Familia

13+ Consejos para trabajar desde casa cuando eres madre

Consejos para trabajar desde casa cuando eres madre
Elegir trabajar desde casa ahora es una opción, tienes mejores ingresos, tiempo de calidad con tu familia y aprendes la planificación laboral y familiar

Con la aparición de la pandemia del coronavirus nos ha cambiado la vida en temas personales, familiares y laborales. Por este motivo llegó el momento de innovar y trabajar desde casa superando cualquier desafío. Si estamos en compañía de nuestros hijos  el reto es aun mayor y debemos superarlo.

Muchas mamás ven el trabajo desde casa como una oportunidad para estar más pendientes de sus hijos

Entre el 2020 y 2021 se ha vuelto un reto trabajar desde casa y más cuando somos padres de uno o más hijos. Es hora de darte algunos consejos para trabajar desde casa y no morir en el intento. Para comenzar con buen pie debes estar dispuesto a equilibrar tu vida entre el trabajo y tus labores en el hogar.

Comienza con amoblar espacios cómodos

Consejos para trabajar desde casa cuando eres madre

Muchas empresas alrededor del mundo por el confinamiento del Covid 19 debieron implementar el tele trabajo y esto trajo consigo un cambio de rutinas que tienen de cabeza a muchas familias. Y es que trabajar desde casa cuando eres madre le suma otro nivel de dificultad a la rutina diaria pero que podrás sortear con prácticos consejos para mamás en apuros.

Si eres de las que toca trabajar en casa por primera vez tal vez te enfrentes con algunas dificultades o incertidumbres

Establece horarios

Para algunas personas, la posibilidad de quedarse en pijama todo el día es el aspecto más tentador de trabajar desde casa. Pero bañarse y vestirse no solo mejorará tu estado mental, sino que te preparará psicológicamente para comenzar a trabajar. El estilo de ropa que uses para trabajar depende del tipo de persona que seas y la naturaleza del trabajo que tengas.

Algunas personas encuentran que vestirse de manera formal les es útil y apropiado si necesitan realizar videollamadas. lo importante es deshacer de la pijama desde el momento que nos levantamos, de esta manera nuestro cuerpo y mente seguirá activa y trabajando desde casa.

Desayunar en horarios similares como cuando ibas a la oficina, desarrollar tu trabajo como lo haces desde la oficina y terminar tu jornada laboral ayudará a tu cuerpo y mente no desligarte de tu rutina.  Trata a toda costa de cumplir las metas que estableces para cada día. Incluye en tu rutina el tiempo que pasarás con tus hijos y en las labores de casa.

Los horarios pueden ser flexibles

Define un lugar específico para tu trabajo

El espacio en el que trabajamos puede definir en gran medida la calidad de nuestra labor. Procura que el área que has elegido para trabajar desde casa esté dedicada únicamente a este fin. Esto favorecerá tu concentración y te permitirá organizar mejor tus labores.

Busca los materiales que necesariamente utilizaras en tu espacio de trabajo, agendas, calendarios, libretas, bolígrafos, cronómetros y, básicamente, lo que tú consideres que pueda serte de utilidad.  Todo lo que no sea de utilidad, es preferible que no lo tengas en tu área de trabajo.

Tu espacio de trabajo debe ser respetado por los integrantes de tu familia

Capacítate constantemente

Una de las claves que te harán competitivo dentro del oficio de trabajar desde casa, es la habilidad técnica e instrumental que tengas. Es fundamental que te capacites, que aprendas cosas nuevas que te ayuden a ofrecer servicios más completos a tus posibles clientes.

La capacitación necesaria

Utiliza bien tu tiempo

Si estuvieras en una oficina corriente no podrías pasar toda la jornada hablando por teléfono o revisando tus redes sociales, y si quieres que tu trabajo desde casa funcione bien, debes evitar al máximo estas distracciones. El teletrabajo requiere la misma dedicación y compromiso que cualquier otra labor, es decir debes dar los mismo resultados, pero esta vez desde casa.

Haz una lista de actividades pendientes

Busca ayuda cuando sea necesario

En ocasiones la carga laboral es mucha y el tiempo es difícil de distribuir entre la familia, las cosas del hogar y el trabajo. Cuando sea necesario, solicita a alguien que te dé una mano con alguna de estas tareas. La idea no es que te sobrecargues y te llenes de estrés.

Aprende a delegar tareas tanto en el trabajo como en casa, no te sobrecargues después los resultado podrían ser devastadores y tu tiempo no alcanzará ni para tú trabajo ni para tu familia.

  • Si puedes tener ayuda en la casa, aunque sea un par de días a la semana, aligera mucho la carga
  • Pide ayuda a abuelos, amigas, gente dispuesta a colaborar ¡no te límites!
  • Habla con la familia y explica que cuando estás en casa estás trabajando: porque hay cierta tendencia a encargarte todos los recados
  • No pongas lavadoras mientras estás trabajando
  • Pide ayuda también en lo laboral, no es necesario que lo hagas todo tú: asistente personal, diseño, responder correos, etc.
Apóyate en los miembros de tú familia

Establece momentos para descansar

No se trata solamente de trabajar. Naturalmente también necesitas espacios para moverte un poco, despejar tu mente y estirar todos tus músculos. Aprovecha que tienes la autonomía para decidir los momentos en que descansarás; recarga tu energía y vuelve al trabajo mucho más motivada y comparte tiempo con tus hijos y tu pareja.

Es importante tomar descansos regulares, levantarse de tu escritorio y moverse como lo harías en una oficina. Aplica el método Pomodoro, un método de gestión del tiempo que divide tu jornada laboral en bloques de 25 minutos, seguido de descansos de 5 min. Es importante pararse, estirarse, moverse e incluso dar un paseo corto para tomar un descanso del trabajo y la pantalla.

Debes liberar tu mente de vez en cuando

Sal de casa

Trabajar desde casa puede llegar a ser tan estresante como estar en cualquier otro lugar de trabajo. Es fundamental que dejes espacios dedicados a tu diversión, a salir de casa y ver paisajes diferentes. Además de tu lugar de trabajo, tu casa es tu templo y no debes agobiarte estando todo el tiempo entre cuatro paredes.

Procura no dejar de lado las actividades en familia por estar trabajando.

La familia es lo primero

Cuida tu salud

Aliméntate bien, procura llevar una rutina de ejercicios y siempre cuida tu postura a la hora de trabajar. No seas mezquino con el tiempo que dedicas para tu autocuidado; dedica varios días o varios momentos del día al compartir con tu familia. No te olvides de ti misma.

Reserva tiempo para ti, date una ducha caliente,  duerme una siesta, pero no te dejes en el último lugar porque además todo lo demás se resentirá también. Cuando trabajamos en casa pasa que o estamos con los niños o estamos trabajando, no hay término medio.

Un momento para ti

Establece límites con tu familia

Recuerda que no es bueno jugar con tus hijos mientras trabajas o trabajar mientras juegas con tus hijos. Cuando combinas dos actividades que no tienen relación, te desenfocarás en ambas y se perderá la calidad. Así como cuando estás en la oficina, céntrate en la tarea correspondiente a tu horario y no te permitas distracciones.

Debes establecer límites familiares y de trabajo

Idea actividades entretenidas para tus hijos

Cuando les des a tus hijos una hora de tiempo de calidad, tendrás mucho más tiempo para tu trabajo. Un niño feliz será capaz de explorar y de crear libremente con las herramientas que le brindes. Cuando les proporcionas los medios para divertirse y entretenerse por sí mismos, no te interrumpirán.

Algunas de las actividades que puedes ofrecerle son pequeños proyectos, obras de arte y, por qué no, algún oficio del hogar. Cada quien debe desarrollar su rol en casa y nuestros hijos pueden ayudar en el orden y limpieza del hogar.

Colorear y hacerles proyectos es una opción

Aprovecha las siestas de los niños

Cuando planees tu agenda diaria, pon los trabajos más complejos en las horas de siesta de tus hijos. Será un momento en el que puedes concentrarte y dedicar todo tu esfuerzo en una sola actividad. Cuando los niños están despiertos, puedes realizar las tareas mecánicas que no requieren de mucho trabajo cognitivo.

Aunque es difícil separar el perfil profesional de los quehaceres de madre, es posible lograrlo. De nuevo, ten presente que las claves son la disciplina y la gestión apropiada del tiempo. Cuida siempre de tu bienestar para llegar a ser una exitosa empresaria y una madre feliz.

Aprovecha el tiempo

Libérate de la culpa

A veces las cosas no parecen avanzar; estás más atrasada con los pendientes de la oficina que tus compañeras de trabajo y casi no ves a tus hijos. Constantemente somos bombardeados con imágenes e ideas de lo que una madre perfecta debe hacer.

Debemos quitarnos de la cabeza esa idea de perfección y aceptar que a veces las cosas no salen como uno espera y que eso es normal.  Recuerda que hay muchas razones para ser una madre que trabaja entre ellas, puede ser para subsistir, para que tus hijos tengan un futuro, para desempeñarte en algo que te interesa o, por qué no, para ser feliz.

Liberate de los perjuicios y distribuye tu tiempo a tu manera

Coman juntos en familia

Luego de terminar la jornada laboral es importante compartir una comida en familia además, que es de beneficioso para el bienestar espiritual, mental y físico de todos los integrantes del grupo. Las familias cuyos miembros comen juntos tienen menos índices de abuso de drogas, embarazos adolescentes y depresión, así como mejores calificaciones y más autoconfianza.

Comer juntos ayuda a mantener a la familia unida y comprometida entre sí. Esto puede volverse una de las partes del día más placenteras tanto para los niños como para los padres.

Comer en familia la mejor parte del día

Trabajar desde casa de ayudará a ser mejor mamá

Gestionar tu tiempo, entre los quehaceres y tareas, prioridades, etcétera por sí mismos, sin depender de alguien más. En estos tiempos de pandemia, donde estábamos acostumbradas a dejar la casa y los hijos por un período de tiempo en el día. Lo que significa que ahora con la nueva normalidad trabajar desde casa se ha hecho cotidiano a nivel mundial.

Al contrario trabajar desde casa es adaptar la vida de trabajo a la vida personal y familiar, para al final lograr un objetivo y cumplir las metas laborales y familiares

Ventajas de trabajar desde casa

  • Puedes organizar tu agenda para distribuir tu tiempo entre tus labores de mamá y profesional.
  • Recuerda que prácticamente serás tu propia jefa, así que podrías disfrutar de la flexibilidad que otorga no tener que desplazarte hasta una oficina y poder abrazar a tu bebé las veces que sean necesarias.
  • No te perderás momentos importantes de tu bebé cómo sus primeras palabras, sus primeros pasos, sus ratos de ocio y su desarrollo conductual.
  • Puedes hacerte cargo de algo tan significativo como la lactancia. Y en caso de que todavía amamantes, no tendrás que forzar el destete por razones laborales.
Disfrutarás cada momento de tú bebé

Todo esto no tendría ninguna gracia si de vez en cuando rompes algunas de las reglas, horarios y planificaciones y aprovechas para irte a tomar un café con tu amiga, sentarte a ver comiquitas con tus hijos o compartir un rato agradable con tu pareja, o simplemente a relajarte un rato en la playa.

Elegir trabajar desde casa ahora es una opción, tienes mejores ingresos, tiempo de calidad con tu familia y aprendes la planificación laboral y familiar. Solo debes procurar asumir los retos con buena disposición y entusiasmo. Todo fluirá en la medida que te ocupes y organices.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.