Bebes Familia Maternidad

Guardería: Un espacio para el aprendizaje y la socialización

Dejar las caricias de mamá y papá para tener que compartir el tiempo con otros peques en la guardería, lejos de resultar negativo o frustrante, tiene su lado muy positivo pues tu bebé aprenderá desde chico a socializarse, además de ser una excelente preparación para luego ingresar al jardín de infantes o preescolar.

Cuando este tema debe tocarse en la familia millones de preguntas te asaltan: ¡será demasiado pequeño?¡como se sentirá compartiendo con extraños tantas horas?¿debería renunciar a mi trabajo para dedicarme a criar a mi hijo en casa?. Todas estas preguntas son normales, pero cuando conozcas los beneficios sociales que trae la guardería a tu hijo, te sentirás más tranquila.

Ventajas de inscribir a tu hijo en una guardería

Son mas las ventajas que podemos ofrecerte en torno a este tema. Si, aunque sabemos que esta muy pequeño y puede extrañarte enormemente, los niños siempre son más felices compartiendo con personitas de su edad y la guardería genera este espacio para tu niño. Acá te enseñamos porque:

  • Fomenta las relaciones con otros niños:

Desde aquí los niños empieza a aprender lo que es pertenecer a un grupo, conocen de reglas y horarios que deben cumplir todos a la misma vez. Este es un espacio para entender lo que es compartir y también lo que es protegerse a si mismo, lo que desde muy pequeño le permite forjar su personalidad para hacerle frente a los retos que tendrá durante toda su vida.

  • Desarrollo de la comunicación:

Es bien cierto que los niños entre si se comunican con un lenguaje propio, lleno de señas y otros registros que les permiten entenderse, lo cual solo se logra con otros pequeños y no con mamá y papá. Además esta demostrado que los infantes que van a guarderías aprender a hablar mucho más rápido, ya que necesitan de este para imponer sus deseos a sus maestros y cuidadores por encima del resto del grupo.

  • Conocen la importancia del juego:

La guardería es la diversión en su estado más puro. Sus maestros y cuidadores están allí para compartir actividades, bailes y canciones. Para jugar tendrán que compartir y es allí donde el juego cobra una importancia sin precedentes porque además de ayudar a forjar su carácter dará pequeñas lecciones sobre como debe ser la interacción con otros iguales a ellos. Sabemos que tu y papá siempre le dejan hacer lo que quiera y es al fin no hay capricho que un padre se niegue en complacer.

Adaptación del niño a la guardería

Este proceso de seguro será mas difícil para ti que para tu bebé, ya que ellos tienen mayor capacidad de sobreponerse a las nuevas experiencias que viven desde que abandonan tu vientre, además esto será mas fácil si tu bebé tiene menos de un año, porque aunque te extrañara aun no conocen la sensación de ausencia.

La adaptación ante todo debe ser un proceso gradual. Al principio, para agilizar este proceso, los padres podrían llevar a su hijo unas pocas horas durante los primeros días e ir progresivamente alargando los tiempos entre dejarlo y recogerlo para que se vaya acostumbrando a la nueva dinámica.

¿Cómo preparar a tu niño antes de empezar en la guardería?

Un recurso muy útil para tratar con un niño mayor a un año (quienes son los que mas sufren el periodo de adaptación) es hablarle de forma positiva y contarle que ira a un lindo lugar donde hay personas que lo van a cuidar y esta repleto de juguetes y amiguitos para compartir todo el día.

Otro recurso es ofrecerle al niño algún juguete o mameluco que lo conecte a su hogar, esto le dará seguridad ya que es un pequeño vínculo de apego con su casa y su familia mientras permanece unas horas fuera rodeado de personas que poco a poco irán ganándose su confianza.

¿Cómo afrontar la despedida?

Este es el momento más difícil tanto para las madre como para el hijo, por lo que te recomendamos ser fuerte, no llorar y transmitirle seguridad con frases como “hoy vas a jugar mucho con tus amiguitos”, “vas a pasarla genial hoy”.

Abrázale muy fuerte para que se haga sentir tu apoyo, pero no alargues este momento porque esa preocupación que sin duda sientes y tratas de disimular la percibirá tu niño. Quizás quede llorando pero despreocúpate al mirar los juguetes rápidamente olvidara la partida de mami con el inicio de la diversión.

A la hora de recogerlo

El mejor momento del día ha llegado y es que ese corazón que paso arrugadito todo el día lejos de tu bebé vuelve a sentirse pleno cuando con sus bracitos te abraza fuertemente. Muéstrale toda tu atención y pregúntale como estuvo su día, quienes son sus amiguitos y que juegos a inventado.

Coméntale que mami ha estado pensando todo el día en lo divertido que seguramente ha estado y refuerza con frases positivas lo genial que ha sido ir a la guardería y compartir con niños de su edad.

Por último, dedícale mucho tiempo los primeros días cuando lo recojas y al final de la tarde hagan una dinámica de preparar todo lo que llevará al día siguiente y dile que mañana  volverá a ese hogar a compartir con los niños, así evitaras que cada mañana pueda convertirse en un disgusto.

Ahora tú, mamá despreocúpate y siéntete tranquila seguramente haz escogido la mejor guardería para tu bebé, donde estará rodeado de mucho amor, gran compañía, atención y cuidado. Utiliza el tiempo extra que pueda quedarte entre terminar tu rutina de trabajo o del hogar y consiéntete, un par de horitas libres no te caerán mal y a tu bebé se le transformaran en minutos extra de juego con sus amiguitos.

2 comentarios

Click aqui para dejar un comentario

  • Mi nene inicio la estancia a los 11 meses y ya balbuceaba palabras no se había enfermado y era muy alegre hoy tiene dos años y tres meses no quiere hablar y convive muy poco con las niños de su sala… Las cuidadoras me han comentado que intentan integrarlo pero que le cuesta mucho trabajo socializar… Cuando vamos al parque no juega con mas niños le gusta jugar solo habrá algo mal en mi nene…