Mujeres Vida Positiva Vida sana

La inseguridad emocional esta arruinando tu vida

Inseguridad emocional
La inseguridad emocional nos priva de disfrutar de la vida

¿Has dejado de hacer cosas porque te sientes insegura? ¿Piensas mucho las cosas antes de hacerlas y cuando las haces terminas arrepintiéndote? Esto tiene mucho que ver con la inseguridad emocional que todos sentimos en diferentes momentos de nuestras vidas y que nos impide cumplir las metas que nos planteamos.

La inseguridad emocional es sensación de malestar a causa una distorsión excesivamente negativa que la persona tiene de si misma

La inseguridad emocional es un freno que nos ponemos las personas que solo nos impulsa al arrepentimiento por no atrevernos a hacer lo que nos gusta y lo que soñamos. Ser una persona segura y con confianza no es tarea fácil, pero sin duda, es una de las cosas que más nos hace disfrutar de la vida, sin privarnos de hacer lo que deseamos hacer de forma sana y positiva.

La inseguridad emocional se puede disminuir con trabajo interno, a través del conocimiento propio y la autovaloración que le demos a todas nuestras capacidades como personas. Veamos que es la inseguridad emocional y qué hacer para sentirte más segura y confiada de ti misma.

¿Qué es la inseguridad emocional?

La inseguridad emocional es una sensación de malestar o incomodidad sobre nosotros mismos. Ella es responsable de crear una duda que sentimos hacia nosotros mismos al querer alcanzar algún objetivo, poniendo en duda nuestra capacidad de tomar decisiones acertadas o de hacer algo. Esta inseguridad emocional no es solo mental, sino que también involucra síntomas físicos como nerviosismo, sudoración, palpitaciones e incluso leves temblores en las extremidades.

La inseguridad emocional puede presentarse en diferentes formas como timidez así como falsa soberbia

La inseguridad emocional puede presentarse en forma de timidez, miedos, dudas continuas, paranoia, celos y aislamiento social, pero también puede aparecen en conductas compensatorias que tapen esta inseguridad, como soberbia, arrogancia, orgullo, narcisismo, o exceso de agresividad hacia los demás o asi mismo.

La inseguridad emocional se encuentra fuertemente relacionada con la autopercepción que se tiene la persona, su autoestima y la valoración que le otorgue a sus propios logros.

En otras palabras, podemos comprender que la inseguridad emocional como una distorsión excesivamente negativa que la persona tiene de si misma en contraste con la realidad, en la que se suman la falta de autoconfianza, una valoración excesivamente negativa de si misma y un no reconocimiento de sus capacidades.

 

Inseguridad emocional
Todas las personas podemos sufrir de inseguridad emocional en algun momento

La inseguridad emocional desencadena síntomas psicológicos que afectan nuestro día a día

La inseguridad emocional desencadena múltiples síntomas psicológicos que nos frenan en nuestro desenvolvimiento diario sin darnos cuenta, lo que genera fuerte malestar psicológico en la persona incrementándose su percepción de incapacidad ante el logro de metas.

Veamos cuáles son los síntomas psicológicos que desata la inseguridad emocional en nosotros.

  • Sentirnos vulnerables ante las demás personas y situaciones.
  • Paralizarnos o huir al sentir miedo de arriesgarnos por nuestros objetivos.
  • Aumento de la timidez al relacionarnos con las demás personas.
  • Se incrementa los estados de paranoia en nosotros, pues pensamos que los demás solo se quiere aprovechar de nosotros, burlarse o vernos fracasar.
  • Nos aislamos de las personas sin motivos probables.
  • Agresividad al vincularnos.
  • Arrogancia o exceso de ego en nosotros como una forma de protegernos ante esa inseguridad emocional que sentimos.
  • Autoengaño, “no puedo hacerlo, no quería hacerlo”

¿Cuándo podemos considerar la inseguridad emocional un problema?

La inseguridad emocional se convierte en un problema cuando nos comienza a generar malestar psicológico y dejamos perder oportunidades para cumplir nuestras metas personales por la inseguridad emocional que sentimos. En algunos casos, la inseguridad emocional es tan grande que impide vivir en el día a día, ya que las pequeñas quehaceres cotidianos se ven cuestionadas por esta inseguridad continua.

Muchas veces la inseguridad emocional es tan grande que no impide vivir en el día a día

Es importante saber que, tener cierto nivel de inseguridad emocional es sano, ya que ninguna persona puede ser totalmente segura durante toda la vida. Ya que muchos aspectos de la vida donde hay incertidumbres y hay situaciones que vivimos que nos hacen dudar de nosotros mismos. Ante este tipo de situaciones las personas tienen solo dos salidas: Dejar pasar las oportunidades o aceptar esta inseguridad y atrevernos a más.

Cuando nosotros dejamos crecer la inseguridad emocional, esta puede ser un problema grande al momento de relacionarnos con otras personas, afectando en nuestra vida amorosa, familiar y laboral. A veces solemos sentir que no podemos controlar la inseguridad emocional en nosotros, pero la verdad es que solo nosotros podemos reducirla al mínimo y evitar que nos afecte en nuestro día a día.

Si estas sintiendo que la inseguridad emocional se te está saliendo de control, es necesario que comiences a trabajar en ella siguiendo los consejos que te daremos más adelante.

¿De dónde proviene la inseguridad emocional?

Inseguridad emocional
Cuando disfrutamos de seguridad todas las personas lo notan

La inseguridad emocional tiene causas diversas, porque depende de cada persona. Sin duda alguna, las experiencias personales tienen un rol importante. Algunos expertos también señalan que existe una predisposición genética, pero la principal causa son las vivencias que ha tenido la persona en su infancia y a lo largo  de su vida.

Entre las  causa de la inseguridad emocional se destacan

  • Cuando la persona ha tenido poco o inexistente espacio para mostrarse tal cual es durante su niñez,
  • Los padres muy sobreprotectores crían niños inseguros porque anulan su capacidad de toma de decisiones.
  • Los niños que son únicamente reprendido por decisiones poco acertadas sin explicarles qué otras opciones pudo tomar y por qué la que tomó no es tan acertada.
  • Vivir en un ambiente de maltratos, critica y juzgamiento constante
  • Exceso de valoración y falta de responsabilidad. También ocurre en el casos de padres que justifican los malos comportamientos de sus hijos y validando otras conductas toxicas, en la que el niño crea una visión irreal de si mismo y sus atributos. La inseguridad emocional de dispara cuando el niño se encuentra con sus propias incapacidades y frustraciones.
  • Cuando las personas no toman decisiones por si mismas ni se hacen cargo de su propia responsabilidad.
  • La victimización

Consejos para reducir nuestra inseguridad emocional

La inseguridad emocional se puede disminuir y evitar que nos afecte en nuestra vida con trabajo interno. ¿Cómo obtener mayor seguridad emocional?

Veamos algunos consejos que nos ayudarán a cómo reducir esa inseguridad emocional que tanto nos ha afectado en nuestro día a día.

Define quién eres y a dónde quiere llegar como persona

Pregúntate a ti misma ¿Quién soy?

Escríbelo en una hoja. Ten en cuenta de todas las cosas que eres capaz, de las que te sientes súper orgullosa y de las que crees que debes mejorar. Cuando plasmas en una hoja de papel,  aseguras quién eres, sabiendo que definirnos no siempre es tan sencillo de hacer. Además, es importante que puedas poner tus objetivos a largo plazo, tus sueños para que nunca los pongas en dudas y te aferres a lograrlos.

Reconocer los propios atributos, capacidad y logros es esencial.

Acepta los halagos con humildad

Como se describió anteriormente, cuando padecemos de exceso de inseguridad emocional no reconocemos nuestras capacidades y podemos responder con arrogancia, ego o incluso agresividad encubierta en nuestros comentarios o por el contrario, con verguenza. Por lo que, es importante que tratemos en lo posible de ser empáticos y humildes ante los halagos que nos puedan hacer nuestros seres queridos.

Reflexiona ¿cuando alguien te dice algo lindo te incomoda? ¿Te enoja o te da vergüenza?

Si la respuesta es si, sin dudas sufres de inseguridad emocional. Para romper el patrón, simplemente di gracias.

También puedes practicarlo a la inversa, y dar halagos o comentario agradables. Si eres soberbia, rompes el patrón reconociendo algo bueno del otro, y si eres tímida estas expresando tu opinión.

Comienza a interactuar con las personas

Asiste a un lugar como el teatro, parque, haz una caminata y busca conversación con cualquier persona. No es necesario que sepas temas complejos, una conversación amena se puede iniciar con tan solo comentar algo sobre el clima “Hoy el día está más caluroso, ¿no cree?”.

Deja que la conversación fluye y deja de angustiarte por los silencios normales que se den en ella, al final esa persona no será el amor de tu vida, solo una persona con la que charlarás un rato.

Tomas tus decisiones

La mejor forma de acabar con la inseguridad es la acción. Para ello, es importante tomar la decisión, y hacernos cargo de la misma.

Sea por “si” o “no”, salga bien o mal, no importa, el problema aquí es la inseguridad. Recuerda que cuando uno toma decisiones desde el miedo, nunca es la mejor elección.

Para romper el patrón de la inseguridad emocional, en principio, toma la decisión rápido, sin importar si te equivocas o esta bien. Y si te equivocas o te salio bien, acepta tu responsabilidad simplemente porque tu elegiste eso.

Comienza con pequeñas decisiones cotidianas, poco importantes y muevete a elecciones más importante. Elige lo primero que se te venga a la cabeza, simplemente elige.

El listado de las cosas tontas por hacer

Realiza un listado de cosas tontas que puedes realizar con la compañía de una amiga o hermana con la que sientas la suficiente confianza como para hacer el ridículo por diversión.

El listado de cosas tontas puede incluir salir a hacer las compras con una peluca graciosa, ir por un postre luciendo una vestimenta graciosa como un disfraz o con alguna prenda como unas plumas. No tienen que ser grandes cosas, si eres de las personas que tienen que salir maquillada de la casa si o si, animate a no salir maquillada.

Esto nos ayudará a ver que sin importar lo que llevemos puesto o lo que las demás personas tengan para decir de nosotras, esto no derriba nuestras capacidades para asumir los objetivos que nos plantemos día a día.

Haz algo nuevo todos los días (o al menos 1 vez a la semana)

Proponte romper la inseguridad haciendo cosas que no tienes la capacidad, no conoces o que sencillamente son nuevas. Hacer algo nuevo, al menos una vez entrena a tu cerebro. Sal de la zona de confort, y no tiene que ser nada espectacular, simplemente pequeñas cosas. Por ejemplo, comprar un postre nuevo, ir a una clase que que nunca hiciste, cambiar de camino al volver a casa.

Hablale a la seguridad emocional

Lo primero es estar atentas y saber que realmente no somos nosotras mismas la que pensamos eso. Cuando notes que la inseguridad emocional aparece, y háblale. ¿Otra vez vos? Basta!.

La idea aquí es romper el patrón, tomando conciencia y divirtiéndonos de como nuestra mente nos engaña. Imagina que es otra persona que te lo dice. Ayudar a despersonalizarse de esa pensamiento. La gran pregunta: ¿Que harías si otra persona te dijera eso que piensas de ti misma?

Lo más gracioso, es que no dejaríamos jamas que nadie nos hable así, pero ¿por que nos torturamos a nosotras mismas?

Se realista

Cuando salga una oferta de trabajo o una situación donde nos invaden los miedos y las dudas y tu cabeza te tortura, toma papel y lápiz y se realista. Escribe todas las razones porque si, y todas las razones por las que no.

