Mujeres Vida sana

Calambres nocturnos: +22 Remedios caseros y soluciones para quitar el dolor

mujer con calambres en las piernas
Son espasmos musculares que aparecen repentinamente cuando dormimos

¿Que es bueno para los calambres? ¿Que son los calambres nocturnos? ¿Cómo se quitan, alivian y se previenen? Una de las situaciones más molestas que nos pueden suceder luego de tener un día agitado, es la aparición repentina de dolor a la mitad de la noche, que además de despertarnos, afecta a varios de los músculos de nuestras piernas. Estos extraños dolores repentinos son nada más y nada menos, que los terribles calambres nocturnos.

Los Calambres nocturnos sean en las piernas, o manos ser muy dolorosos, pueden interrumpir el sueño y hasta provocar insomnio.

Los calambres nocturnos casi siempre suelen aparecer en horas de la noche, justo cuando estamos durmiendo.

Por lo general, afectan a las piernas o las manos. En la mayoría de los casos, los calambres nocturnos ocurren debido al tipo de actividad física que se realiza durante una jornada laboral, o entrenamiento, y se presentan en el 50 al 60% de los adultos, siendo más común en las mujeres.

Es muy importante que le prestemos atención a cualquier golpe, dolor o malestar que aparezca en forma de calambres nocturnos, ya que además de ser muy dolorosos, pueden interrumpir el sueño y provocar insomnio.

Aunque no suelen ser recurrentes, es necesario saber combatirlos cuando aparecen, e incluso, saber el por qué se están generando.

Veamos las posibles causas, tratamientos y remedios caseros para calambres nocturnos que puedes hacer para aliviarlos y prevenirlos.

¿Que son los calambres nocturnos? ¿Por qué aparecen?

¿Te ha pasado que justo cuando estás a punto de quedarte dormida, de pronto comienzas a sentir unos fuertes dolores en los músculos de tus piernas? A estos repentinos dolores que aparecen de la nada se les llaman calambres nocturnos, y no son más que contracturas dolorosas en los músculos de las piernas que casi siempre tienen un origen benigno y que suelen aparecer durante la noche.

Se estima que el más del  50% de las personas sufren calambres nocturnos

Los calambres nocturnos suelen ser muy dolorosos y discapacitantes, que duran alrededor de 9 minutos. Éstos espasmos musculares afectan por lo general, los músculos posteriores de la pantorrilla, pero también son comunes los calambres del muslo y del pie.

Es completamente normal que los calambres o contracturas musculares aparezcan cuando estamos durmiendo o nos relajamos en un sofá, pues mientras más quietud y reposo tenga nuestro cuerpo, más posibilidad hay de que ocurran este tipo de contracciones musculares, afectando más que nada los pies y el área de las pantorrillas.

calambres nocturnos que son y porque aparecen
Los calambres son un problema muscular causado por un mal funcionamiento de algunos nervios, tensiones o falta de potasio.

Síntomas de calambres nocturnos

Para que puedas reconocerlos de inmediato sin entrar en pánico, te contamos los síntomas más comunes que acompañan a los calambres nocturnos:

  • Tirones intensos en las piernas, pie o el tronco.
  • Algún músculo demasiado rígido.
  • Sentir malestar muscular (en la zona detectada) entre 1 y 4 minutos.
  • Sensación de fatiga.
  • Se presentan en en los músculos anteriores y posteriores del muslo, manos, cuello y en abdomen.

Suelen presentarse con un dolor intenso debido a la contracción involuntaria de los músculos, que a su vez producen un espasmo. Si el espasmo muscular tiene una gran duración y la contracción es muy intensa, entonces estamos presentando un calambre.

mujer calambres nocturnos
Es normal que los calambres aparezcan por la noche cuando el cuerpo está en pleno reposo.

Causas de los calambres nocturnos

Además de las distintas maneras en las que aparecen los calambres nocturnos, es importante que reconozcas cuales son sus posibles causas para que puedas evitarlos.

Si el dolor es soportable, no es necesario que acudas al médico cada vez que esto suceda. De hecho, puedes comenzar a detectar cuales son las posibles causas e intentar revertirlas tu misma. Pero si el dolor y los calambres son recurrentes, es importante que consultes con el médico

Veamos las causas más frecuentes para prevenir los calambres

No hay una buena hidratación

Es muy común que con el ajetreo del día a día, las personas acostumbren a beber cualquier tipo de bebidas energéticas o gaseosas. Pero realmente son muy pocas las ocasiones cuando se dedican a consumir agua.

Aunque parezca un poco tedioso, debes evaluar cuantas veces al día estás tomando agua, y si realmente estas ingiriendo la recomendación mundial de ocho vasos de agua diario, o lo que es igual a 2 litros de agua.

Muchas veces los calambres nocturnos son causados por una malhidratación

El cuerpo humano está conformado por 70% de agua, y si no le aportamos diariamente una buena cantidad de esta, no sólo nuestros órganos se ven afectados, los músculos también pueden comenzar a flaquear, generando de esta forma, los molestos calambres nocturnos.

Según los especialistas, la falta de agua provoca cierta hipersensibilidad en las terminaciones nerviosas, lo que termina generando que se produzcan calambres.

Demasiada actividad física

Algunas personas suelen ejercitarse antes, o después, de sus jornadas laborales para drenar un poco el estrés. Pero esto puede resultar beneficioso hasta cierto punto.

¿Por qué? 

Si durante una semana de trabajo se te ha imposibilitado dormir al menos 8 horas diarias, no puedes pretender realizar además del desgaste mental y laboral, una actividad física de alta intensidad, pues el organismo automáticamente te lo reclamará.

Muchas veces los calambres son causados por agotamiento muscular

Las investigaciones con respecto al ejercicio físico, muestran que una causa importante de calambres nocturnos en las piernas es la fatiga muscular. De hecho, muchos de los calambres se originan durante o inmediatamente después de su realización.

Una de las mejores formas de evitar los calambres es el calentamiento muscular y el estiramiento de los músculos

La fatiga muscular de forma local también puede provocar los calambres y aparecer sobretodo, en personas sedentarias que realizan algún esfuerzo o un ejercicio. En las personas que acostumbran a realizar actividad física de forma regular, los calambres en las piernas pueden experimentarse cuando se cambia la intensidad de su rutina de ejercicios.

mujer ejercicios calambres
Un sobreesfuerzo al practicar ejercicios también puede provocarlos.

Déficit de Micronutrientes

Los bajos niveles de micronutrientes como el potasio, el magnesio, el calcio y el sodio, pueden generar diversos problemas de salud entre los cuales destaca los calambres. Dichos minerales, son esenciales para mantener el equilibrio de los líquidos del cuerpo, además de un correcto funcionamiento muscular.

El potasio y el cloruro de sodio por ejemplo, son los responsables de generar impulsos eléctricos indispensables para la contracción muscular. El magnesio en cambio, regula la cantidad de trifosfato y de adenosina en el cuerpo, que es la principal fuente de energía de los músculos.

Muchas veces con vitaminas o un cambio de alimentación se pueden solucionar la aparición dde los calambres.

De hecho, las principales reservas de magnesio suelen almacenarse en los músculos de las piernas, es por ello que un calambre en esta zona, en ocasiones es considerado un síntoma de déficit de magnesio.

La mejor forma de mantener los niveles adecuados de micronutrientes es ingiriendo una gran cantidad de frutas y verduras:

  • El magnesio lo puedes encontrar en el aguacate, las almendras, los plátanos y el chocolate
  • El calcio en cambio, lo hayas en las espinacas, el brócoli, sésamo y, por supuesto, en los productos lácteos.
  • En cuanto al potasio, sólo basta con consumir papas, zanahorias y tomates para obtenerlo.

Los calambres nocturnos en el embarazo

Los calambres en las piernas sean durante la noche son una consecuencia derivada del embarazo, siendo más comunes durante el segundo trimestre. Los especialistas aseguran que esto se produce a causa de la fatiga típica de esta etapa, y por ciertos problemas en la circulación sanguínea.

El peso y la presión que ejerce el bebé en desarrollo durante este período aumenta cada vez más, por lo que al cuerpo se dificulta un poco adaptarse a las nuevas condiciones. Es por esta razón que también se asocian los calambres nocturnos con el embarazo.

Los calambres nocturnos en las piernas son muy comunes en el embarazo

Para prevenirlos, es importante que descanses lo suficiente, que lleves una alimentación equilibrada y realices alguna actividad física suave que te ayude a mantenerte en forma.

calambres nocturnos embarazo
Desde siempre el embarazo ha estado relacionado a los calambres en las piernas.

El consumo excesivo de ciertos medicamentos

El consumo de ciertos medicamentos en tu botiquín también podrían ser los responsables de los calambres nocturnos.

De hecho, está comprobado que algunos medicamentos tiene como efecto adverso, calambres musculares, pero sólo algunos de ellos son específicos en el área de las piernas.

  • Sacarosa férrica por vía intravenosa
  • Estrógenos conjugados: Hormonas para el tratar los síntomas de la menopausia.
  • Diuréticos: Los diuréticos pueden causar una deficiencia de potasio y magnesio
  • Analgésicos: Algunos medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, tienen como efectos secundarios, los  calambres musculares.
  • Estatinas: Indicados para reducir el nivel de colesterol en sangre.

Algunos médicamentos y remedios pueden causar calambres

Otras causas frecuentes de calambres nocturnos

De acuerdo a distintos estudios, no hay una causa concreta que provoque los calambres nocturnos, pero también se ha comprobados que los siguientes hábitos y factores pueden influir en su aparición.

algunos hábitos y causas de los calambres nocturnos son:

  • Desequilibrio de los niveles de electrolitos.
  • No sentarse de la forma correcta.
  • Estar sentado durante mucho tiempo.
  • Estar mucho tiempo de pie.
  • La exposición a las temperaturas frías o al agua fría.
  • Mala alimentación.
  • Problemas de circulación.
  • Enfermedades renales
  • Hipotiroidismo.
  • Anemia.
  • Diabetes.
  • Mala posición al dormir.
  • Colocar las piernas en posiciones extrañas mientras duerme.

Muchas veces los calambres se deben a un problema de circulación sanguínea

Consejos y recomendaciones para prevenir y aliviar los calambre nocturnos

Después de conocer algunas de las posibles causas que puedan estar provocando los calambres nocturnos, es importante que conozcas también los hábitos que puedes implementar para prevenirlos.

Debido a que una de las principales razones de la aparición de los calambres durante la noche son la poca o inexistente práctica de ejercicios, sólo es cuestión de hacer algunos cambios en nuestro estilo de vida para que la probabilidades de que aparezcan disminuya considerablemente.

Veamos algunas de cosas que debes tomar en cuenta como forma de prevención de los calambres nocturnos:

  1. Mantener una dieta equilibrada: Procura seguir una alimentación balanceada rica en verduras y fibras para que tus músculos tengan la fortaleza suficiente de afrontar las actividades diarias. Incrementa el consumo de calcio, magnesio, potasio (kiwi y plátano), vitamina A y E. Evita en cambio, las grasas y la bollería porque pueden incrementar la posibilidad de presentar calambres nocturnos.
  2. Hacer ejercicios moderadamente: Trotar o caminar a diario es un hábito muy saludable, siempre y cuando te encuentres en una condición física adecuada, ya que cualquier cambio brusco en la rutina, aún cuando acostumbres hacer mucho ejercicio, puede forzar fácilmente a tus músculos y provocar calambres nocturnos. Estar bajo una carga de estrés muy alta, o pocas horas de descanso también pueden agotarte.
  3. Bebe abundante agua a diario: La hidratación es clave, por ello debes procurar beber dos litros de agua todos los días. Acostumbra tomar un vaso de agua antes de dormir, y si haces ejercicio, incrementar el consumo de agua de acuerdo a tu peso.
  4. Realiza ejercicios de estiramiento: Si sueles estar sentada la mayoría del tiempo, procura hacer ejercicios de estiramiento antes y después de practicar alguna actividad física, para que los músculos no sufran daños y así no se contraigan frecuentemente.
  5. Practica bicicleta antes de dormir: Los estiramientos también son importantes de ir a la cama. Uno de los más recomendados, son los ejercicios de bicicleta estática.
  6. Usa calzado cómodo: En la largas jornadas de trabajo, el calzado también es importante a la hora de cuidar las piernas. Elige siempre un calzado cómodo que tenga buen soporte para tus pies. Si eres de las que acostumbra usar tacones, hazte un masaje en las piernas y pies al quitarlos.

Tratamientos naturales y Remedios caseros para calambres nocturnos

Además de tomar en cuenta todas prevenciones anteriores, si despiertas con un doloroso calambre nocturno puedes poner práctica algunos sencillos remedios caseros y naturales, para disminuir el dolor y aliviar la sensación de molestia.

Existen muchos tratamientos, soluciones y remedios caseros para los calambres que nos darán alivio inmediato

Estira la pantorrillas y los pies

Cuando ataca algún calambre nocturno, la mejor forma de aliviarlo según los especialistas, es realizando un movimiento progresivo, es decir, cambiar de postura y estirar los músculos poco a poco, así como caminar y mover, sacudir suavemente las piernas para que el efecto o sensación de dolor disminuya hasta desaparecer.

Estirar cada parte de tu cuerpo con regularidad ayudará a prevenirlos y hacerlos menos frecuentes.

Los masajes así como el estiramiento muscular ayudan a dar alivio al dolor de los calambres

Masajes en la zona afectada

Los masajes son el remedio casero más efectivo para aliviar el dolor de los calambres, y prevenirlos cuando se haya realizado alguna actividad física bastante desgastante, para que los músculos se relajen.

Usa aceite de bebé, aceite de eucalipto, tomillo o romero y masajea el músculo afectado, realizando movimientos circulares y de vaivén hasta sentir alivio.

calambres nocturnos masajes
Masajear la zona afectada con movimientos circulares siempre brindará alivio.

Aplica hielo sobre el músculo contraído

El frío también puede ayudar a adormecer, aliviar y reducir el dolor y la inflamación, si hay presencia de una. Sólo recuerda no aplicarlo por más de 10 minutos continuos porque puede ocasionar el efecto contrario.

Bebe una infusión de Ginkgo Biloba

La infusión de Ginkgo Biloba mejora las afecciones circulatorias y la sensación de piernas cansadas, además es rico en flavonoides, aceite esencial, lípidos, vitaminas A, B y C. Para aliviar los calambres nocturnos, toma tres cucharadas de ginko en un taza de agua caliente.

No se recomienda automedicarse, consulta con tu médico por tu caso particular

Prueba las compresas de árnica

El árnica es una flor muy conocida por sus propiedades calmantes, por lo que aplicar compresas o gel de árnica puede ayudarte a aliviar el dolor y activar la circulación de la zona. Siempre que tengas un calambre, aplica compresas humedecidas en una infusión de árnica, y pronto sentirás un gran alivio.

calambres nocturnos compresas de árnica
Las propiedades calmantes y antiinflamatorias del árnica te proporcionarán un gran alivio.

Una fomentera

Algunas personas acostumbran colocarse una almohadilla de calor para relajar el músculo. Puedes usar una fomentera casera o eléctrica, y aplicarla en la zona que más estés sintiendo molestia.

El calor de la fomentera puede suavizar el músculo y reducir el dolor.

Ducha caliente

No hay nada más relajante para los músculos que una ducha tibia o caliente (moderadamente). Al entrar en contacto con el agua tibia, los músculos del cuerpo se relajarán y los calambres nocturnos no aparecerán de forma repentina.

calambres nocturnos ducha
Puedes disminuir significativamente el dolor con calor, mediante una ducha o paños calientes en la zona afectada.

Miel y vinagre de manzana

Esta combinación ayuda a equilibrar el calcio en el cuerpo y prevenir los calambres. Mezcla una cucharadita de miel, agua caliente y vinagre de manzana y masajea la zona afectada para relajar los músculos. ¡El alivio será casi inmediato!

¿A quienes afecta más los calambres nocturnos?

Todos estamos expuestos a sufrir calambres nocturnos debido a las múltiples causas que influyen en su aparición.

Sin embargo, diversos estudios han relevado que los calambres son más comunes entre las personas mayores de 40 años. A partir de esta, muchas personas tienden a desarrollar alguna enfermedad que pueda provocarlos como un síntoma secundario, o tomar algún medicamento que los genere como un efecto secundario.

Si bien todos estamos expuestos a los calambres nocturnos, suelen ser los deportistas y las mujeres embarazadas los que más los sufren

Además de ello, se traten de edades en la que se han disminuido la fortaleza y la flexibilidad muscular.

Asimismo los deportistas y mujeres embarazadas están más expuestos a padecerlos debido a las posturas y el esfuerzo físico y muscular que suelen realizar.

masajes piernas calambres
Si te despiertas con un calambre, lo primero que puede hacer es darte un masaje suave a los músculos afectados.

¿Cuando acudir al médico si tienes calambres?

Si los calambres nocturnos se presentan con mucha frecuencia, es decir varias veces a la semana, y se dan siempre en el mismo sitio, es posible que haya alguna lesión en esa zona del cuerpo y ni siquiera te has dado cuenta.

También es posible que los calambres sean síntoma de otro problema u enfermedad como algún problema de la tiroides, una condición vascular, un efecto secundario de un medicamento o un déficit alimenticio. De ser así, no dudes en acudir al médico inmediatamente, para que puedan evaluarte y descartar este tipo de problemas.

En caso de no encontrarse alguna causa conocida que pueda estar provocando los calambres nocturnos, y éstos continúan sucediendo, el especialista recetará un medicamento para ayudarte a relajar los músculos.

Si los calambres nocturnos aparecen con frecuencia lo ideal es consultar con el médico

Recuerda que si aún después de poner en prácticas los hábito preventivos, sufres algún calambre nocturno mientras duermes, es importante que trates de mantener la calma y soportar un poco el dolor para que el músculo no reciba más tensión y pueda relajarse poco a poco.

Una vez sientas que esta pasando la sensación, realiza pequeños masajes y aplica algunos de los remedios caseros que te recomendamos. Notarás como este vuelve a su posición habitual mucho más rápido y sin tanto dolor.

Ante cualquier duda consulta con tu médico para el tratamiento de tu caso particular

Última actualización del articulo 24 agosto 2018