Mujeres Vida Positiva

10 formas de lograr que tu viaje al trabajo sea placentero

mujer en un autobus

Muchas veces el viaje al trabajo puede resultar muy estresante. Las personas se recuestan sobre ti, la multitud hace que cada vez sea más incómodo estar en el autobús y quizás en el asiento de al lado se sienta alguien que quiere conversar por horas de temas que realmente no te interesan.

Pero esto no tiene que ser un motivo de incomodidad permanente, sino que puede convertirse en un tiempo valioso para ti. Piénsalo. Muchas de nosotras invertimos demasiado tiempo en camino de ida y vuelta al trabajo, por lo que puedes sacarle provecho a estos momentos y alejarte de los factores de estrés.

¿Cómo? Muy sencillo. Mira esa lista de recomendaciones de las cosas en las que puedes ocupar tu tiempo en el autobús y escoge las que más te interesen.

Es tiempo para escuchar música

Disfrutar de la música que te gusta no solo hace que el tiempo entre tu casa y el trabajo se acorte, sino que libera endorfinas en tu cuerpo que hace que te sientas con más ánimo y mucho más feliz. Así que arma una carpeta con las canciones que te alegren en día y relájate al ritmo que más te guste.

Además de alejar a quienes te quieran hablar sin que tu quieras, la música siempre te hará ver las cosas que pasan alrededor de una forma más positiva, y lo mejor de todo es que no te va a costar mucho dinero. Una excelente opción para empezar o terminar el día cada vez que vas y vienes de trabajar.

Desestrésate coloreando

Recuerdas cuando eras niño y pasabas horas sentado en una mesa con colores y un libro de colorear. No solo era divertido sino relajante. Bueno, no solo los niños tienen que hacerlo. Realizar trazos con el color que más te guste te desestresará por completo.

Seguramente estarás pensado que puede ser muy complicado llevar un libro para colorear junto a un estuche de creyones, y puede que tengas razón, pero no hay que complicarse. En este momento hay muchas aplicaciones para colorear que puedes descargar y que te permiten llenar de color un dibujo al mover tus dedos.

Es hora de respirar

Eso de contar hasta diez y respirar profundo se puede aplicar perfectamente en el asiento de un autobús. Si sientes que estás muy agobiada por la situación a tu alrededor o por todo lo que debes hacer en tu trabajo aprovecha este momento para respirar.

Inhala lentamente y retén el aire por unos segundos y después exhala de forma pausada. Se ha comprobado que respirar logra que nuestras energías se equilibren y tomemos consciencia de lo que sucede en nuestro interior, dejando por un momento de lado todo lo que nos rodea

La meditación en el asiento de autobús en posible

Esto va un paso más allá de la respiración. Cerrar lo ojos, concentrarse en el yo, respirar y entrar en un estado de meditación no solo es relajante sino necesario en el mundo que vivimos.

La meditación plantea una mayor conexión con uno mismo, un desprendimiento de las cosas negativas que nos agobian, para dar paso a las energías positivas. No es necesario estar en un lugar completamente tranquilo para meditar, solo hace falta que tú estés tranquila, así que el viaje en autobús puede ser tu mejor momento del día.

Lee un buen libro

¿Te criticas a todo momento por no tener tiempo para leer ese libro que tiene tanto tiempo sobre tu mesa de noche? Es hora entonces de quitarlo de esa mesa y guardarlo en tu bolso para tenerlo a la mano en ese momento de viaje en el que el tiempo te sobra.

Además de sentir que el viaje se acorta, pronto verás que tu hábito de lectura se va a traducir en muchos libros leídos durante el año.

Piensa en el libro que vas a escribir

Si eres amante de la escritura y siempre has querido escribir un libro necesitas entonces tiempo para pensar el planteamiento y la forma que tendrá ese libro, y no hay mejor lugar para inspirarte diariamente que en el asiento de autobús.

Haz del pensamiento de tu libro una rutina y siempre lleva a la mano una libreta par anotar las ideas que se te vengan a la cabeza.

Lee a las personas a tu alrededor

¿Nunca te ha sucedido que ves a una persona y te imaginas su vida solo por como se viste o como actúa? Esta es una lectura de tu alrededor que puedes hacerla perfectamente en un lugar tan concurrido por personas distintas como lo es el transporte público.

Haz que tu imaginación vuele y piensa en la vida de las personas desconocidas que están cerca de ti. Además de pasar el rato, te puede llevar a grandes reflexiones.

Actualiza tu blog

En esta era tecnológica abrir un blog es muy sencillo, pero mantenerlo muy difícil, pues además de tu trabajo diario, debes dedicarle tiempo que a veces sientes que no tienes.

Mientras viajas a tu trabajo puedes escribir una entrada perfectamente. Recuerda que tu blog no es un trabajo sino un espacio para expresarte sobre el tema que te guste, así que siempre será relajante.

Llama a ese amigo con el que casi no hablas

Si lo tuyo definitivamente no es escribir, puedes aprovechar el tiempo para realizar una llamada que te alegrará el día. Marca el número de ese amigo con el que tienes tiempo sin hablar y disfruta de una buena conversación.

Además de conectarte con tus personas queridas, te permitirá relajarte en el viaje e iniciar el día con una sonrisa. Si tomas esta opción es importante que tengas un buen plan de llamadas en tu teléfono para que no te preocupes por el tiempo de la llamada.

Ten a la mano una libreta

Nunca dejes de tener en tu bolso una libreta y un bolígrafo. Te ayudará a anotar cualquier cosa que se te ocurra, a revisar las actividades del día y a añadir otra que se te ocurra.

Sabemos que muchos utilizan su celular para realizar todas estas anotaciones, pero nunca está de más que tengas una libreta a mano, pues a diferencia de tu celular o tableta, nunca se le acabará la batería.