Saltar al contenido

+13 Tipos de infidelidad y sus características

Ser infiel no es una novedad y la infidelidad tampoco es algo de lo que nunca hemos escuchado, pero ¿cómo sabemos cuando somos infieles?. Los tipos de infidelidad son en concreto 13, pueden ser canales de pensamiento, de deseo, de afecto, de amistad de pareja, de familia. Se trata de una situación que no está bien vista por la sociedad; un tema tabú en conversaciones de pareja.

Básicamente se definen dos tipos de infidelidad: la sexual, que se refiere a actividad sexual con alguien más que no sea la pareja estable y la infidelidad emocional

Una infidelidad está mal vista porque es la ruptura de un pacto que haces con tu pareja, y si ese pacto se rompe te sientes traicionado. Esa traición lo que hace es que acaba con la confianza que se había construido. Cuando la se termina aparece la infidelidad.

Es fácil perdonar pero no olvidar

Tipos de infidelidad y sus caracteristicas

Muchas veces, no solo se trata de una infidelidad sexual que se produce de manera aislada (la cuál sería más fácil de perdonar, según los psicólogos), sino que en repetidas ocasiones son casos en los que ya se puede decir que existe un amante. La amante seria una relación de pareja  paralela, que no solo involucra el sexo es decir hay un enganche emocional con esa persona.

La fidelidad es uno de los pilares básicos en los que se sustenta una relación de pareja tradicional

  • Las microinfidelidades: Este tipo de infidelidades son muy sutiles y muy frecuentes. Por ejemplo, sigues el juego de seducción a alguien (dando a entender que estás interesado), sin decir que tienes pareja. O en imaginación fantaseas con otra persona que no es tu pareja.
  • La física: Quedas con una persona que te gusta o te atrae para hablar pero debajo de esa inocente quedada, hay un deseo de fundirte con esa persona. Se suele empezar por aquí, para luego acabar entre las sábanas y consumir la infidelidad sexual. A base de quedadas reiterativas con esa otra persona, todo bajo el paraguas de ir creando una buena y bonita amistad.
  • Directa: La infidelidad directa es aquella en la que el infiel tiene en mente engañar a su pareja. Es decir, antes de que la infidelidad ocurra la persona ya ha hecho movimientos para poder tener relaciones con otra persona. En definitiva, es deliberada y planificada, y se expresa a través de comportamientos observables y objetivos.
  • La online o virtual: Este tipo de infidelidad gracias a la nuevas tecnologías es muy cómoda y recurrente. El sexting que es el intercambio de fotos o contenido erótico con una tercera persona. o hacer ciber-sexo podría ser otra forma de ser infiel. Es muy cómodo ya que puedes conectarte a la hora que quieras (incluso si tu pareja está en casa).

La infidelidad como desahogo

  • La sexual: Esta infidelidad es la más carnal. Muchas veces tu pareja no te satisface en este terreno, y el 68% de las mujeres afirma que la mayoría de las veces no llega al orgasmo con su marido, con lo cual tendrás que buscártelo fuera. Terrible verdad, pero cuando sucede este tipo de inconvenientes se deben conversar en pareja.
  • Por adicción sexual: Son infidelidades de tipo sexual en las que lo único que desea la persona es satisfacer su necesidad erótica obsesiva. La adicción sexual se manifiesta por un patrón de descontrol en la conducta sexual, alternándose con períodos de relativa calma.
  • La emocional: Este tipo de infidelidad empieza por la necesidad de cubrir una parte más emocional y afectiva. Todos los seres humanos tenemos necesidades afectivas muy básicas como amar y ser amados. Si sientes que tu pareja ha dejado de cuidarte en el terreno afectivo.
  • Infidelidad no sexual: Aquí no existe contacto sexual entre los infieles, pero pueden producirse sentimientos o fantasías en su lugar. Este concepto es importante, ya que también puede considerarse infidelidad el establecimiento de relaciones que no impliquen sexo.

Sí pero no

  • Por baja autoestima: La infidelidad obligada es considerada como aquella que realizan las personas con baja autoestima y que no se sienten queridas en su relación, por lo que buscan en la infidelidad lo que en realidad no tienen en su matrimonio. El miedo a romper una relación toxica favorece este tipo de infidelidad.
  • Por venganza o despecho: Hay personas que descubren que le han sido infieles y motivados por toda esta ira y frustración deciden ser infieles también.
  • Por olvidar a tu ex: Cuando se está atravesando las fases del duelo, hay personas que no quieren sufrir y como mecanismo evitativo lo que hacen es tener una aventura con otra persona para llenar ese vacío. Técnicamente esto no se consideraría una infidelidad puesto que ya no están con esa persona, pero en la práctica sí.

«Un clavo saca otro clavo»

  • Infidelidad con una persona de tu mismo sexo: Llegas a un punto en la vida en el que te das cuenta de que, aunque quieres a tu pareja y te aterra eso de poner los cuernos porque te parece una violación horrible a la fidelidad y honestidad, te lías a escondidas con una persona de tu mismo sexo.
  • También se es infiel cuando la pareja ya está rota: Son estas parejas rotas que siguen viviendo juntas, más como amigos o enemigos y encajados en la convención social, pero que cada cual va por su lado, no se deben explicaciones y se preocupa más por ello la sociedad que ellos mismos.

