Embarazo Maternidad

5 mitos acerca del sexo en el embarazo

mujer embaraza junto su pareja tomando su barriga

¿Te da miedo tener relaciones sexuales durante el embarazo? Tranquila, no eres la única. Muchas parejas suspenden el sexo durante la gestación por miedo a hacerle daño al bebé o adelantar el parto o muchas otras cosas más que se han convertido en verdaderos mitos difíciles de sacar de la mente de los padres.

Es importante tener claro que como regla general no existe ninguna regla que haga que tú y tu pareja dejen de disfrutar del placer de la sexualidad, a menos que haya sido una petición de tu médico debido a una situación particular del embarazo. De hecho, los especialistas señalan que incluso pueden existir beneficios para la salud de la pareja y la del bebé llevar una vida sexual normal.

Si aún tienes dudas y sientes miedo de hacer algún tipo de daño a tu bebé durante la relación sexual entonces eres de los que creen seguramente en algunos de estos mitos acerca del sexo durante el embarazo. Sin embargo, acá se explica porque son nada más que mitos.

El médico no recomienda tener relaciones

Muchas parejas presuponen que el especialista recomienda a las mujeres embarazadas no tener relaciones sexuales para cuidar la salud del bebé, por lo que muchas veces ni siquiera le preguntan si es posible o no.

Al no existir ninguna razón médica comprobada que señale que el sexo durante el embarazo dañe al feto o a la madre, los especialistas no prohibirán las relaciones sexuales a los padres. Sólo en el caso de alguna condición especial  en el embarazo podrá hacer que el ginecólogo aconseje a los padres abstenerse de tener intimidad sexual.

Es dañino para el bebé

Esta es la principal razón para que los padres pongan un alto en su relación íntima durante los nueve meses, pero como ya explicamos, no es más que un mito que ha hecho que muchos padres prescindan del placer sexual por un periodo muy largo.

Te sorprenderás al saber que además de no ser dañino, puede ser beneficioso para la salud tanto de la madre como del bebé. Investigaciones señalan que el aumento de la movilidad de la sangre durante de las relaciones sexuales hace que el bebé se oxigene mucho más, y además la liberación de endorfinas en el cuerpo también lo relajan.

El apetito sexual desaparece

Depende. Es verdad que existen cambios en el cuerpo y que al inicio del embarazo muchas mujeres presentan incomodidades como vómitos y mareos, además de mucho cansancio, por lo que en el primer trimestre a algunas mujeres les puede disminuir el apetito sexual. Sin embargo, pasado el primer trimestre la mayoría de las mujeres llegan a reportar incluso un mayor deseo sexual.

La razón para ello es que la presión del útero hace que exista un mayor grado de excitación e incluso las mujeres llegan a alcanzar el orgasmo más fácilmente, por lo que intentar disminuir este deseo por miedo a dañar al bebé es una pérdida inútil para la pareja.

El sexo puede adelantar el nacimiento del bebé

Muchas son las parejas que deciden no tener intimidad en el último trimestre por temor de adelantar el parto producto de las contracciones que se generan durante el orgasmo. Lo primero que debemos tener claro en este punto es que las contracciones de parto son infinitamente distintas a las producidas en el coito, por lo que respecto a eso no existe ningún problema.

De hecho, en algunos casos tener relaciones sexuales puede preparar los músculos de la vagina para un parto menos doloroso, pues la liberación de prostaglandinas mediante el semén puede hacer madurar el cuello del útero, por lo que solamente no está recomendado en embarazos de riesgo.

Debe sustituirse por sexo oral

Una posibilidad que ven las parejas que aún creen que la penetración es dañina para las mujeres embarazadas es la práctica de sexo oral, sin embargo te podría sorprender que en este caso no es la mejor opción, pues este método sí podría traer daños al futuro bebé.

La causa radica en que soplar aire dentro de la vagina puede crear una burbuja de aire que bloquee un vaso sanguíneo y en consecuencia produzca una embolia que puede atentar contra la vida del bebé.

2 comentarios

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *