Familia

5 formas de disciplinar a tu hijo a través del ejemplo

Los Padres somos los escogidos para ser el mejor ejemplo que un hijo pueda tener. Pero ¿Cómo sabes si eres el modelo correcto? Si te detienes a leer y luego aplicar estos 5 puntos tendrás al menos una suerte de guía de cómo lo que tu haces puede influir sobre el comportamiento de tu pequeño.

1. Di la verdad

Todos los padres nos empeñamos en enseñarles a nuestros hijos que mentir es inaceptable, pero todos en algún momento nos hemos vuelto presos de nuestras palabras, no diciendo la verdad al pequeño. De acuerdo a un estudio de University of California, San Diego. Los padres mentimos por varios motivos y es que en el deseo que los niños hagan caso solemos decir “mentiras piadosas” como que “si no usas el cinturón del carro apretare un botón que te botara fuera de este”, otras veces mentimos por complacer diciendo cosas como “es el mejor dibujo que he visto”.

Con mentir solo perdemos la oportunidad de educar en valores. Si por ejemplo dijeses a tu hijo “no tengo dinero” aunque lo tengas, mejor intenta decirle “me gustaría comprarme muchas cosas pero mejor no lo hago. Si te comprara todo lo quieres no podríamos ir de vacaciones”. Asimismo, si elogios continuamente a nuestros hijos perdemos el chance de enseñarles la media de la vida.

2. Saber escuchar

¿Te has quejado de que tus hijos ‘no escuchan’? Y sin embargo, nosotros muchas veces no escuchamos lo suficiente a nuestros niños. Presta atención a la cantidad de veces que le dices a tus hijos cosas como “ahora no” o “lo hablamos después”. O esas ocasiones en las que tu mente se haya en otra parte cuando interactúas con ellos.

Escucha a tus hijos cuando te están hablando de esa manera lograras que te escuchen con atención cuando tu les hablas a ellos. Deja que ellos expresen sus emociones, no acudas inmediatamente a aconsejarlos, a veces es necesario saber lo que ellos quieren decir, tal como nos pasa a los adultos cuando tenemos algún  problema.

3. Evitar el castigo siguiendo las normas

¿Cuántas veces por andar apresurado haz estacionado tu vehículo en un área restringida o donde no debas cuando andas con tus hijos?, este tipo de infracción puede parecerte inofensiva pero sin querer estas enseñando a tu hijo que es aceptable transgredir las normas e incluso la ley si nadie te está observando.

Seguir las normas y el ordenamiento no solo te ayuda a educar a tu hijo en valores, sino también para enseñarles que todo acto negativo trae consigo una amonestación o castigo. Normalmente los niños están más dispuestos a seguir las normas cuando ven que estas pueden afectar a las personas de su entorno.

4. Piensa ante de gritar

Usualmente todos nos damos cuenta alguna vez q estamos hablando con un tono de voz fuera de lo normal, de hecho un clásico ejemplo es que cuando estas gritando a tus hijo exigiendo que no lo hagan, su inocente respuesta generalmente es que tu también lo estás haciendo, la furia es inevitable y muy pocos padres –si existe alguno- son inmunes este hecho.

Para actuar con calma y tranquilidad es necesario apostar por la disciplina positiva, trata de que siempre sea la parte racional de tu cerebro la que hable. Si sientes que te estás enfadado intenta respirar, cuenta hasta 10 y si esto no fuese suficiente sal de la habitación hasta que logres calmarte, así podrás volver y hablar de la mejor manera, enseñando a tu hijo a controlar sus emociones.

5. Si te equivocaste, Pide perdón

Aunque esconder nuestros errores y culpar a otros es una práctica común de los padres, ninguna muestra a tu hijo como responder cuando comete un error. Los expertos en psicología infantil señalan que debes pedir perdón o excusas cuando determines que tu comportamiento no ha sido el adecuado.

Debes animar a tu hijo a te recuerde pedir disculpas o perdón cuando te equivoques, siempre actuando de manera respetuosa, a los niños les encanta que admitas que ellos tenían la razón y que haz sido tú el que te has equivocado.

 

Cuando la pregunta de cómo educar a un niño asalte tu mente, recuerda que ser un buen modelo a seguir hará de esta respuesta mucho fácil, si eres capaz de reconocer tus propios errores entonces podrás trabajar en resolverlos. Y por sobre todo nunca dejes de preguntarte ¿Qué quiero que mi hijo aprenda de mí?

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *