Belleza Embarazo Maternidad

Fajas posparto: ¿Son recomendables?

Luego de dar luz a un bebé el abdomen pierde consistencia y queda voluminoso en comparación a su tono normal. Por esa razón muchas mujeres se sienten motivadas a usar fajas posparto, y fajas reductoras para devolver la barriga a su posición habitual en poco tiempo.  Con ellas el abdomen está contenido y pueden disimular esa incómoda barriguita. Pero, ¿es bueno usar fajas reductoras posparto? ¿es aconsejable usar fajas reductoras?¿realmente ayudan a recuperar la figura?¿contribuyen o retrasan el proceso de recuperación del alumbramiento?.

Es normal que luego del alumbramiento, la panza de la madre quede con cierto volumen debido al crecimiento que experimenta la musculatura del abdomen durante los nueve meses, pero resulta normal resolver esta situación en más o menos tiempo dependiendo de cada caso. ¿Pero que hay de estas fajas que tanto se promocionan?

¿Qué son las fajas posparto?

Es una faja de uso abdominal, que esta diseñada para amoldarse a la forma de la mujer que recientemente ha dado a luz. Durante el proceso de crecimiento del bebé en el embarazo, las estructuras abdominales tienden a desplazarse para que el feto tenga cabida en el vientre materno, (este puede llegar a crecer 1000 veces su tamaño habitual), lo que hace que posterior al parto el abdomen se torne flácido.

Es entonces donde la faja posparto tiene la función de ayudar a recolocar con mayor rapidez el tono muscular debilitado, aplicando fuerza localizada en la cavidad abdominal y contribuyendo a que los órganos y la piel que se movieron por la gestación busquen su lugar rápidamente, funcionando como un complemento a la etapa que prosigue al parto.

No obstante, el uso de estos controladores de abdomen requieren que previamente consultes a tu médico ya que cada embarazo y alumbramiento poseen características distintas, y puede que no te permitan usar enseguida este aliado para la recuperación de la figura.

La opinión de los médicos

El gremio médico tiene diferentes posturas en torno al tema del uso de fajas posparto, debido a que no hay una opinión única sobre su uso. Diferentes estudios hacen referencia a que los músculos y órganos que se ven involucrados en el embarazo tienen la capacidad de reacomodarse por si solos sin la necesidad del uso de fajas reductoras.

Otros médicos afirman que el uso de fajas es recomendable ya que aportan estabilidad y rigidez a la espalda, además de contribuir a la disminución de los dolores ocasionados por el proceso involutivo que atraviesa la mujer al dar a luz. En la mayoría de los casos, los profesionales aseguran que pueden empezar a utilizarse al día siguiente del parto sin mayores complicaciones.

En el caso de cesárea, también hay diversas opiniones que señalan que el uso de la faja posparto ya que luego del parto quirúrgico contribuye a la reducción de la inflamación y a la cicatrización de la herida, otros en cambio apuntan que no se deben utilizar hasta tanto no haya sanado en su totalidad la incisión.

Lo recomendable es siempre consultar a tu médico sobre el uso de fajas posparto según tu caso en particular.

Ventajas y desventajas del uso de fajas posparto

Para el uso de faja posparto debes tomar en cuenta las siguientes ventajas y desventajas, para que así puedas tomar la decisión que más se adapte a tus necesidades:

Ventajas:

  • Facilita la movilidad de la mamá en los días inicíales
  • Alivia los dolores que deja el parto (sobre todo si fue por cesárea)
  • Contribuye a la estabilidad de la espalda y la corrección de la postura
  • Disminuye la sensación de vacío en la barriga
  • Visualmente lucirás una figura más esbelta, lo que contribuye a disminuir las inseguridades de la depresión posparto

Desventajas:

  • La faja no trabaja sola, necesitaras complementar su uso con una alimentación adecuada y rutinas de ejercicios para recuperar la figura
  • Pérdida del tono abdominal, debido a que los músculos no ejercen su proceso de “trabajar solos”
  • Posterior a una cesárea, hay médicos que recomiendan no hacer uso de estas hasta que la herida no haya sanado.
  • En mujeres con cesárea supone un esfuerzo que no deben realizar por la herida que llevan sus vientres
  • La rigidez de tu cuerpo durante el uso de una faja posparto puede dificultar la atención que le brindas al bebé

¿Qué hacer si decides utilizar una faja posparto?

  • Consulta a tu médico: lo más importante es que primero consultes con un especialista si en tu caso particular es recomendable o no usarla.
  • Tiempo de uso: al principio deberá utilizarla por menos tiempo e ir incrementando las horas con el pasar de los días. Puedes iniciar con 2 horas diarias hasta alcanzar un máximo de 8 horas.
  • Tu comodidad y la del bebé: busca usarla en horas donde el contacto con tu recién nacido no sea tan prolongado, recuerda que debes mantenerte atenta y lo más cómoda posible para ofrecerle la atención adecuada y quizás la rigidez de tu cuerpo en una faja lo dificulte.
  • La talla correcta: busca el talle que mejor se adapte a tu cuerpo y no la que te aprisione más, cada modelo indica la talla a utilizar de acuerdo a la medida de tu cintura. Son recomendables la que poseen velcros ya que podrás adaptarla con el paso de los días.
  • Utilizarla en situaciones donde lo amerite: Si decides usar faja, en vez de utilizarla cotidianamente lo mejor es utilizarla en fiestas o reuniones para poder utilizar la ropa que mejor te luce, esto ayudara de forma notable a tu autoestima.

Recuerda que ninguna faja posparto es mágica y lo más conveniente es que la utilices por breves periodos de tiempo a fin de que poco a poco vayas adquiriendo seguridad, confianza y estabilidad al realizar tus labores maternas haciendo uso de este complemento.

No te obsesiones con el uso de la faja ni en querer recuperar tu figura inmediatamente, recuerda que lo mejor luego del parto es recuperar tu cuerpo de forma natural, con alimentos y ejercicios,  pero lo más importante es el bebé, este siempre será la prioridad en esta nueva etapa de tu vida.

39 comentarios

Click aqui para dejar un comentario