Maternidad Mujeres Vida sana

Vacuna contra el VPH ¿Para qué sirve? ¿Cuándo debe aplicarse?

vacuna vph
Vacuna de VPH reduce infección en adolescentes. El estudio de los CDC comparó tasas de infección en muchachas de 14 a 19 años antes y después de que estu-viera disponible la vacuna. La proporción infectada con las cepas de VPH objetivo bajó 56%

¿Qué es el VPH? ¿Qué previene la vacuna contra el VPH? ¿Se le aplica a los niños? La vacuna vph es una vacuna que protege contra la infección por el virus del papiloma humano que causa una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuente en ambos sexos.

Aunque la mayoría de las infecciones por vph no causan problemas y desaparecen voluntariamente, las infecciones persistentes están asociadas a algunos tipos de cáncer como el cáncer de cuello uterino.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la vacuna contra el VPH tanto para niños como para niñas de 9 a 14 años de edad

En la actualidad hay tres vacunas que protegen contra los VPH 16 y 18, causantes del 70% de los casos de cáncer de cuello uterino. Como otras vacunas para proteger contra infecciones virales, las vacunas contra el VPH estimulan al cuerpo para que produzca anticuerpos que, en encuentros futuros con VPH, se unirán al virus y le impedirán que infecte células.

Te explicamos por qué es tan importante la vacuna contra el VPH, quienes deben aplicarla, a qué edad y cuales son sus efectos secundarios.

La vacuna contra el VPH es parte del programa de vacunación infantil de rutina recomendado por la OMS

¿Qué es la vacuna contra el VPH?

La vacuna contra el VPH (virus del papiloma humano) es una vacuna contra que protege contra ciertas variedades de enfermedades de transmisión sexual del VPH, asociado con el desarrollo del cáncer cervical  (o cáncer del cuello del útero ) y las verrugas genitales.

La Organización Mundial de la Salud recomienda las vacunas que protegen contra VPH 16 y 18, cuyo uso está aprobado en muchos países

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA en español) ha aprobado tres vacunas para la prevención de la infección por VPH: Gardasil, Gardasil 9 y Cervarix.

Las tres vacunas protegen de la infección por los tipos 16 y 18 de VPH, dos de los virus del papiloma humano de alto riesgo que causan cerca de 70 % de los cánceres de cuello uterino y un porcentaje todavía mayor de algunos de los otros cánceres causados por el VPH.

  • Gardasil protege también de la infección por los tipos 6 y 11 de VPH, los cuales causan 90 % de las verrugas genitales.
  • Gardasil 9 protege de la infección por los mismos cuatro tipos de VPH y otros cinco tipos de VPH que causan cáncer.
Una sola dosis de la vacuna contra el virus del papiloma humano podría evitar las infecciones venéreas.

¿Para qué sirve la vacuna contra el virus del papiloma humano?

Las vacunas VPH ayudan a para prevenir la infección genital causada por algunos tipos de VPH, sobre todo si no se ha producido la infección, por lo que se recomienda administrar la vacuna VPH en niños, pre-adolescentes y adolescentes, puesto que son los más beneficiados de los efectos preventivos de esta vacuna.

La vacuna vph puede prevenir la mayoría de los casos de cuello uterino si se aplica antes de que el niña o la mujer se exponga al virus.

Además, se recomienda vacunar a los niños contra los tipos de VPH asociados al cáncer de cuello uterino ya que también ayuda a proteger a las niñas del virus mediante la posible disminución de la transmisión.

La vacuna contra el VPH no protege contra otras infecciones que se pueden propagar durante el contacto sexual

La vacuna contra el VPH sirve para prevenir:

  • Infecciones genitales graves en mujeres y hombres
  • El cáncer vaginal y vulvar en las mujeres
  • Las verrugas genitales
  • El cáncer anal en mujeres y hombres.

Asimismo, ciertos tipos de VPH se vinculan con el cáncer de boca y garganta, de modo que la vacuna contra el VPH también ofrece algún tipo de protección contra estos tipos de cáncer.

¿Cómo funciona la vacuna contra el VPH?

Los CDC formulan las recomendaciones con respecto a todas las vacunaciones, incluyendo la vacunación contra el VPH. Las recomendaciones actuales de los CDC para la vacunación con Gardasil 9 son las siguientes:

  • Tanto para niños como para niñas de 9 a 14 años de edad deberán recibir dos inyecciones de la vacuna contra el VPH con una separación de 6 a 12 meses.
  • Si las dos inyecciones se aplican con una separación menor a 5 meses, una tercera inyección será necesaria. Es posible que haya cambios en el futuro con respecto a las recomendaciones de dosificación.
  • La vacuna contra el VPH se recomienda para mujeres jóvenes hasta los 26 años y hombres jóvenes hasta los 21.
  • Los adolescentes que reciben su primera dosis a la edad de 15 años o más necesitan tres dosis de la vacuna administradas en 6 meses.
  • Las personas que han completado una serie válida con cualquier vacuna contra el VPH no necesitan dosis adicionales.

Las pautas adicionales para grupos específicos como para individuos inmunodeficientes (incluso individuos con VIH), hombres que tienen sexo con hombres, y mujeres embarazadas, las pueden encontrar en el sitio web de los CDC.

Se espera que la protección de la vacuna contra el VPH dure mucho tiempo.

¿Cuándo debe aplicarse la vacuna contra el VPH?

La vacuna contra el VPH de administra como una serie de 2 dosis para niños y niñas de 9 a 14 años de edad:

  • Primera dosis: ahora
  • Segunda dosis: 6 a 12 meses después de la primera dosis

La vacuna se administra como una serie de 3 dosis para personas de 15 a 26 años de edad, y a aquellos que tienen sistemas inmunitarios debilitados:

  • Primera dosis: ahora
  • Segunda dosis: 1 a 2 meses después de la primera dosis
  • Tercera dosis: 6 meses después de la primera dosis

¿Quiénes no deben vacunarse contra el virus del papiloma humano?

La vacuna contra el VPH no se recomienda en mujeres embarazadas, sin embargo, no se ha encontrado ningún problema en mujeres que recibieron la vacuna durante el embarazo, antes de que ellas supieran que estaban embarazadas.

Tampoco está recomendada en personas que estén moderada o gravemente enfermas, por lo que debes informarle al médico si tienes alguna alergia grave, incluso una alergia a la levadura o al látex.

Asimismo, si has tenido una reacción alérgica potencialmente mortal a cualquiera de los componentes de la vacuna o a una dosis anterior, no deberías recibir la vacuna.

Las mujeres embarazadas no deberían recibir esta vacuna.

¿Qué tan segura es la vacuna contra el VPH?

La vacuna contra el VPH cuenta con la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EE.UU. Los CDC también aprobaron esta vacuna como segura y eficaz.

La vacuna ha sido estudiada en miles de personas en todo el mundo, y los estudios no han generado preocupaciones de seguridad graves.

Efectos secundarios de la vacuna contra el VPH

En general, los efectos suelen ser leves. Los efectos secundarios más comunes de las vacunas contra el VPH son dolor, hinchazón o enrojecimiento en el sitio de la inyección.

A veces, se producen mareos o desmayos después de la aplicación. Si permaneces sentado durante 15 minutos después de la inyección, se reduce el riesgo de desmayo. Además, también pueden presentarse dolores de cabeza, náuseas, vómitos, fatiga o debilidad.

Los CDC y la FDA siguen controlando las vacunas para detectar problemas poco comunes o graves

¿Qué son los VPH?

Los VPH son la causa más frecuente de infección vírica del aparato reproductor. La mayoría de las mujeres y hombres sexualmente activos contraerán la infección en algún momento de su vida, y algunas personas pueden tener infecciones recurrentes.

Los VPH forman parte de un grupo de virus de la familia de los Papillomaviridae. Actualmente, se han identificado más de 200 tipos diferentes de VPH con tropismo diferente. Unos son cutáneomucosos, causantes de lesiones en la piel y otros son mucosos típicos o mucosales, con capacidad de infectar el tracto genital.

La infección por le VPH es la causa principal del cáncer de cuello uterino y un factor de riesgo para otros tipos de cancer

Hay muchos tipos de PVH y muchos de ellos no causan problemas. Por lo general, las infecciones por PVH suelen desaparecer sin ninguna intervención unos meses después de haberse contraído, y alrededor del 90% remite al cabo de 2 años. Un pequeño porcentaje de las infecciones por determinados tipos de PVH puede persistir y convertirse en cáncer

Es la infección más frecuente en personas con vida sexual activa, afecta a hombres y mujeres. Existen más de 200 tipos de virus.

¿Cómo se conduce la infección por VPH al cáncer?

Aunque la mayoría de las infecciones por PVH desaparecen por sí mismas y la mayoría de las lesiones pre-cancerosas se resuelven de forma espontánea, todas las mujeres corren el riesgo de que las infecciones por VPH se cronifiquen y las lesiones precancerosas evolucionen hacia el Cáncer de Cuello Interino invasivo.

En mujeres con un sistema inmunitario normal el CCU tarda 15 a 20 años en desarrollarse, pero en mujeres con un sistema inmunitario debilitado, como las infectadas por VIH no tratadas, pueden bastar 5 a 10 años.

Transmisión de los VHP ¿Cómo se propagan?

El VPH se transmite por vía sexual a través de los contactos con las superficies mucosas y cutáneas de sujetos previamente infectados por los distintos genotipos del VPH. Este es el mecanismo de contagio más frecuente de todos (40-80 %), tras una relación sexual sin protección.

Sin embargo, se ha observado que el uso de preservativos no elimina con garantías la posibilidad de transmisión viral durante el acto sexual.

Según la Asociación Española de Pediatra (AEP) tanto el hombre como la mujer pueden ser portadores asintomáticos y vehículos de infección por el VPH.

El virus de VHP puede ser transmitido aún cuando una persona infectada no tenga signos ni síntomas.

Existen otros mecanismos de transmisión de los VPH, tales como:

  • Transmisión vertical por la papilomatosis laríngea recurrente, en la que el recién nacido, al pasar por el canal durante el parto, se contagia de la madre infectada por el VPH.
  • La conducta sexual es un factor que determina el riesgo de infección. Así, la edad precoz de las relaciones sexuales se asocia a mayor prevalencia.
  • El número de compañeros sexuales es otro de los factores correlacionados con el mayor riesgo de infección, estimándose un incremento del 3-5 % por cada compañero sexual, para la infección por los VPH 16 y 18.
La mayoría de las personas sexualmente activas están infectadas por algún tipo del virus en algún momento su vida, pero sin consecuencias

Complicaciones más importantes de contraer VPH

Los VPH son capaces de producir distintas formas clínicas de expresión:

  • Verrugas genitales o condilomas acuminados. Casi el 95 % están producidos por los VPH 6 y 11. Conllevan problemas estéticos y psicológicos y unos elevados costes para el sistema sanitario.
  • Papilomatosis laríngea recurrente. Son menos frecuentes, y existen dos formas clínicas: la infantil, de comienzo a los (3-4 años), adquirida durante el parto, en la que aparecen papilomas en la laringe y el tracto respiratorio superior, cuyo tratamiento y cirugía son complicados; y la forma adulta que se transmite por vía sexual y su clínica es más leve.
  • Lesiones precancerosas de cuello uterino: Neoplasia intraepitelial cervical (CIN 1) o lesión escamosa intraepitelial de bajo riesgo o grado (LSIL) que afecta a menos de 1/3 del grosor epitelial. Desaparece con el tiempo y progresa en muy pocos casos a lesiones de medio o alto grado. No requieren tratamiento.
  • Neoplasia intraepitelial de grado medio (CIN 2) o lesión escamosa intraepitelial de alto grado (HSIL). Lesiones de cérvix que aparecen tras una infección persistente, aunque a veces pueden aparecer directamente sin pasar por CIN 1. El epitelio está engrosado. Aproximadamente 2/3 requieren tratamiento, aunque a veces pueden regresar.
  • Carcinoma in situ (CIN 3) o (HLIL). Todo el epitelio está afectado. Es difícil diferenciar (CIN 3) y carcinoma in situ o adenocarcinoma in situ (AIS). El tratamiento habrá de ser adaptado según cada caso.
  • Cáncer de cérvix. El 85 % son de células escamosas, encontrado el VPH 16 con más frecuencia y el 15 % son adenocarcinomas (AIS), predominando los VPH 18, 16 y 45, representando estos tres el 94 % de todos los casos.
  • Neoplasias de cabeza y cuello en ambos sexos. El VPH 16 es el más prevalente en estos casos y está implicado en el desarrollo de estos carcinomas de células escamosas. Tiene mejor pronóstico que los tumores no relacionados con el VPH.
Muchas veces el organismo elimina o suprime el virus en un plazo de dos años a través del sistema inmunitario por lo que suele considerarse inofensivo.

Tratamiento contra los VPH

La infección por VPH no se trata, por lo que tratamiento va dirigido, principalmente, a las lesiones asociadas al VPH.

Las opciones de tratamiento para las verrugas genitales y los precursores del cáncer de cérvix, vaginal y vulvar, y en el caso de los varones, cáncer de ano y pene, incluyen diversos enfoques locales que eliminen la lesión, por ejemplo, la crioterapia, la electrocoagulación, el láser o la escisión quirúrgica.

Las verrugas genitales se tratan también con agentes farmacológicos tópicos. No existe ningún tratamiento específico para evitar la recidiva. El tratamiento de elección dependerá de la forma, estructura y alcance de las verrugas y la elección del paciente.

No hay evidencia de que las vacunas actuales frente al VPH tengan algún efecto terapéutico para la curación de la infección o de la patología relacionada con el VPH.

Recomendaciones para prevenir el VPH

Dentro de las estrategias preventivas frente al VPH, una de las más importantes es la utilización del preservativo, ya que reduce el riesgo de contagio, aunque solo lo evita en el 60-70 % de los casos, dado que la trasmisión puede ocurrir también en zonas no cubiertas por el preservativo o previamente a su colocación.

La citología vaginales mediante Papanicolaou (cribado estandarizado) también es muy importante en las mujeres, pues reduce la morbilidad y la mortalidad por cáncer de cérvix en el 75 % de los casos.

La mejor manera de evitar los problemas que puede causar el virus del papiloma humano (VPH) es vacunarse contra el mismo. 

Los expertos advierten que todos estamos expuestos a contraer la infección por VPH, y aunque algunas personas tienen más factores de riesgo que otras, la mejor medida preventiva para proteger a las niñas y a los niños de la infección por el VPH y el cáncer causado por este virus, son las vacunas contra el VPH.

Por eso, los CDC, la OMS y la AEP recomiendan esta vacunación en todas las chicas y chicos adolescentes, preferiblemente a los 12 años de edad para conseguir la protección frente a este virus.

Asimismo resaltan la importancia de la utilización del preservativo en los jóvenes que mantienen relaciones sexuales, ya que reduce el riesgo de contagio en el 60-70 % de los casos, así como la trasmisión de otras enfermedades o infecciones de origen sexual.

Ante cualquier duda consulta con tu médico de confianza

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS