Bebes Maternidad Vida sana

Bebés con hipotonía muscular: Descubre como detectarla

Un bebé hipotónico tiene dificultades para movilizar su cabeza



¿Haz notado que a tu bebé le cuesta mantener una postura o su cabecita firme? Si bien esto es normal en los primeros días de un bebé recién nacido, poco a poco tu bebé debería mantenerse más rígido entre tus brazos, pues en caso contrario tu médico podría sospechar que tu pequeño esté padeciendo hipotonía muscular.

Puede ser que nunca hayas escuchado sobre esta enfermedad, por eso acá no solo te decimos de qué se trata, sino que enumeramos los síntomas y las posibles causas de este padecimiento, así como lo que debes hacer en caso de que tu pequeño sea diagnosticado con hipotonía muscular.

Lo más importante de todo es mantener la cama y estar informados para poder realizar un tratamiento adecuado después de una temprana detección.

¿Qué es la hipotonía muscular en niños?

Muchas personas conocen la hipotonía muscular como el síndrome de los músculos flácidos, precisamente porque los bebés que la tienen suelen perder tono muscular por lo que parecen mucho más elásticos y delgados que otros bebés de su misma edad, pero como todos los bebés nacen con esta flacidez, muchas veces no se detecta hasta los primeros meses en los que se nota que los músculos de tu pequeño no están tomando fuerza.

Lo normal es que los músculos de los bebés, y en general todas las personas, posean una cierta rigidez o tensión que se mantienen incluso cuando se está en reposo, pero los bebés que presentan hipotonía  suelen ser flácidos y tienen dificultad para flexionar sus codos y rodillas al nacer, por lo que al cargarlos dan la sensación de ser “muñecos de trapo” y es posible que tengan dificultades inherentes a la alimentación y a las habilidades motrices.

papá sosteniendo a bebé entres sus brazos
Un diagnóstico precoz de la hipotonía muscular es indispensable para lograr la mejoría del bebé

¿Cuáles son los síntomas más frecuente de la hipotonía en bebés?

Para tratar la hipotonía muscular lo primero que debes hacer es detectarla a tiempo, así las terapias y los tratamientos serán mucho más efectivos, por lo que es importante que te fijes en los síntomas para reconocer si tu bebé tiene alguno de ellos y consultar inmediatamente a su pediatra.

  • Deficiente control de la cabeza: Lo notarás si tu bebé no logra sostener su cabeza y cuando intenta hacerlo esta se va hacia un lado, hacia atrás o hacia adelante
  • Debilidad para adoptar una postura: Si bien los bebés recién nacidos suelen no poder adoptar posturas fácilmente, si logran mantenerse de lado o extender un brazo, el no hacerlo es un posible signo de hipotonía muscular
  • Disminución del tono y fuerza muscular: Agarrar tu dedo o un objeto pequeño puede ser una tarea difícil para los niños con este padecimiento.
  • Mucha flexibilidad: Por lo que pueden arquearse hacia atrás muy a menudo
  • Tienden a deslizarse entre sus manos cuando no logran sostenerse: Si tomas a tu bebé por los hombros y no se sostiene esta es una señal de hipotonía

¿Qué causa la disminución del tono muscular en los niños?

Las causas para la disminución del tono muscular en los niños pueden ser muchas, por lo que esto es un problema a la hora de diagnosticar lo que realmente sucede. Lo que pasa es que en el mantenimiento del tono muscular están involucrados todos los elementos del sistema nervioso central como el cerebro,  la médula espinal,  los nervios y los músculos, así que cualquier falla en este sistema puede producir la alteración del tono muscular y el movimiento.

Los niños hipotónicos, por tanto, representan un enorme reto para los especialistas, ya que al ser los encargados en velar por el desarrollo psicomotor del bebé, necesitan determinar dentro de la larga lista de posibilidades, cuál es la que padece tu pequeño.

Bebé con hipotonía
¡No te preocupes! Los expertos diseñarán una terapia especial para atender a cada niño con hipotonía muscular

Tipos de hipotonía en bebés

No todas las hipotonías se producen por lo mismo. En algunos casos puede deberse a una lesión, otra enfermedad o incluso a un trastorno hereditario. De esta forma, los especialistas distinguen entre tres tipos de hipotonía.

  • Hipotonía congénita benigna: En este caso el padecimiento de esta condición en niños y bebés no está relacionada con otra enfermedad. Mediante la ayuda de terapia ocupacional, del habla y fisioterapia el niño podrá desarrollar tonicidad muscular y continuar con su crecimiento normal.
  • Hipotonía congénita: En esta tipología, los síntomas se presentan al nacer y pueden ser consecuencia de afecciones en el cerebro, el sistema nervioso o los músculos. Muchas veces, estas afecciones crónicas exigen cuidado y tratamiento de por vida. La hipotonía también puede ser una condición hereditaria o genética. Entre las afecciones de este tipo se encuentran el síndrome de Down, el síndrome de Prader-Willi o la dispraxia.
  • Hipotonía adquirida: En este caso la hipotonía se produce después del  nacimiento y como consecuencia de una afección médica, una lesión o un trauma. El diagnóstico incluye trastornos como distrofia muscular (debilitamiento gradual y daño de los músculos) e infecciones cerebrales como la meningitis o encefalitis.

¿Cuál es el tratamiento para combatir la hipotonía?

El tratamiento será definido una vez que se conozca la causa de hipotonía. Este siempre irá dirigido a tratar la causa o enfermedad de base y fundamentalmente a reducir la hipotonía.



En los mejores de los casos, los niños solo necesitarán ayuda de fisioterapeutas para trabajar en desarrollar habilidades específicas como caminar, sentarse derecho o practicar deportes. Otros pequeños solo necesitarán ayuda con la coordinación en motricidad fina. Lamentablemente, hasta ahora no existe un tratamiento efectivo para aquellos niños con afecciones más graves, sin embargo se tratará dependiendo de la visión del experto.

Sabemos que este tipo de afecciones pueden generar muchas preocupaciones en los padres, sin embargo  no hay que perder la esperanza. Los expertos se encargarán de diseñar un terapia especial para atender a cada niño y en muchos de los casos suele superarse sin ningún tratamiento o con terapias practicadas desde casa.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *