Belleza

Afecciones de la piel: conoce las más comunes y sus síntomas ¡Aprende a evitarlas!

Afecciones de la piel

La piel es nuestra principal defensa ante el mundo, por ello, es susceptible a diversas amenazas. Normalmente las afecciones de la piel no son de gravedad, no obstante, son bastante comunes y pueden aparecer en cualquier etapa de nuestras vidas. ¿Te interesa saber cuáles son las más frecuentes? ¡Te contamos todo al respecto!

Además de protegernos de los factores externos, la piel nos sirve como punto de comunicación con el mundo que nos rodea. Gracias a sus terminaciones nerviosas podemos detectar peligros como temperaturas muy intensas u objetos filosos. Al poseer un papel tan significativo en nuestra salud, es importante que aprendas a reconocer las principales enfermedades que pueden afectarla.

Los trastornos que pueden afectar la piel son bastante variados en cuanto a sus síntomas, gravedad y duración.

Muchos de los problemas que puede sufrir nuestra piel pueden afectar su apariencia de manera permanente. Si sospechas que tienes alguna enfermedad o irritación en cualquier zona de la piel, acude a tu médico de confianza, cuanto antes se comience a tratar el problema, menores serán sus secuelas.

¿Sabías que la piel es el órgano más grande del cuerpo humano? Te decimos cómo cuidarla.

¿Qué son las afecciones de la piel y cómo se detectan?

Es altamente probable que todas en algún punto de nuestras vidas hayamos padecido algún problema en la piel. Desde irritaciones, hasta padecimientos más graves, las afecciones de la piel no deben tomarse a la ligera, por esto, te contaremos en qué consisten estos padecimientos y cómo podrás saber si padeces alguno.

Las afecciones de la piel hacen referencia a un amplio conjunto de trastornos que afectan las diversas capas que componen la piel. Estas afecciones pueden ser producto de diversas causantes y clasificarse en varios tipos.

Puedes identificar diferentes afecciones de la piel con tan solo mirarlas, pero solo al hablar con tu médico podrás tener total seguridad de tu diagnóstico.

Para determinar si los que posees es una enfermedad de la piel, o identificar cuál es, el especialista en dermatología deberá realizar un examen físico en el cual observará las zonas sospechosas de estar afectadas.

Si el medico no puede determinar el origen de la afección mediante el examen físico, podrá hacer uso de exámenes como: prueba de sangre, raspado, pruebas alérgicas y examen de tiroides. En algunos casos, como el del carcioma o melanoma, para determinar el diagnóstico se debe realizar una biopsia.

Sea cual sea la enfermedad que esté sufriendo tu piel, el encargado de examinarla y establecer el tratamiento óptimo para esta, será el dermatólogo. Sin embargo, en el caso del cáncer de piel, el dermatólogo podrá pedir apoyo al especialista en oncología.

En algunas ocasiones, determinar el origen del trastorno no es una tarea sencilla, por esto, debes acudir a un especialista para obtener una respuesta certera.

Causas de las afecciones de la piel

Casi cualquier cosa puede afectar la salud de tu piel, sustancias irritantes o una mala alimentación pueden desencadenar afecciones cutáneas. Para tratar adecuadamente el padecimiento, un paso vital será determinar el causante de las molestias.

El sol y la falta de agua son conocidos como los principales enemigo de nuestra piel. A pesar de que el sol hace posible la producción de vitamina D en nuestro organismo, una exposición prolongada y sin protección, puede desencadenar trastornos variados.

La exposición a la luz solar puede agravar algunos trastornos cutáneos que posean orígenes distintos.

Las afecciones de la piel pueden tener iniciativas bastante variadas y, en algunos casos inciertos, no obstante, entre los desencadenantes más comunes están:

  • Infecciones bacterianas
  • Compuestos alérgenos
  • Infecciones virales
  • Parásitos
  • Infecciones por hongos
  • Alteraciones cancerígenas
  • Factores genéticos
  • Deshidratación
  • Enfermedades que afectan la tiroides
  • Deficiencías en el sistema inmune
  • Exposición prolongada al sol
  • Estrés
  • Embarazo
Una higiene deficiente también puede desembocar en afecciones de la tez.

Enfermedades que pueden provocar afecciones de la piel

Al ser un órgano que interactúa en diversas funciones del organismo, existen dolencias  que pueden provocar enfermedades cutáneas como efecto secundario del tratamiento o la sintomatología. Entre las principales están:

Diabetes

Como resultado de su afección, muchas personas diabéticas experimentan problemas de la piel a lo largo de su vida. Algunas afecciones ocurren debido a que la enfermedad aumenta el riesgo de desarrollar infecciones y problemas de circulación sanguínea. Por otro lado, algunos casos son exclusivos de personas afectadas por este padecimiento.

Entre las afecciones de la piel relacionadas con la diabetes están:

  • Infecciones bacterianas
  • Acantosis nigricans
  • Infecciones micóticas
  • Ampollas diabéticas
  • Dermopatía diabética
  • Esclerosis digital

Lupus

El lupus es una enfermedad inflamatoria crónica que puede dañar las articulaciones, los órganos y la piel. Los problemas de la piel que suelen acompañar al lupus son:

  • Manchas rojas, moradas o negras en los dedos de manos y pies
  • Lesiones con forma redonda, gruesas, rojas y escamosas
  • Erupción plana en la cara y el cuerpo que parece una quemadura de sol
  • Llagas dentro de la boca y la nariz

Enfermedad inflamatoria intestinal

De esta forma se le conoce a un grupo de trastornos intestinales que causan inflamación prolongada del tracto digestivo. Algunos padecimientos asociados al tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal son:

  • Eczema alérgico
  • Estomatitis
  • Fisuras anales
  • Vasculitis
  • Papiloma cutáneo
  • Vitiligo
afecciones de la piel
Un estilo de vida alejado de costumbres sanas también pueden conducir al desarrollo de ciertos trastornos de la piel.

Tipos de afecciones de la piel

La mayoría de afecciones cutáneas no están relacionadas entre sí, salvo porque afectan la piel, esto se debe principalmente a su desencadenante. Una vez que se conoce el origen de la afección, esta puede ser puesta en diversas categorías.

Infecciones bacterianas

Como puedes imaginar, estas son provocadas por bacterias que descansan sobre la piel y entran en nuestro organismo a través de heridas abiertas. Puede ser un pequeño raspón o una cortada profunda. La celulitis, el impétigo, los forúnculos y la fascitis necrosante, entran dentro de esta familia.

Reacciones alérgicas

Dentro de esta categoría están los trastornos causados por picaduras de insectos, alergias, plantas venenosas, entre otros. Estos se caracterizan por una reacción cutánea fácilmente visible y con comezón elevada. Comúnmente en estos casos se presenta urticaria.

Infecciones virales

Estas son causadas por virus que al entrar en nuestro organismo provocan reacciones en nuestra piel. En algunos casos, estas afecciones suelen desaparecer sin tratamiento, sin embargo, otras necesitarán la aplicación de medicamentos para disminuir y eliminar la molestia. Entre estas se pueden señalar las verrugas, la varicela y los diferentes tipos de herpes.

afecciones de la piel
Las infecciones virales pueden reaparecer con el paso del tiempo.

Canceres de piel

Existen tres tipos principales de cáncer de piel: carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular y melanoma. En el caso de poseer cualquiera de estas afecciones, la atención médica resulta obligatoria.

Infecciones fúngicas

Se trata de afecciones causadas por hongos que aparecen naturalmente en pequeñas cantidades en el cuerpo, pero que crecen sin control y se acumulan hasta causar la infección. Las más comunes en este caso son el pie de atleta, la candidiasis y la sermatofitosis.

Enfermedades autoinmunes

Las afecciones cutáneas autoinmunes no son causadas por agentes externos, sino por el cuerpo mismo. Ocurren cuando el sistema inmunitario ataca las células de la piel, causando alteraciones en su composición. Los casos más comunes son la psoriasis y el eczema.

Enfermedades por parásitos

Son incómodos y molestos, pero se pueden prevenir. Debido a que los parásitos prefieren lugares cálidos como las camas y prendas de ropa, mantener una adecuada higiene te ayudará a prevenir infestaciones. Dentro de esta categoría podemos nombrar la escabiosis, y las enfermedades provocadas por chinches, piojos y ácaros.

afecciones de la piel
La limpieza y vacunación resultan fundamentales para prevenir algunas de estas enfermedades.

10 afecciones de la piel más comunes

Sean causadas por infecciones o factores genéticos, las enfermedades que afectan la piel son bastante comunes y pueden tener molestas repercusiones. ¡Te ayudamos a reconocer 10 de las más comunes!

1.Acné

Afecta al 80% de los adolescentes y un 20% de las mujeres de entre 20 y 50 años. Se caracteriza por la aparición de granos con sebo que pueden romperse e infectarse. Es provocada por factores genéticos, ambientales e individuales de la piel, pero suele desencadenar durante la pubertad, debido a la estimulación de las glándulas sebáceas.

afecciones de la piel
Dependiendo de la gravedad del acné, el dermatólogo podrá recomendar tratamientos enfocados a aliviar sus síntomas.

2.Psoriasis

Es una enfermedad inflamatoria autoinmune y crónica de la piel que puede desencadenar otros problemas de salud. Está causada por una aceleración del ciclo de vida de las células cutáneas, que provoca que estas se acumulen en la superficie de la piel dando lugar a escamas y manchas rojizas que provocan picor e incluso dolor.

La psoriasis se manifiesta en brotes, que pueden durar semanas o meses y luego disminuir, aunque vuelven a aparecer al cabo de un tiempo ya que se trata de una enfermedad crónica que posee tratamiento para sus síntomas, más no tiene cura.

afecciones de la piel
Esta patología afecta al 2,3% de la población mundial y sus síntomas pueden variar de persona a persona.

3.Urticaria

Es provocada comúnmente por alergia a los alimentos, y se manifiesta como ronchas pequeñas, redondas y en forma de anillo, o erupciones grandes y de diferentes formas. Generalmente son de color rojo, cálidas y ligeramente dolorosas al tacto.

afecciones de la piel
No utilices productos con perfumes o colorantes, pues pueden resultar alérgenos para tu piel.

4.Dermatitis atópica o eczema

El eczema suele aparecer en los primeros años de la niñez y es más común en las personas con antecedentes familiares de la enfermedad. Este trastorno puede materializarse como áreas secas, con descamación y picor, o zonas aceitosas y con ardor.

La dermatitis atópica favorece la aparición de asmas y alergias.

5.Alopecia

La caída del cabello tanto en la cabeza, como en otras partes del cuerpo, es denominada alopecia. Puede ser parcial o total, y aunque es más típica en hombres, puede afectar a mujeres. En algunos casos puede ser tratada con medicamentos que eviten que la caída del cabello continúe, e incluso que se restaure el crecimiento.

La piel está compuesta por tres capas: epidermis, dermis e hipodermis.

6.Rosácea

Es una enfermedad dermatológica caracterizada por el enrojecimiento de la piel de la cara, visibilidad de los vasos sanguíneos y, en determinados casos, aparición de granos llenos de pus. Suele ser más común en mujeres blancas de mediana edad, aunque puede aparecer en cualquier persona.

No hay cura para este trastorno, aunque si se dispone de tratamiento se puede reducir la gravedad de los síntomas.

7.Vitiligo

Se caracteriza por la aparición de manchas blancas de distintos tamaños en diferentes partes del cuerpo. La enfermedad se produce como consecuencia de la destrucción o un funcionamiento incorrecto de los melanocitos, por lo que suele afectar mayoritariamente a pieles de tono oscuro.

No se trata de una enfermedad contagiosa ni con pronóstico grave, sin embargo, puede provocar quemaduras solares o cáncer de piel, entre otras complicaciones.

El vitiligo no es razón para sentir vergüenza. ¡Lúcelo con orgullo!

8.Pie de atleta

Se trata de la afección por hongos más frecuente, y aparece cuando el hongo prolifera en la piel de los pies, generalmente en medio de los dedos. Los síntomas se corresponden con ardor, ampollas y enrojecimiento de la planta del pie.

Calzar un zapato cerrado durante mucho tiempo favorece la aparición del pie de atleta.

9.Verrugas

Se presentan como un trozo de piel en relieve duro y de un color más oscuro que el resto de la zona donde tiene lugar. Comúnmente son eliminadas por un especialista mediante un quemado, aunque en algunos casos pueden requerir cirugía.

Utiliza un buen humectante y evita rascarte, pues podrías empeorar las afecciones de la piel.

10.Cáncer de piel

Este tipo de cáncer surge cuando crecen de forma descontrolada células anómalas de la piel, esto se debe comúnmente a daños en el ADN, provocados por la exposición a radiación ultravioleta. El melanoma es el tipo de cáncer de piel más peligroso, puesto que se puede extender a órganos internos y poner en riesgo la vida.

Detectado a tiempo, este cáncer suele tener cura, por lo que es importante prestar atención a las primeras señales, como:

  • Manchas grandes de tono marrón con motas más oscuras
  • Lunares que sangren, o que cambien de tamaño o color
  • Lesiones oscuras en palmas, vagina, ano, mucosas, o en la planta del pie
  • Pequeñas lesiones con borde irregular y partes en color rojizo, blanco o azulado
  • Lesiones con ardor o picor
  • Otras
afecciones de la piel
Si tu piel presenta picor intenso o no sabes su origen, consulta a tu médico cuanto antes.

Síntomas de las afecciones de la piel más comunes

En ocasiones, los síntomas que aparecen en la piel no son el resultado de un trastorno propiamente cutáneo, por ejemplo, las ampollas provocadas por calzado o ropa apretada. Cuando no se puede determinar el causante de un trastorno en la piel, puede decirse que existe la presencia de una afección de la piel.

Los síntomas que conllevan las afecciones de la piel son bastante molestos, llegando incluso a modificar negativamente el estado anímico del paciente.

Las irregularidades en la piel que suelen ser indicativos de trastornos cutáneos son:

  • Enrojecimiento excesivo
  • Pérdida del pigmento de la piel
  • Cambios en el color o tamaño de un lunar
  • Protuberancias elevadas rojas o blancas
  • Piel escamosa o áspera
  • Llagas o lesiones abiertas
  • Piel seca y agrietada
  • Úlceras
  • Sarpullido doloroso o con prurito
  • Manchas decoloradas en la piel
  • Protuberancias en carne viva
  • Verrugas u otros crecimientos en la piel
  • Alteraciones que supuran líquido
El organismo puede presentar otros síntomas que acompañen a los que se ven sobre la piel, como fiebre o dolor.

Tratamientos para las afecciones de la piel

Una vez que el especialista ha determinado la causa del padecimiento, este podrá indicar diversos tratamientos según sea el caso. Para las afecciones de la piel, se suelen indicar fármacos de presentación tópica, es decir, para aplicar directamente sobre la piel. Este tipo de medicamentos constituyen el pilar fundamental en el tratamiento de los trastornos cutáneos.

Los medicamentos para administrar vía oral o mediante inyección también pueden ser usados para tratar enfermedades cutáneas. En el caso de necesitar una alta dosis del medicamento en la zona afectada, este puede ser inyectado justo debajo de la piel.

Antihistamínicos, antibióticos, vitaminas, esteroides o terapia con láser, pueden ser utilizados en casos de enfermedades cutáneas, siempre que el especialista lo recomiende. Sin embargo, no todos los trastornos de la piel responden a tratamiento, y algunos pueden desaparecer y reaparecer con el tiempo.

Las personas con afecciones permanentes de la piel a menudo pasan por períodos de síntomas graves y tiempos de calma.

Principales indicaciones tópicas para tratar afecciones de la piel

Para tratar las heridas y trastornos de la piel existen numerosas opciones, desde la limpieza con agua, hasta la colocación de apósitos que sellen el área. El principio activo elegido para tratar la enfermedad podrá aplicarse de diversas maneras, dependiendo de la acción que se requiera.

El médico deberá determinar la mejor forma de atacar y trata el padecimiento, pudiendo elegir varias opciones a la vez.

De acuerdo al vehículo utilizado (principio inactivo que sirve para transportar el principio activo), el fármaco requerido podrá integrarse en presentaciones tales como:

Pomadas

Aceitosas y con muy poca agua, resultan ideales para aportar una alta concentración de fármaco en heridas abiertas como erosiones y úlceras, o cuando la piel necesita lubricación y humedad.

Cremas

Se trata de emulsiones de aceite en agua, lo que significa que están formadas principalmente por agua con un componente oleoso. Además, son fáciles de aplicar y desaparecen fácilmente cuando se frotan.

Lociones

Similares a las cremas, pero con mayor concentración de agua. Poseen menor potencia en la concentración del fármaco y su penetración, pero son más fáciles de aplicar sobre la piel con vello y las lesiones supurantes o inflamadas, como las causadas por dermatitis de contacto, tiña del pie o tiña inguinal.

Algunas condiciones pueden desaparecer incluso antes de iniciar el tratamiento.

Aceites

Los aceites suelen ser indicados para afecciones que necesitan una pronta absorción, acompañada de una alta concentración del principio activo.

Espumas

Son preparados en forma de aerosol que utiliza una base de alcohol o de algún componente calmante para la piel. La piel absorbe esta preparación rápidamente, por lo que a menudo se utiliza en zonas del cuerpo cubiertas de pelo.

Polvos

En esta presentación los fármacos se presentan de forma seca para proteger zonas de piel dañada por la humedad o el roce. Suelen aplicarse en zonas como los pies, glúteos, axilas, inglés y debajo de las mamas.

Geles

Estas sustancias con base acuosa o alcohólica, espesadas sin aceite o grasa, por lo que son más eficaces para patologías que requieren absorción lenta, como el acné, la rosácea y la psoriasis del cuero cabelludo.

Soluciones

Se trata de líquidos (alcohol, propilenglicol, polietilenglicol o agua corriente) en los que se disuelve un fármaco. Estas tienden a secar en lugar de hidratar la piel, por lo que son recomendadas en afecciones del cuero cabelludo, como psoriasis o dermatitis seborreica, o lesiones húmedas y supurativas.

Debes identificar tus síntomas y hablar con tu médico para determinar los mejores métodos de tratamiento.

Consejos para prevenir afecciones de la piel de forma natural

Existen ciertos trastornos de la piel que no se pueden prevenir, como las afecciones genéticas y los problemas originados por otras enfermedades. Sin embargo, si pones en práctica algunos tips, es posible prevenir algunos de estos molestos trastornos.

La OMS desaconseja el uso de camas solares, ya que conllevan un riesgo de padecer cáncer de piel. El uso de estos equipos debe ser bajo estricta recomendación médica y ninguna persona menor de 18 años debería utilizarlas.

Para prevenir el mayor número de afecciones de la piel, sigue estos consejos:

  • Lava tus manos frecuentemente
  • No compartas tus utensilios para comer con otras personas
  • Utiliza el jabón indicado para tu tipo de piel
  • Evita el contacto directo con la piel de personas que tengan una infección
  • No compartas artículos personales, como mantas, cepillos para el cabello o trajes de baño
  • Duerme al menos siete horas cada noche
  • Toma suficiente agua
  • Sigue una dieta nutritiva
  • Practica actividades que te ayuden a liberar el estrés
  • Hazte vacunar contra infecciosas de la piel, como la varicela
  • Aléjate de sustancias nocivas como el cigarrillo

Los trastornos no infecciosos de la piel, como el acné y la dermatitis atópica, pueden prevenirse en algunos casos. Para esto deberás seguir los consejos anteriores y sumar algunas costumbres a tu rutina diaria:

  • Lava tu cara con agua y un limpiador suave todos los días
  • Usa crema hidratante
  • Evita los alérgenos ambientales y alimenticios
  • Protege tu piel del frío, el calor y el viento excesivo
  • Evita el contacto con productos irritantes o con químicos fuertes
Las técnicas de prevención y cuidados generales que se deberán tener con la piel, varían en función de la afección que se tenga.

Aprender sobre los padecimientos de la piel y sus cuidados, puede resultar muy importante para la salud en general. Mientras que algunas afecciones requieren la atención de un médico, otras podrás controlarlas de manera segura en tu hogar.

Si conoces los síntomas que identifican tu afección, puedes tener una mejor idea de los cuidados que necesitarás.

¡Cuida tu piel diariamente y podrás evitar una cita con el dermatólogo!

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.