Familia Vida Positiva

¿Quieres un niño feliz? Sigue estos 7 secretos

Pensar en que hace a un niño feliz es algo que a los padres nos rompe la cabeza. Pero curiosamente la respuesta esta donde menos la buscamos y es en esas pequeñas cosas de la vida diaria que muchas veces pasamos desapercibidas.

Una madre diría que un niño feliz es que el tiene muchos amigos, grandes juguetes y que han logrado grandes metas. Pero de verdad que la felicidad es mucho mas que eso, son niños que tienen buenos hábitos, que disfrutan con cosas sencillas y que por sobre todo cuentan con el amor de su familia.

Los 7 secretos de un niño feliz

Es muy fácil que tu hijo sea un niño feliz, solo cumple estas sencillas normas de crianza y veras como el animo de tus peques esta siempre arriba.

1. Tienen horarios de alimentación

¿Alguna vez haz tenido tanta hambre que te pones de malhumor hasta no comer?, pues esto es lo que le sucede a tus hijos cuando no comen a la hora adecuada. Ellos no saben como disimular ese sentimiento como tú y caen en pataletas o gritos cuando tienen esta sensación.

Además una alimentación con intervalos correctos hace que su cerebro y organismo se desarrolle mejor. Un niño feliz es aquel que no se enferma. Es que nos parte el alma verlos quebrantaditos cuando algún virus les ataca.

2. Tienen patrones de sueño adecuados

En materia de patrones de sueños hay niños de niños. Están los que duermen temprano y los que es toda una odisea acostarlos. Pero una verdad universal es que esta conducta debemos modificarla o adecuarla nosotras.

Los niños bien descansados están mas tranquilos y relajados, hacen menos pataletas y siempre tienen mayor energía para enfrentar el día. O acaso tu cuando duermes esas 8 horas no te levantas resplandeciente y feliz. Bueno eso también pasa con tus hijos.

bebe ternura

3. Jugar sin instrucciones

“El juego es bueno para el alma”, es una cita que leí. Y si en este mundo donde todo esta sobre programado, jugar sin instrucciones supone algo que los niños de hoy en día les cuesta hacer. Pero tú eres la reina de jugar sin instrucciones.

Por ello procura por unas horas al día hacer que tus hijos juegues con cajas, sillas potes o cualquier otro material de reciclaje con el que puedan explorar su imaginación y recrear escenas que solo ellos en su inocencia entiendan.

4. Tienen permiso de expresar sus emociones

Sabemos que este en ocasiones tiende a ser un tema algo delicado, ya que nuestros peques normalmente tienden a expresar sus emociones en los lugares menos adecuados. Esos donde nos hacen sentir avergonzados con comportamiento que dejan mucho que desear de nuestro rol como madres.

Cuando están pequeños es algo que no puedes evitar pero donde si debes implementar correctivos que les vayan enseñando que eso no se debe hacer. Si ya tu hijo esta grande debe aprender que estas conductas se pueden hablar en un lugar privado y donde tú tranquilamente sin alterarte le escucharas.

expresar emociones

5. Se les permite la toma de decisiones

Ser un niño es sinónimo de no terne control de tu vida. Pero hay pequeñas cosas donde puedes enseñar a tus hijos lo importante que es tomar desiciones. Puedes empezar con cosas sencillas como dejarlos escoger su ropa o que bolsito usaran.

Ya veras que con solo dejarlo tomar pequeñas decisiones se sentirán tomadas en cuenta, le enseñaras que su opinión vale y criaras niños que se sientan menos frustrados ante el comportamiento rígido e intransigente de sus padres.

6. Son escuchados

La mejor manera de crear una relación honesta y abierta con tus hijos es escucharlos. Un niño feliz es aquel que siente que cuenta con sus padres para expresar sus ideas por muy locas que parezcan.

Es importante que siempre escuches a tus hijos, con esto fomentas una relación sana y de respeto en la que pueden compartir experiencias de forma sana y no desde la autoridad y el sobre control.

7. Sienten el amor incondicional de sus padres.

Lo mas importante para tener un niño feliz es que este sienta que por sobre todas las cosas tu siempre estarás allí para apoyarlo. En esa presentación del cole, cuando logra sus metas y también cuando las cosas no salieron como quería.

Estar en los buenos y malos momentos de tus hijos le transmitirá ese amor incondicional que sientes desde que lo viste por primera vez. Y es que en definitiva un niño feliz viene de una madre feliz, recuerda que ellos son tu reflejo, tu versión mejorada. Tu legado de vida para un mundo mejor.

familia