Vida Positiva

Sentimientos y emociones ¿Son iguales? ¿Cómo se diferencian y expresan?

Sentimientos y emociones

A lo largo de nuestras vidas las personas experimentamos distintos sentimientos y emociones, que pueden ser, a grandes rasgos, definidas como positivas o negativas. No obstante, este tema abarca mucho más que simples alegrías o tristezas.

Todos sabemos que tenemos sentimientos y emociones, pero ¿qué son estas sensaciones que vienen desde nuestro interior? ¿En realidad son útiles? ¿Pueden llegar a perjudicarnos? Estas son preguntas que solemos hacernos cuando pensamos en quienes somos, y a las que muchas veces no encontramos respuesta. Sin embargo, hoy te ayudaremos a conocer un poco más sobre el tema.

Comprender el significado de los sentimientos y emociones, nos puede ayudar a comprendernos mejor, y así, establecer mejores relaciones con nuestros seres queridos y la sociedad

En muchas ocasiones los conceptos de sentimientos y emociones suelen confundirse, gracias a que estos conceptos parecen tener gran similitud, tanto así, que en el campo de la psicología muchas veces los llegan a utilizar como si fueran sinónimos.

A pesar de ello, estamos hablando de dos experiencias diferentes. Continúa leyendo para conocer más al respecto.

¿Qué son los sentimientos y las emociones?

Al hablar sobre términos que atañen a la psicología humana es imposible llevar a las palabras, de una manera fiel y exacta, la representación de aquello que se habla. Por esto, mediante ciertos ejemplos, y conceptos básicos, cada persona puede hacerse una idea propia de lo que para ella han sido sentimientos o emociones.

Las palabras “sentimientos y emociones”, se utilizan comúnmente para describir aquello que experimentamos de manera interna, eso que sentimos desde nuestro interior.

Los sentimientos y las emociones pueden experimentarse con distintos niveles de intensidad, dependiendo de cómo se vivan y las situaciones concretas por las que esté atravesando la persona. Es por ello, que, por ejemplo, la alegría al recibir un helado puede no ser la misma entre un niño y un adulto, o entre un par de adultos.

Se trata de eventos subjetivos que dependerán de cada persona, por lo que la percepción de ambos dependerá de quién los experimenta.

Para conocernos mejor y mejorar nuestras capacidades de relación con el mundo que nos rodea, es importante conocer y entender ambos conceptos. Al hablar de dos concepciones que poseen similitudes, pero también diferencias, lo mejor es desglosar cada uno por separado.

sentimientos y emociones
Día con día tomamos decisiones en función de nuestro estado de ánimo.

¿A qué hacen referencia las emociones?

Morfológicamente, emoción proviene del latín “emotio”, que a su vez deriva del verbo emovere, lo que posee las acepciones de mover o agitar. Por lo tanto, las emociones son la agitación o el cambio que se produce en el organismo gracias a mecanismos básicos de regulación y preservación de la vida.

En el mundo de las neurociencias se dice que, las emociones son esas reacciones químicas que se producen en nuestro cerebro en forma de respuesta a un estímulo externo, lo que trae como consecuencia la generación de una alteración en nuestro cuerpo. Es decir, recibimos un estímulo externo y nuestro cuerpo da una respuesta, estas respuestas son las emociones.

Gracias a las emociones, nuestro cerebro tiene la capacidad de tener predisposición a responder de cierta manera a ciertos estímulos.

En un área de nuestro cerebro, llamada sistema límbico, es donde se almacenan o memorizan las experiencias que vamos teniendo a lo largo de nuestras vidas. A medida que aprendemos de ciertos estímulos, podemos tener determinadas respuestas que nos ayudan, tanto en relaciones interpersonales, como en situaciones que podrían poner en riesgo nuestras vidas.

Por ejemplo, si un día nos quemamos sacando un pastel del horno, aprendemos que esto produce dolor. Gracias a esto, en el futuro nuestro cerebro será capaz de acceder a este recuerdo y producirnos una sensación de temor o precaución a la hora de trabajar con el horno, por lo que nuestras posibilidades de quemarnos nuevamente serán menores.

Desde que se produce la reacción ante el estímulo, hasta que se desvanece, transcurren aproximadamente 6 sg.

Tipos de emociones

Existe un diverso número de teorías que intentan dilucidar la cantidad de emociones que podemos presentar los humanos. No obstante, al tratarse de un tema complejo, los especialistas no logran ponerse completamente de acuerdo.

A grandes rasgos, las emociones pueden clasificarse en seis emociones básicas o primarias, lo que quiere decir que no poseen ninguna emoción detrás. Estas seis emociones son:

  • Miedo: esa sensación con la que buscamos protección.
  • Sorpresa: nos invita a investigar una nueva situación.
  • Asco: el rechazo ante algo negativo.
  • Ira: nos indica que nuestros límites han sido sobrepasados.
  • Alegría: induce a la reproducción de la acción.
  • Tristeza: indicativo de perdida que motiva a una nueva reintegración corporal.

Todas las emociones pueden combinarse como lo hacen los colores que utiliza un artista para pintar una acuarela, y así producir diferentes reacciones.

Otros pensadores incluyen otras emociones como la vergüenza, la excitación, el desprecio, el orgullo, la satisfacción y la diversión. Sin embargo, algunos incluyen estas emociones como ramas dentro de las emociones primarias.

sentimientos y emociones
Si no son controladas, las emociones pueden llevarnos a tomar decisiones erradas.

¿Qué son los sentimientos?

Para muchas personas, los sentimientos son aquello que nos hace humanos, lo que nos diferencia de los animales, sin embargo, esto no es del todo cierto. Innumerables especies de animales poseen sentimientos, por lo que este comportamiento no se limita sólo a los humanos. Entonces, cabe preguntarse ¿qué son los sentimientos?

Al saber qué son las emociones podemos dilucidar más fácilmente qué son los sentimientos. Este concepto hace referencia a un estado afectivo generado a partir de una emoción. Sin embargo, los sentimientos no son tan instintivos como las emociones.

Un sentimiento se produce de una manera más consciente, ya que, nosotros mismos podemos, en cierta forma, elegir la prolongación de ese estado anímico.

A diferencia de las emociones, que son de corta duración, los sentimientos llevan consigo algo más de razonamiento, puesto que la persona que lo posee puede alimentarlo hasta convertirlo en algo que perdure a través del tiempo.

El sentimiento surge como resultado de una emoción que permite al sujeto ser consciente de su estado anímico. Se trata de la elaboración y representación cognitiva de determinadas experiencias.

Un ejemplo del desarrollo de los sentimientos, es el amor que sentimos hacia nuestros padres, amor hacia nuestra pareja, o hacia nuestros hijos. Estos sentires son algo que se alimenta cada día y puede durar toda la vida, o puede dejarse morir.

Los sentimientos tienen un gran papel a la hora de formar nuestra personalidad.

Tipos de sentimientos

Los sentimientos pueden variar de persona en persona, por lo que el sentimiento de gratitud puede no representarse de igual forma entre dos sociedades. De igual forma, los sentimientos podrían englobarse en dos grandes grupos, los sentimientos positivos, y los sentimientos negativos.

Ya sabemos que los sentimientos varían de acuerdo a varios factores, y que las experiencias de cada persona pueden no coincidir, pero, a pesar de esto, te presentamos una lista con los sentimientos más comúnmente experimentados por los seres humanos.

Sentimientos positivos

Los sentimientos que nos agrada tener, y que deseamos que perduren en el tiempo, suelen abarcarse en el grupo de los positivos. Tales como:

  • Amor: se trata de un sentimiento hacia alguien, que nace del deseo de que aquel ser tenga todo lo bueno que pueda tener. Este sentir saca lo mejor de nosotros.
  • Esperanza: tener fe en alcanzar aquello que uno anhela.
  • Admiración: cuando contemplamos a algo o alguien de forma positiva.
  • Motivación: reacción de entusiasmo y energía ante un deber o una acción.
  • Afecto: es una sensación placentera al conectar con alguien.
  • Satisfacción: sentimiento que se produce tras la realización de algo bien hecho, que estimula la confianza y seguridad sobre nosotros mismos.
  • Agrado: cuando algo nos produce gusto.
  • Euforia: la máxima expresión de la alegría. Esta conlleva un aumento de nuestra energía y nos hace contemplar la vida de un modo mucho más positivo.
  • Optimismo: percibimos la vida de buena manera y sin miedo a hacerle frente.
  • Gratitud: sensación de retribución hacia alguien.
  • Pasión: sentimiento que está íntimamente relacionado con el amor y tiende a aparecer en la esfera sexual.
  • Diversión: focaliza nuestra atención en una acción que nos hace pasar el tiempo de forma agradable y nos aporta bienestar.
  • Bienestar: estado de equilibrio entre los niveles somáticos y psíquicos de la persona.
  • Entusiasmo: sentimiento que nace ante la motivación frente a un acontecimiento.

Sentimientos negativos

Aquellas sensaciones que nos producen repulsión y disgusto suelen abarcarse en los sentimientos negativos como:

  • Enfado: se trata de una mala disposición hacia alguien o algo.
  • Culpa: responsabilidad que la persona asume sobre un hecho o acción, que conlleva una connotación negativa.
  • Envidia: se produce al desear algo que no se tiene y que posee otra persona.
  • Odio: un fuerte sentimiento de repulsión hacia una persona.
  • Estrés: es la abrumación ante la percepción de sentirse superado por una determinada circunstancia.
  • Frustración: esto nace ante la imposibilidad de completar aquello que se necesitaba o deseaba.
  • Indignación: sentimiento que cursa con enfado por considerar un hecho o acción como injusta.
  • Vergüenza: incomodidad frente a un hecho sobre el cual la persona se ha sentido humillada, o por anticipación de miedo, al ver la posibilidad de hacer el ridículo.
  • Celos: sentimiento que surge al pensar que se va a perder a alguien que ama.
  • Vulnerabilidad: este sentimiento engloba la fragilidad, impotencia, sensibilidad e inseguridad, que desencadenan un sentimiento global de sentirse sin defensas.
  • Impaciencia: necesitar algo cuanto antes, lo que puede llevar a un sentimiento de frustración o indignación si no es obtenido.
  • Venganza: deseo de hacer una represalia, producto de un hecho considerado injusto.
sentimientos y emociones
Los sentimientos y emociones nos acompañan día a día.

Diferencias entre los sentimientos y las emociones

Si bien ya conocemos la definición de cada uno de estos conceptos, nos pueden sonar muy similares, por lo que cabe resaltar algunas diferencias que aclaren el por qué se trata de sensaciones distintas.

Los sentimientos y las emociones son estados diferentes, y pueden ser diferenciados mediante siete grandes rasgos:

Origen

Las emociones son instintivas, básicas, primitivas y automáticas. Es una reacción de nuestro organismo, psicofisiológica, cognitiva y conductual, que llega a generarse sin hacer consciencia de la situación, simplemente aparecen y llegamos a experimentar de manera más intensa las reacciones que nos provocan en nuestro cuerpo.

Por otra parte, los sentimientos dejan de ser instintivos y conllevan un proceso reflexivo de razonamiento. Estos pasan por una especie de filtro mental, mediante el cual podemos pensar de manera más racional, por lo que valoramos y evaluamos la experiencia.

Orden

La emoción va primero. Se trata de una reacción inconsciente e inmediata que surge aunque no lo queramos. por otra parte, el sentimiento surge lentamente tras la información recibida de las emociones, los pensamientos y la interpretación de los mismos.

Duración

Las emociones tienen un periodo corto de duración. Sin embargo, los sentimientos pueden prologarse por mucho tiempo, incluso pueden durar para toda la vida.

Participación de los pensamientos

Las emociones son reacciones inmediatas, en las cuales no tiene participación la razón. Es decir, primero se siente la emoción y luego se es consciente de que se siente.

Así mismo, la forma de interpretar las emociones es lo que determinará los sentimientos, que sí están mediados por la razón.

Universalidad

Todas las personas son capaces de experimentar emociones, por lo tanto, se trata de un estado universal. Por el contrario, no todas las personas tienen la capacidad de experimentar todos los sentimientos.

Intensidad

Las emociones irrumpen de forma abrupta y suelen sentirse con más fuerza, aunque ambos puedan llegar a sentirse con diferentes grados de fuerza.

Por otro lado, los sentimientos son más estables y pueden sentirse de una manera más profunda. Sin embargo, las sensaciones físicas de los sentimientos no son tan fuertes o intensas como en el caso de las emociones.

Consecuencias

Con las emociones nos movemos, estas nos motivan a la acción, mientras que los sentimientos, al ser más duraderos y estables, influyen en nuestras decisiones y en nuestro estilo de vida.

Si en tu día a día sufres estados emocionales efímeros, pero intensos, que te llegan a dominar, puedes aprender algunas técnicas para el manejo de las emociones, o acudir a un psicólogo que trate tu caso particular.

La alexitimia es un rasgo de personalidad que impide reconocer y expresar las propias emociones, pero no implica necesariamente dejar de experimentarlas.

En la actualidad se habla mucho respecto a la inteligencia emocional, y la importancia de enseñarla a nuestros hijos desde pequeños. Aunque el término sea salud emocional, este, en realidad, hace referencia a los sentimientos. Esta capacidad posee gran importancia en el día a día de nuestra vida adulta y en el desarrollo de nuestros pequeños.

La correcta gestión de los sentimientos, puede aportar grandes beneficios para las personas tanto en su bienestar mental como en su rendimiento ya sea laboral, educativo, afectivo, deportivo, entre otros. Es importante que prestes atención a tu salud emocional y acudas con un especialista en cuanto notes cualquier comportamiento fuera de lo normal o creas que necesitas ayuda.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.