Embarazo Maternidad Vida sana

Calambres en el embarazo: ¿Cómo prevenirlos y aliviarlos?

calambres en el embarazo
En el embarazo, muchas mujeres suelen despertase inesperadamente durante la noche, porque han sentido un dolor bastante molesto en una de sus piernas.

Si estas embarazada y te has levantado por las noches, con un dolor extraño que te ha despertado y generado mucho dolor en los pies o las piernas, lo más probable es que hayas tenido un calambre. ¿Calambres en el embarazo? Si, los calambres en pies y piernas son muy frecuentes en el embarazo, especialmente durante el segundo y tercer trimestre.  Y aunque en términos generales, no afectan al desarrollo del bebé ni a la futura mamá son muy incómodos y molestos.

Se estima que al menos la mitad de las mujeres embarazadas sufren calambres en algún momento de su embarazo, y que son más propensos a aparecer durante las noches, cuando el cuerpo descansa. Una vez que hemos experimentado nuestros primeros calambres durante el segundo trimestre de gestación, es muy probable que éstos se vuelvan más fuertes a medida que nuestro embarazo avanza y aumenta el tamaño de nuestra panza.

Aunque se tratan de una sensación dolorosa que suele desaparecer en seguida, los calambres en el embarazo son excesivamente molestos, y más aun cuando se padecen en las últimas semanas de gestación, la dificultad de movimiento por la panza impide poder estirar la pierna y hacer que desaparezcan. Sin embargo, existen muchas formas fáciles y efectivas, asi como trucos para aliviar los calambres y prevenir su aparición, ¡toma nota!.

¿Cómo se producen los calambres en el embarazo?

Los calambres en el embarazo, son un tipo de contracciones involuntarias en los músculos, que pueden ocasionar un dolor momentáneo muy intenso e interferir en el descanso de las embarazada. Los mismos aparecen con mayor frecuencia en las piernas, a la altura de la pantorilla y suelen manifestarse en las noches, justo en el momento en el que el cuerpo descansa y permanece en reposo.

Estas contracciones inesperadas se producen cuando un músculo se sobrecarga o se lesiona y normalmente ocurren si se práctica algún ejercicio cuando no se esté bien hidratados, o porque nuestro cuerpo tiene bajos niveles de minerales importantes como potasio o calcio. En el caso de las embarazadas, los calambres aparecen cuando muchas situaciones se juntan para que futura mamá no duerma bien y acumule cansancio, algo que puede favorecer la aparición de calambres.

calambres en piernas y pies en el embarazo
Los calambres en el embarazo, afectan a un 50% de las mujeres en segundo y tercer trimestre.

¿Cuáles son las causas de los calambres en el embarazo?

Aunque se desconoce con exactitud por qué es tan común que las mujeres experimenten más calambres en las piernas cuando están embarazadas, su aparición puede estar relacionada a los diversos cambios que se dan en la mujer durante el embarazo, sea por las hormonas, una menor movilidad y circulación. Como sucede en casi todas las molestias que surgen en el periodo de gestación, las hormonas también influyen en la aparición de los calambres:

  1. Los cambios hormonales típicos del embarazo ablandan las paredes de los vasos sanguíneos y esto a su vez perjudica el retorno venoso y linfático, provocando un estancamiento o retención de líquidos en las piernas que causan los molestos calambres.
  2. Crecimiento del útero: Otros factores importantes que pueden causar los molestos calambres el embarazo, son el aumento de peso y el crecimiento del bebé, ya que pueden presionar algunos nervios y vasos sanguíneos que llevan la sangre desde las piernas hacia el corazón, y esto hace más frecuentes los calambres.
  3. Hinchazón en las piernas: También es muy  posible que los músculos de las piernas estén presionados por llevar todo el peso adicional que implica el embarazo, o que los calambres estén relacionados con la hinchazón a causa de la retención de líquidos en las piernas, un problema conocido como edema.
  4. Fatiga muscular: Se cree que los calambres en el embarazo también estén asociados con el cansancio que experimentan las embarazadas, así como los cambios de temperatura o la permanencia en una misma posición por mucho tiempo.
Embarazada recostada en un sofá con malestares
Los calambres en el embarazo son tan frecuentes, que incluso un mal gesto o movimiento puede desembocarlos.

¿Por qué aparecen con más frecuencia durante la noche?

Aunque los calambres suelen ocurrir en el día, es más probable que los notes durante la noche porque pueden despertarte de inmediato e interrumpir tu descanso. Pero, ¿por qué surgen justo cuando estamos descansando?, la explicación más acertada de por qué suelen acechar de noche, es que al estar acostadas el retorno venoso suele ser más lento y esto favorece la aparición de las contracciones musculares, especialmente en las pantorrillas y pies.

¿Cómo puedo aliviar los calambres en el embarazo?

Si mientras estás durmiendo te despiertas con un calambre muy fuerte, la mejor manera de que pase el dolor y el músculo se relaje es la siguiente:

  • Estira bien los músculos de la pierna: Aún cuando sientas dolor, intenta enderezar la pierna (el talón primero) trayendo hacia ti los dedos de los pies, de esta forma trabajarás el músculo en sentido contrario y poco a poco se expanderá. Puede resultar muy doloroso al principio, pero éste se relajará y desaparecerá gradualmente.
  • Si el calambre lo sientes en el pie, estira el dedo gordo en dirección al cuerpo.
  • Calienta la zona con una bolsa de agua caliente: El calor puede venir muy bien al principio del calambre para soltar los músculos contraídos y mejorar la circulación. Para ello puedes usar una bolsa o una toalla con agua caliente.
  • Masajea el músculo: Una vez se haya calmado el dolor, masajea el músculo afectado.
  • Camina por unos minutos: También puedes intentar caminar un poco alrededor de tu habitación para que no se vuelva a repetir durante la noche.
  • Reposa el pie sobre una superficie fría: Otra forma de calmar el calambre es aplicar un poco de frío después de colocar la bolsa de agua caliente. Puedes hacerlo a través de una toalla o colocarnos de modo que el suelo frío toque el músculo afectado. Si te cuesta mucho mover la pierna por el tamaño de tu barriga, entonces reposa el pie únicamente.
alambres en las piernas durante el embarazo
Si se trata de un calambre muy fuerte, estira la pierna tirando de la punta de tu pie hacia arriba y sostén por unos minutos.

Cuando te encuentres en las últimas semanas de embarazo, seguramente te costará más llegar al pie y tirar de él hacia ti, por lo que necesitarás que alguien te acompañe y te ayude. En el caso de que te encuentres sola, puedes intentar colocar el talón en el suelo frío y los dedos de tu pie sobre la pared para hacer fuerza de empuje hacia delante, y así poder estirar el músculo que ocasionó el calambre.

¿Cómo prevenir los calambres en el embarazo?

Hay algunas medidas que puedes tomar para prevenir los calambres en el embarazo. Recuerda ser muy constante con ellas. Además, muchas de ellas también ayudarán a aliviar otros síntomas del embarazo.

  • La alimentación

La alimentación y el consumo de vitaminas son fundamentales para reducir los calambres en el embarazo. Se recomienda consumir alimentos ricos en calcio (yogures, leche o queso), así como aquellos que contengan vitamina E (germen de trigo, los frutos secos y cereales integrales).

Por tu parte, puedes comer bananas y kiwis porque tienen un alto contenido de potasio y las hortalizas de hoja verde porque ricas en magnesio. Ambos minerales favorecerán que no aparezcan los molestos calambres en el embarazo.

  • Practicar ejercicios regularmente

Realizar ejercicios habitualmente no sólo te ayudará a mantenerte en forma y estar saludable sino que contribuirá a que tus músculos no estén aletargados. Puedes salir a caminar todos los días o practicar rutinas de ejercicios recomendados en el embarazo como el yoga, pilates o natación para embarazadas que ayudan a evitar los incómodos calambres.

Mujer embarazada realizando estiramientos
Actividades físicas como el yoga son perfectos para estirar las piernas y adoptar posturas saludables
  • Estiramientos

Incluye en tu rutina diaria de ejercicios, los estiramientos y rotación de piernas y pies. Estos ejercicios de estiramiento en las piernas, son también conocidos como ejercicios de elongación, y son ideales para mejorar los calambres en el embarazo. Así que intenta estirar las piernas todos los días, practicar las flexiones y elevaciones.

También puedes probar rotar los tobillos y mover los dedos de los pies reiteradas veces cuando te encuentres sentada o acostada descansando, viendo la televisión, leyendo… ¡Inténtalos durante la noche y verás que tu dormir no será interrumpido!

  • Masajes en las piernas

Los masajes en las piernas justo antes de dormir son un truco eficaz. Realiza unos suaves movimientos circulares en tus piernas y pies antes de ir a la cama, puedes usar cremas o aceites esenciales de tu preferencia. Los masajes siempre serán efectivos relajar los músculos después del cansancio de todos los días.

masajes en las piernas
Realizar masajes suaves en las piernas te ayudará a aliviar la tensión y a relajar los músculos.
  • Las posturas también son importantes

Procura no estar mucho tiempo de pie, o sentada con las piernas cruzadas durante mucho tiempo, lo ideal es que actives tu circulación para que no sientas las piernas tan cansadas o adormecidas. Te recomendamos que te levantes de vez en cuando y des unos pequeños pasos dentro de tu casa para que puedas mejorar la circulación sanguínea.

Otras medidas efectivas contra los calambres

  1. Toma mucha agua para mantenerte hidratada
  2. Toma duchas de agua fría para activar tu circulación y disminuir los calambres
  3. Toma los suplementos vitamínicos recomendados por tu médico ginecólogo.
  4. Procura no usar pantalones ajustados que compriman tus piernas.
  5. Acuéstate sobre el lado izquierdo para que puedas mejorar la circulación hacia y desde tus piernas.

¿Debo preocuparme si los calambres son muy dolorosos?

Si notas que los calambres son muy dolorosos, no desaparecen con el estiramiento y duran más tiempo que un calambre ocasional o si observas que además del dolor hay hinchazón, enrojecimiento y sensibilidad, debes consultar con tu médico lo más pronto posible, pues puede tratarse de un problema más grave que necesita atención médica.

 

 

 

5 comentarios

Click aqui para dejar un comentario