Vida Positiva

Simone Biles: el fenómeno olímpico que vivió una infancia dramática

No es mentira que lo más importante que acompaña al parto son los primeros años de vida de un niño, y es que todo ese cúmulo de experiencias que se van adquiriendo durante estos años van formando la personalidad de estos futuros adolescentes y posteriores adultos.

Simone Biles una joven atleta olímpica de los estados unidos es la muestra de cómo el deporte puede ser un mecanismo favorable para combatir los golpes que le da la vida a algunas personas. Esta pequeña chica de Ohio, se luce en los juegos olímpicos de Rio 2016 y acá te contamos su historia.

Esta chica de tan solo metro y medio y 47 kilos, ha dejado impactado a la población mundial que día a día disfruta por television las competencias de la máxima gesta deportiva del mundo. Con este mundial no dudamos que desde ya se convierta en una leyenda del deporte mundial.

simone

¿Quién es Simone Biles?

Cuando esta pequeña nadie se hubiese atrevido a augurar todo el éxito que esta joven atleta ha logrado con tan solo 19 años. Nació en marzo de 1997 en Columbus, Ohio, USA. Sus padres biológicos eral adictos a las drogas y al alcohol.

Producto de que el padre la abandonara a ella y a sus tres hermanos y la incapacidad de su madre para cuidarles, los 4 hermanitos Biles fueron dados en adopción procurando que tuviesen un mejor destino. Vaya que ¡Simone Biles lo logro!

Junto a sus hermanos vivieron durante varios años en diferentes centros de adopción hasta que a la edad de 6 años el abuelo de Simone junto a su segunda esposa la rescataron a fin de darle un mejor futuro a esta niña que no tenía ninguna culpa de los malos pasos de sus padres.

En una entrevista realizada a Biles comento que mientras estaba pequeña cientos de veces se preguntó que sería de su vida si su madre no hubiese hecho todo lo que hizo o si su madre se arrepentirá de todo el daño que les causo.

simone biles 2

La gimnasia artística como refugio

Simone era una niña hiperactiva, señala su abuelo. Ella solía brincar de un lado al otro durante todo el día. Por ello sus tutores tomaron la desición de inscribirla en un centro deportivo donde se impartía gimnasia artística para niñas, allí empezó la historia del triunfo.

Su actual entrenadora la descubrió cuando Biles apenas tenía 8 añitos de edad. Ella inmediatamente reconoció el talento sobrenatural que esta pequeña niña tiene para hacer complicadísimos saltos que son evaluados en este tipo de competencias.

A los 15 años ya esta pequeña logró ser campeona del mundo por lo cual empezó a estudiar desde casa para poder ampliar sus horas de entrenamiento. Ella vive dedicada en cuerpo y alma a su más grande pasión: la gimnasia artística.

Las destrezas de esta joven son consideradas por los expertos como “de otro mundo”, ella podría cambiar la historia de la gimnasia olímpica. Esa historia que no ha tenido más sucesoras desde aquella calificación perfecta que realizara la gran Nadia Comaneci.

Es común que cuando vemos esas historias de grandes deportistas olímpicos, aquellos que sobresalen del monto, pensarías que tras de esto hay unos padres súper abnegados y que se dedicaron a darle oportunidades a sus hijos. Y aunque si hay muchos casos así, este precisamente no lo es. Este es el caso de unos abuelos que canalizaron la gran energía de una pequeña niña que tuvo una infancia que quizás no desea recordar.

Cuando uno ve estos casos de talentos excepcionales, piensa que detrás de cada uno hay unos padres que apoyan a sus hijos incondicionalmente. Pero este no es el caso. Aquí hay unos abuelos con un gran corazón que la criaron como a su propia hija. De hecho, lo son, ella los llama papá y mamá.

Última actualización del articulo 12 agosto 2016