Bebes Familia

Terrores nocturnos en niños y bebés: ¿Que son y que hacer?

Terrores nocturnos
Los terrores nocturnos se presentan en ninos y bebes

¿Tu hijo se levanta de la cama gritando de manera inesperada aún estando dormido? ¿Los gritos al levantarse son de pánico? ¿El niño cuando logra despertarse lo hace con taquicardia y se te lanza encima apenas te ve? Si respondiste “Sí” a las preguntas anteriores, posiblemente tu hijo esté atravesando episodios de terrores nocturnos.

3 y 6% de los niños presenta terrores nocturnos e incluso puede presentarse en bebés

Los terrores nocturnos en niños y bebés no es lo mismo que las pesadillas, entre el 3 y 6% de la población infantil ha presentado terrores nocturnos, siendo algo que nos genera mucha angustia a nosotros los padres.

123

Y es que, seguramente te ha tocado consolar a tu hijo a media noche, porque se levanta gritando, agitado corriendo incluso el riesgo de hacerse daño aún estando dormido y al despertar se muestra tan atemorizados que a veces temen hasta bajarse de la cama o tan solo despegarse de nosotras.

Esto sin duda, es una preocupación para las mamás ya que sentimos esto se nos escapa de las manos y no sabemos cómo ayudar a nuestro hijo.

Veamos ¿Qué son los terrores nocturnos en niños? Diferencias de las pesadillas ¿Cómo detectar si mi hijo está sufriendo de terrores nocturnos? ¿Por qué ocurren? ¿Los bebés presentan terrores nocturnos? ¿Cómo evitar los terrores nocturnos?

¿Qué son los terrores nocturnos en niños?

Los terrores nocturnos en niños son una alteración del sueño donde se presentan episodios recurrentes de despertares brusco, con gran agitación física y que en ocasiones, los niños tienen los ojos abiertos, pero aún siguen dormidos mientras gritan, lloran, se agitan, presentan taquicardia y sudoración hasta que se despiertan por completo.

Los terrores nocturnos son poco frecuentes, presentándose solo entre el 3 y 6% de los niños y preadolescentes en un rango comprendido entre los 4 y 12 años de edad. Asimismo, se han encontrado casos de terrores nocturnos en bebés de tan solo 18 meses de vida.

El estudio Prevalencia de los trastornos del sueño en niños escolares realizado en Colombia durante el año 2005 señala que en niños escolares la frecuencia de los terrores nocturnos aumento a un 6,1% de la población.

Son episodios que nos causan mucha alarma a las mamás, porque al ver a nuestro hijo tan agitado y al mismo tiempo estar dormidos, nos genera estrés a las mamás al no saber cómo actuar ante ello.

Terrores nocturnos
Los terrores nocturnos se pueden tratar con psicoterapia

¿Cuándo se presentan los terrores nocturnos en niños y cómo se diferencian de las pesadillas?

Los terrores nocturnos se presentan en la fase del sueño llamada No REM, la cual es la fase de sueño profundo, donde el cuerpo se relaja en su totalidad y es donde se experimenta el verdadero descanso, pero este se ve interrumpido por los terrores nocturnos.

Los terrores nocturnos no son lo mismo que las pesadillas

Algunos expertos señalan que los terrores nocturnos se presentan después de las 2 o 3 horas de sueño continuo. Sin embargo, esto varía en cada niño, lo importante es que se encuentre aún en la fase de sueño No REM.

Además, esta es la principal característica diferenciadora de las pesadillas, ya que las mismas se presentan en la fase del sueño REM.

¿Cómo detectar que nuestro hijo está teniendo terrores nocturnos?

Los terrores nocturnos en niños se presentan de manera exacerbada y nos ponen a todos en casa mu alarmados.

Veamos algunos signos que nos ayudarán a saber si nuestro hijo está presentando terrores nocturnos.

  • Despierta a media noche gritando, llorando, balbuceando fuerte y/o muy agitado.
  • Cuando presenta estos episodios por las noches presenta taquicardia y al despertar puede incluso reportar sensación de ahogo o no poder respirar.
  • Agitación motriz al despertar.
  • No logra reportar qué fue lo que lo despertó de esa manera, porque no lo recuerda.
  • Puede presentar temblores.

¿Los terrores nocturnos en niños se desencadenan por sueños terroríficos? ¿Por qué ocurren?

Terrores nocturnos
Acompanemos a nuestros hijos durante la noche para asegurar de que no se lastimen

Los terrores nocturnos en niños no se desencadenan por sueños desagradables, porque de ser así, serían pesadillas. Los terrores nocturnos al darse en la fase del sueño No REM, no queda contenido inconsciente alojado en la memoria para que el niño pueda relatarlo al desperta.

Diversos especialistas sospechan de que esta alteración del sueño en los niño puede tener varias causas que te mostraremos a continuación:

  • Inmadurez en el sistema nervioso central del niño, proceso normal de su desarrollo.
  • Pocas horas de sueño.
  • Apneas durante el sueño.
  • Reflujo, acidez o complicaciones grastroesofágico en el niño.

La principal causa de los terrores nocturnos podrían deberse a una alteración del sueño

¿Los bebés presentan terrores nocturnos?

Los bebés también están propensos a sufrir terrores nocturnos, ya que los mismos suelen ser frecuentes entre el primer año de vida hasta los 8 años aproximadamente. Los terrores nocturnos en bebés nos pueden impactar un poco más como mamás e incluso nos pueden hacer pensar en que está teniendo cólicos, pero la verdad es que está teniendo terrores nocturnos.

La manera de diferenciar un episodio de terrores nocturnos con cualquier otro malestar, es que el bebé seguirá dormido a pesar de tener los ojos abiertos.

¿Cómo evitar los terrores nocturnos?

Los terrores nocturnos no tienen una cura exacta, pues no es medicable, pero como mamás podemos tener en cuenta algunos aspectos que te mostraremos a continuación, que nos ayudarán a asegurarle en lo posible un sueño tranquilo al niño.

  • Evitar el uso de aparatos tecnológicos como celulares, laptops y tablets al menos una hora antes de la hora de dormir, para que el cerebro deje de recibir la luz que estos aparatos envían y mantiene el cerebro en estado de alerta.
  • Ofrecerles tés naturales antes de dormir, sin usar azúcar.
  • Ambientar la habitación con luz baja al menos una hora antes de dormir.
  • Realizar actividades pasivas como leer un cuento o conversar al menos una hora antes de dormir.
  • Proponerle un baño de agua tibia horas cercanas al momento de dormir para relajar al cuerpo.
  • Cenar al menos una hora antes de dormir para evitar reflujo gratoesofágico.
  • Evitar despertar al niño durante el episodio de terrores nocturno, solo esta atenta a que no se haga daño por la agitación.

Los terrores nocturnos en niños y bebés son súper preocupantes para nosotras, porque nos sentimos incapaces y nos atemoriza ver a nuestros hijos en esos niveles de agitación aún estando dormidos.

Solo debemos estar atentas a que no se lastimen y asegurar que tengan una verdadera higiene del sueño, acostándose temprano para que puedan descansar al menos 6 horas diarias.

Si tu hijo experimenta terrores nocturnos, lo mejor es consultar con un profesional para ver su caso particular