Embarazo Mujeres Vida Positiva

Natación para embarazadas: Beneficios, consejos y posturas (+Vídeo)

Mujer embarazada dentro de una piscina
Nadar es un gran complemento para tener un excelente desarrollo durante la gestación

Si estás embarazada es muy probable que escuches a los especialistas recomendarte practicar  ejercicios para cuidar tanto tu salud como la de tu bebé, pero quizás al escoger qué tipo de actividad física realizar las cosas no te quedan muy claras. Sabemos que mantener una rutina de ejercicios a medida que está avanzando el embarazo no es tan sencillo. El aumento de tu panza hace que tu movilidad sea más limitada en los últimos meses y que el nuevo peso de tu cuerpo te juegue en contra para mantener el equilibrio. Pero tranquila, no tienes qué pensar mucho más. Existe un deporte que además de beneficiar tu salud, te va a hacer sentir más ligera que nunca: la natación para embarazadas.

Si nunca se te había pasado por la mente inscribirse en clases de natación para embarazadas, es bueno que lo evalúes. Además de ejercitar todo tu cuerpo y ayudar a regular tu sistema cardiovascular y respiratorio, la natación para embarazadas tiene una ventaja que ningún otro ejercicio físico te va a dar, te vas a sentir tan pesada como una pluma a pesar de que tu panza siga creciendo y creciendo. ¿Aún tienes dudas? ¿No sabes si lo puedes practicar o si implica algún riesgo? Acá te lo contamos.

Natación para embarazadas
La natación para embarazadas sube el ánimo de la futura mamá y le proporcionar bienestar

Beneficios de la natación para embarazadas

Son numerosos los beneficios que la natación para embarazadas puede darte tanto a ti como al bebé. Su principal ventaja es que dentro del agua, te puedes sentir más ligera y relajada a pesar de la panza, y gracias a esa sensación, el esfuerzo de los ejercicios es mucho menor. Además, un rato de natación suave o de gimnasia acuática te aportan beneficios respiratorios y musculares que te ayudarán a preparar el cuerpo para facilitar el trabajo de parto, e incluso la recuperación postparto. Pero los beneficios no se quedan allí, hay una lista larga de ventajas que la práctica de natación le da a las futuras mamás.

  • La sensación de liviandad libera las articulaciones y logra que tu cuerpo se relaje
  • Ayuda a controlar el aumento peso durante el embarazo, quemando calorías que ya no se necesitan.
  • Mejora el tono muscular en zonas como los brazos, espalda, zona abdominal y piernas, por lo que la natación para embarazadas se considera un ejercicio muy completo.
  • La posición vertical que se adopta en la piscina ayuda a que no se recargue una sola parte del cuerpo sino que se reparta el esfuerzo de modo equilibrado.
  • Mejora la flexibilidad del cuerpo y su resistencia, al fortalecer los ligamentos y articulaciones
  • Al ser una actividad aeróbica, mejora el sistema cardiovascular y respiratorio
  • Alivia los dolores de espalda típicos del embarazo, gracias a los movimientos de estiramiento y el masaje del agua.
  • Promueve una mayor oxigenación en la sangre que también beneficia al bebé.
  • Ayuda a aliviar el estrés y la tensión nerviosa
  • Ayuda a reducir los dolores del parto, y logra que la recuperación post parto sea mucho más rápida.
Mujer embarazada sentada en la orilla de una piscina
Es el deporte más adecuado para la mujer embarazada

 

¿Cuándo inicio las clases de natación para embarazadas?

Se recomienda comenzar a partir del segundo trimestre de embarazo, para evitar hacerlo en el periodo de mayor riesgo y pérdida. Hay quienes aseguran que practicar esta actividad es seguro hasta el momento del parto, otros por el contrario, aconsejan abandonarla en el octavo mes ya que existe un mayor riesgo de perder el tapón mucoso involuntariamente durante el ejercicio.

Antes de comenzar, es muy importante que realices un calentamiento durante unos 5 o 10 minutos para luego comenzar con tu rutina de nado. Se recomiendan hacer sesiones de nado por 45 minutos o una hora, por tres veces a la semana, ya que el ejercicio excesivo seguido de largos periodos de reposo no es el más efectivo.

Recuerda que aunque la natación es una de las prácticas más recomendadas, lo mejor es tener el permiso de tu ginecólogo y seguir sus indicaciones. Así que anímate y pregúntale. Él te dirá cuál es el momento más indicado para que empieces a nadar.

 

6 cosas que tomar en cuenta para tus clases de natación

Antes de empezar a practicar la natación, es muy importante ser precavida y cerciorarte que todo lo que hagas no implique ningún riesgo ni para ti, ni para tu bebé, por lo que es importante seguir ciertos consejos para lograr conseguir todos los beneficios de la natación para embarazadas, sin ningún tipo de inconvenientes.

  • Dúchate antes de entrar a la piscina, para evitar los cambios bruscos de temperatura y de esta forma evitar el contagio de microorganismos e infecciones.
  • Cuando entres a la piscina, hazlo de forma lenta y utiliza las escaleras para prevenir cualquier resbalón o caída
  • Evita los buceos prolongados y realiza la actividad en compañía de alguien más que esté atento a tus movimientos
  • Controla tus pulsaciones, no deben superar las 140 pulsaciones por minuto.
  • Es importante ducharse también al salir, (con gel de ducha) y cambiarse el bañador ya usado.
  • Por último, usa calzado de goma que sirva de soporte con el piso exterior de la piscina
Mujer embarazada flotando en el agua
La natación prenatal es de los ejercicios más indicados para las mujeres embarazadas

Posturas más adecuadas en la natación para embarazadas (Vídeo)

Si bien en la natación son muchas las posturas que puedes adoptar, en el caso de las mujeres embarazadas son recomendables unas más que otras. Recuerda que a pesar que el nado te da una sensación de liviandad, no puedes exagerar con ciertas posturas porque lo más importante es conseguir los beneficios del ejercicio sin generar complicaciones. Estas son las posturas más recomendadas en la natación para embarazadas:

  • El nado a espalda, es el estilo más sencillo y el más adecuado para aquellas que nadan de vez en cuando
  • El nado tipo crol es la postura más difícil de coordinar, y el que más cansancio puede generar. Pero es la más beneficiosa para el sistema cardiorrespiratorio. Consiste en avanzar en el agua alternando el movimiento de los brazos por fuera del agua y dentro de ella.
  • El nado a braza fortalece zonas concretas del cuerpo como los glúteos, los abductores y el periné, y es muy recomendable en los meses 6 y 7 de embarazo. Este estilo, conocido como también como estilo pecho, puede generar molestias en la zona lumbar de algunas mujeres, por lo que si estás dentro de ese grupo lo mejor es cambiar de posición.

Para relajarse se aconseja intercalar el nado, flotando boca arriba y utilizar los cilindros de goma en zonas como el cuello y las rodillas para sentirse más cómoda.

¿Cuándo no es aconsejable la natación para embarazadas?

La actividad física durante el embarazo debe estar bien orientada y controlada por un experto, para que puedas estar más segura de que haces lo correcto. A pesar de todos los beneficios que tiene la práctica de la natación prenatal para embarazadas, no es aconsejable ni para la madre ni para el bebé en caso de tener alguna de estas condiciones especiales:

  • Amenaza de parto prematuro.
  • Incompetencia cervical (cerclaje).
  • Retardo de crecimiento intrauterino.
  • Embarazo de alto riesgo.
  • Problemas vasculares
  • Placenta previa.
  • Hipertensión arterial crónica.
  • Patologías tiroideas, cardíacas o pulmonares.

Si por el contrario, tu embarazo es saludable y no tienes ninguna condición especial, puedes consultarle a tu médico sobre la práctica de natación durante tu embarazo. ¡Anímate! Hay muchas partes que dan clases especiales para mujeres embarazadas y es una excelente opción para mantenerte sana y relajada.

1 comentario

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *