Saltar al contenido

¿Es bueno tener gatos en casa cuando hay niños?

Es bueno tener gatos en casa cuando hay ninos

A los niños les encantan los animales, siendo los perros y los gatos los preferidos para tener como mascota en casa. Pero, ¿es bueno tener gatos en casa cuando hay niños? ¿Qué tan peligroso resulta tener un gatito en casa?

Los niños y los gatos pueden tener una relación muy especial

Los gatos son criaturas inexpresivas y poco cariñosas que ronronean por la casa, maúllan y fomentan las peleas nocturnas en los techos, dejan pelos a su paso, arañan todo lo que encuentran y marcan territorio con un tufo difícil de ignorar. Pero, si se les tratas con amor y cariño, pueden llegar a ser una de las mejores mascotas para los niños.

Sin embargo, a muchos padres les preocupa que los gatos puedan herir a sus hijos, ya sea arañándolos o mordiéndolos, y no solo eso, también temen de que el felino se convierta en un portador de alergias e infecciones.

Es bueno tener gatos en casa cuando hay ninos consejos

Los gatos y los niños a menudo se llevan bien entre ellos, pero es importante enseñarles la responsabilidad de cuidarlos.

¿Es bueno tener gatos en casa cuando hay niños?

Todos los niños pueden disfrutar de la compañía de los pequeños felinos en el hogar, pues se tratan de animales cariñosos, juguetones y tranquilos. No obstante, la fuerza que poseen en sus garras y uñas, hacen dudar a la mayoría de los padres sobre si sus caricias hacia los niños serán suaves.

Hay muchos mitos entorno a la personalidad de los felinos. En general, los gatos tienen fama de ser traicioneros, independientes y menos juguetones que los canes, pero la verdad es que como cualquier otra mascota necesitan atención, abrazos y caricias.

Un gato necesita cuidado y atención, por esta razón, puede enseñarle al niño a tener calma, respeto y un sentido de responsabilidad.

Aunque es cierto que los gatos necesitan su espacio y son menos pacientes que los perros, siempre te dan señales para que sepas que no están cómodos con una situación o que les está molestando.

De hecho, los gatos no suelen atacar sin avisar, solo es cuestión de que aprendas a interpretar sus señales y le enseñes a tus hijos cómo tratarlo, es decir, a interaccionar de forma tranquila con el gato.

Normalmente, será el gato el que buscará interactuar con el niño, ya que no siempre estará dispuesto a hacerlo como ocurre con los perros. Sin embargo, los gatos jóvenes también juegan mucho, por lo que pueden convertirse en un gran compañero de juego para los niños.

niño feliz con su mascota

Los padres deben enseñarles a los niños que un gato también necesita cariño y ser tratado sin agresividad.

10 Razones de por qué es bueno tener gatos en casa cuando hay niños

Aunque los gatos son bastante independientes, un dueño amoroso es muy importante para ellos. Según los expertos, cuando el gato y el niño crecen juntos pueden generar un vínculo potente jugando entre ellos. Sin embargo, la interacción entre ambos siempre debe ser supervisada por los padres.

Los felinos son muy pacientes y juguetones, por eso son la mascota ideal para los pequeños

Los niños que crecen con mascotas, en este caso con gatos, aprenden a ser mucho más respetuosos, responsables y más cariñosos. Los gatos pueden mejorar la autoestima de los niños, enseñarles la responsabilidad y ayudarlos a aprender la empatía.

Son muchas las razones por la cuales es bueno tener gatos en casa cuando hay niños.

Veamos las principales razones por las que los gatos son estupendas mascotas para los niños.

1. Son pacientes

Los gatos son fáciles de amaestrar, tranquilos y pacientes, por tanto son los compañeros de juegos ideales para los pequeñines.

A menudo el interés de los niños los lleva a realizar gestos y movimientos que podrían resultar molestos o incluso lamentables para los gatos. Pero, si se les enseñan a los niños que el gato es un compañero de juego y no un juguete, no tienes de qué preocuparte.

es bueno tener gatos en casa cuando hay niños

Los gatos pero brindan la oportunidad de enseñar a los niños a tomar las cosas con calma.

2. Son muy juguetones

¿Qué es lo que desea hacer todo el tiempo un niño? ¡Jugar! Lo más probable es que en muchas oportunidades podamos acompañarlo, pero hay otras en las que no es posible. Tu gato te suplantará de forma ideal. Los felinos son muy juguetones y parece que nunca se agotan de jugar.

