Embarazo Maternidad

El parto humanizado llegó a Argentina

contracciones de parto

El término de parto humanizado no es nuevo, al menos en la Ley de Argentina aparece desde hace más de 10 años, cuando se aprobó su ley específica, aunque no fue hasta el último trimestre de 2015 cuando por fin se conoce su reglamento. Con ello, se abren las posibilidades para que las madres exijan sus derechos y sean mucho más partícipes de este proceso en el que darán a luz a un nuevo bebé.

El parto humanizado, más que un método, es una postura ante las condiciones de parto que debe tener toda mujer, en las que debe ser tratada con respecto, tomando en cuenta su opinión y sus emociones antes, durante y después del parto. La humanización del parto consiste ante todo en respetar la decisión de los padres de pasar por este proceso de la forma que ellos escojan y no como los demás le impongan.

En Latinoamérica y el mundo se han generado grandes avances en la humanización del parto y el respeto médico por las decisiones de los padres. La Organización Mundial de la Salud emitió un documento llamado “Tecnologías de Parto apropiadas” en 1985 que sentaba las bases del parto humanizado, pues se señalaba la importancia de la mujer como participante activa y protagonista en su proceso de embarazo.

Además de Argentina, otros países como Brasil y México han realizado avances en este sentido. En Brasil se creó una red nacional por la humanización del parto y se han desarrollado congresos de doulas y parteras de toda Latinoamérica en defensa del parto humanizado. Por otro lado la legislación de México ha tenido pequeños progresos en este sentido, al promulgar en su marco legal algunas garantías para la protección de la mujer y su derecho de decidir en su parto.

Sin embargo, Argentina se ha convertido en referencia en Latinoamérica al tener la primera Ley específica para la defensa del parto humanizado, pero a pesar de ser un término que tiene ya una década en el país, muchas mujeres aún no son conscientes de esta posibilidad que tienen a la hora de dar a luz. Ante esto el nuevo reglamento pretende abrir un mayor panorama para que este tema sea discutido en familia.

¿Cuáles son los beneficios del parto humanizado?

Según el reglamento de la Ley de Parto Humanizado en Argentina, los centros de salud deben garantizar una serie de derechos esenciales para la madre, el bebé y la familia que los acompaña durante el proceso de parto.

1. Mantener una información constante: Según el reglamento, los especialistas de salud deben informar a los padres de todas las posibles intervenciones médicas a las que podrá ser sometida en el proceso de parto, explicando sus riesgos y consecuencias. Del mismo modo deberán escuchar la decisión de los padres al evaluar cada una de las opciones y mantener informada a los familiares del estado de la madre y el bebé.

2. Elección de la forma de parto: La Ley establece que cada persona puede escoger la forma de parto y las posiciones que adoptará durante el mismo y no tendrá que ser obligada a un método específico de parto.

3. Tener compañía: Otro punto clave del reglamento es el hecho de que toda mujer tiene el derecho de ser acompañado antes, durante y después del parto por la persona que escoja. Por lo que podrá tener compañía en los controles prenatales, en todo el proceso de trabajo de parto y en su recuperación. De esta forma, quienes antes negaban compañía en caso de cesárea ya no lo podrán hacer. Igualmente el padre podrá quedarse todas las noches que la madre permanezca en el centro de salud en la misma habitación que con la madre.

4. Tener contacto con su hijo: Las madres tienen el derecho de que su bebé esté a su lado después del nacimiento, por lo que los centros de salud deben contar con las condiciones necesarias para que el bebé esté siempre con la madre. En el caso en que necesite un mayor cuidado por alguna condición especial, la madre también tendrá que tener acceso directo al bebé sin ninguna limitación.

5. El bebé tiene derechos: Los pequeños nacen indefensos y necesitan la protección de la madre para empezar a crear el vínculo con ella, por ello la Ley establece el contacto entre madre e hijo de forma inmediata. Además prohíbe de forma expresa que los bebés sean sometidos a procedimientos que tengan fines de investigación o académicos.

El logro del parto humanizado en Argentina abre una puerta para que este tema se discuta y se extienda a otras latitudes latinoamericanas. El respeto por un proceso que finaliza un embarazo para iniciar un periodo de maternidad no solo es importante, sino esencial. La prioridad es que desde los centros de salud se reconozca que tanto los padres como el pequeño que viene en camino son realmente los protagonistas de esta historia.

7 comentarios

Click aqui para dejar un comentario

  • La ley permite un montón de cosas. Que seas vos quien decida si querés algún analgésico. Si querés un acompañante qur vos elijas para el parto, natural o por cesárea. Que se respete la hora sagrada, o sea que el bebé nazca lo ponga en tu pecho, hagan lo indispensable y el bebé siga con vos. Y un montón de cosas más.

    • Si, se me explico todas las negativas, según ellos era imposible, pero gracias a las redes conocí muchas mujeres que tuvieron su tan deseado parto natural después de una, dos y hasta tres cesareas. Hay riesgos claro pero no es imposible!! En mí tercer cesárea la anestesia no me hizo efecto, sentí cuando me cortaron y de ahí no recuerdo más, dos horas después desperté me dijeron que me anestesiaron de urgencia. Pero no hubo otra explicación, me costó levantarme tenía un dolor insoportable del lado que luego recordé había sentido el corte. Ningún médico vino a verme ni a explicarme porque ese dolor. No tuve un acompañamiento debido a mí trauma no solo por lo ocurrido en quirófano si no tampoco por mi angustia de no haber tenido mi tan deseado parto natural.

    • No tenía obra social los médicos del único hospital de mi ciudad no aceptan el parto natural después de cesárea, de una quizás pero de dos no!! Hacia nueve años de mi última cesárea, empecé con trabajo de parto a las 38 semanas, me subieron de urgencia porque ya estaba dilatado y no podían dejarme dar a luz por normal, porque según ellos ni útero se romperia