Familia

5 magníficas medidas para enseñar a compartir a tu hijo

dos niños sentados jugando con un tren eléctrico

Los padres siempre quieren que sus niños sean los mejores, que hagan su tarea a tiempo, que arreglen su cuarto, que tengas buenos amigos y que les guste compartir. Sin embargo, no todo siempre es tan sencillo, que tu niño comparta sus juguetes con ese amigo en el parque o con sus primos más cercanos puede convertirse en una tarea agotadora.

Entre los tres y los cinco años los niños están descubriendo muchas cosas y actuando de forma diferente en distintas situaciones. De esta forma, un día puede ser el más agradable con su amigos y el otro aferrarse a su nuevo muñeco para que nadie ni siquiera piense en quitárselo.

Lo importante en este caso es tomar medidas concretas y sencillas que ayudarán a tu hijo a entender el valor de compartir con los demás. Recuerda que está en una etapa en la que adsorbe lo que está a su alrededor, por lo que es importante que aproveches para enseñarle la importancia de ser un buen compañero.

Enseña con el ejemplo

Lo niños repiten modelos, y a partir de los tres años el modelo al que quieren parecer más es a papá y a mamá. En esta etapa puedes ver que las niñas se quieren colocar los zapatos de mamá y caminar con ellos, mientras que los niños sueñan con ser igualitos a papá.

Aprovecha esta etapa para enseñarles que el compartir es una práctica común en casa. Hazle notar que la familia comparte muchas cosas entre ella misma y con los demás. Que mamá le dé a probar su comida a papá, o que tomen del mismo vaso son algunas pequeñas cosas que pueden servir para que tu hijo note que compartir es algo totalmente normal.

Además de las pequeñas cosas que se pueden hacer en casa, también puedes pedirle ayuda a tu niño para sacar del armario lo que ya no usas y regalarlo a un albergue o a una persona cercana que lo necesite. Dar el ejemplo es fundamental, pues si tu hijo no observa el valor de compartir en su familia es poco probable que lo adopte en su comportamiento.

Habla con él acerca del valor de compartir

Además de mostrarle cómo es que se comparte, también es bueno que te sientes a conversar con tu niño acerca de la importancia y de lo que significa la palabra compartir. Más que darle un concepto, lo más indicado es que le señales las veces que has compartido con los demás para que logre captar mucho mejor la idea.

Deja que te pregunte las dudas que tenga y responde cada una de ellas inmediatamente. Es bueno explicarle que mientras las personas comparten más, aumentan las posibilidades de que consigan muchos más amigos y se diviertan mucho más jugando con los demás.

Una buena opción es explicarle que cuando se comparte sus juguetes, él también podrá jugar con los de sus compañeros, por lo que así tendrá muchos más juguetes con los que divertirse.

El importante también aclararle que no solo se comparten cosas o juegues, sino que también el cariño, el tiempo con los amigos y con la familia se deben compartir. Por lo que sentarse en la mesa a comer junto a su familia y no llevarse su plato a su cuarto es también un acto de compartir.

Fomenta el respeto por las cosas de cada uno

Compartir no significa poder utilizar las cosas sin permiso, eso es importante que lo dejes claro al momento de conversar con tu pequeño acerca del significado y el valor de ser generoso y compartir con los demás.

Es necesario que tu niño distinga entre lo que es de todos, como los columpios en el parque o el sofá de la casa, así como lo que pertenece o tiene un dueño específico, como los juguetes que le regalaron en su cumpleaños o la cartera y zapatos de mamá.

Ya cuando tenga claro el significado de las cosas comunes y las de cada persona en la casa, debes incentivar el respeto por estas cosas. De esta forma, bajo la excusa de compartir cualquiera no puede tomar las cosas de los demás sin pedir permiso primero y saber que tiene que tener el mayor cuidado posible para que no las dañe.

Prepara a tu niño para el momento de compartir

Una forma de evitar berrinches a la hora de compartir sus juguetes con otros compañeros es tomando previsiones en los casos que sepas que será necesario que tu niño comparta con los demás.

Por ejemplo, si algún primo o amigo va a jugar con él a la casa es importante que hables con tu hijo de lo que puede pasar. Pregunta a tu pequeño qué juguetes quiere compartir con su amiguito y cuál de verdad no quiere prestar por temor a que se le dañe o simplemente porque tiene un valor sentimental grande para él.

De esta forma estará ya preparado para compartir sus juguetes y pasar un rato divertido en casa. Una buena opción en que tu niño tenga juegos que necesariamente deban jugarse en pareja o grupos, como una pelota o juegos de mesa.

No critiques a tu niño

Regañar a tu pequeño porque no quiere compartir algunas cosas con los demás niños o con los adultos no es la mejor opción para educarle en el calor del compañerismo, por el contrario, lo que lograrás con esto es que sienta un rechazo y un resentimiento por lo que de compartir se trate. 

La mejor opción siempre será conversar después con él para que te explique el por qué no quiso compartir determinado objeto. Recuerda que tampoco es necesario que se comparta todo ni con todos, pues a ti tampoco te gusta que tus cosas personales las tenga todo el mundo, por lo que encontrar el equilibrio es la clave en este caso.

1 comentario

Click aqui para dejar un comentario

  • como ayudar a niños que se les habla de buena manera se les castiga y a un persiste en la desobediencia este niño ya tiene 13 años y a perdido dos beses el 6 de q manera lo puedo ayudar