Para chicos

5 razones por las que los niños deben practicar natación

dos niños en la piscina practicando natación

Uno de los deportes que más beneficios trae para el desarrollo físico y psicológico de cualquier persona es la natación, y en el caso de los niños, al estar en plena etapa de crecimiento, estos beneficios se multiplican, por lo que es altamente recomendado que se inicien en este deporte desde temprana edad.

La natación es un ejercicio aeróbico que hace trabajar prácticamente a todos los músculos del cuerpo, además de relajar la mente y disminuir los niveles de estrés. Al poder practicarse a cualquier edad, los niños pueden empezar a nadar desde antes de cumplir siquiera dos años.

Al mirar los beneficios que para un bebé o niño tiene practicar natación, lo más probable es que muchos padres estén entusiasmados en inscribir a sus pequeños en alguna clase

Previene enfermedades en los niños

La natación puede ayudar a prevenir o controlar enfermedades respiratorias comunes en los niños como asma o alergías. Muchas investigaciones también señalan que los niños asmáticos que practican tienen menos ataques de asma y desarrollan una mejor condición pulmonar.

Del mismo modo, la natación disminuye las posibilidades se sufrir de complicaciones cardiovasculares, pues no permite que aumenten los niveles de colesterol en la sangre. También el riesgo de padecer diabetes se reduce hasta un 10% con practicar todas las semanas este ejercicio.

Estimula el desarrollo físico

Al estimular o trabajar todos los músculos del cuerpo, la natación aumenta la fuerza muscular, así como la coordinación y el equilibrio, los cuales constituyen aspectos importantes en el desarrollo físico de los pequeños de la casa.

Además, la natación fortalece el sistema inmunológico de los pequeños de la casa, principalmente cuando se practica desde antes de los dos años, cuando este sistema está en pleno desarrollo.

Ayuda al desarrollo social del niño

El inicio de la socialización con otros niños no tiene que darse obligatoriamente en el jardín de infancias o en la escuela, sino que inscribir a tu pequeño en clases de natación puede ser el momento ideal para que empiece a compartir con bebés o niños de su misma edad.

Los estudios señalan que comenzar a socializar en un ambiente agradable y asociado con la diversión puede ser más positivo para los niños. Además pertenecer a un grupo o ser parte de un equipo de natación puede generar una mayor integración y valoración del trabajo en conjunto.

Genera confianza

Aprender a nadar genera una mayor confianza en los niños, quienes sienten un mayor sentido de independencia y mejoran su determinación en las metas que se proponen.

Además, la practica de natación desde temprana edad ayuda a disminuir el estrés y los estados de ansiedad infantil, mejorando también el estado de ánimo y el sueño de los pequeños de la casa. De esta forma, con la natación los niños se sienten capaces y felices ante los retos que se presentan.

Ayuda en la escuela

Estudios recientes se han enfocado en visualizar si existe relación entre la práctica de natación y el desarrollo mental de los niños y los resultados han demostrado de estas investigaciones parecen apuntar que así es.

Los expertos señalan que los niños que practican natación mejoran sus habilidades lingüísticas y motoras. Además, los bebés que inician antes de los dos años tienen una mejor percepción espacial, por lo cual desarrollan muchas más habilidades creativas que quienes no practican este deporte.