Juntos pero no revueltos

Signos de que tu pareja puede estar siendo infiel

Saber si tu pareja te está engañando no siempre es una tarea sencilla, pero hay ciertas conductas y actitudes que te pueden guiar e indicar que algo está sucediendo, como por ejemplo:

  • Comienzas a sentir a tu pareja emocionalmente más distante, ausente, y hasta con signos de depresión.
  • Se muestra enfadada y crítica, y hay un aumento de las discusiones de pareja.
  • Aumentan de golpe sus horas de trabajo y de encontrarse fuera de casa para quedar con amigos.
  • Suele cambiar hábitos de imagen como ir de compras como ropa nueva, sus horas de ejercicio aumentan, se siente motivado hacia su peso…
  • Empieza a hacer cosas que antes no eran importantes y quizás adquiere nuevas aficiones.
  • Tu intuición no te falla
  • Suele estar a la defensiva, especialmente si dejamos caer nuestras sospechas.
  • Actitudes raras como mayor demanda de privacidad

Es decir los hombres son infieles toda la vida

¿Quienes son más infieles los hombres o la mujeres?

Estudios realizados a este gran tema han develado que son más infieles los hombres que las mujeres, pero las mujeres lo hacen con más frecuencia. Así mismo los estudios revelan que las mujeres tiene menos parejas sexuales que los hombre. Incluso la infidelidad femenina esta mal vista por la sociedad, en cuanto a los hombre.

Es decir en un estudio hecho a mujeres en Europa opinaban que cuatro de cada diez consultadas admite que a ella misma le parece más grave que una mujer tenga relaciones al margen de su pareja que si lo hace un hombre. En el caso de España, “solo” un 30% de las féminas consultadas opina así.

La infidelidad femenina se dispara con algunos casos en concreto un 70% la ve más grave que la masculina cuando la pareja espera un bebé, un 63% cuando la pareja parece feliz, un 61% en casos en que la pareja ya te ha sido infiel, y la mitad de las consultadas cuando el otro miembro de la pareja ha engordado mucho o incluso no quiere tener relaciones sexuales.

Si logras superarlo, no se trata de un punto y aparte sino de una nueva relación

Motivos o causas frecuentes de las infidelidades

En estudios realizados en Europa la respuestas se puede deducir que los hombres y las mujeres son más propensos a poner los cuernos en períodos de la vida diferentes. Los hombres tienden a sentir el deseo de ser infieles con cada cambio de década, siendo los 29 y los 49 los períodos más críticos. Las mujeres no están excluidas de las infidelidades, pero el momento varía y en su caso se establece en los 40 años.

A partir del séptimo año de matrimonio o de vivir juntos, 6 de cada 10 hombres (y 5 de cada 10 mujeres) le son infieles a su pareja

  • Más del 60% de los matrimonios sufren infidelidad: La infidelidad es uno de esos riesgos e incertidumbres que azotan más habitualmente las relaciones de pareja. Se calcula que cerca de un 60 % de los matrimonios viven algún tipo de adulterio. Algunas de las razones de infidelidades en el matrimonio son las siguientes:
  • Comienzo de la crisis de la mediana edad: La crisis de los cuarenta es un fenómeno conocido por todo el mundo. Para algunos no es más que una exageración ampliamente extendida, pero la realidad es que la crisis de la mediana edad existe y en ese momento muchos hombres quieren volverse a sentir como un veinteañero.
  • La naturaleza: Este punto es, cuanto menos polémico. Habitualmente se habla de las relaciones como una idea monógama y a largo plazo. Sin embargo, ¿el humano es un ser monógamo por naturaleza? Esta cuestión siempre plantea un interesante debate, puesto que es complicado saber hasta qué punto influye el comportamiento social o la propia naturaleza en esta perspectiva.
  • El aburrimiento: Cuando uno es joven, no suelen faltarle planes ni diversión. En cambio, con el paso del tiempo es posible que esto cambie, aumenten las horas de trabajo, se distancien algunas amistades y se introduzcan una serie de rutinas pesadas y aburridas. Aunque no sea la mejor solución, muchos hombres introducen este tipo de aventuras como un aliciente de diversión en su vida.
  • Sentirse menos querido: Cuando esa primera chispa se acaba, muchos hombres echan de menos esa pasión, el sentirse especial para alguien, y creen que dejan de ser interesantes o se sienten inseguros, por lo que recurren a buscar algo de seguridad o pasión por otros derroteros. En este tipo de situaciones es importante no dar la sensación de desinterés.
  • Falta de sentido en la vida: Cuando uno es joven suele tener hambre, ganas de triunfar y una multitud de sueños por cumplir. En cambio, con el paso del tiempo y la introducción de determinados hábitos de pareja estos sueños pueden verse truncados o modificados por la búsqueda de seguridad y comodidad.
  • Escapar de la responsabilidad: Desde pequeños nos enseñan el sentido de la responsabilidad y nos educan para que tengamos claro su importancia en nuestro desarrollo humano, pero también es cierto que no empezamos a ser conscientes de lo que esto significa hasta que vamos asumiendo diferentes obligaciones y nos enfrentamos con el mundo real.
  • No tener el mismo concepto de infidelidad: Hay algunos casos, los más físicos, en los que la infidelidad está más que clara. Pero la línea que lo delimita no siempre es igual. Para algunas parejas el tonteo no tiene nada de malo, pero, en cambio, para otras en un acto absolutamente reprobable.

Cosas de casa

Como ya es de saberse los hombres son más propensos a la infidelidad. Con amor y compresión todo se puede, las terapias de pareja, esas largas conversaciones en pareja, EL AMOR, entre otras cosas pueden ayudar a perpetrase en la fidelidad. Pero olvídate el ser humano es infiel por naturales, solo debes hacerlo con respeto y sin dañar a tu pareja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.