Belleza

Crema hidratante: 9 Tips para aplicarla correctamente

crema hidratante

La piel es el órgano más visible de nuestro cuerpo, por lo que se encuentra constantemente expuesto a agresiones externas que pueden afectar su equilibrio natural. Aunque actúa como una barrera protectora, si no está lo suficientemente hidratada, la piel puede perder su flexibilidad y firmeza, por esta razón debemos utilizar a diario una crema hidratante.

Para mantener la piel sana, suave e hidratada, debemos utilizar una crema hidratante que le aporte la cantidad de agua necesaria

La crema hidratante es esa ayuda extra que debemos incluir en nuestra rutina diaria cuando queremos mantener una piel suave y radiante. Al evitar la pérdida de agua en nuestra piel, estimularemos su regeneración y evitaremos que los agentes externos la dañen y la hagan lucir seca y opaca.

Para que puedas mantener la piel hidratada y maximizar todos sus beneficios, lo único que debes hacer es tener en cuenta las siguientes recomendaciones a la hora de elegir y usar tu crema hidratante de todos los días.

crema hidratante importancia

¿Qué es una crema hidratante?

Una crema hidratante es un producto especialmente indicado para el cuidado de la piel que tiene como objetivo principal, combatir la sequedad y proteger la superficie de la piel de los agentes externos.

Al aplicar una crema hidratante, estaremos aportando mayor humedad a la superficie de la piel, pues sus diferentes composiciones ayudan a que los niveles de agua en el rostro y cuerpo obtengan el equilibrio perfecto para evitar que la sequedad aparezca nuevamente.

¿Cómo funciona la crema hidratante?

El objetivo principal de las cremas hidratantes es brindar más humedad, es por ello que al usarlas, las capas más profundas de la piel reciben moléculas hidratadoras que alimentan los tejidos de la piel. A su vez, la crema hidratante evita que el agua que se encuentra en el interior de la piel se evapore.

Además de ayudar a mantener la piel con los niveles necesarios de agua, la crema hidratante está compuesta de nutrientes que ayudan a mejorar el aspecto de la piel, a protegerla de los agentes externos y a retrasar los signos de la edad.

En términos generales, las cremas hidratantes están compuestas de tres grandes ingredientes que las agrupan en distintos tipos:

  • Las emolientes: Las emolientes suelen ser a base de agua o de aceite y actúan llenando la capa más superficial de la piel para evitar que el agua se escape. Sin a base de aceites, sus efecto duran más tiempo, por lo que aportan tanto flexibilidad como suavidad. Algunos ejemplos de emolientes los encontramos en las  ceramidas, el ácido linoleico y otros aceites vegetales y minerales.
  • Las humectantes: Los ingredientes humectante por su parte, ayuda a retener la humedad del ambiente en la piel y aportan una apariencia jugosa a la piel. La glicerina, la urea, el ácido láctico, los alfa hidroxiácidos, la alantoína o el pantenol son algunos.
  • Los oclusivos: Estos forma una capa impermeable sobre la piel que la protege. Entre los ejemplos oclusivos más efectivos se encuentra la valesina, la manteca de karité o de cacao, la lanolina y derivados de la silicona, estas últimas aportan un acabado suave y limpio.
crema hidratante compuestos
Se aconseja usar las hidratantes oclusivas a partir de los 20 años y las complejas a partir de los 30.

Beneficios de la crema hidratante

La crema hidratante actúa en la capa más superficial de la piel y aporta la cantidad de agua que requieren las células para cumplir con sus funciones metabólicas. El objetivo de las cremas hidratantes es llegar a los tejidos y células para poder nutrir y penetrar las sustancias nutritivas.

Además de ayudar a que los tejidos puedan renovarse más fácilmente, las cremas hidratantes aportan los siguientes beneficios a la piel:

  • Protege la epidermis de los agentes externos
  • Elimina el aspecto áspero de la piel, aportando un tacto mucho más suave.
  • Ayuda a recuperar la vitalidad de las distintas capas de la piel
  • Evita la acumulación de células muertas
  • Favorece la elasticidad de la piel
crema hidratante importancia
Aplicar la crema hidratante no solo volverá tu piel más jugosa, sino que le aportará otros beneficios para hacerla lucir radiante.

Tips para aplicar correctamente la crema hidratante

Siempre se habla mucho de lo importante que es la hidratación para tener una piel, suave, tersa y luminosa, pero aun así, son muchas las mujeres que toman por sentado su uso diario y no se fijan bien cómo deben usarla o peor aún, salen de casa sin ponerse un gota de crema hidratante.

Sin lugar a dudas, la crema hidratante es un básico indispensable para conservar la salud de la piel, pero en ocasiones es posible que no se no obtengan los efectos esperados. Esto es por una sencilla razón: estamos utilizando la crema hidratante de la forma incorrecta.

Según los expertos, una de las causas más importantes del envejecimiento de la piel es la deshidratación, por lo que nunca debes prescindir de ella en tu rutina diaria, pero más allá de su uso diario, hay algo fundamental que no debe pasarse por alto, y es su aplicación. La eficacia de cualquier crema hidratante, no sólo depende del producto, sino también de su correcta aplicación.

Al aplicar una crema hidratante correctamente, mejorarás su eficacia y conseguirás sacarle el máximo partido, por ello vamos a darte los mejores tips en cuanto a su aplicación, para que puedas obtener todos sus beneficios.

1. Tipo de crema hidratante

La crema hidratante es beneficiosa para todo tipo de piel, por lo que todas las mujeres, sin importar la edad o el tipo de piel, debemos contar con una en nuestra rutina diaria. Si bien todas las cremas hidratantes cumplen la función de reparar, proteger y suavizar la piel, no cualquier producto le funciona por igual a todas, pues todas están destinadas a actuar según las características de cada tipo de piel

El primer paso para asegurar su correcta aplicación, es entonces elegir la crema hidratante más apropiada para nuestro tipo de piel. Pero, ¿cómo saber cuál de ellas le va mejor a tipo de piel?

Para que no te confundas y puedas dar con el tipo de crema hidratante perfecta para ti, vamos a explicarte las características que deben poseer según los distintos tipos de piel. ¡Toma nota!

  • Piel seca: Al requerir mayor humedad, para este tipo de piel son más recomendables las cremas ultra hidratantes con nutrientes calmantes. Los productos que contienen ácido glicólico, ceramidas, ácido láctico o dimeticona son excelentes para aportar mayor cantidad de aceites a la piel seca.
  • Piel normal: Las cremas hidratantes a base de agua con bajo contenido de aceites como el de oliva, jojoba o almendras, son las más recomendadas si tienes este tipo de piel. Pues aportan la hidratación necesaria, sin llegar a tener una textura oleosas.
  • Piel mixta: Las cremas ligeras y sedosas a base de agua son ideales para encontrar el equilibrio que este tipo de piel requiere,
  • Piel grasa: Para este tipo de piel, lo mejor son las cremas hidratantes ligeras y de rápida absorción, es decir aquellas que son a base de agua y no resultan muy untuosas. Ahora, si la piel presenta impurezas o acné, lo más recomendado es optar por las cremas “no comedogénicas”, es decir aquellas que evitan la obstrucción de los poros.
crema hidratante aplicar
Asegúrate de elegir una crema hidratante que satisfaga las necesidades de tu piel.

2. Momento adecuado

El momento del día en el cual aplicamos la crema hidratante, también es importante para asegurarnos de que estamos obteniendo todos sus beneficios. Lo ideal es hacerlo dos veces al día, una en la mañana y una en la noche.

  • La mañana resulta el momento perfecto para hidratar la piel, pero lo realmente importante es hacerlo justo después de haber limpiado el rostro, ya que sólo así podrá surtir efecto deseado. Si la piel está llena de impurezas, las propiedades de la crema no tendrían por dónde entrar.
  • La segunda ocasión ideal es hacerlo durante la noche, justo antes de irnos a dormir y después de la limpieza facial. Esto te ayudará a regenerar la piel mientras duermes, y despertar con una piel suave y húmeda.

3. El orden

Otro aspecto que debemos tener cuenta, es el orden en el que aplicamos la crema en nuestra rutina de belleza, pues ésta siempre debe ser el último producto que se aplica en la piel. Para que tengas una idea más clara, debes seguir la siguiente fórmula: Retira el maquillaje con algún producto o leche desmaquillante, luego usa un gel limpiador para quitar todas las impurezas, el tónico para refrescar, el contorno de ojos y por último la crema hidratante nutritiva.

La idea es aplicar los productos desde el más ligero, hasta el más denso, y en este caso, la crema hidratante constituye la más pesante de todas.

4. Masaje

Al aplicar la crema hidratante siempre debemos hacerlo realizando un masaje circular que ayude a estimular la circulación de la piel, y favorezca la penetración de la crema en los poros de la piel. Un tip extra que pocas personas saben, es que mientras más húmeda se encuentre la piel, más tiempo durará el efecto hidratante.

crema hidratante orden de aplicación
Para que podamos ver sus efectos, la crema hidratante siempre debe aplicarse al final de la rutina de belleza.

5. La cantidad

En cuánto a la cantidad que debemos utilizar, hay que tener en cuenta dos aspectos: el tipo de piel que tengamos y la zona del cuerpo sobre la que queramos aplicar la crema hidratante. Para obtener buenos resultados, no hace falta que exageremos con la cantidad pues esto no nos asegurará una mejor absorción, en especial porque esto también depende del tipo de piel.

Para que tengas una idea de cuánto aplicar sobre el rostro, sólo debes tomar como referencia  el tamaño de un garbanzo, ya que esta es la cantidad de crema equivalente que vas a utilizar. Recuerda que se trata de que la piel absorba el producto, por lo que usar más cantidad de la necesaria no aportaría ningún beneficio.

6. Exfoliación

Además de procurar tener la piel limpia, para que la crema hidratante haga efecto, debemos eliminar todas las impurezas y células muertas que estén obstruyendo nuestros poros. Para ello, debemos procurar una limpieza diaria y exfoliar la piel al menos una vez a la semana.

Al utilizar productos exfoliantes de granos sintéticos o naturales como azúcar o semillas de fruta, estaremos eliminando cualquier impureza que impida absorber mejor el hidratante y obtener sus mejores beneficios.

Si no exfoliamos la piel regularmente, la crema hidratante que apliquemos no podrá penetrar en las capas más profundas, porque será como si encima de estas hubiera una barrera que impide que los principios activos de la crema se absorbieran.

7. Intervalo de tiempo

Una de las dudas más frecuentes sobre la aplicación correcta de la crema hidratante, tiene que ver con el tiempo que se debe esperar para aplicar la crema, tras aplicar otros productos faciales, como por el ejemplo el tónico.

En el caso de usar tónico previo a aplicar la crema, no es necesario esperar algún tiempo en específico, ya que al ser un producto tan ligero, la absorción es inmediata.

Si en cambio lo que queremos es proceder a maquillarnos luego de realizar nuestra rutina de limpieza e hidratación, lo ideal es esperar unos minutos antes usar cualquier cosmético, para procurar que la piel absorba bien todas las sustancias hidratantes y evitar que ambos productos se mezclen.

De igual forma, bien puedes realizar la limpieza del rostro mucho antes de aplicar la crema, ya que esto no influirá negativamente en sus efectos.

crema hidratante
¡Sé paciente al esperar a que los resultados sean visibles! Recuerda que la constancia es la clave.

8. Área del cuerpo

La aplicación ideal de la crema hidratante no es la misma en el rostro, que en el cuerpo, puesto que cada una posee características distintas, es por ello que para cada área debes seguir los siguientes consejos:

  • Crema hidratante corporal: Para aplicar la crema hidratante corporal al salir de la ducha, debemos evitar secarla completamente, pues las cremas de este tipo suelen surtir más efecto cuando la piel está aún mojada. Al permanecer la piel mojada, las cremas sellan dicha humedad sobre la epidermis y aumenta su hidratación. Así que siempre que uses tu crema hidratante, hazlo con la piel aun húmeda y sin secar.
  • Crema hidratante facial: En la piel del rostro, las cremas hidratantes se deben aplicar siempre con la piel limpia para que sus propiedades sean completamente efectivas. En esta área, la forma en la que usamos los dedos para aplicarla es clave, pues esto ayudará a drenar, calmar y reafirmar la piel. La mejor forma de hacerlo, es aplicando la crema desde el centro del rostro, hacia los lados con movimientos circulares ascendentes.

9. La frecuencia

Para poder gozar de todos sus resultados, es necesario que apliquemos la crema hidratante utilizarse a diario, ya que sólo de esta forma podremos mantener una piel cuidada y protegida de los agentes externos. Además, si utilizamos una crema hidratante con factor de protección solar, también estaremos protegiendo la piel del constante contacto con los rayos del sol.

 

Como puedes ver, la forma de aplicar la crema hidratante en nuestra rutina de belleza influye a la hora de mejorar su eficacia. De hecho, aunque la crema hidratante no tiene el poder de eliminar las arrugas, su aplicación adecuada y uso diario sí puede llegar a disimularlas considerablemente, pues le aporta a la piel una apariencia más sana, gracias a su acción protectora contra la pérdida de humedad.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS