Familia

Los 4 castigos para niños que jamás deberías usar

castigo para ninos
Hay castigos que pueden dejar huellas negativas en los niños

Hay castigos que causan verdarderos daños psicológicos e incluso físicos en los niños. A algunos padres se les suele pasar la mano con los castigos para niños sin tener conciencia de esto, pues pierden no solo la paciencia sino el control. Esto es algo que nos puede pasar a todos, pero para que podamos corregir o evitar estos castigos impulsivos que pueden dañar a tus hijos te presentaremos 4 tipos de castigos que jamás deberías aplicarles a tus hijos.

Recordemos que los castigos son también una forma de educar a nuestros hijos y debemos tener cuidado con lo que les enseñamos

castigos para ninos
Es importante estar atentos al tipo de castigos que apliquemos con los niños

4 Castigos para niños que toda mamá debe evitar a toda costa.

Los castigos para niños pueden ser delicados de aplicar, ya que expertos en el desarrollo infantil señalan que el castigo solo sirve para reforzar lo negativo del pequeño. Es por esta razón que, han propuesto diversos métodos basados en la disciplina positiva que buscan reforzar lo positivo, mediante el reconocimiento de logros del niño y disminuyendo la atención a las conductas irregulares. Veamos algunos tipos de castigos para niños que nunca deberías de aplicar.

123
  1. Castigos mediante la violencia física, psicológica y/o verbal

La violencia de cualquier tipo causa daños profundos en el pequeño, porque lo hacen sentir vulnerable, desprotegido y que no es querido. Más adelante, puede repercutir en la búsqueda de pareja amorosa o incluso en las relaciones entre amistades, donde nuestro hijo ocupe el rol de agresor o víctima. Los gritos, manotones, empujones, humillaciones, entre otras formas de violencia son considerados violencia al niño.

Ante la violencia física, los niños no comprenden que hicieron mal solo instiga el miedo y el resentimiento.

La mejor opción será buscar inicialmente un lugar tranquilo, alejado de la situación detonante de la conducta irregular, para luego conversar sobre lo sucedido y hacer el llamado de atención.

  1. “Si te portas mal el loco/coco vendrá a buscarte”

Este es otro de los castigos para niños comunes en Latinoamérica para calmarlos cuando tienen  una conducta irregular. Sin embargo, este castigo puede parecer un poco macabro, coloca al niño en una situación de desprotección total, ya que un extraño puede venir a llevárselo así nada más. Existe una fuerte posibilidad de que se cultive en el pequeño una sensación de desprotección e inseguridad ante el entorno que lo rodea.

castigo para ninos
La mejor opción es reforzar los positivo de los pequeñines
  1. El abandono en las calles

A veces solemos jugar con escondernos del niño cuando estamos de paseo por alguna rabieta que hizo. A pesar que solo sea por muy poco tiempo y que lo estemos vigilando a distancia, es importante pensar en lo que aquel niño pueda estar sintiendo. Y es que, no hay nada más espeluznante que sentirse abandonado en un mundo de adultos. Por lo que, resulta significativo plantearnos cómo esto pudiera impactar en el autoestima del niño, en su personalidad y comportamientos a futuro.

Uno de los mayores miedos de los niños es ser abandonados

  1. Decirles que ahora no podrán entrar a casa

En ocasiones cuando los niños se portan inadecuadamente les decimos, así sea en juego, que ya no entrarán a casa o que se vayan de casa. Esto puede ser devastador para ellos aunque no lo demuestren, pues lo están echando de su principal refugio, el cual es su hogar. Recordemos que la casa representa el hogar, un lugar para recibir y dar amor de las personas más significativas. Poder pensar en que tu hijo se puede sentir rechazado es importante.

Similar al abandono, ser excluido es otro de los más grandes miedos que vivimos todos, especialmente los niños.

Los castigos para niños pueden llegar a ser delicados, como ya pudimos ver, sobretodo cuando tenemos pequeñines hiperactivos, pues las mamás también perdemos la paciencia y creemos que es válido. Sin embargo, es importante que podamos estar atentas a lo que digamos o cómo actuemos durante este momento de impaciencia, ya que puede dejar huellas significativos en el niño. Sera permanecer en control y pensar cual es la mejor opción, confiando que siempre será la que mamá elija. Solo ella conoce por completo a su pequeño.