¿Qué mejor cómplice de juegos para tu hijo que tu gato? A tu niño, le fascinará compartir momentos con su mascota.

3. Ayudan a reducir el estrés

Los gatos ayudan a evitar y reducir del estrés de los niños. Si tu hijo es naturalmente nervioso, un gato puede motivarle a estar tranquilo. Se ha comprobado científicamente que sus ronroneos apaciguan los nervios.

Además, por muy juguetones que ellos sean, los gatos poseen un carácter tranquilo y les gusta dormir, algo que también le contagiará a tus hijos.

Es bueno tener gatos en casa cuando hay ninos 2

Los niños que tienen un gato están mucho más relajados y menos estresados.

4. Desarrollan un vínculo fuerte

Pese a la fama que se han ganado de ser indiferentes por su carácter independiente, los gatos son expertos en crear lazos familiares muy fuertes con los miembros del hogar. Comprenden muy bien que cuando algún miembro nuevo llega, tiene tanto o más valor que cualquier otro.

Aunado a eso, la delicadeza de los gatos es inmensa, por tanto interaccionarán con los niños con sutileza.

5. Enseñan sentido de responsabilidad

Tener una mascota en casa educará a un niño sobre ser la importancia de ser responsable y le proporcionará otras enseñanzas como el respeto. En el caso de los gatos, comprenderán que en ocasiones necesitan estar solos y que su deber respetar el espacio de cada uno.

Conforme convivan con el gato, los niños aprenderán a respetar su espacio.

Los gatos pueden enseñarles el sentido de responsabilidad a los niños pequeños

niña con su gato

Los niños adquieren cierto grado de responsabilidad, al tener que cuidar a su nuevo amigo.

6. Motivan a que la familia se ponga en forma

Existen muchos gatos activos y juguetones, por lo que estarán saliendo continuamente al jardín o moviéndose por la casa. Esto implica un extraordinario estímulo para el ejercicio y el movimiento de los niños más perezosos, ya que, aunque no lo creas, ir tras ellos, agarrarlos o jugar quema calorías.

7. Estimulan la risa

Los gatos son seres curiosos por naturaleza, espían y tocan todo lo que les llame la atención. Es ineludible reírse de sus respuestas ante las cosas más simples.

Científicos de una Universidad en California descubrieron que ver vídeos divertidos de gatos durante 20 minutos al día, disminuye considerablemente los niveles de cortisol.

8. Efecto positivo en la autoestima

El amor de nuestro animal de compañía es incondicional, pues no les importa nuestro aspecto físico o los gustos que poseamos.

Académicos en Estados Unidos se dieron cuenta que las personas que tenían gatos, poseían una autoestima más elevada, eran más sociables y menos desconfiados e intranquilos.

La mayoría de los gatos son excelentes compañeros para los niños.

9. Disfrutan del momento

Al llevar una vida menos estresante que sus semejantes los humanos, los gatos tienen una capacidad innata para conservar perfectamente la calma, a veces durante horas, y apreciar el momento presente.

Desde su puesto favorito sobre el borde de la ventana hasta su lugar sobre la estantería, observan al mundo pasar con serenidad.

 

10. Enseñan la importancia de una toma de decisiones estratégica

A diferencia de sus enemigos o amigos perrunos que se abalanzan ante la mínima ocasión para salir corriendo para atrapar la pelota o para destruir la bolsa de golosinas, los gatos tienden a escoger sus batallas con muchísimo más cuidado.

Suelen tomarse tiempo para reflexionar, pensar y analizar antes de determinar si la atracción de esa ocasión realmente alcanza su atención.

Además, se desplazan con más discreción cuando trepan alturas aparentemente imposibles y hallan la manera segura para bajarse de ahí después.

Otros beneficios de tener gatos en casa

  • Generalmente los niños con gatos tienen una tensión arterial más baja que los que no los tienen como mascota.
  • Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, por lo que favorece la recuperación de las enfermedades mucho antes que aquellos niños que no tienen mascotas.
  • Por lo habitual, los niños que se desarrollan con gatos poseen menos días de enfermedad que aquellos que no tienen animales de compañía.
  • Los gatos ayudan a las personas a sobreponerse más rápido de un golpe emocional, como la muerte de un ser querido.
es bueno tener gatos en casa cuando hay niños

Los niños que crecen en compañía de gatos son más saludables y tienen un sistema inmunológico más fuerte.

Inconvenientes de tener un gato en casa para los niños

Si bien son muchos los beneficios que supone para los niños convivir con un gato, también hay una serie de inconvenientes que es importante tener en cuenta antes de adoptar a un gato.

Pueden provocar alergias

Su pelo, su piel y algunos elementos de su orina y saliva provocan respuestas alérgicas en algunas personas, pudiendo llegar a ser muy graves. Existen exámenes de alérgenos para saber si los niños puede ser alérgico a los gatos.

En el caso que seas alérgico a los gatos y vivas con uno de ellos refuerza las medidas de higiene para que en el entorno hayan los menos pelos y partículas de piel posibles. Hay ciertos productos que disminuyen el riesgo prohibiendo que los alérgenos se esparsan.

Lo ideal es que toda la familia se hagan pruebas alérgicas antes de adoptar a un gato como mascota.

Algunos de sus hábitos pueden resultar molestos

Algunas maneras de comunicación de los gatos pueden parecernos molestas. La demarcación con la orina es de los comportamientos que más molestan a los dueños aunado con los arañazos de los muebles.

es bueno tener gatos en casa cuando hay niños

Uno de los inconvenientes de tener gatos en casa es que pueden llegar a arañar los muebles para afilarse las uñas.

Motivos para adoptar un gato

Tener un gato en casa proporciona diversión, compañía, cariño y cuando se adopta, además, se lleva a cabo una acto solidario.

Hay que tener en cuenta distintos factores al momento de adoptar un gato, como lo son: el carácter y naturaleza del felino, así como las particularidades familiares y vitales de los adoptantes: si habitan personas mayores en casa, niños u otros animales.

Son cazadores

Si en ocasiones en tu casa hay bichos o se filtra algún ratón, ¡no te preocupes!, tener un gato en casa será fenomenal.

Los michis son cazadores innatos, van detrás de cualquier cosa que se mueva. Es más, aun así no los persigan, los ratones se sienten intimidados con su sola presencia, por lo que saldrán corriendo en cuanto vean a tu nuevo amigo.

Son limpios y ordenados

A diferencia de los caninos, los gatos son muy ordenados y les encantan las rutinas. Harán lo mismo todos los días a la misma hora y no los asaltará la ansiedad.

Uno de los motivos por los que adoptar un gato es buena idea es porque son limpios y no necesitan ir a la peluquería como suele suceder con los perros. Ellos se limpian solos y siempre mantienen pulcro su espacio. ¡Una gran ventaja!

es bueno tener gatos en casa cuando hay niños

Los gatos son meticulosamente higiénicos.

No hay que sacarlos a pasear

Un michi no necesita salir a pasear como los caninos, por lo que representa una ayuda para aquellos que trabajan muchas horas y no están mucho tiempo en la casa.

Que no le sea necesario salir no implica que no deban ejercitarse, por eso no olvides jugar con tu felino para que haga ejercicio.

Saben dónde hacer sus cosas

Con un gato es muy sencillo indicarle donde hará sus necesidades, puedes poner una sola vez un papel empapado con su orín en un arenero. Desde ese día, él ya sabrá que ese es su lugar.

Adaptables a los espacios

Un gato es muy flexible y podrá estar en cualquier espacio, en lo más alto o al ras del suelo, no importa. No se tropezará con nada y podrá llegar hasta los rincones más bárbaros. No necesita un espacio muy grande para sentirse cómodo, ni tampoco para correr.

gato

A los gatos les gusta descansar y observar su entorno desde lugares elevados.

Pueden quedarse solos

En una salida a la playa durante las vacaciones no tendrás porque preocuparte en dónde dejar tu gato, pues ellos pueden quedarse solos teniendo comida y agua. Aunque lo ideal sería que un familiar o amigo lo visite.

 

Son silenciosos

Existen muchos vecinos que se quejan por cualquier cosa y cuando tenemos un perro, esto suele ser una dificultad.

Un minino, sin embargo, es silencioso, por lo que no hará que despertar la antipatía de los vecinos. Tampoco te incomodarán con ruidos por las noches, aunque es probable que te despierten con un masaje nocturno o matutino.

es bueno tener gatos en casa cuando hay niños

Algunos gatos se adaptan rápidamente a sus amos, mientras que otros necesitan un poco de tiempo.

Son muy cariñosos

A pesar de su mala fama de independientes, los gatos siempre irán a buscarte cuando quieran mimos y caricias. Por cierto, no esperes que él haga lo mismo contigo, de allí su fama de independientes.

¿Ya tienes un gato en tu casa? ¡No esperes más y adopta uno!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.