Ojo aquí nuestra cabeza, querrá engañarnos, por lo que si piensas que no puedes, sencillamente puedes probar escribir todas las razones por las que si eres capaz.

Reconoce los vínculos tóxicos

Muchas veces, tenemos familiares y amigos que si bien nos quieren, tienen cierta imagen de nosotros. Aquí se desarrolla un vinculo tóxico en el que dada nuestra propia autoimagen, ellos la aceptan y nos tratan en consecuencia. Por ejemplo, si nos sentimos incapaces, ellos nos tratan como incapaces.

Un detalle importante no es la culpa de ellos, estas personas nos tratan como nosotros definimos que nos traten, pero no es bonito ya que alimenta nuestra propia distorsión.  ¿Cómo se cambian estos vinculos?

Lo primero es reconocer estos vínculos tóxicos. En muchos casos, simplemente con el reconocimiento de estos comentarios o tratos la situaciones cambian, en otros casos deberemos dejar en claro que no estamos a favor de esos comentarios. Finalmente, a veces ocurre que los vínculos tienden a romperse de forma natural.

Deja de ser victima

El mayor problema de inseguridad emocional radica en ser victima. ¿Por qué?

Ello nos lleva asumir una incapacidad y frustración porque las cosas nos pasan y no tenemos control. Deja de culpar a los demás, a la situaciones, al gobierno, a tus padres entre otros. Hazte cargo de tus elecciones, de tus miedos y de tus resultados.

Aceptar nuestra responsabilidad nos habilita a poder hacer algo.

No tiene que ser perfecto

Muchas veces creemos que somos incapaces de algo por la falsa idea que las cosas tienen que ser tan perfectas que no podemos hacerlas. Lo gracioso es que la gente no espera tanto, como lo que nosotros imaginamos. ¿Cual es la solución?

Recuerda, no tiene que ser perfecto, comienza haciéndolo.

Practica Afirmaciones

Otro ejercicio excelente que puede cambiarte la vida es practicar afirmaciones. Si te sientes feas, simplemente repite “Yo soy hermosa, todos los hombres se sienten atraídos por mi”, si te sientes mala en tu profesión “Yo soy una excelente…”

Para ello, debes reconocer donde te afecta la inseguridad emocional y encontrar la afirmación que mas resuene contigo.

Lo ideal es practicar estas afirmaciones al menos 5 minutos diarios al menos durante 3 meses siempre la misma afirmación, puedes hacerlo en el viaje, cuando te bañas, literalmente en cualquier momento.

Darnos cuenta que es sano también equivocarnos

Es importante que puedas notar que todas las personas nos equivocamos, desde las cosas más sencillas hasta las más complejas. Sin duda equivocarnos es normal, y el énfasis se lo debemos poner a la búsqueda de soluciones razonables sin juzgarnos ni maltratarnos a nosotras mismas, porque solo complicaremos la situación.

Las personas con poder, de cualquier estrato social, profesionales o no profesionales, todos tenemos derecho a equivocarnos, pero también tenemos el deber de reparar o por lo menos hacer el intento cuando hay factores externos que nos impiden repararlo por completo.

La inseguridad emocional nos priva de lo mejor de nosotros mismos

La inseguridad emocional nos priva de muchas cosas maravillosas de la vida, de reír a carcajadas al recordar las tonterías que pudimos hacer en una fiesta, disfrutar de un buen abrazo, atrevernos a exponer nuestro trabajo frente a diversos expertos en el área y sorprenderlos con los hallazgos que obtuviste, disfrazarnos con nuestro hijo en Halloween y disfrutar de su sonrisa de felicidad porque mamá lo acompaña en sus locuras.

Sin duda, la vida está llena de regalos, logros y felicidad que disfrutamos cuando trabajamos en reducir esa inseguridad emocional que tanto nos perturba.

Última actualización del articulo 21 junio 2018