Familia Para chicos

10 consejos para contar un cuento a un niño

osos de peluche con un libro
Leerle un cuento a tu hijo estimula su imaginación

Contar un cuento a tu niño siempre será una de las mejores opciones que tendrás para compartir con él y crear, de forma divertida y duradera, un vínculo entre tu hijo y tú.

Hay muchas opciones de cuentos que puedes elegir, dependiendo de os gustos de tu pequeño. Incluso, hay tiendas de libros dedicadas exclusivamente para la literatura infantil.

mujer leyendo un cuento infantil
Es importante leerle cuentos a los niños

Razones por las que se deben contar cuentos a los niños

Además del compartir que se crea entre la persona que lee un cuento y el niño que lo escucha, contar cuentos a tu niño logrará que se aleje un poco de la pantalla del televisor o la tablet y también propiciará que su imaginación vuele a mundos fantásticos y nuevos que poco a poco irá recorriendo a tu lado.

Los cuentos infantiles narran historias maravillosas que también llegan a estimular el hábito por la lectura en los niños que los escuchan y que posteriormente los leen.

Otra razón importante para contar cuentos a tu niño es que por medio de ellos se puede enseñar a los pequeños valores importantes como el respeto, la solidaridad y la responsabilidad. Todo ello de una forma divertida.

Las mejores ideas para contar un cuento a tu niño

Contar un cuento a los pequeños de la casa puede ser mucho más divertido dependiendo de la forma en que este sea contado.

No te decimos que tienes que ser un experto en teatro o en pronunciación, sino que tan solo evalúes algunas ideas que han dado resultado en muchos padres y que logran mantener la atención del niño.

1. Escoge un lugar cómodo para contar un cuento

Esto es lo primero que debes tomar en cuenta a la hora de sentarte a contarle un cuento a tu niño. El lugar no solo es muy importante, sino es el sitio en que vas a lograr recrear toda la experiencia de la historia.

Puede ser en la habitación de tu pequeño o en la habitación donde tu niño juegue. Si vas a contarle un cuento durante el día lo ideal sería hacerlo en un sitio abierto en el que ambos puedan moverse con facilidad para jugar. Si la narración es en la noche, la mejor sería en su cama, para que al terminar el cuento el niño se duerma.

2. Busca el momento indicado

Un buen momento es tan importante como un buen lugar. Generalmente los padres aprovechan de contar cuentos a sus niños durante la noche. Este es un momento ideal, pues tu niño se dormirá mucho más a gusto y podrás establecer una buena rutina de sueño para tu pequeño.

Sin embargo, contar un cuento no tiene que ser únicamente una práctica nocturna. Durante el día puedes escoger un momento en los que estén desocupados para narrar una buena historia.

Siempre debes recordar que el mejor momento para contarle un cuento a tu niño será cuando él mismo te lo pida.

Elige un cuento que le guste al niño
Elige un cuento que le guste al niño

3. Elije el cuento junto a tu niño

Sabemos que vas a querer elegir un cuento que tenga un mensaje lleno de valores y que le brinde una enseñanza a tu pequeño, pero es importante que tomes en cuenta a tu niño a la hora de escoger el cuento.

Muéstrale toda la variedad de cuentos que hay para leer y deja que él te indique cuál es el que más le gusta. Todos los niños no son iguales ni tienen los mismos gustos. Pero no te preocupes, poco a poco irás notando las temáticas que más llaman la atención de tu pequeño.

4. Sin miedo a disfrazarte

Ponle emoción a los cuentos que le leas a tu pequeño. ¿Cómo? Disfrazándote de alguno de los personajes que aparecen en la historia.

No te decimos que vayas a la tienda de disfraces y gastes una gran cantidad de dinero, solo usa un poco la imaginación y colócate un pañuelo en la cabeza si vas a personificar a un pirata, y busca un pala de madera para hacerla pasar por una espada.

Verás que no es complicado, pero sí muy divertido.

5. La voz es la clave para narrar un cuento

Cambiar la voz es fundamental mientras estás leyendo un cuento a un niño. Tienes que lograr personificar a cada uno de los personajes con una voz distinta. Si un lobo debe hablar entonces tu voz debe ser más gruesa, mientras que la voz del conejo es mucho más suave.

Practica las distintas voces antes de contarle el cuento a tu pequeño, y así al momento de narrar ya será mucho más fácil. Verás que tu niño se sorprende con tus cambios de voz y se involucra mucho más en la historia.

6. Comienza a actuar para tu niño

No solo es cambiar la voz para sonar como el personaje del cuento, es también actuar como él.

No te dé miedo en convertirte en un animal o otra persona que se describe en el cuento. Mientras más te muevas y gestualices como el personaje, más real será para tu niño y pronto verás que le sacas una gran sonrisa.

7. Recuerda buscar la enseñanza en el cuento

¿Por qué desperdiciar un momento de diversión sin dejar un moraleja? Trata de encontrar historias llenas de valores que tu niño debe aprender en su vida.

Hay muchísimas… Y los estudios señalan que los niños aprenden lo que es bueno y malo a través de ejemplos concretos que se encuentran en los cuentos infantiles. Así que aprovecha las historias para algo más que divertir a tu niño.

8. Deja que tu niño reflexione acerca de la historia

No solo basta con escuchar una buena historia y su moraleja, sino que es también muy importante que verifiques que tu niño captó las enseñanzas que deja el cuento que les estás leyendo.

La cuestión no es interrogarlo como si fuera un examen, sino preguntarle simplemente que le pareció y dejarlo que exprese por el mismo lo que siente respecto al cuento y las dudas que puede tener.

9. Disfruta al máximo la lectura

Lo más importante es que tu hijo y tú disfruten lo más posible del tiempo que pasen juntos al leer un cuento. Así que lo mejor es relajarte y no fijarte un horario muy estricto que cumplir.

Notarás que en algunos días tu niño se quedará dormido al final del cuento y en otros te pedirá que le leas alguno más. Así que reserva un buen espacio de tiempo para que te diviertas lo más que puedas.

libro infantil
Deja que tu niño comience a leer

10. Invítalo a que lea junto a ti

Contarle un cuento a tu hijo es el primer paso para que tome el hábito de la lectura por el resto de su vida. Aunque cuando empieces a contarle cuentos a tu niño seguro aún no sabrá leer ni escribir, es importante que le vayas mostrando las palabras y las imágenes que vienen en el libro.

Ya cuando empiece a leer, podrás pasarle la responsabilidad para que empiece a leer el cuento como tú lo haces. De esta forma estarás añadiendo un beneficio más al narrar cuentos… Practicar la lectura de tu niño.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario