Saltar al contenido

¿Qué es la positividad tóxica y por qué puede afectar tu salud mental?

positividad toxica

Pensar positivo y tener una buena actitud ante las adversidades es importante para evitar problemas salud físicos y emocionales. Sin embargo, estar siempre felices y ser optimistas ante cualquier circunstancia, incluso en situaciones en las no se puede serlo, no  estamos hablando de la positividad tóxica.

Evadir las emociones negativas y tratar de encontrar siempre el lado bueno de las cosas puede dar lugar a sentimientos de culpa, frustación y estrés por ser «feliz siempre»

Ser demasiado optimista y pensar que todo «esta bien» o «es bueno» no es sano para la salud mental y puede acarrear consecuencias; expertos afirman que no todo el tiempo se puede estar feliz.

Como es bien sabido, la vida se basa en altibajos que muchas veces no podemos evitar; así como podemos vivir momentos de felicidad, también podemos experimentar situaciones difíciles que conllevan a sentimientos de tristeza, dolor, rabia o ansiedad.

Positividad tóxica

La positividad tóxica se relaciona con una distorsión de la realidad.

Positividad tóxica ¿Qué es?

La positividad tóxica o ser un positivo tóxico es un termino muy utilizado hoy día. Quienes son demasiado optimistas, no solo evaden la realidad, también reprimen emociones como el miedo o la tristeza, las cuales son propias y normales de todo ser humano.

Son muchos lo que muestran un rostro completamente distinto de lo que sienten realmente en su interior, por el simple hecho de «querer tener mejores apariencias» decir «soy fuerte» o «nada ni nadie me puede perturbar».

La verdad es que todo ser humano pasa por momentos difíciles en su vida; nadie los tiene porque negar u omitir.

Las adversidades y los buenos momentos, forman parte de las vivencias de todo ser humano

Expertos afirman que negar una situación o acontecimiento difícil, crea en el ser humano negación, además nos pasa por esa fase de duelo por la que todos pasamos cuando perdemos algo o a alguien.

Claro, con ello no te queremos decir que ser optimista sea malo o que no deberíamos de verle el lado positivo a las cosas, no para nada… Lo que te decimos es que hoy día muchas personas exageran sus emociones y dicen sentirse de una forma completamente a lo que realmente sienten.

Verle el lado positivo a los cosas, no es malo, lo que no hay que hacer es exagerar y saber identificar situaciones difíciles de situaciones felices.

Psicología positiva vs Positividad tóxica

Si queremos entender mejor,qué es la positividad tóxica ;debemos aprender a diferenciarla de lo qué es la psicología positiva;pues aunque ambas se tratan de ser un poco más optimistas y saber afrontar los problemas,existe un gran trecho que las diferencia una de la otra.

Viendo un poco el origen de la psicología positiva,vemos que esta se inició,gracias a las aportaciones del psicólogo Martin Seligman. Dicho psicólogo trabajó con muchos temas de depresión y dejó varios prismas para abordar problemas diferentes.

Cuando se tiene una actitud positiva, el optimismo esta presente y claro que es algo bueno para cualquiera,pues muchas veces cuando asumimos una actitud positiva le encontramos la solución a los problemas vividos.

Cuando asumimos una actitud positiva,aprendemos a gestionar nuestras emociones y reforzar nuestra auto confianza. Sin embargo, con el paso de los años este concepto de positivismo se ha distorsionado en gran medida.

Son muchos los que piensan que tener una situación positiva, implica actuar como robots,sin sentir nada, sin sentirse triste y sin saber discernir nuestras emociones. He ahí donde esta la gran diferencia, pues no significa «ocultarnos o no escucharnos cuando estamos atravesando alguna experiencia negativa» 

Con frecuencia, la positividad tóxica intenta ocultar el miedo, la tristeza o la ansiedad y son las que más suelen invalidarse.

¿Cómo evitar la positividad tóxica?

¿Cómo evitar la positividad tóxica?

Para evitar la positividad tóxica;debemos empezar con expresar nuestras emociones y conocernos a nosotros mismos,aceptarnos y aceptar a los que nos rodean.

Como te hemos mencionado,son muchos,los que con el pasar de los años,han distorsionado,el concepto de la actitud positiva,dando pie a lo que es la positividad tóxica.Son muchos los que hacen comentarios como: «a mi me duele la pierna y no me quejo» .

Así como el ejemplo anterior,existen muchos otros,debemos recordar que sentir dolor y estar un poco mal anímicamente es propio y normal en todo ser humano.

Para evitar llegar a la positividad tóxica,debemos primero a prender a reconocer y conocernos a nosotros mismos;además de evitar hacer sentir mal al otro diciéndole que no debe sentirse así.Por favor,evitemos este tipo de comentarios,todos tenemos derecho de vivir nuestras buenas y malas experiencias.

Por su parte,si queremos dejar de ser un positivo tóxico o no llegar a este punto;practiquemos la escucha activa;la cual trata de preguntarle a quienes se encuentran a nuestro alrededor,cómo se sienten y que necesitan,para brindarles nuestra ayuda,eso si que es tener una actitud positiva.

Signos para detectar la positividad tóxica

La positividad tóxica puede verse reflejada de muchas maneras y si no queremos llegar a este punto,es muy importante que aprendamos a detectarla e identificarla:

  • Ocultas o enmarcas tus verdaderos sentimientos.
  • Sentimiento de culpabilidad por expresar lo que siente.
  • Tratas de «seguir adelante» ignorando y descartando una o varias emociones.
  • Minimizas las experiencias de otras personas con citas o declaraciones que te hacen sentir bien
  • Avergüenzas o castigas a otros por expresar frustración o cualquier otra cosa que no sea positividad
  • Tratar de darle otra perspectiva (por ejemplo, «podría ser peor») en lugar de validar tu experiencia emocional
  • Ignoras las cosas que te molestan con un «es lo que es»

Positividad tóxica y la falta de conexión con la realidad

Muchas veces la mala gestión de las emociones puede crear un desequilibrio en nuestra salud mental. Son muchos que por guiarse de la cultura de la positividad tóxica, sienten que si no son «perfectos» o «afrontan todo de la mejor manera» no serán aceptados en la sociedad que les rodea.

Pero no podemos dejarnos llevar por los demás;debemos recordar que los defectos y las malas experiencias,son propios de cada persona.Algunos expertos afirman,que las emociones, y sobre todo las negativas, son «maestros de la vida» que, si son ignorados, pueden desarrollar problemas de salud mental.

Cuando más ocultes tus emociones,más intensas serán estas y más difícil para ti afrontar dicha situación. No es sano para nadie ocultar sus emociones,por lo cual no se recomienda reprimirlas ;debemos de darle permiso a los sentimientos de tristeza y miedo,para así poder superarlos.

¿Cómo nos afecta?

Reprimir las emociones,además de afectar a nuestra salud mental,puede repercutir en nuestra salud física. Todas las emociones se simatizan y se expresan a través del cuerpo,muchas veces en forma de enfermedad. Según investigaciones, cuando negamos una emoción, nuestro cuerpo va a encontrar una forma de expresarla.

«Reprimir las emociones afecta a tu salud». Si escondes tus dificultades mentales tras una fachada de positividad tóxica, éstas emociones van a ser reflejadas alternativamente , en tu cuerpo;desde problemas en la piel hasta síndrome del intestino irritable.

Si ignoras las emociones negativas, tu cuerpo le va a subir el volumen para llamar tu atención sobre ese problema. Cuando reprimimos las emociones nos agotamos tanto mental como físicamente. No es nada saludable y ni sostenible a largo plazo.

Además, otra de las consecuencias es que cuando nos enfocarnos sólo en las emociones positivas, obtenemos una versión más ingenua o infantil de situaciones que nos pueden ocurrir en la vida, de tal manera que nos volvemos más vulnerables ante momentos difíciles.

Aunque no lo creas el positivismo tóxico tiene consecuencias psicológicas y psiquiátricas más graves que una depresión. Pues el simple hecho que una persona reprima todo lo que siente y diga estar bien;se esta haciendo grave daño.

Un positivista tóxico,con frecuencia se esconde y puede llegar a vivir una vida irreal que daña su salud mental. Tanto positivismo no es positivo para nadie.

Si no hay frustración y fracaso, no aprendemos a desarrollarnos en nuestras vidas.

Está bien no estar bien

Los positivistas extremos, suele darle mucha importancia a las emociones y las reprimen, se guardan sus sentimientos. Cuando estas emociones se van guardando, poco a poco se acumulan y llega un punto en el que se apodera de sus pensamientos y pueden explotar; con trastornos como la ansiedad, el miedo y la depresión.

Incluso se pueden desencadenar,problemas de hipertensión y en el sistema digestivo. Cuando expresamos lo que sentimos,podemos desahogarnos y separarnos un poco de las emociones.

Cuando expresamos lo que sentimos podemos:

  • Reducir el estrés : Cuando expresamos lo que sentimos;no sentimos menos estresados ya que nos quitamos un peso de encima;además reconocemos quien somos realmente,mejorando nuestro bienestar.
  • Mejora nuestra autoestima: Nuestros niveles de autoestima se elevan;pues nos sentimos más escuchados,comprendidos y valorados.
  • Incrementamos nuestra empatía: Somos más empáticos,pues se nos desarrolla el don de escuchar,comprender  y ayudar a quienes necesiten de nuestra ayuda.
  • Fortalecemos nuestras relaciones con los demás: Cuando expresamos nuestras emociones,creamos mejores vínculos con los demás,le comentamos acerca de nuestros problemas y creamos ese vinculo de amistad y confianza que todos necesitamos.
  • Somo más conscientes de lo que sentimos: Reconocemos y analizamos quien realmente somos;tenemos un mejor sentido de coherencia de quienes somos y que es lo que sentimos.
  • Buscamos solución a los problemas: Evitamos las peleas y los conflictos,como expresamos nuestros sentimientos;nos comunicamos con los demás acerca de lo que pensamos.
  • Demostramos quien realmente somos: Dejamos de ocultar nuestras emociones,sentimientos y personalidad,ya que nos aceptamos y reconocemos como personas.

Como ves, expresar nuestros sentimientos es muy importante; claramente es normal sentirse a veces mal; no tienes por qué reprimirte,es necesario que te empieces a conocer y que los demás te conozcan también; para te ayuden y tu también ayudes a los demás de ser necesario.

No podemos decir que todo el tiempo van a ser emociones positivas;pero si que vamos a quitarnos un peso de encima y vamos a empezar a conocernos como personas;con defectos y virtudes.

Positividad tóxica en redes sociales

Positividad y redes sociales

La positividad tóxica es muy común en las redes sociales, pues siempre compartimos nuestro lado bonito y buenas experiencias vividas. Además muchas veces se aparentan sentimientos y emociones que,están fuera totalmente de lo que realmente sentimos. Para nadie es sano aparentar lo que no se es.

En los últimos tiempos, se ha visto como en las redes sociales, hay presencia de un positividad tóxica o bien una positividad excesiva. Hoy día se ha visto como en las redes sociales,las personas imponen una actitud falsamente positiva.

La gran mayoría muestra tener una vida perfecta y solo muestran las buenas experiencias de su vida;haciendo creer a los demás que están excelente y que nada malo les sucede, siendo muchas veces esto falso.

Se ha demostrado,que el positivismo extremo esta inundando a las redes sociales.Expertos afirman,que los adolescentes usan las redes sociales como una manera de ser reconocidos y populares. Tendencia que con la pandemia se incremento,debido a la cantidad de horas que se estuvo en casa y que todas las actividades escolares las realizaban a través de los medios digitales,pues se disminuyo los contactos interpersonales.

Es claro que no vamos a decir por las redes sociales»estoy triste». Pero si estamos hablando de la positividad tóxica claro que las redes sociales entra en el juego, pues básicamente todos destacamos nuestros buenos momentos, y eso no esta mal. Lo que esta mal es tratar de escondernos en una foto con una gran sonrisa cuando en realidad podemos estar muy tristes por dentro.

El lado oscuro del optimismo ¿Cuáles son sus consecuencias?

Si eres un positivo tóxico, lo único que vas a conseguir; es ser aislado de los demás, tener dificultades para crear relaciones interpersonales e insatisfacción personal. Para evitarlo; debes reconocer y aceptar tal cual eres, sin ocultar ninguna emoción y mucho menos tu personalidad.

Ser un positivo tóxico, trae consigo muchas desventajas, tales como:

Aislamiento y estigma

Con frecuencia las personas que presentan este tipo de positivismo se aíslan, ya que no expresan sus sentimientos y evitan a toda costa las discusiones para no romper su paz. Por esta razón, nunca va a tener una relación sana con las demás personas.

Con esta idea errónea de que todo es felicidad, nunca pueden llevar a cabo relaciones interpersonales, pues se les dificulta resolver cualquier problema cotidiano.

Problemas de comunicación

Una persona con positividad tóxica,con frecuencia se les dificulta crear relaciones interpersonales,en cualquier tipo de relación puede tener algunos desafíos. La positividad tóxica anima a las personas a ignorar estos desafíos y centrarse en lo positivo.

Con esta idea errónea de que todo es felicidad,nunca pueden llevar a cabo relaciones interpersonales,pues se les dificulta resolver cualquier problema cotidiano.

Evasión del daño real

Un positivismo tóxico podría hacer que las personas que experimentan abuso subestimen su gravedad y permanezcan en relaciones abusivas. El optimismo, la esperanza y el perdón aumentaron el riesgo de que las personas se queden con sus abusadores y sean objeto de un abuso cada vez mayor.

¿Cómo prevenirla?

  • Se realista.
  • No ocultes tus emociones.
  • Habla con un profesional.
  • Reconoce quien eres.

Ser positivo no es malo. Lo que es malo es llevarlo a los extremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.