Saltar al contenido

Cómo hacer una mascarilla para la cara con ingredientes caseros

Como hacer una mascarilla para la cara

Saber cómo hacer una mascarilla para la cara utilizando frutas, verduras y otros ingredientes propios de la cocina no es algo nuevo, sin embargo, es importante conocer todos los detalles necesarios para conseguir una preparación que cumpla con los propósitos que busquemos.

Con las mascarillas caseras se pueden evitar problemas cutáneos, tales como: piel reseca, poros desgastados, sensación de aspereza y falta de elasticidad.

Dicen que el rostro no es más que el espejo del alma, por lo que debemos tratarlo como tal. En la actualidad, la tendencia en el cuidado facial es ir hacia lo natural, así que prepárate para sacar el máximo provecho a ingredientes que quizás solo conocías por pertenecer a alguna ensalada.

Muchos alimentos no solo sirven para nutrir nuestra piel desde adentro, sino que también pueden dar ese plus de belleza al aplicarlos sobre esta. Para aprovechar todas estas propiedades es ideal preparar algunas mascarillas caseras que se adapten a nuestras necesidades.

Preparar una mascarilla que deje tu piel suave e hidratada solo te tomará un par de minutos.

¿Cómo hacer una mascarilla para la cara puede ser tan beneficioso?

Sin importar tu tipo de piel o la estación del año en que te encuentres, la piel de tu rostro está expuesta a sufrir las agresiones del ambiente. Polvo, maquillaje, frio, calor, rayos solares, entre otros, pueden afectar tu piel y dejarla con un aspecto nada favorable.

Día a día debemos realizar una rutina de cuidados en nuestro cutis, limpieza, hidratación, protección, pero esto no lo es todo. Al menos una vez por semana, dependiendo de los cuidados que requiera tu tez, es beneficioso que apliques una mascarilla de efectos concentrados.

Al saber cómo hacer una mascarilla para la cara las posibilidades son infinitas. Podrás crear preparaciones que limpien tu piel, otras que la mantengan hidratada, y otras que la nutran a profundidad.

Es importante tener presente que la piel es el único órgano en contacto permanente con el exterior, por lo tanto, las áreas del rostro, manos y cuello suelen ser las más afectadas por las inclemencias del tiempo y los agentes externos.

Las mascarillas caseras son una de las maneras más efectivas para cuidar nuestra piel, ya que permiten mejorar el aspecto de las capas superficiales, mientras que aquellas más profundas son renovadas.

Como hacer una mascarilla para la cara

Nuestra piel necesita cuidados diarios para mantenerse sana e hidratada.

Recomendaciones para aprender cómo hacer una mascarilla para la cara

La salud de tu piel no es algo que debas dejar al azar, por lo tanto, es altamente recomendable seguir una serie de indicaciones básicas a la hora de elaborar tus beauty masks. Si te has preguntado cómo hacer una mascarilla para la cara sin correr riesgos, entonces presta mucha atención.

Aunque trabajemos con ingredientes naturales, podemos terminar con preparaciones que afecten el balance de nuestra piel. Para evitar esto, ten en cuenta lo siguiente:

  • Conoce tu tipo de piel. Una piel grasa no debe recibir los mismos tratamientos que una piel seca, por lo tanto, es importante que tengas claro cuál es tu tipo de piel antes de aplicar cualquier producto sobre esta.
  • Consulta con profesionales. Es la manera más segura de aplicar compuestos en tu rostro y no preocuparte por las consecuencias de estos.
  • Identifica el problema a tratar. Las mascarillas caseras pueden ayudar en el tratamiento de la resequedad, el acné, las arrugas, entre otros. Sin embargo, una misma mascarilla no puede hacer todo el trabajo. Asegúrate de elegir la adecuada para el propósito que busques.
  • Respeta las indicaciones de cada mascarilla. Quienes elaboran los tratamientos para el rostro deben tener experiencia en el cuidado de la piel, por ello, es fundamental que sigas los pasos de elaboración y aplicación al pie de la letra.
  • Evita mezclar recetas. A pesar de lo beneficiosas que pueden resultar, no es recomendable utilizar varias mascarillas al mismo tiempo o experimentar con la mezcla de diferentes ingredientes.

Si eres una persona de piel muy sensible o con contraindicaciones dermatológicas, ten presente que deberás tener cuidados extras al utilizar mascarillas fabricadas por ti misma. Ingredientes como limón, vinagre o huevo pueden traer problemas.

Uno de los mayores beneficios de estas mascarillas es que son aptas para todo tipo de bolsillos.

¿Cómo hacer una mascarilla para la cara súper fácil?

Para lucir una tez radiante es necesario seguir una serie de cuidados que nos ayuden a protegerla y sanarla de ser necesario. En este sentido resulta especialmente importante la limpieza, humectación y nutrición de la piel.

Para conseguir cualquiera de estos propósitos puedes valerte de las siguientes mascarillas caseras.

1. Mascarilla exfoliante de miel

La limpieza diaria no es suficiente para limpiar nuestra piel a profundidad, para ello, las exfoliaciones son la clave. Sin embargo, cuida no abusar de estas, ya que puedes terminar con irritaciones o rojeces.

Esta mascarilla es ideal para pieles secas o sensibles, ya que la miel cuenta con propiedades hidratantes, nutritivas y calmantes.

Ingredientes

  • Dos cucharadas de miel
  • Algunas almendras (también puedes sustituirlas por semillas de chia)

¿Cómo prepararla?

  1. En primer lugar, deberás pulverizar las almendras. Para esto solo deberás llevarlas al procesador de alimentos por unos cuantos segundos.
  2. Seguidamente, mezcla las almendras con la miel y comienza a aplicar la mezcla con suaves movimientos circulares por todo el rostro.
  3. Deja reposar por 15 minutos y aclara con abundante agua templada.

¡Tip! Evita utilizar cosméticos agresivos que puedan afectar la barrera protectora de la piel.

Los tiempos de aplicación son más importantes de lo que podrías pensar, por esto, es aconsejable dedicar este tiempo solo a consentirnos. Si estás pendiente de los quehaceres es más probable que termines olvidando que llevas puesta una mascarilla.

Como hacer una mascarilla para la cara

Para propiciar una correcta absorción de los nutrientes presentes en las mascarillas naturales, es importante que limpies tu rostro antes de aplicarlas. ¡Las exfoliaciones irán de maravilla!

2. Mascarilla hidratante de frutas

Los beneficios de las frutas son prácticamente innumerables y esto no solo se refiere a nuestra alimentación. Son varias las frutas que pueden dejar nuestra piel con un aspecto más saludable y luminoso tras una sola aplicación.

Frutas como la fresa, banana y papaya poseen propiedades nutritivas, hidratantes y rejuvenecedoras.

Ingredientes

  • 4 fresas (puedes sustituirlas por una banana)
  • 2 cucharadas de miel

¿Cómo prepararla?

  1. Una preparación tan sencilla como machacar la fruta hasta obtener una pasta y mezclarla con la miel.
  2. Aplica esta preparación en toda el área del rostro y cuello y deja actuar por 20 minutos.
  3. Finalmente, enjuaga con abundante agua templada.

¡Tip! Utiliza siempre productos con protección solar que protejan tu piel de los daños ocasionados por los rayos solares.

Con ayuda de tu médico podrás idear una rutina de cuidado específica para las necesidades de tu piel.

3. Mascarilla antioxidante de cacao

Nuestro día a día está plagado de agentes que no ayudan a que el rostro presente su mejor aspecto. Desde el estrés hasta los contaminantes presentes en el ambiente pueden hacer que nuestra tez termine con un semblante apagado y envejecido.

El chocolate es un gran antioxidante que te ayudará a mantener tu rostro joven y saludable por más tiempo, todo esto gracias a la acción proveniente de los flavonoides propios de la fruta.

Ingredientes

  • 1 cucharada de cacao en polvo (puro y sin azúcar)
  • ½ cucharada de crema hidratante (la que utilizas para el día o la noche)
  • 1 cucharada de aceite de oliva extra virgen

¿Cómo prepararla?

  1. Toma un cuenco limpio y vierte el cacao, el aceite y la crema.
  2. Seguidamente integra muy bien todos los ingredientes hasta conseguir una pasta homogénea.
  3. Extiende la mezcla por el rostro y deja actuar por 15 minutos.
  4. Finalmente retira con abundante agua templada.

¡Tip! Toma abundante líquido. Recuerda que mantenerte hidratada es uno de los puntos clave para mantener la salud de tu piel.

Gracias a las mascarillas faciales podrás aportar luz y limpiar profundamente la piel de impurezas.

4. Mascarilla para piel grasa

El que nuestra dermis sea de tendencia grasa no quiere decir que todo sea limpieza, de hecho, puedes utilizar esta mascarilla para obtener efectos matificantes a la vez que nutres y cuidas tu piel.

Debido a su alto contenido en fibra soluble, la avena es capaz de absorber la grasa y el sebo acumulado en los poros de la piel, previniendo incluso la aparición del acné.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de yogur natural
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 2 cucharadas de avena

¿Cómo prepararla?

  1. Vierte todos los ingredientes en un tazón y mézclalos muy bien.
  2. A continuación, aplica la preparación sobre el rostro mediante pequeños masajes y déjala actuar por 15 minutos. Recuerda no exponerte al sol, ya que el limón podría provocar quemaduras en tu piel.
  3. Finalmente retira con abundante agua y seca tu rostro con una toalla limpia.

¡Tip! Incluso si no saldrás de casa, o no usarás maquillaje, asegúrate de enjuagar tu rostro al menos dos veces al día con un limpiador neutro.

Aunque contengan ingredientes naturales, no es recomendable abusar del uso de las mascarillas. Dependiendo del tipo, puedes utilizarla solo una o dos veces por semana.

5. Mascarilla para piel seca

Tener la piel seca puede ser igual de molesto que si esta tuviera una tendencia oleosa. Conseguir tratamientos que la hidraten en profundidad no es tarea fácil, sin embargo, con ingredientes que seguro ya tienes en casa podrás preparar una mascarilla con efectos casi mágicos.

El aguacate es una de las frutas más provechosas para incluir en nuestra rutina de belleza gracias a la alta presencia de ácidos grasos y vitamina E en su pulpa.

Ingredientes

  • ½ aguacate
  • 1 cucharada de aceite de oliva

¿Cómo prepararla?

  1. Preparar estas mascarillas no es muy complicado, solo necesitas picar el aguacate por la mitad y retirar su pulpa. Para esta preparación necesitamos solo la mitad de la pulpa, el resto puedes colocarlo sobre una tostada para disfrutar mientras te consientes.
  2. Una vez que tenemos el aguacate podemos agregar el aceite de oliva y mezclar hasta obtener una pasta.
  3. Seguidamente, aplica sobre el rostro y deja actuar por 15 minutos.
  4. Finalmente, retira con abundante agua.

¡Tip! Antes de aplicar cualquier mascarilla por primera vez en tu rostro, has una pequeña prueba hacia la zona de tu cuello. En caso de observar alguna reacción desfavorable, retira el producto inmediatamente y enjuaga con abundante agua.

¿Cómo preparar una mascarilla para ayudar a la resequedad en tu cara? Fácil y con solo dos ingredientes.

6. Mascarilla para atenuar bolsas y ojeras

Las cremas, sérum y aceites pueden ser grandes aliados para combatir esas molestas arruguitas, bolsas y ojeras que nos hacen ver con un rostro cansado y sin vida. Pero antes de que vayas a comprar cualquiera de estos, prueba con esta mascarilla de resultados radiantes.

Gracias al alto contenido de ácido cafeico y ácido ascórbico en el pepito, este es ideal para combatir el exceso de líquido en los tejidos inflamados, especialmente en las bolsas y la hinchazón de los párpados.

Ingredientes

  • ½ pepino fresco y sin cascara
  • 1 cucharada de miel

¿Cómo prepararla?

  1. Lleva ambos ingredientes a la licuadora y procesa por algunos segundos.
  2. Una vez tengas que tu mezcla sea homogénea, aplica en la zona de los ojos con mucho cuidado. Puedes refrigerarla y sacarla de la nevera justo antes de usar para obtener un efecto más refrescante, eso sí, no la guardes por más de tres días.
  3. Después de tener la mascarilla por 20 minutos, enjuaga con agua templada.

¡Tip! Antes de utilizar mascarillas caseras o compradas, es recomendable que consultes a un especialista acerca de los compuestos que debes evitar.

Como hacer una mascarilla para la cara

Además de aliviar la inflamación, esta mascarilla es capaz de relajar la piel tras una semana llena de estrés y estimular la regeneración de las células.

Aplicarte una mascarilla casera no solo te ayudará a cuidar tu piel, sino que también será una oportunidad para relajarte y cuidar de tu salud mental. Dedica unos cuantos minutos a concentrarte en ti, dejar a un lado las preocupaciones y permitir que la mascarilla haga su trabajo.

Evita probar cómo hacer una mascarilla nueva para la cara en un día importante, lo mejor es hacerlo cuando estés tranquila en casa. De esta forma, nadie podrá notar si sufres alguna reacción desfavorable.

¡Prepara cualquiera de estas mascarillas y notarás como tu piel termina luciendo iluminada y libre de impurezas!

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.