Embarazo Maternidad

Doula: la aliada que toda mujer desea tener en un parto

doua acompañando a la madre en el post parto

El parto es un momento inolvidable para muchas mujeres, pues representa al fin poder ver por primera a su bebé después de nueves meses de espera. Generalmente la familia y el personal médico están atentos a que todo salga bien tanto para la madre como para el bebé, sin embargo, en el afán de velar por la salud física muchas veces se descuida la salud emocional, y es aquí donde entran las doulas.

Para quienes no hayan escuchado nunca de las doulas,  podemos resumir su función como la de mejores acompañantes de una mujer antes, durante y después de su parto. No son especialistas de la salud física, ni enfermeras, ni siquiera parteras, así que algunas personas se equivocan al tratarlas como sustitutos del personal médico. Las doulas son generalmente mujeres que se encargan de tomar la mano de la madre mientras los demás miran al nuevo bebé.

Ser doula es un oficio que cada vez es más solicitado alrededor del mundo. Esta práctica se inició tras un estudio publicado en la década de los 80 en un hospital de Guatemala acerca de la influencia del acompañamiento de las mujeres en proceso de parto por otra mujer que se centrara en despejar sus dudas y darle apoyo emocional durante el proceso. En otras palabras, por acompañar. Este no es un hecho menor, pues la gran mayoría de las mujeres se sienten solas durante todo este proceso.

Tras este estudio se comprobó que las mujeres que fueron acompañadas por una doula registraron menos cesáreas y complicaciones que quienes dieron a luz con solo el personal médico regular.

¿Qué hace una doula?

Las funciones de las doulas son muy debatidas en todo el mundo. Por ser un oficio relativamente nuevo hay muchos tabúes y misterios respecto a ello. Algunos profesionales de salud no recomiendan el acompañamiento de doulas en tanto actúen como sustitutos del personal de salud capacitado, mientras que en los casos en las que sus funciones son distintas a los especialistas, entonces son regularmente aceptadas.

1. Genera confianza: Una de las funciones más importantes de una doula es calmar a los padres para que puedan pasar por el proceso de parto lo más tranquilos y seguros posibles. Para ello la doula enseña a la madre métodos de relajación, por medio de la respiración y meditación, lo cual ayuda a disminuir los dolores en el parto.

2. Mantiene informado: Las sensaciones en el parto pueden llegar a ser distintas para cada mujer, sin embargo una mujer embarazada puede hablar con una doula durante el proceso de parto acerca de lo que está sintiendo. La dula busca relajarte al describir lo que es normal que esté sucediendo a nivel de sensaciones y emociones.

3. Se preocupa por la madre: Es muy común que las mujeres que dieron a luz reporten un estado de abandono después del parto. Al ya dar a luz la atención se centra en el nuevo bebé, mientras que la madre experimenta cambios hormonales importantes que pueden traducirse en una mezcla de sentimientos. La doula se encarga de estar con la madre, entenderla y tranquilizarla.

4. Te ayuda en los primeros días: Los temores de los padres no se disipan al dar a luz, sino que siguen en los primeros días del bebé en casa. La doulas pueden servir como guía y acompañantes en esas tareas rutinarias como son dar de comer, bañar, dormir y cuidar al bebé. Todo mientras los padres se adapten por sí solos y se sienta más confiados y apegados emocionalmente con el nuevo miembro de la familia.

Encontrar a una doula no es tan complicado como parece, en la mayoría de los países hay asociaciones de doulas acreditadas. La cuestión es averiguar si hay en tu ciudad. De estar forma, las doulas son una buena alternativa para que la madre se sienta atendida no sólo física, sino emocionalmente durante el inicio de la aventura de ser mamá.