Familia

Diferencias entre niños y niñas: ¿Existen?

niña y niño



Desde el nacimiento las personas empiezan a notar las diferencias entre los niños y las niñas. Más allá de sólo colocarle ropa azul o rosa para identificarlos, los pequeños empiezan desde muy temprano a mostrar rasgos o características propias de su sexo que poco a poco los van diferenciando.

A partir de los 18 meses los niños empiezan a descubrir e identificarse como niñas o niños y es a partir de esta edad en la que se generan las diferencias más resaltantes en el comportamiento de los pequeños. Es importante que los padres estén conscientes de estos aspectos de su conducta y dejar que los desarrollen con total normalidad.

El crecimiento físico es distinto

Hasta los 9 años pocas son las diferencias en el crecimiento físico de las niñas y niños, por lo que su peso y estatura irá a la par a lo largo de este tiempo. Sin embargo, a finales de la edad escolar las niñas crecen más rápido, por lo que se puede notar la diferencia en estatura entre unos y otros.

A partir de los 12 años los niños empiezan a alcanzar el crecimiento de las niñas y pronto las sobrepasan. Esto de debe a que la etapa de pubertad de las niñas y niños se genera en edades distintas.

Las niñas tienen mayor fluidez de lenguaje

Es muy común que las niñas empiecen a hablar antes que los niños. También tienen un lenguaje mucho más amplio que los pequeños, por lo que pueden expresar mucho mejor lo que quieren y sienten.

Además de tener una mayor habilidad con las palabras, las niñas logran interpretar mucho mejor el lenguaje gestual y el significado del tono de voz que los niños, por lo que pueden conectar mucho mejor con las emociones de los adultos. Esto no quiere decir que los niños dejen de hacerlo, por el contrario, se les debe animar a expresar sus sentimientos.

El desarrollo de la motricidad es diferente

Cuando las personas dicen que los niños son más bruscos que las niñas tienen algo de razón, pues desde muy pequeños los niños desarrollan una mayor motricidad gruesa mientras que las niñas desarrollan mucho mejor su motricidad fina.

Las niñas aprenden de forma más rápida habilidades que requieren de mayor precisión, como tomar un lápiz, pintar o realizar manualidades, mientras que los niños adquieren con mayor facilidad habilidades motrices vinculadas a correr, saltar y mantener el equilibrio.

En este sentido es importante que las diferencias entre niños y niñas sean respetadas, pero que de la misma forma se impulse a las pequeñas a realizar actividades físicas que ayuden a desarrollar su motricidad gruesa y a los niños a poder realizar actividades con más precisión.



Comenta!

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *