Puntos negros: ¿Cómo tratarlos y prevenir que regresen? [Con remedios caseros]

puntos negros

Sin duda alguna, los puntos negros son una de las afecciones más odiadas en cuanto al cutis se refiere. Son difíciles de erradicar, no respetan edad y, aunque nos lavemos el rostro, continúan brotando. No obstante, existen algunos trucos esenciales para combatirlos.

Los puntos negros afectan a jóvenes y adultos, pero en especial a quienes tienen pieles grasas o con tendencia a la oleosidad.

A pesar de que no suponen un riesgo para la salud, los puntos negros y espinillas pueden afectar la moral de algunas personas. Se ven mal y dan la impresión de poca higiene, sin embargo, puedes llegar a aprender más de una cosa gracias a su aparición.

Si has intentado quitártelos con las manos, herramientas extrañas o mascarillas que no funcionan, presta atención, pues te contaremos cómo podrás afrontar este tormentoso problema de una vez por todas.

puntos negros

Los comedones aparecen con mayor frecuencia en las áreas del rostro, pecho, espalda, cuello, brazos y hombros.

¿Qué son los puntos negros?

En algún momento de nuestra vida, todos hemos lidiado con la aparición de los molestos puntos negros. Pueden afectar cualquier área de la piel, aunque la más afectada suele ser la conocida como “zona T” del rostro, la cual incluye frente, nariz y mentón.

Para clasificar lo puntos negros se utiliza su tamaño, refiriéndose a los más pequeños como microcomedones, y a los de mayor tamaño como macrocomedones.

Durante la adolescencia suele ser cuando luchamos más contra esta molestia, allí suelen brotar los de mayor tamaño, mientras los más pequeños pueden aparecen en cualquier momento de nuestras vidas.

Para entender qué son estos molestos personajes debemos aprender un poco sobre el funcionamiento de nuestra piel, la cual está compuesta por tres capas:

  • Epidermis. Es la más superficial de todas, de donde podemos ver brotar los vellos.
  • Dermis. Aquí nacen los folículos pilosos, las glándulas sudoríparas (producen sudor), y las glándulas sebáceas, encargadas de segregar aceites naturales que ayudan a mantener la piel hidratada y protegida.
  • Hipodermis. La capa más profunda de la piel está compuesta primordialmente por grasa, colágeno y macroblastos, aunque también se encuentran venas, arterias y nervios.

El punto que nos ataña en esta situación son las glándulas sebáceas. Encargadas de mantener la piel lubricada y prevenir el resecamiento de los tejidos, estas glándulas pueden salirse de control y producir más sebo del normal, o taponarse y provocar los molestos puntos negros.

puntos negros

Células muertas, restos de maquillaje, e incluso polvo, pueden obstruir los poros.

¿Por qué salen?

Muchas personas creen de manera errónea que la aparición de puntos negros se debe únicamente a una higiene deficiente, cuando en realidad los genes juegan un papel bastante importante en la ecuación.

El desarrollo de puntos negros está relacionado con una producción excesiva de sebo, una higiene deficiente, e incluso con un desprendimiento irregular de células muertas.

Cuando existe una producción excesiva de sebo y no es retirada a tiempo, esta es atrapada en los poros por células muertas. Cuando el comedón es abierto, este posee un tapón córneo de un color negruzco por la acumulación de melanina, de allí su particular nombre.

Factores que promueven su aparición

Si bien todos podemos conocer a los temibles puntos negros de primera mano, existen algunos factores que incentivan su aparición. Es recomendable tener estos factores en cuenta a la hora de tomar acciones para eliminar los comedones.

  • Edad. Los cambios hormonales que conlleva el paso de los años puede favorecer la producción de sebo y la aparición de problemas de acné.
  • Bloqueo de los poros. Bien sea por el uso de prendas muy ajustadas o cosméticos inadecuados, los poros pueden perder su capacidad correcta de segregación.
  • Enfermedades. Algunas condiciones de salud pueden reflejarse en la piel, por lo que es importante que no descuides tus visitas regulares al médico. Asimismo, algunos medicamentos pueden provocar alteraciones en el funcionamiento natural de la piel.
  • ¡Tus manos! Tocar las áreas que poseen puntos negros solo empeorará la situación, lo mejor es evitar tocar el área y aplicar los tratamientos con las manos muy limpias.
puntos negros

Durante la época de verano aumenta la secreción sebácea y el sudor, lo que comúnmente favorece a que haya más puntos negros.

¿Por qué no se deben apretar los puntos negros?

Seguramente cuando tu mamá te veía apretándote alguna espinilla te reprendía, y es que si había razón en aquello. Con tocar tu rostro para acabar con alguna de esas molestias solo provocas que no mejoren del todo, e incluso provoquen cicatrices.

Los puntos negros solo deben ser extraídos bajo estrictas medidas de higiene por profesionales en el área, de esta forma no darán paso a granos, ni dejarán cicatrices marcadas.

También conocido como acné comedónico, este padecimiento suele tentar a muchos a utilizar unos cuantos pellizcos para eliminarlo. No obstante, quizás debas pesarlo mejor antes de intentarlo.

Presta atención a las principales razones por las que no debes apretar los comedones:

1. Puede que no los elimines por completo

Esta es una afección bastante resistente y difícil de erradicar, por lo que, aunque los aprietes, pueden quedar rastros dentro del poro. Además, durante el proceso la piel puede verse tan lastimada que el poro podría terminar dilatado de forma permanente.

Nuestras manos suelen estar llenas de microorganismos y bacterias, por lo que siempre debemos lavarlas muy bien antes de manipular la piel del rostro.

2. Pueden multiplicarse

La grasa y las bacterias incrustadas en los puntos negros pueden esparcirse por los poros cercanos cuando se extraen, lo que puede promover la aparición de más comedones con el paso del tiempo.

Incluso si aprietas tu piel y extraes ese molesto punto, podrías estar provocando la liberación de contaminantes sobre los poros circundantes.

3. Puedes provocar una infección

Además de irritar la piel, pellizcar los puntos negros puede provocar una infección. Esto ocurre cuando se producen pequeñas rupturas de la piel que, sumado a las bacterias circundantes, provocan una inflamación que resultará mucho más molesta que un simple comedón.

Cuando ocurren lesiones fuertes en nuestra piel, también se pueden producir cicatrices o manchas, estas últimas se deben a la hiperpigmentación posterior a la inflamación. Recuerda que los puntos negros son algo temporal, mientras que la aparición de manchas y cicatrices no lo son.

puntos negros

No solo debes mantener tus manos alejadas de tu rostro, tu cabello también puede estar jugando un papel en tu contra, ya que el roce aumenta la producción de sebo y su futura acumulación.

5 Consejos para prevenir la aparición de puntos negros

Un error común entre las personas que sufren de este tipo de acné, es la limpieza excesiva. En el intento de eliminarlos, muchos recurren al lavado excesivo o exfoliación agresiva, lo cual termina empeorando esta condición.

De acuerdo con la American Academy of Dermatology, solo en Estados Unidos hay alrededor de 50 millones de personas que se ven afectadas por algún tipo de acné de manera recurrente.

La mejor forma de tratar los puntos negros, será evitando que aparezcan. Pero, ¿realmente podemos evitar que salgan? La respuesta es sí, existen varias formas y tu tipo de piel tiene mucho que ver.

Toma nota de algunos trucos que te serán de gran ayuda para lucir una piel luminosa, hidratada y, sobre todo, libre de puntos negros.

Manten una rutina de limpieza

Para eliminar los puntos negros es imprescindible mantener una rutina de limpieza diaria. Sin embargo, una limpieza simple no resulta suficiente para remover todas las impurezas.

Lavar tu rostro dos veces al día, al levantarte y antes de acostarte, pero no uses un poco de agua y cualquier jabón, en su lugar realiza una sencilla rutina de tres pasos:

  1. En primer lugar utiliza algún aceite como el de almendras y espárcelo por todo el rostro con la ayuda de tus dedos. Seguidamente pasa un pañito para retirar el exceso. Podrás ver cómo toda la suciedad queda atrapada en el pañito.
  2. A continuación lava tu rostro con un jabón o limpiador neutro. De esta forma removerás la totalidad del aceite. Asegúrate de retirar muy bien cualquier rastro de jabón de tu rostro.
  3. Finalmente rocía algún tónico astringente, como el agua de rosas, y deja que tu piel lo absorba. Si utilizas un tónico con propiedades exfoliantes, presiónalo en las áreas con mayor número de comedones por 10-20 segundos, así el ácido actuara mejor.

¡Tip! Utiliza audífonos para recibir tus llamadas. Los celulares están llenos de bacterias y estas pueden transferirse a tu piel cuando entran en contacto.

No te olvides de las exfoliaciones, con estas conseguirás mantener tu piel limpia a profundidad.

No te olvides de la hidratación

Uno de los principios básicos para tener una piel sana es la hidratación. Por esto es recomendable que incluyas en tu rutina diaria productos hidratantes, como emulsiones, geles, serums, cremas o aceites (sobre todo en pieles secas).

Si no ofreces a tu piel la ayuda que necesita, esta se verá forzada a trabajar en exceso para compensar sus requerimientos.

Aunque tu piel tenga tendencia grasa, debes mantenerla hidratada.

Adapta tus cuidados a tu estilo de vida

Así como no todas las pieles son iguales, las rutinas tampoco lo son. Puede que tu día conlleve una gran exposición a factores ambientales, la aplicación de grandes cantidades de maquillaje, contacto con agua de mar o de piletas, entre otros.

Todo lo que realizas puede tener un efecto en tu piel, desde el agua que tomas y la comida con la que te alimentas, hasta los procesos de estrés que atravieses. Asegúrate de tomar las precauciones a todo esto, recuerda consumir líquidos, utiliza protector solar, etc.

Si practicas deporte con regularidad es recomendable que realices limpiezas faciales ligeras tras cada sesión. Puedes utilizar un poco de agua micelar o un limpiador suave mientras te bañas. Lo importante es retirar los restos de sudor y suciedad tras el entrenamiento.

Utiliza solo productos adecuados

En función de los diferentes tipos de piel se puede prevenir la aparición del acné comedónico. Esto se debe a que la utilización de productos inadecuados para nuestro tipo de piel, puede tener efectos adversos en la salud del cutis y provocar un desequilibro que promueva los comedones.

Bien sean limpiadores, lociones o cosméticos, si tienes algún problema en la piel, debes acudir con un especialista y utilizar solo los productos que este te recomiende.

En el mercado puedes encontrar productos para el rostro pensados para cualquier condición. Asegúrate de indagar muy bien, pregunta a la vendedora, haz búsquedas por internet, lee opiniones de otros usuarios y, por supuesto, no dudes en buscar ayuda profesional.

No apliques cremas súper nutritivas en las zonas con puntos negros, en su lugar elige productos libres de aceites. De igual forma, asegúrate de que la base de tu maquillaje esté etiquetada como “no comedogénica”.

Tus mejores amigas, las mascarillas

Las mascarillas son excelentes para cuidar nuestra piel, la limpian, hidratan y nutren a profundidad. Particularmente con relación a los puntos negros, las mascarillas de arcilla funcionan de maravilla, ya que ayudan a cerrar los poros y así evitar su obstrucción.

Si tu piel es mixta o grasa, asegúrate de realizar una mascarilla limpiadora al menos una vez por semana, máximo dos veces por semana. Por el contrario, si tu piel es seca, utiliza mascarillas limpiadoras cada quince días, como máximo una vez por semana.

Debido a que la zona T suele ser la más problemática, haz uso del multimasking. Esta técnica consiste en aplicar mascarillas altamente purificantes en esta zona, mientras que para las demás áreas del rostro se utiliza una mascarilla más hidratante.

En referencia al cuidado del rostro no es recomendable que te vayas a los extremos, ya que podrías obtener el efecto contrario al que buscas.

7 Tratamientos caseros para combatir los puntos negros de una vez por todas

Seguramente te ha pasado que logras deshacerte de algunos de estos molestos puntos y cuando menos lo esperas, ¡boom!, vuelven a aparecer, e incluso más profundos que antes. Parece que todo está perdido y que nunca se irán, pero no siempre tiene que terminar así.

Vaporizaciones de menta

Debido a sus propiedades astringentes, la menta se convertirá en un aliado para el cuidado de tu piel.Al igual que cuando estamos resfriadas, las vaporizaciones son de gran ayuda para abrir los poros y extraer la suciedad e impurezas acumuladas en la piel.

Ingredientes

  • Hojas de menta, también puedes usar eucalipto
  • ½ litro de agua

¿Cómo prepararlas?

  1. En primer lugar lleva en una olla con agua al fuego.
  2. Cuando hierva añade las hojas de menta y retira de la hornilla. Deja reposar el líquido por un par de minutos.
  3. A continuación coloca una toalla sobre tu cabeza y posiciona tu rostro sobre la olla. Cuidado con las quemaduras, queremos abrir los poros, no dañarlos.
  4. Finalmente puedes limpiar el rostro con algún algodón o aplicar alguna mascarilla.
puntos negros

Pon en práctica los siguientes tratamientos y prepárate para decirle adiós a esos molestos puntos negros.

Mascarilla de yogur y limón

El yogur es el limpiador ideal para el rostro, ya que funciona en cualquier tipo de piel y puede hidratarla mientras la limpia. Por su parte, el limón además de limpiador funciona como purificante, ayudando a eliminar manchas en la piel.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de yogur natural
  • 1 gota de vinagre
  • 3 gotas de zumo de limón

¿Cómo prepararla?

  1. Integra todos los ingredientes en un pequeño tazón.
  2. A continuación aplica sobre el rostro y deja actuar por 15-30 minutos.
  3. Finalmente retira con agua templada

Ten mucho cuidado de no exponerte al sol mientras lleves esta mascarilla, pues podrías manchar tu piel.

Exfoliante de miel y canela

Esta mascarilla suma los beneficios limpiadores y protectores de la miel con el poder exfoliante de la canela. Se trata de una combinación muy efectiva para todas aquellas pieles que sufran de comedones abiertos o cerrados.

Al tratarse de un exfoliante suave, podrás aplicarlo en tu rostro hasta dos veces por semana.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de miel
  • 1 cucharada de canela en polvo

¿Cómo prepararlo?

  1. Integra muy bien los ingredientes en un tazón hasta obtener una pasta.
  2. Aplica sobre las zonas afectadas y deja actuar por 30 minutos.
  3. Finalmente enjuaga con abundante agua templada.

¡Tip! No exfolies tu rostro con demasiada fuerza. Ejercer mayor presión no te asegurará mejores resultados, en su lugar podrías lastimarte. Lo recomendable es utilizar un limpiador purificante con movimientos suaves.

puntos negros

La miel posee propiedades antisépticas y antibacterianas que favorecen en la limpieza del rostro.

Mascarilla de claras de huevo

Utilizada para limpiar las impurezas del rostro y nutrirlo a la vez, la clara de huevo es un ingrediente fabuloso para incluir en tus mascarillas faciales.

Ingredientes

  • 2 claras de huevo
  • 1 cucharadita de zumo de limón

¿Cómo prepararla?

  1. Deberás batir las claras con el limón hasta integrar.
  2. A continuación, esparce la mascarilla solamente sobre el área afectada y retira después de 15 minutos con agua templada.

¡Tip! Otro truco que se oculta en tu cocina es el uso del tomate. Pasa una rebanada por la zona afectada dos o tres veces por semana para disminuir la aparición de comedones.

La clara de huevo ayuda cerrar los poros y a eliminar los puntos negros.

Exfoliante de azúcar y aceite

El azúcar es considerado un exfoliante natural, por lo que puedes utilizarla para limpiar tu piel sin dañarla. Además, si la mezclas con ingredientes nutritivos e hidratantes obtendrás un súper exfoliante para tu piel.

Ingredientes

  • ¼ taza de azúcar morena
  • 3 cucharadas de aceite de oliva

¿Cómo prepararlo?

  1. Solo deberás mezclar el azúcar con el aceite y aplicarlo sobre la piel con un suave masaje.
  2. Finalmente podrás retirar con abundante agua templada.

Si buscas un exfoliante más suave prueba a licuar una taza de avena y media taza de agua, aplica sobre el rostro, deja que seque y retira con abundante agua.

puntos negros

Puedes sustituir el aceite por 2 cucharadas de zumo de limón, de esta forma el exfoliante será más limpiador que hidratante.

Limpiador de bicarbonato de sodio y agua

Muchos productos para el cuidado de la piel contienen bicarbonato, y esto se debe a que es ideal para limpiar la piel sin dañarla. No obstante, el bicarbonato puede secar la piel o causar irritación si se utiliza en exceso, sobre todo en pieles sensibles, así que utilízalo con precaución.

Ingredientes

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio
  • Agua

¿Cómo prepararlo?

  1. En un tazón, mezcla una cucharadita de bicarbonato con agua hasta formar una pasta fina y grumosa.
  2. Seguidamente aplica esta mezcla sobre la zona afectada, dando suaves masajes.
  3. Deja actuar por 10 minutos y enjuaga con abundante agua templada.

Es importante hidratar bien la piel después de este tratamiento y no realizarlo más de una vez por semana.

Mascarilla de leche y gelatina

¿Has visto esas mascarillas que se remueven del rostro como si de otra capa de piel se tratase? Pues con esta receta podrás preparar la tuya sin salir de casa.

Ingredientes

  • 1 cucharada de leche
  • 1 cucharada de gelatina sin sabor

¿Cómo prepararlo?

  1. Mezcla ambos ingredientes en un tazón hasta formar una pasta.
  2. A continuación, lleva al microondas y calienta por algunos segundos.
  3. Después de tornarse líquida, aplica la mezcla en el rostro con la ayuda de un pincel y deja actuar durante 10 minutos. Esto endurecerá como un gel.
  4. Finalmente retira la película de abajo hacia arriba y lava cualquier resto con agua templada.
puntos negros

Si tienes alergias, es recomendable que realices una prueba en una pequeña zona de tu brazo con los ingredientes que usarás. De esta forma no pondrás en riesgo la salud de tu rostro.

La limpieza y cuidado de nuestro rostro no solo debe preocuparnos si tenemos puntos negros, si no la cuidamos correctamente corremos el riesgo de sufrir envejecimiento prematuro, manchas, entre otras complicaciones. Ten presente que la prevención es la clave en estos casos.

Un aseo cotidiano con productos adecuados, además de una rutina saludable, te permitirá eliminar los puntos negros y lucir una piel mucho más sana en poco tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *