Embarazo

Embarazo ectópico: ¿Qué es y cuáles son sus síntomas? ¿Puede prevenirse?

embarazo ectopico
El embarazo ectópico se presenta más comúnmente de lo que podrías imaginar.

Todas sabemos que para que se dé el proceso de concepción, el óvulo debe ser fecundado y luego implantarse en el útero, pero ¿qué pasa si la implantación falla? Uno de los problemas que acarrea la implantación errada del óvulo es el embarazo ectópico.

Las complicaciones que pueden acompañar a las gestaciones son variadas y pueden afectar a la mujer, al feto o a ambos. Algunos de estos inconvenientes pueden surgir a lo largo del embarazo y pueden representar un gran peligro para la vida de los involucrados

A diferencia de otras condiciones, el embarazo ectópico se presenta desde el inicio del embarazo.

Muchas dudas surgen en la mente de las mujeres cuando desean convertirse en madres. Por esto, la mejor recomendación siempre será que consultes a tu médico de cabecera, este podrá darte las mejores recomendaciones y aclarar cualquiera de tus dudas.

La mayor parte de las complicaciones del embarazo puede ser tratada con excelentes resultados.

¿Qué es un embarazo ectópico?

En condiciones normales, al fecundarse el óvulo, este viaja a través de las trompas de Falopio hasta el útero, donde se implanta en las paredes del endometrio (tejido que recubre el interior del útero).

Cuando ocurre un embarazo ectópico el óvulo no viaja hasta el útero, en su lugar este se adhiere en otras partes del cuerpo, como los ovarios, el abdomen, el cuello uterino, o más comúnmente, en las trompas de Falopio (este caso es conocido como embarazo tubárico).

En el caso de los embarazos abdominales (variante del embarazo ectópico), el embrión se comienza a desarrollar en la cavidad abdominal, lo que generalmente es asociado a una alta tasa de morbilidad materno-fetal.

El riesgo de muerte materna por embarazo abdominal es 7,7 veces mayor en relación al embarazo ectópico tubárico y 90 veces mayor que en un embarazo normal.

La clasificación de un embarazo ectópico se da a raíz de la ubicación de implantación. Mediante esto, las gestaciones se pueden identificar de la siguiente manera:

  • Tubárico. Son los más comunes, correspondiendo al 95 – 98% de los casos de embarazos ectópicos. Dentro de este renglón están las subclasificaciones ampular, itsmico e infundibular.
  • Ampular. Ocurre en 70-80% de los casos y puede evolucionar a una resolución espontánea, aborto tubárico, o permitir el crecimiento del embrión y terminar en ruptura de la trompa.
  • Itsmico. Corresponde al 11-13% de los casos y, por deberse a la porción más estrecha de la trompa, se evidencia la ruptura temprana de esta.
  • Intersticial. También conocido como intramural, constituye el 2-3% de los casos.
  • Infundibular. Ocurre cuando se ubica cercano a las fimbrias y su frecuencia es del 5% de los casos.
  • Ováricos. Corresponden al 0,15-3% de todos los embarazos ectópicos, con una incidencia de hasta 1/7000 partos.
  • Cervical. Se da cuando el óvulo se implanta en el cuello uterino. La incidencia de este tipo de embarazos es muy baja, con el menos del 1%.
  • Abdominal. En este caso se han registrado implantaciones en paredes del colon, estómago, diafragma, bazo e hígado. No obstante, se trata de un evento bastante raro (1%).
embarazo ectopico
Un embarazo ectópico es aquel en el que el embarazo avanza fuera del útero, más comúnmente en las trompas de Falopio.

¿Cuánto tiempo puede durar?

Aunque se han conocido casos de embarazos ectópicos que han llegado a término de manera exitosa, generalmente este tipo de embarazos nunca llega a término, ya que el óvulo fecundado no se puede desarrollar por falta de condiciones necesarias.

Comúnmente la estructura que permite al feto vivir suele romperse al cabo de 16 semanas, provocando una hemorragia que debe ser atendida de manera urgente.

Las probabilidades de que el feto se desarrolle por mayor tiempo dependen en gran parte del lugar en que esté alojado, y los síntomas que presente la madre. Sin embargo, en estos casos es prioritaria la vida de la mujer, por lo que se decide terminar con el embarazo anormal.

embarazo ectopico
Los síntomas del embarazo ectópico pueden no presentarse hasta que la estructura que lo contiene se rompe.

Causas del embarazo ectópico

Cuando el óvulo ha sido fecundado, este se dispone a viajar a través de las trompas de Falopio, no obstante, si este movimiento se bloquea o retrasa, se puede presentar un embarazo ectópico.

El embarazo ectópico puede ocurrir incluso si se utilizan métodos anticonceptivos.

Entre los factores causantes de esta condición están:

  • Defecto congénito en las trompas de Falopio
  • Cicatrización después de una ruptura del apéndice
  • Endometriosis
  • Infección o inflamación de las trompas de Falopio
  • Haber tenido un embarazo ectópico antes
  • Cicatrización a raíz de infecciones pasadas o cirugía de los órganos femeninos

También existen factores que pueden incrementar el riesgo, como:

  • Tener más de 35 años (la mayor tasa de embarazos ectópicos sucede entre los 35 y 44 años de edad)
  • Quedar embarazada teniendo un dispositivo intrauterino (DIU)
  • Haberse realizado una ligadura de trompas
  • Infecciones de transmisión sexual (ITS)
  • Haberse sometido a una cirugía para revertir la ligadura de trompas
  • Mantener múltiples compañeros sexuales
  • El consumo de tabaco
  • Algunos tratamientos para la fertilidad
embarazo ectopico
En algunas ocasiones la causa permanece desconocida, aunque puede haber desordenes hormonales relacionados.

Síntomas de una gestación ectópica

Un embarazo ectópico es, en primera instancia, un embarazo, por lo que los primeros síntomas suelen ser similares a los de una gestación común (náuseas, cansancio, sensibilidad, ausencia de menstruación).

Para diferenciar si se trata de un caso de gestación fuera de la matriz, se debe prestar atención a las siguientes señales de alarma:

  • Sangrado vaginal anormal
  • Cólicos leves en un lado de la pelvis
  • Dolor en la parte inferior del abdomen o en la zona de la pelvis

Cuando se trata de un caso que presenta ruptura y sangrados internos, los síntomas pueden empeorar, pudiendo incluir:

  • Debilidad y desmayos o sensación de desmayo
  • Presión intensa en el recto
  • Dolor en el área del hombro
  • Presión arterial baja
  • Dolor agudo, súbito e intenso en la parte inferior del abdomen

En el caso del dolor en el área del hombro, este se ubica justo en el punto donde termina el hombro y comienza el brazo. Este es causado por un sangrado intenso que irrita los nervios del diafragma y origina el dolor de manera repentina.

Saber cómo se siente un embarazo ectópico puede ser clave para una detección temprana.

¿Cómo se detecta un embarazo ectópico?

Un embarazo ectópico, al igual que cualquier otro embarazo, puede ser detectado a través de una sencilla prueba de sangre u orina. No obstante, y a diferencia de una gestación normal, un embarazo fuera del útero necesita ser detectado y detenido lo antes posible.

Los médicos suelen sospechar de un embarazo ectópico en aquellas mujeres en edad fértil, que presentan dolor en la parte interior del abdomen, hemorragia vaginal, desmayo o choque cardiocirculatorio.

Señales de alarma que puedes detectar en casa son un ligero sangrado vaginal y dolor pélvico.

Si buscas ayuda médica, el especialista llevará a cabo un examen físico que probablemente mostrará sensibilidad en el área pélvica. Seguidamente se indicará una prueba de embarazo y un ultrasonido vaginal.

La gonadotropina coriónica humana (GCH) es una hormona que normalmente se produce durante el embarazo. El chequeo del nivel de esta hormona en la sangre puede diagnosticar el embarazo.

Cuando el nivel sanguíneo de GCH está por encima de cierto valor, la bolsa amniótica debe poder verse en un ultrasonido. En el caso de que la bolsa no se vea, puede tratarse del indicio de un embarazo ectópico.

embarazo ectopico
Una ecografía permite detectar la localización del embarazo en más del 90% de los casos.

Probabilidades de tener un embarazo ectópico

Toda mujer fértil posee la probabilidad de que el óvulo fecundado se implante en un lugar diferente al útero. No obstante, los factores de riesgo jugarán un papel importante en el aumento de estas probabilidades.

Las estadísticas de embarazos ectópicos a nivel mundial reflejan un rango que va del 1 al 2% de todas las gestaciones. No obstante, esta cifra puede variar ligeramente en cada país.

En México, la incidencia de gestaciones ectópicas varía de uno por cada 200/500 embarazos, es decir, 1.6 a 2 embarazos ectópicos por cada 100 nacimientos.

En estos casos es común que el feto sobreviva varias semanas, aunque, dado que los tejidos fuera del útero no pueden proporcionar el suministro de sangre y el soporte necesarios, finalmente el embarazo termina siendo inviable.

La estructura que contiene el feto suele romperse al cabo de un periodo comprendido entre las 6 y las 16 semanas (mucho antes de que el feto pueda vivir por sí solo). Cuando esto ocurre, la hemorragia puede ser grave e incluso potencialmente mortal para la vida de la mujer.

Cuanto más tarda la estructura en romperse, más grave es la pérdida de sangre y mayor el riesgo de muerte para la mujer. Sin embargo, si un embarazo ectópico recibe tratamiento antes de estallar, la mujer rara vez muere.

En los países en vías de desarrollo las tasas de mortalidad por embarazo ectópico van aproximadamente del 1 al 3%, es decir, diez veces más que las informadas en los países desarrollados.

embarazo ectopico
Cerca de dos de cada cien embarazos son ectópicos.

¿Existe tratamiento para un embarazo ectópico?

Debido a que los embarazos ectópicos no pueden continuar hasta el nacimiento, los tratamientos aplicados en estos casos buscan prevenir complicaciones y disminuir los riesgos para la salud de la mujer.

El tratamiento de un embarazo ectópico varía en función de lo estable que esté la mujer desde el punto de vista médico y del tamaño y localización del embarazo.

Ya que la gestación en estos casos es potencialmente mortal, los especialistas deben extraer las células en desarrollo para salvar la vida de la madre.

Si el embarazo no ha presentado ruptura, el tratamiento puede incluir cirugía o un medicamento que termine la gestación. Ambos tratamientos deben ir acompañados de una cuidadosa vigilancia médica.

En el caso de que el especialista determine un tratamiento farmacológico, este suele incluir inyecciones de metotrexato (medicamento que interrumpe el embarazo y detiene las células del óvulo fecundado). Con este tratamiento el cuerpo reabsorbe el óvulo y posteriormente lo elimina.

Cuando el médico determina que la opción más viable es la cirugía, esta se realiza a través de un pequeño corte cerca del ombligo, mediante el cual se extrae el óvulo fecundado.

Si el embarazo sufre una ruptura y presenta shock y sangrado, el tratamiento deberá incluir otras opciones como:

  • Transfusión sanguínea
  • Líquidos por vía intravenosa
  • Mantenerse caliente
  • Oxígeno
  • Elevar las piernas

En la mayoría de los casos, el feto y la placenta deben extirparse quirúrgicamente, por lo general mediante un procedimiento denominado laparotomía. Durante este proceso, los médicos extirpan el feto y la placenta, y los órganos lesionados por el embarazo ectópico se reparan o se extraen.

En raras ocasiones la trompa de Falopio no se puede reparar, o el útero está tan lesionado que se requiere practicar una histerectomía.

Un embarazo ectópico debe terminarse tan pronto como sea posible para salvar la vida de la mujer.

¿Cómo prevenir un embarazo ectópico?

Es muy probable que la mayoría de los embarazos ectópicos que ocurren por fuera de las trompas de Falopio no sean prevenibles.

No obstante, se puede reducir el riesgo de un embarazo tubárico evitando afecciones o tratamiento que ocasionen cicatrización en las trompas de Falopio.

Una mujer que ha tenido un embarazo ectópico tiene aproximadamente un 15% de probabilidades de volver a tener otro.

Las medidas recomendadas para disminuir el riesgo de un embarazo ectópico son:

  • Utilizar preservativos, esto con la finalidad de evitar enfermedades de transmisión sexual.
  • Obtener diagnóstico y tratamiento oportuno de cualquier enfermedad de transmisión sexual.
  • Dejar de fumar.
Un diagnóstico temprano disminuirá riesgos de hemorragias y evitará problemas mayores.

A pesar de lo traumática que pueda ser esta experiencia, el pronóstico es bastante alentador. Las posibilidades de un posterior embarazo exitoso dependerán de factores como la edad de la mujer, si ya ha tenido hijos y la razón por la cual se dio el embarazo ectópico.

La mejor forma de asegurar una maternidad sana es consultar con el especialista lo antes posible. De esta forma se logra establecer un mejor control sobre el embarazo y las posibilidades de un parto normal se incrementan.

Si estás embarazada y presentas sangrado vaginal o dolor pélvico, busca ayuda profesional lo antes posible.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.