Familia

Los humanos somos tan inteligentes gracias a los bebés

bebe tomando el dedo de su padre

Sí. Ese pequeño bebé que parece tan indefenso y que requiere de todo tu cuidado puede ser el responsable de que la inteligencia de los humanos sea superior al de otros mamíferos. Al menos esa es la conclusión a la que llegó un estudio realizado en la Universidad de Rochester.

Y es que los investigadores concluyeron que el avance en el cerebro del ser humano se debe en gran medida en un mayor desarrollo cognitivo para poder entender las necesidades de los bebés.

Es necesario entender a los bebés

Debido a que el ser humano tiene una cabeza grande, los bebés nacen antes de que su cabeza sobrepase el tamaño apropiado para pasar por el canal vaginal de la madre, lo cual explica que sean tan indefensos al nacer y que gran parte de su capacidad cognitiva se desarrolle después del parto.

Ante esto, los padres deben procurar un cuidado especial, lo cual los obliga a ejercitar mucho más su cerebro para reconocer los estímulos de unos bebés que aún no saben comunicarse claramente con el mundo exterior.

Los científicos apuestan por la teoría de la mente

Si algo define a la especie humana es su capacidad de vivir en sociedad y de poder determinar las necesidades que pueden llegar a tener otras personas, a este planteamiento se le conoce como la teoría de la mente, la cual señala como uno de los rasgos más importantes para la supervivencia de la especie.

Al ser muy indefensos, los bebés dependen completamente de sus padres hasta los dos años, pero esto no queda allí. Un niño de cinco años tampoco puede vivir solo, así que el tiempo que un hijo puede estar bajo la protección de los padres puede parecer muy largo si lo comparamos con otras especies.

Todo esto obliga a los padres a desarrollar rápidamente capacidades cognitivas que les permitan vigilar el cuidado de los más pequeños, mientras continúan con su vida, por lo cual, según los científicos, representa un trabajo cerebral importante que evolucionó en el tiempo y logró que la especie humana consolidara su inteligencia.

Así que cuando intentes descifrar lo que sucede con tu bebé que no para de llorar, recuerda que tu mente se está ejercitando y así se te aliviará un poco la carga.

¿Quién lo diría? Ser padres le cae muy bien al cerebro de los seres humanos. Todo un bono extra para agregarlo a la lista de las cosas por las que la maternidad es una buena opción.