pero ¿sabrías diferenciarla de una ecografía mamaria?

ecografía de mama
Los exámenes de mamá son una gran herramienta en la lucha contra la detección del cáncer mamario.

¿Qué es una ecografía de mama y para qué sirve?

Al hablar de una ecografía de mama se hace referencia a un examen que utiliza ondas sonoras para estudiar los senos. Mediante este tipo de estudio no invasivo se pueden detectar lesiones o tumores que una mamografía no sería capaz de distinguir.

Gracias a una ecografía de mama se pueden detectar cambios en los senos, como quistes llenos de líquido, los cuales son bastante complicados de identificar en los mamogramas.

Las ecografías mamarias, también conocidas como sonografías de mama, utilizan ondas sonoras para elaborar una imagen computarizada de la parte interna del seno. Esta técnica se basa en la capacidad de los diferentes tejidos del organismo para reflejar las ondas ultrasónicas.

Los ultrasonidos son producidos por la vibración bastante veloz, de un cristal especial contenido en el transductor ecográfico (la parte del equipo que se coloca sobre la piel y que es manipulada por el ecografista).

La ecografía permite el estudio diferencial de nódulos o tumores que pueden ser palpados por el ginecólogo en la exploración clínica, o que se visualizan en la mamografía.

Para la recepción de la respuesta se utiliza el mismo transductor que envía las ondas, de allí son enviados a una unidad de procesamiento que los convierte en imágenes visibles en un monitor. Estas imágenes pueden imprimirse en papel y generalmente están acompañadas por un informe.

ecografía de mama
La frecuencia ultrasónica utilizada por esta tecnología es imperceptible al oído humano.

¿Cómo se realiza una ecografía de mama y por qué es necesaria?

Una ecografía de mama es prácticamente igual a una ecografía abdominal o renal. En el caso de que nunca te hayan realizado ningún tipo de ecografías no tienes mucho que temer.

Para realizarte una sonografía mamaria no deberás tener una preparación (como en el caso de otros ecos). La única “preparativo” que deberás tener en cuenta será descubrir los senos al momento de la exploración, además de estar acostada tranquila sobre la camilla.

Esta prueba no suele tomar demasiado tiempo, usualmente solo toma entre 15 y 30 minutos. Al terminar usted podrá retomar su rutina como de costumbre.

Durante el examen ecográfico el especialista extenderá un gel acuoso sobre ambos senos, lo que facilitará el contacto y conducción del transductor por la piel, mejorando así la calidad de la imagen final. A continuación el especialista utilizará el transductor en contacto con la piel.

El transductor emite las ondas sonoras y detecta los ecos a medida que rebotan de los tejidos del cuerpo, estos ecos se convierten en una imagen en la pantalla de una computadora.

Las ecografías de mama están recomendadas para todas aquellas mujeres asintomáticas que se realicen un chequeo rutinario, posean antecedentes de cáncer de mama en la familia, o hayan sufrido lesiones en o el área de las mamas.

La sonografía mamaria suele solicitarse cuando más información es requerida tras la realización de otros exámenes, o como único examen. Tu médico podrá solicitar esta prueba si posees:

  • Una mamografía anormal
  • Secreción del pezón transparente o con sangre
  • Un tumor mamario descubierto durante un examen de las mamas

Mediante la ecografía en las mamas se puede: ayudar a determinar la diferencia entre una masa sólida o un quiste, guiar la aguja durante una biopsia de mama o ayudar a buscar un tumor en esta.

ecografía de mama
Las ecografías de seno son la única prueba mamaria de diagnóstico recomendada en casos de embarazo o lactancia.

¿Es lo mismo una ecografía de mama y una mamografía? ¿Cuál es mejor?

Las pruebas diagnósticas son fundamentales como método de reconocimiento de las condiciones en que se encuentra el organismo. Las diferencias entre la ecografía mamaria y la mamografía, se relacionan fundamentalmente con la tecnología utilizada y los resultados aportados.

En muchas ocasiones estas dos técnicas son utilizadas de forma complementaria para disolver dudas acerca de tejidos sospechosos.

En el caso de estos métodos de estudio para las mamas existen varias particularidades, por lo que debemos analizar cada una por separado.

Ecografía de mama

Este tipo de estudio ecográfico permite distinguir entre un tumor sólido y un quiste de mama. De igual forma, mejora la caracterización de los nódulos sólidos (como complemento de la mamografía) y permite la identificación de los mismos en la mama radiológicamente densa.

La ecografía mamaría no sustituye a la mamografía de chequeo, debido a su incapacidad de detección de las microcalcificaciones.

Una ecografía de mama también resulta de gran utilidad en el estudio de los ganglios axilares en pacientes que presentan un nódulo sospechoso. Además, sirve de guía en procedimientos diagnósticos como la punción aspiración con aguja fina o la biopsia con aguja gruesa (BAO).

Las limitaciones más importantes de la ecografía mamaria son que no muestra las microcalcificaciones como la mamografía ni permite observar las zonas más profundas de la mama.

En el caso de mujeres jóvenes, la ecografía de mama se utiliza como método de diagnóstico inicial en lugar de la mamografía.

Mamografía

En este caso se habla de una técnica que, mediante mínimas cantidades de radiación, muestra imágenes del interior de los senos de la mujer. Resulta tan efectiva que puede mostrar cambios en la mama mucho antes de poder ser detectados por la paciente o el médico.

Aunque la ecografía mamaria puede ser realizada desde temprana edad, las autoridades sanitarias establecen la recomendación de mamogramas rutinarios a partir de los 40 años.

Para la realización de este examen la mama es colocada en la unidad de mamografía y comprimida de manera gradual, de tal forma que todos los tejidos pueden ser observados. El hecho de que la mama está inmóvil ayuda a que la imagen se vea más nítida.

La técnica más utilizada para la detección precoz del cáncer de mama es la mamografía, sin embargo, esta tiene sus limitaciones. En mujeres con mamas densas puede ser difícil observar los tejidos con claridad, por lo que se suele pedir una ecografía mamaria complementaria.

No se puede establecer que una técnica sea mejor que la otra. Ambas técnicas tienen grandes cualidades, por lo que suelen utilizarse de forma complementaria para un diagnostico completo.

Debido a su baja dosis de radiación ionizante, las mamografías no pueden ser realizadas durante el embarazo.

Ecografía de mama en mujeres con senos densos

En ocasiones, las mujeres con mamas densas suelen requerir ecogramas mamarios complementarios a sus mamogramas rutinarios. Esto se debe a que la glándula mamaria se presenta con “manchas blancas”, dificultando la visión de probables lesiones.

Para entender esto un poco mejor debemos saber que las mamas poseen tres tipos de tejidos:

  • Fibroso: sostiene el tejido mamario en su lugar.
  • Glandular: también llamados lóbulos, son los encargados de producir la leche.
  • Adiposo: es lo que le da a las mamas su forma y tamaño, ya que llena el espacio entre el tejido fibroso, los lóbulos y los conductos (tubos por los que se trasporta la leche al pezón).

Sabiendo esto podemos entender que la densidad de las mamas refleja la cantidad de tejido fibroso y glandular presente en los senos, en comparación con la cantidad de tejido graso en estas.

Mediante una mamografía se puede determinar qué tan densas son las mamas de la paciente. Gracias a este tipo de informes puedes entrar dentro de las siguientes categorías:

  • Mamas no densas: casi la totalidad es tejido graso (10% de los casos), pocas áreas con tejido denso dispersas por la mama (40% de los resultados).
  • Mamas con densidad alta: extremadamente densas (10% de las mujeres), uniformemente densas (40% de los casos.)

La densidad de sus mamas puede cambiar con el tiempo. Según datos de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), casi la mitad de las mujeres de 40 años o más tienen mamas densas.

Las probabilidades de tener mamas densas son más altas si la persona en cuestión es joven, está embarazada o en periodo de lactancia, posee un peso corporal más bajo de lo normal o está en terapia de remplazo hormonal.

La importancia de la densidad del seno radica en que los tejidos fibrosos y glandulares se ven blancos en una mamografía, al igual que un posible tumor, por lo que un cáncer podría pasar desapercibido.

En el caso de que presentes mamas densas, habla con tu médico acerca de la frecuencia con la que deberás realizarte pruebas de descarte.

Las mujeres con mamas densas tienen un riesgo más alto de padecer cáncer de mama.

Dudas frecuentes

Si no estás familiarizada con el tema de las ecografías mamarias, puede que aun tengas algunas dudas. Para ayudar a despejar un poco más tu mente te hablamos sobre las interrogantes más comunes.

¿Duele?

Este tipo de examen no causa ningún tipo de molestia, salvo la temperatura fría del gel, por lo que no sentirás ningún tipo de dolor durante o después de su realización. No obstante, puede que sientas algo de presión mientras el transductor está ejerciendo presión sobre el seno (sin llegar a doler).

No existe ningún tipo de riesgo relacionado con la ecografía de mamas, puesto que no hay exposición a radiación o cualquier otra emisión negativa.

¿Se puede hacer teniendo la menstruación?

Durante todo el ciclo menstrual, las mujeres sufren diferentes cambios hormonales. En muchos casos estas alteraciones conllevan cambios en diversas regiones del cuerpo, como los senos.

Debido a estos cambios, normalmente se sugiere no realizarse una ecografía mamaria una semana antes de la menstruación dado que los pechos están más sensibles y las hormonas podrían alterar los resultados.

¿Es costosa?

El precio de una ecografía de mama suele variar de país en país, Aunque están cubiertas por la mayoría de aseguradoras, estas ecografías no suelen ser costosas, por lo que rondan los 30-40 dólares.

¿Dónde pueden realizarla?

A pesar de que las ecografías mamarias son un procedimiento bastante sencillo, estas solo deben ser realizadas por profesionales de la salud calificados para ello. Por lo general, el encargado de realizar las ecografías, ya sea en los senos u otra parte del cuerpo, es el radiólogo.

Este tipo de pruebas son de origen ambulatorio, por lo que podrás pedir una en casi cualquier centro clínico. El radiólogo te realizará la ecografía de mama en el consultorio.

¿Cuánto tardan los resultados?

Los resultados de una ecografía de mama normal se recogen días después o inmediatamente tras la exploración. Además, el médico o radiólogo, podrá explicarte los resultados mientras estos van apareciendo en la pantalla.

Tu misma podrás observar las imágenes en el monitor, claro está que en muchas ocasiones un ojo sin entrenamiento no será capaz de entender lo que está observando.

Realizarte una ecografía de mama resulta importantísimo a la hora de evitar problemas de salud futuros.

Bien sea porque sientes un pequeño bulto, tienes una ligera molestia, o simplemente ha pasado algún tiempo desde que te realizaste exámenes de rutina, es importante acudir al médico por una evaluación general.

Las ecografías mamarias son de gran utilidad para despejar dudas en cuanto a la salud de tus senos. Mantén siempre presente los chequeos rutinarios de las mamas y las citas de control con tu médico de confianza, él será el encargado de despejar cualquier otra duda.

Ante cualquier sospecha, acude a tu centro de salud más cercano. La detección temprana de enfermedades posee un gran papel en su desarrollo.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.