Familia

Alerta: Vigila el peso en la mochila de tu hijo

niñas cargando mochila

La educación de los niños es algo que siempre preocupará a los padres, sin embargo, ir a la escuela no debería representar ningún daño para los niños, aunque a veces los peligros se esconden en un lugar tan común como la mochila.

Muchas investigaciones han comprobado que el uso de las mochilas escolares con mucho peso pueden dañar considerablemente la espalda de los niños, por lo que es importante vigilar que no se exceda la cantidad de útiles escolares que se guardan en ella.

Los expertos concuerdan en que el peso de la mochila no debe sobrepasar en ningún momento el 15% del peso del niño aunque lo más recomendable es que su peso sea del 10%. Por ejemplo, si tu niño pesa 30 kilos entonces la mochila debería pesar 3 kilos, de esta forma te asegurarás que tu hijo no sufra de dolores musculares en la espalda.

Tomar medidas ante la grave situación que se ha producido con el exceso de peso que diariamente deben cargar los niños es muy importante para resguardar la salud de los pequeños, pues en los últimos años se ha reportado una incidencia cada vez mayor de dolores en las articulaciones y en la espalda de niños que se encuentran en edad escolar.

Formas de prevenir lesiones en la espalda

  • Habla en la institución escolar: Estar en contacto con el profesor del niño es muy importante no solamente para vigilar su educación, sino también su salud. Si los padres consideran que los pequeños están llevando mucho material físico para el colegio es importante que intenten junto al profesor buscar una solución para disminuir este peso. Una opción es lograr que parte del material se guarde en la escuela.
  • Ayuda al niño a guardar las cosas en la mochila: Guardar y distribuir el peso en la mochila del niño hará que sepas cuántas cosas está llevando tu hijo al colegio. Quizás puedas notar que está guardando muchas cosas más de las necesarias. Además podrás ayudarlo a distribuir su peso en los distintos compartimientos del morral.
  • Enseña a tu hijo a asumir una postura erguida: Que los pequeños se doblen hacia adelante para contrarrestar el exceso de peso de la mochila puede provocarles un fuerte dolor en la zona baja y media de la espalda, por lo que enseñarlos a pararse de manera erguida será muy importante.
  • Escoge una mochila adecuada: Es importante que a la hora de comprar la mochila del niño no se haga por los colores o el modelo, sino por las necesidades físicas del niño. La mochila no debe superar en tamaño al tronco del pequeño y debe ajustarse lo más posible para que quede pegada a la espalda. Además tendrá que contar con correas que puedan amarrarse a su cintura y tener muchos compartimientos para distribuir mejor el peso.
  • Las mochilas con ruedas son una opción: Ante este punto aún existe mucho debate. Si bien las mochilas con ruedas son una opción para que el peso no se cargue en la espalda, es importante que la postura sea recta a la hora de manejarla, así como intercambiarla de un brazo a otro.