Familia

6 certeros pasos para incentivar el ahorro en los niños

ahorro en ninos
El ahorro es un gran valor a transmitirle a en los niños

Muchos padres optan por no involucrar a sus pequeños en los asuntos financieros del hogar porque les parece un poco complicado para ellos, sin embargo a partir de los 5 años los niños ya son capaces de procesar el valor de las cosas, por lo que es un bien momento para inicial a tu hijo en la dinámica del ahorro familiar.

Estimular el ahorro en los niños hará que tu pequeño reconozca el valor del dinero y la importancia que tiene éste en el entorno familiar, así como el hecho de que algunas veces no podrá obtener ese juguete que tanto le gusta porque está fuera del presupuesto de los padres.

Los expertos señalan que un niño que desarrolla una conciencia financiera a temprana edad y que logra establecer el ahorro como algo normal dentro de su vida se convertirá en un adulto con mejores perspectivas financieras, pues podrá determinar sus prioridades y ahorrar para el futuro.

Enseñar el ahorro a un niño no es tan complicado como en principio puede parecer. Lo importante es que todo se explique de manera sencilla y que se vaya creando un hábito en torno al ahorro.

Enseñar con el ejemplo

Un niño jamás aprenderá a ahorrar si no nota que los padres o demás familiares lo hacen. Es fundamental que el ejemplo sea la mejor arma de aprendizaje en cuanto a la materia de las finanzas del hogar se trata. De esta forma, un niño que ve que sus padres manejan un presupuesto destinado al ahorro aprenderá que esto es un acto rutinario.

Deja que tus niños conozcan tus cálculos mensuales, que sepa cuáles son los gastos del hogar que son necesarios cubrir y cuál es la porción del dinero que queda para ahorrar.

Establecer derechos y responsabilidades

Es importante que tu niño entienda cuáles son los deberes que tienen los padres de proveerle estabilidad financiera a los pequeños de la casa, pero también cuáles son los límites y ajustes según  el presupuesto que maneja la familia.

La alimentación, el vestido, la educación y la sana diversión son derechos de los niños que deben cubrir los padres dentro del presupuesto financiero. Sin embargo, esto no quiere decir que un niño pida cualquier ropa de marca o los juguetes que quiera en cualquier momento y los padres tengan que salir a comprarlo.

Asigna una mesada a tu niño

Uno de los mejores consejos para que tu niño logre iniciarse en el manejo de dinero es asignarlo una mesada para sus gastos. Es decir, que después que cubras sus gastos básicos, le asignes una suma determinada de dinero para que él o ella lo utilice en comprar golosinas, ir a jugar videojuegos o cualquier otra cosa.

Es probable que el primer mes tu hijo se gaste el dinero que le diste rápidamente y venga a pedirte más, sin embargo es importante que le hagas saber que ese es el presupuesto que maneja y que debe esperar el próximo mes para obtener su mesada.

Esta será la primera lección para que los niños entiendan que el dinero no es infinito y que deben ajustarse a un presupuesto, seguramente e próximo mes harán mucho mejor sus cálculos y sabrán como repartir su mesada.

Consolidar la idea del trabajo como fruto del dinero

Introducir la idea del esfuerzo para obtener dinero es fundamental desde el mismo momento que se le da al niño efectivo para que lo maneje como lo considere pertinenente. Es un buen momento para enseñarle a tu hijo que así como papá y mamá consiguen dinero trabajando, él también lo puede hacer.

No es cuestión de que tu niño busque trabajo, sino que sea recompensado por algunas cosas extras que puede realizar. Por ejemplo, ayudarte a limpiar el carro o quizás vender limonada o galletas a los vecinos.

Hay que tener cuidado con no darle dinero a tu hijo por cosas que son su responsabilidad, como limpiar su cuarto, doblar su ropa o recoger sus juguetes.

Pensar en el futuro para poder ahorrar

Cuando tu hijo empiece a manejar dinero de su mesada y de lo que gana por esos trabajos extras, entonces es un buen momento para sentarte a hablar con él de lo que significa el ahorro y la importancia que tiene y tendrá a lo largo de la vida.

Explícale a tu niño con ejemplos lo que haz conseguido con el ahorro, por ejemplo la casa en la que viven o el coche en el que se transportan. La meta es que el niño enfoque la idea de que guardar dinero significa poderse comprar algo mucho mejor mañana.

No debes obligarlo a ahorrar, solo debes incentivarlo. Por ejemplo, dile que puede gastarse todo el dinero que obtuvo en golosinas o guardar una parte para después poder comprar ese camiseta de fútbol que tanto le gusta.

Encontrar el mejor mecanismo para guardar el dinero

Después de tener la idea del ahorro instalada en el pensamiento del niño, se debe buscar una opción para que el pequeño guarde el dinero que quiere ahorrar. El más común de todos es una alcancía que servirá para que vaya colocando su dinero y pueda ver cómo poco a poco sus ahorros van aumentado.

Cuando el niño tenga un poco más de edad, puedes abrir junto a él su primera cuenta de ahorro en un banco de tu localidad. Esto lo hará sentir más consciente de su dinero y lo animará a mejorar cada vez más sus finanzas. Muchos bancos ofrecen este servicio, solo es cuestión de que averigües cuál te conviene más.

1 comentario

Click aqui para dejar un comentario