Para chicos Vida Positiva

+10 Ejercicios mindfulness para niños ¡Enséñales técnicas de relajación divertidas!

Los ejercicios de mindfulness llenan de bienestar emocional, mental y físico a los pequeños

¿Tu hijo es muy inquieto e hiperactivo? ¿No encuentras maneras para calmarlo? Los ejercicios mindfulness para niños son de mucha ayuda para relajar a los pequeños y enséñales a controlar sus emociones y pensamientos. Son técnicas, dinámicas y juegos divertidos que a la vez les permitirán disfrutar de un momento de paz.

El mindfulness es un método de relajación y meditación que se puede adaptar a los más pequeños

Los niños suelen tener periodos de intranquilidad, malcriadez y caprichos, para esos momentos los padres deben estar preparados y enseñarlos a calmarse y controlar sus emociones. El mindfulness es de gran ayuda para lograrlo, pues mediante ejercicios de respiración e imaginación consigue un estado de paz y armonía.

¿Cómo se práctica el mindfulness en niños? ¿Conoces las técnicas adecuadas? ¡Te compartimos una lista de ejercicios mindfulness para niños, ideales para que se relajen y se diviertan!

ejercicios mindfulness para ninos paso a paso
Enseñar a los niños ejercicios mindfulness puede ayudarlos a relajarse, desestresarse y aprender a conectarse con su calma interior.

Ejercicios mindfulness para niños ¡Divertidos, fáciles y relajantes!

El mindfulness es una técnica de relajación que busca gestionar y organizar los pensamientos, y enforcar la mente en el presente para mejorar las actitudes y tomas de decisiones.

Esta técnica consiste en realizar una serie de ejercicios y practicas que nos lleven a un estado de calma y concentración, en este caso, serían juegos y dinámicas para niños, ya que el mindfulness también incluye a los más pequeños en su filosofía.

Enseñar meditación mindfulness a los niños se trata de aprender a vivir en el presente y utilizar la imaginación

Una forma sencilla de enseñarles la meditación mindfulness es que noten su respiración, es decir, cómo sube y baja su pecho con la respiración, ya que les ayuda a estar en el momento presente.

Te compartimos ejercicios simples para ayudarlo a iniciarse en el mindfulness y la atención plena.

1. ¡Escucha!

Este primer ejercicio de mindfulness para niños consta de que ellos escuchen con atención el sonido de una campana por varios minutos, hasta que esta deje de sonar. También es válido que uses otros instrumentos de percusión, como el triangulo, un cuenco tibetano o un armonizador, siempre que genere una gran vibración.

Este ejercicio permitirá que el niño centre su atención en el sonido y así entrene su nivel de concentración. Si al principio se aburre o distrae, insiste en que practiquen nuevamente.

Los niños son amantes de la música y los sonidos, pero pocas veces se concentran para apreciarlos. Intenta que se enfoquen en ellos con esta técnica ¡Será divertido!

Escuchar con atención les permitirá mejorar su concentración en clases

2. ¡Mírame!

Este juego es muy apropiado para la técnica de relajación mindfulness, pues ayuda a desarrollar la atención, despertar la empatía y crear vínculos entre padres e hijos. Se trata de ponerte de frente con tu niño y mirarse fijamente, sin perder el contacto, pueden espabilar más no dirigir la mirada hacia otra dirección.

Para ambos será un momento importante porque quieren ganar, pero el enfoque no va dirigido a un premio, sino a la atención y la concentración. Intenta una y otra vez con tu hijo, de seguro será divertido y les causará unas cuentas carcajadas.

Enfocar la mirada en un objeto o persona siempre resulta enriquecedor para la mente porque la entrena para concentrarse, sin perder el eje ni divagar en pensamientos.

¡Es un buen ejercicio de paz para la familia, así que enséñalo a tus hijos!

ejercicios mindfulness para ninos mirame
Este tipo de ejercicios fortalece la relación entre padres e hijos

3. ¡Como una rana!

Un juego divertido y encantador para los pequeños, es el ejercicio de imitar a una rana. Consta de pedir a los niños que se queden quietos y atentos como una rana, ya que estos animales, aunque son muy inquietos y saltarines, también tienen la capacidad de quedarse paralizadas por un buen tiempo y observar cuidadosamente su objetivo, las moscas.

Para ello:

  • Los niños deben imaginarse que están sentados sobre una roca, quietos, concentrados.
  • En medio de ello, pídeles que respiren profundamente, que inhalen y exhalen, así como las ranas que hinchan y deshinchan su tripa.

Con este ejercicio el niño aprende relajarse y mantener la calma, es muy recomendado para aquellos pequeños que son inquietos y ansiosos. Les permite estar concentrados, tranquilos y atentos, como una rana.

El mindfulness es un estilo de vida que puede iniciar desde muy corta edad

4. ¡Piensa y agradece!

Para los niños algunas cosas no son tan importantes, pero desde pequeños debemos enseñarles lo especial de ser agradecido. Esto les hace valorar lo que tienen y reflexionar, lo cual les permitirá tener una vida llena de energía positiva.

  1. Siéntate con tu hijo, cierren los ojos y piensen, como haciendo una lista, todo lo que tienen.
  2. Permite que él piense en sus juguetes, su ropa, su cuarto y todas las cosas que se le ocurran.
  3. Probablemente no mencionará la familia, su hogar, su mascota o quizá sí. Si no los recuerda, introdúcelos en su lista.
  4. Luego, hazle reflexionar y agradecer por cada cosa que tiene, tanto las materiales como las inmateriales.
  5. En voz alta agradezcan a la vida por el amor de papá y mamá, por el hogar, la unión familiar, los momentos juntos y porqué no, los juguetes.

Esta conexión les permitirá apreciar, desde su corta edad, la abundancia emocional que hay en sus vidas, de modo que crezcan valorando más los sentimientos que los objetos.

Los ejercicios de relajación ayudan a que los niños tengan buen autoestima

5. ¡Muévete!

Para entretener a los niños necesitas movimiento y con el mindfulness puedes lograrlo. Esta técnica de relajación combina muy bien la mente, las emociones y el cuerpo para ponerle diversión a la concentración y la atención.

  1. Inicia este ejercicio pidiendo a los niños que salten, así drenarán la energía.
  2. Luego, deben sentarse y cerrar los ojos.
  3. Pídeles que pongan sus manos en el pecho, que sientan los latidos de su corazón y su respiración. La adrenalina irá bajando y ellos sentirán más tranquilidad.
  4. Ahora explícales como este ejercicio les ayuda a mejorar su estado de ánimo y que es mejor optar por relajarnos que por alterarnos.

Enseñarles a tomar consciencia de sus sensaciones corporales les ayuda a gestionar sus emociones, es así como se les hará más fácil moderar su comportamiento en ciertas ocasiones.

Diversión y relajación con el mindfulness

6. ¿Qué es?

Los cinco sentidos siempre deben estar activos en los niños y con este ejercicio puedes entrenarlos, además, estimula su concentración y memoria.

  1. Pide a tu pequeño que cierre los ojos
  2. Luego, escuche con atención sonidos que le vayas colocando: animales, autos, él debe descifrar de que se trata.
  3. Una vez lo descubra, ve por otro sentido, permite que adivine aromas: un flor, un galleta, un perfume.
  4. También puedes intentarlo con el tacto, permitiendo que sienta texturas rugosas o muy suaves, o probando sabores.

Este ejercicio mindfulness le permitirá concentrase y entrenar su memoria, también ayuda a que mamá e hijo tengan un momento divertido y entretenido.

Salir a un ambiente natural también es muy relajante para los pequeños

7. ¡Sé una abeja!

Este ejercicio es tomado del yoga, ayuda a calmar a los niños y enseñarles a concentrarse en su respiración. En yoga se repite la frase “OHM”, en este ejercicio los pequeños deben hacer un susurro de abeja. Consta de que cierren sus ojos e imiten el sonido de estos insectos “Bsssss”.

  1. Para empezar deben sentarse en el suelo y cerrar sus ojos.
  2. Luego, respirar profundo con tu ayuda e instrucción.
  3. Una vez que estén relajados pueden imitar el sonido de una abeja por varios minutos.
  4. Este ejercicio es fantástico para calmar los ánimos y disfrutar un momento de conexión familiar.

Para los niños será divertido ya que les encanta hablar de animales e imitarlos, pero lo mejor es que comparten con papá y mamá.

Compartir con tu hijo los ejercicios mindfulness crea una mejor conexión familiar.

8. Un frasco de calma

El frasco de la calma es un técnica muy usada para relajar a los niños y calmar sus rabietas, funciona de la misma forma en que lo hace el yoga y la meditación, pues controla el estrés que pudieran tener los pequeños en algunos momentos y les permite despejar la mente.

Se trata un simple frasco de plástico lleno de agua y brillantina, que al agitarlo desordena el orden del contenido. Si tu hijo pasa por un momento de rabia o malcriadez, pídele que lo agite y, al observar la brillantina en movimiento, se distraerá con sus brillos. Mientras el observa, la calma va llegando, pues su atención está en el frasco.

En esta técnica es importante que mamá le hable de forma cariñosa y calmada, debes aconsejarlo y tranquilizarlo. Lo más recomendable es que complementes con un ejercicio de respiración.

El frasco de la calma es una terapia creada por María Montessori

9. Respirar con un juguete

Sabemos lo complicado que resulta pedirle a los niños que presenten atención a su respiración, pero, con este método es mas llamativo y fácil lograrlo. Este ejercicio fue inventado por Daniel Goleman, quien confirmó científicamente sus beneficios y recomendó practicarlo con niños.

Se realiza en dos sencillos pasos:

  1. El niño se debe acostar en el suelo y apoyar en su abdomen un peluche o muñeco.
  2. Luego, debe respirar de manera tal que el juguete se mueva al el entrar y salir el aire.

Si deseas, puedes hacer este ejercicio con tu hijo para que él sienta tu interés y ambos reciban una conexión especial.

Aprovecha sus ratos libres para instruirlo en métodos y técnicas para su bienestar

10. Safari

Este ejercicio de mindfulness es muy divertido para los niños, les permite descubrir cosas y es emocionante. Consiste en dar un paseo por el exterior de la casa y hacer un listado, con tu ayuda, de los objetos y animales que observan. Estos les ayudará a ser atentos, entrenar la memoria y conectarse con la naturaleza.

Para los adultos esto se llama caminata de atención plena, para los niños es una actividad dinámica. Con constancia en la práctica verás como tu pequeño crece y alcanza un estado de conciencia y concentración.

Para que sea mas divertido, puedes incluir a sus amigos en los ejercicios mindfulness

Beneficios del mindfulness para los niños

La atención plena aporta muchos y muy buenos beneficios a la concentración, autoestima y tranquilidad de los niños, del mismo modo que nos aporta beneficios a los adultos.

Veamos los principales beneficios de mindfulness para los niños:

  • Mejora la capacidad de atención: Los ejercicios de relajación ayudan a mejorar el rendimiento académico de los niños, pues al mejorar su capacidad de atención y concentración, les permite ser más eficientes en sus tareas. Además, fortalece su memoria y la retención de la información.
  • Brinda salud emocional: Los niños deben ser estables a nivel sentimental y con el mindfulness pueden lograrlo. Aprenden a reconocer, entender y manejar sus emociones y pensamientos. Descubren que están por encima de ellos, y cómo pueden controlarlos para sacar el lado positivo siempre.
  • Favorece la toma de decisiones: Con la autobservación y el autoconocimiento, los niños conocen sus capacidades, fortalezas y limitaciones. Es así como, aprenden tomar decisiones más conscientes y maduras. Este punto es muy importante para que desde su corta edad se formen su criterio.
  • Mejora el autocontrol: Con el mindfulness los niños aprenden a controlarse en situaciones de estrés y miedo. Les permite tomar el control de los momentos, enfrentarlos y superarlos con facilidad. Un niño que aprenda a tener autocontrol será un adulto maduro, responsable, comprensivo y preparado derribar las trabas del camino.
  • Más reflexivos: Este método de relajación ayuda que los niños valoren aún más los pequeños detalles, aprenden a ser más agradecidos, reflexivos, solidarios y obedientes. Les permite regular sus impulsos y responder ante situaciones de forma pacífica, no problemática.
  • Aumenta la capacidad de resiliencia: Los niños deben disfrutar su infancia sin temores ni preocupaciones, y el mindfulness les ayuda a centrarse en el momento presente, sin angustias del futuro o del pasado. Así viven el día a día llenos de alegría y crecen con una energía positiva, llenos de motivación.

El método de relajación mindfulness es aplicado en niños para incrementar su potencial de una manera sana y positiva, así como su capacidad de atención, memoria, autoaceptación, autonomía y autocomprensión.

Con ayuda de los padres, esta técnica puede lograr que los niños, desde su corta edad, aprendan a controlar sus emociones y pensamientos, de manera tal que crezcan siendo sabios para las tomas de decisiones. Además, evita los problemas de autoestima, la depresión y la rebeldía ante la familia.

¡Practica mindfulness con tu pequeño y observa su evolución!

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS