Familia

Investigación revela el peligro de las nalgadas en los niños

niña triste

A pesar de que muchas legislaciones en el mundo prohíban el uso de la violencia física como método para corregir la conducta de los niños, aún son muchas las personas que lo ven como un mal necesario para disciplinar a los pequeños.

Sin embargo, para los que continúan pensando que es mejor una nalgada, o un azote, a tiempo que un niño grosero es mejor que lean el estudio realizado por investigadores de la Universidad de Texas y la Universidad de Michigan en EEUU.

Los resultados son contundentes: Los niños que reciben nalgadas o cualquier otro tipo de castigo físico presentan un comportamiento antisocial, así como una mayor agresividad no sólo con los padres, sino con cualquier miembro de su grupo cercano.

El estudio también revela que los pequeños pueden llegar a sufrir problemas relacionados con la salud mental, así como problemas cognitivos para poder desarrollar su aprendizaje de la forma correcta.

Las nalgadas disminuyen la materia gris

Entre los cinco y nueve años el cerebro está en plena formación y desarrollo, por lo que muchos estudio han reportado que la violencia en este periodo es mucho más grave para el cerebro.

Lo que sucede es que la materia gris en los niños que sufren de violencia física es mucho menor, lo que trae como consecuencia que se conviertan en personas propensas a sufrir de depresión, trastornos mentales y algún tipo de adicción.

Otro descubrimiento en este sentido es que los niños que cuentan con menor materia gris tienen también menores rendimientos en las pruebas de conocimientos, por lo que su nivel académico decae.

¿Por qué las nalgadas son defendidas por algunas personas?

Muchos son los que dicen que las nalgadas son necesarias para la crianza de los niños. Sin embargo, los especialistas afirman que la mayoría de las personas que defienden el uso de esta práctica fueron víctimas también de estas agresiones cuando eran pequeñas.

La violencia es un círculo vicioso que se forma en la familia y que puede trasmitirse por generaciones, aunque esto no quiere decir que los nuevos padres no puedan cambiar la conducta para lograr disciplinar a sus niños de una forma distinta.

Utilizar la comunicación como método para resolver problemas es una lección muy importante que los niños deben aprender desde pequeños, pues si no asociarán que cualquier situación se resuelve a través de los golpes.

Cargando...

10 comentarios

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *