Embarazo Maternidad

¿Cómo son las contracciones? ¡Guía especial que te ayudará a reconocerlas!

embarazada sintiendo contracciones
Las contracciones se producen durante diferentes momentos del embarazo.

La noticia del embarazo viene acompañada de mucha alegría y emoción, pero cuando eres una mamá primeriza es inevitable no sentir nervios al pensar en las contracciones y los temidos dolores de parto. Para la mayoría de nosotras las contracciones en el embarazo son todo un misterio, pues aunque son una clara señal de que llegó la hora del parto, muchas desconocen que a lo largo del embarazo se producen diferentes tipos de contracciones que tienen características y funciones distintas. Pero, ¿Cómo son las contracciones?

Pensar en el momento del parto es pensar en las contracciones y tener miles de inquietudes al respecto: ¿Cómo son las contracciones? ¿Duelen mucho? ¿Que función despeñan? ¿Cómo puedo identificarlas? ¿Cuántos tipos hay? ¡No te apresures!

No todas las mujeres somos iguales y no todas vamos a experimentar la misma cantidad de contracciones o el mismo nivel de dolor.

La mejor forma de sentirte tranquila y vencer el miedo es informándote, por eso veamos todo lo que necesitas saber sobre ellas, incluyendo qué son, cómo se sienten, y cómo actuar ante la aparición de contracciones en el embarazo y el momento del parto.

¿Qué son las contracciones?

Las contracciones son sumamente necesarias para que todo funcione correctamente durante el embarazo, el parto y el postparto. Cuando se habla de contracciones, se habla de movimientos musculares que tienen lugar en el útero, con el objetivo de preparar nuestro cuerpo para el nacimiento del bebé. El útero donde se está desarrollando tu bebé, es un músculo y como sucede con todos los músculos, este se contrae y se endurece según las necesidades que tenga en cada momento.

Las contracciones son movimientos musculares que tienen lugar en el útero.

Cuando el útero se contrae se genera una presión en la parte superior de este, y es precisamente esta la manera que tiene el cuerpo de expulsar al bebé cuando ha llegado el momento. En este caso, la presión se extiende en todo el órgano para que así se consiga empujar al pequeño al canal cervical, para llegar a la vagina.

Pero: ¿Por qué son tan necesarias las contracciones?

Las contracciones facilitan el flujo de circulación de la sangre a través de la placenta y del músculo uterino, además mantiene en forma y bien ejercitado al útero para cuando llegue el momento del parto. Hacia la recta final del embarazo, las contracciones ayudan a borrar el cuello del útero, a expandir las dilataciones y a que el bebé se sitúe en el canal del parto.

Contracciones embarazada
Cuando las contracciones se producen al final del embarazo, constituyen uno de los principales síntomas de parto.

Tipos de contracciones uterinas

Las contracciones no son exclusivas del momento del parto, de hecho, la mayoría de nosotras las podemos padecer a lo largo de todo el embarazo. El útero no solo trabaja para el momento del parto, al contrario, se va ejercitando durante los nueves meses para estar preparado. Al principio muchas embarazadas no son capaz de percibirlas, pero aunque no las noten, estas comienzan a aparecer a las 6 semanas de gestación. Para que cuando llegues a sentir  las contracciones no las confundas con una contracción de parto, saber cómo son  y los distintos tipos que existen te serán de ayuda.

Las contracciones no son exclusivas del momento del parto, y las podemos experimentar a lo largo del embarazo.

  • Contracciones de Braxton Hicks o de embarazo

Este tipo de contracciones comúnmente se conocen como contracciones de práctica o de falso parto, se les llama así porque se tratan de aquellas que nos llevan al hospital pensando que ya estamos en labor de parto, cuando realmente no es así. Las contracciones de Braxton Hicks, son aquellas que entrenan el útero y tienden a aparecen hacia el 8vo mes de gestación, que es cuando disminuye la hormona de progesterona y en su lugar se incrementa la de oxitocina (favorece las contracciones uterinas).

Las  contracciones Braxton Hicks o de embarazo parecen imperceptibles al comienzo, pero en la medida que avanza el embarazo (último trimestre) se van haciendo más notorias. Normalmente son indoloras, pero puedes notarlas porque endurecen el vientre. Duran aproximadamente unos 30 segundos y tienen una frecuencia baja (1 hora), la cual va aumentando con el desarrollo del embarazo. Si las has llegado a experimentar y te ponen muy nerviosa, recuéstate, descansa y respira hondo, así pasan más rápido.

  • Contracciones prodómicas o de preparto

¿Cómo son las contracciones de preparto? Estas son sin duda muchos más intensas y dolorosas que las de Braxton Hicks, pero ¡no hay de qué alarmarse! pues no son las que nos indica que estamos listas para el parto. Las contracciones de preparto preparan el organismo, es decir,  ablandan el cuello uterino de la mamá para cuando llegue el momento de expulsar al bebé. Suelen ser más frecuentes y su intensidad se ubica entre 20 mmHg y 30 mmHg cada 5 o 10 minutos.

Las contracciones de preparto preparan el organismo para cuando llegue el momento de expulsar al bebé

Normalmente se sienten en la última semana de embarazo, pero a diferencia de las de parto propiamente dichas, estas se localizan en la zona lumbar.

  • Contracciones de dilatación o de parto

Estas son las autenticas contracciones de parto, aquellas que provocarán la dilatación. Suelen aparecer de forma más regular y progesivas, pero también más intensas. Al comienzo las sentirás cada 15 o 20 minutos pero poco a poco se irán acortando hasta tener una frecuencia de 3 a 5 contracciones cada 10 minutos. Para este momento, tú y tu pareja deben estar muy atentos de medir el tiempo de frecuencia y duración, pues una vez que se produzcan cada menos de 10 minutos, ya deben ir de camino al hospital.

Las contracciones de dilatación son las autenticas contracciones de parto y suelen ser las más dolorosas

Estas son mucho más dolorosas, su intensidad es superior a 30mmHg y para el momento del nacimiento pueden llegar a alcanzar los 60 mmHg.

mujer embarazada con las manos en la panza
Según cómo sean las contracciones se puede saber si el parto ya ha comenzado o no.

¿Cómo son las contracciones? ¡Claves para identificarlas!

La señal más clara de que estamos experimentando una contracción es el estiramiento o endurecimiento de nuestro abdomen, y cuando se tratan de contracciones de parto, también sentiremos dolor. Pero esto depende de cada mujer, pues no todas las mujeres somos iguales y no todas vamos a experimentar la misma cantidad de contracciones o el mismo nivel de dolor. De cualquier forma, todas las contracciones tienen ciertas características que nos pueden ayudar a reconocerlas y saber si el parto ha comenzado o no.

La frecuencia, intensidad y duración de las contracciones son parámetros que nos ayudan a determinar cómo son las contracciones y si el momento tan esperado del parto ha llegado. Te explicaremos un poco cómo son y cómo las notarás durante el parto.

  • Frecuencia: Al comienzo del trabajo de parto, las contracciones aparecen cada 10 minutos, pero una vez que llegues al punto máximo, estas serán de tres o más, cada 10 minutos.
  • Duración: Las primeras contracciones suelen durar entre 30 y 35 segundos, pero durante el momento expulsivo, estas pueden llegar a durar hasta 60 segundos, sin embargo, esta duración solo corresponde con el dolor que siente mamá, porque la realidad es que en el parto las contracciones duran más tiempo.
  • Intensidad: Cuando se habla de intensidad, se habla de la fuerza que produce el músculo del útero al contraerse. La intensidad va a ir aumentando a lo largo de parto, por lo que siempre será el último momento el más intenso.
  • Dolor: Las contracciones uterinas de parto pueden llegar a ser bastante dolorosas, pero su intensidad siempre dependerá del umbral de dolor que tenga cada embazada. Los ejercicios de preparto son excelentes para prepararse para este tipo de dolor, ya que disminuyen la sensación de ansiedad que siente la mamá en esos momentos.

¿Cómo saber si lo que siento es una contracción?

Si aún te preguntas ¿cómo son las contracciones? Lo primero que debes saber es que la contracciones son distintas durante toda la gestación, por lo que saber que estás experimentando una dependerá de lo avanzado que esté el embarazo. Cuando aparece una contracción, notarás cómo la zona de tu abdomen se endurece suavemente, mientras aumenta su intensidad de fuerza hasta llegar a su punto máximo, para luego desparecer poco a poco. En estos casos las contracciones no duran mas de 3o segundos.

Cuando tienes una contracción, las paredes del útero se contraen y se tensa, por eso tu panza cambia de forma, y al tocarla te resultará mucho más difícil apreciar los movimientos y partes del cuerpo de tu bebé. Algunas mamás aseguran que los dolores o molestias son similares a los que se sienten durante la menstruación, pero esto depende de lo avanzado del embarazo y del umbral de dolor que posee cada embarazada.

como son las contracciones
No todas las embarazadas sienten el dolor de las contracciones de la misma forma, y este también depende de la posición en que se encuentre el bebé.

¿Cuándo se considera que las contracciones son un síntoma del parto?

Algunas veces resulta difícil diferenciar las contracciones de parto de las de preparación, pues estas últimas se vuelven más intensas justo una o dos semanas antes de dar a luz. Aunque no lo podamos ver o percibir, la principal diferencia que posee una de la otra, es que las de parto producen ciertos cambios en el cuello uterino de la mamá.

Saber si el parto ya ha comenzado no es nada fácil, incluso para los especialistas. Antes de asegurar que la futura mamá ya está del todo lista, algunos doctores optan por hacer un examen del cuello uterino en la mamá, que los ayude a verificar qué tipo de contracciones tiene y si estas han actuado sobre el cuello uterino, acortándolo y dilatándolo, pues solo cuando esto sucede se considera que una mujer está de parto.

Muchas veces resulta difícil diferenciar las contracciones de parto, de las de preparación

Aunque la intensidad de las contracciones pueden llegar a provocar una falsa alarma en algunas mujeres, hay una característica general que te hará saber a ciencia cierta si estás de parto: cuando tienes contracciones de forma rítmica cada 7 minutos y tu médico detecta que el cuello uterino está dilatado dos centímetros y desaparecido en un 50%.

¿Cómo se sienten las contracciones?

Para que te resulte mucho más sencillo saber cómo son las contracciones y sepas distinguirlas una de las otras, veamos algunas señales que te ayudarán a identificarlas rápidamente:

Señales para identificar cómo son las contracciones falsas o de preparto:

  • No aparecen en intervalos regulares
  • Son intermitentes, es decir, no aumentarán su duración ni su intensidad.
  • Lo más probable es que desaparezcan al descansar, al darte un baño, o al cambiar de posición.
  • A veces pueden desaparecer si tomas mucha agua, ya que pueden ser una señal de que estás deshidratada.
  • La molestia suele sentirse en la parte baja del abdomen, y no en la espalda, como sucede con las contracciones de parto.

Señales para identificar cómo son las contracciones reales o de parto:

  • Comienzan a ser muy separadas entre cada una (cada 15 o 20 minutos). Luego continúan siendo más frecuentes y consistentes.
  • En el punto máximo del parto, las contracciones aparecen aproximadamente cada cinco minutos, y duran entre 30 y 60 segundos cada una.
  • A medida que pasa el tiempo, el dolor aumenta en intensidad de forma constante.
  • El dolor se percibe aun cuando te muevas o cambies de posición.
  • El dolor de las contracciones verdaderas se sienten en la espalda y luego se desplaza hacia delante

En otro casos, hay mujeres que no sienten las contracciones hasta que hay una dilatación de hasta tres centímetros.

Determinar cuándo las contracciones son falsas en la recta final del embarazo, en ocasiones es difícil, así que si llegas a olvidar estas señales o simplemente sientes que no puedes diferenciarlas, ¡no te preocupes! En estos casos solo basta un reloj y una libreta para que puedas medir su frecuencia e intensidad y saber de esta forma cuándo es el momento de tomarlas más en serio.