Embarazo Maternidad

5 trucos infalibles para que no te toquen la panza

Mujer tocando la panza de embarazada
¿Qué pasa cuando un desconocido quiere tocarnos la barriga?

Una de las preguntas más frecuentes que muchas mujeres embarazadas nos hemos hecho alguna vez es ¿por qué todos quieren tocarme la barriga? Si bien es cierto que una panza de embarazada es lo más llamativo del mundo y no hay forma de ocultarla, eso no quiere decir que la panza deje de ser parte de tu cuerpo para que muchas personas (familiares, amigos o conocidos, e incluso desconocidos) la toquen constantemente así tu quieras o no.

Lo que sucede es que de la noche a la mañana parece que tu dulce barriguita se ha convertido en una exhibición de demostraciones gratis al público, y así mientras vas desprevenida por la calle, la gente se te acerca y en vez de saludarte lo primero que hacen es lanzarse a acariciarte la panza, dejándote paralizada y sin saber qué hacer. Si eres de las futuras mamás que te molesta esta situación, entonces te damos algunos consejos para que lo evites.

123

¿Te gusta que te toquen la barriga de embarazada?

Son muchas las mujeres a las que no les molesta este gesto tan peculiar, e incluso se sienten mimadas y cuidadas por su pareja y familiares, pero ¿qué sucede cuando es un extraño el que quiere tocarte la panza, así porque sí? ¡Allí la cosa cambia completamente! Especialmente para aquellas que les disgusta por completo, y lo consideran como una invasión a su intimidad y espacio personal.

De cualquier forma, raro será el día en que alguna mujer embarazada no sienta como unas manos ajenas tocan su pancita en un intento de tener cercanía o curiosidad por el pequeño que está allí dentro, y de compartir con ellas, la experiencia del embarazo. Pero aunque se trate de un gesto inocente y a veces dulce, la verdad es que muchas de nosotras no estamos acostumbradas a que ¡nos toquen la barriga así!, pues se trata de nuestra piel de siempre, la panza de toda la vida, grande y llamativa, pero es nuestra panza.

Embarazada con manos en su panza
¿Te gusta que te toquen la panza?

5 trucos divertidos para evitar que te toquen la panza

Sabemos que evitar los toques indeseados en la panza durante el embarazo es difícil, especialmente porque muchas veces ocurre sin previo aviso, sin embargo hay miles de formas divertidas, ya sean directas o indirectas, para que pongas en práctica cada vez que alguien (conocido o desconocido) tenga el atrevimiento de tocarte la pancita, ¡sin preguntar primero!

1. ¡No me toques la panza, por favor!

Quizás es la más directa, pero también es la más efectiva. La mejor manera para hacerle saber a las personas desconocidas e incluso a tus familiares que no quieres que te toquen la panza es precisamente diciéndolo. Si no quieres que te toquen, dilo.

A muchas mujeres nos cuesta esta forma, porque al momento de ser invadidas nos quedamos sin capacidad de reacción y es casi imposible no dejarse, pero no hay forma más clara, sencilla y directa para hacerle saber que no te gusta.

2. ¿Y si alguien te lo hiciera a ti?

Esta estrategia bastante directa también te ayudará a que las manos de esos desconocidos no vuelvan a tocarte la panza. ¿Cómo lo logras? Lo único que debes hacer es imitar rápidamente su mismo gesto, justo en el momento que sientas las manos de alguien en tu barriga. Es una excelente manera para que se den cuenta de lo que se siente cuando alguien te toca sin permiso.

3. Si no está a la vista, no la pueden tocar

El truco es para aquellas mamás menos atrevidas o tímidas, y consiste en recurrir a una especie de barrera protectora para la panza, con algún objeto que tengas a la mano. Así que cuando sientas que hay alguien con ganas de posar su mano sobre ti, coloca un objeto estratégicamente en tu panza ¡y listo! No habrá forma de que te toquen. Puedes usar las manos, un bolso, un libro o cualquier objeto que tengas al alcance.

4. Tu ropa lo dirá todo

Otra opción muy divertida que puedes intentar es usar franelas con mensajes que expresen que no te toquen la panza. Puedes usar frases como, “No tocar, bebé a bordo”, “No molestar” o “Porque tenga panza gigante no significa que tú puedas tocarme” y muchas otras frases parecidas para que cada persona que te vea sepa de una vez lo mucho que te disgusta.

5. Una mentira blanca no le hace daño a nadie

Esta estrategia es un poco más traviesa, pero igual de efectiva que las demás. Cuando veas que las personas tengan intenciones de sobar tu panza diles que estás muy sensible y el que te toquen puede hacer que duela o que te da muchas cosquillas. ¡Es una mentirita simple que también dará sus resultados!

Aunque no lo creas, tocarle la panza a las embarazadas es una situación tan común que en algunos lugares, como en Pennsylvania (Estados Unidos), se ha llegado a decretar una medida que declara ilegal el hecho de tocar la barriga de una embarazada. Aunque no es necesario llegar a este punto, con tan sólo pedir permiso es suficiente para evitar estos momentos tan incómodos para las embarazadas. Todo es cuestión de que se pongan en nuestro lugar y sepan lo extraño que es ir por ahí sintiendo que cualquiera que te consigas te va a tocar tu panza de un momento a otro.

2 comentarios

Click aqui para dejar un comentario