Embarazo Vida sana

Peso en el embarazo: ¿Cuánto y en qué partes debes aumentar?

mujer embarazada con peso
¿Cómo sabemos si nuestro peso en el embarazo es el correcto?

A medida que nuestro cuerpo se empieza a transformar a causa del embarazo comenzamos también a dudar si nuestro peso en el embarazo es o no el correcto. No es fácil para nosotras, por un lado hay personas que nos dicen que aprovechemos de comer por dos sin prestarle atención a la balanza, mientras que otros nos recuerdan que cada kilo de más en el embarazo nos costará sudor y lágrimas bajarlo después del parto.

¿Entonces? ¿Nos olvidamos de las dietas y comemos lo que nuestros antojos pidan o nos ponemos a contar calorías también durante el embarazo? Ni lo uno, ni lo otro. La respuesta está en lograr encontrar un equilibrio adecuado y estar muy informadas acerca de cuánto y en qué velocidad debemos aumentar de peso.

Peso en el embarazo: ¿Cuánto debo subir?

Si bien ninguna de nosotras va a engordar la misma cantidad de gramos durante el embarazo, pues esto dependerá en gran medida de nuestro estado de salud y del índice de masa corporal (IMC) que teníamos antes de esperar a nuestro bebé, las mujeres con un IMC normal (entre 19 y 24) deben subir entre 11 y 16 kilos en los nueve meses.

Para el caso de aquellas mujeres con un índice de masa corporal menor a la estándar, los especialistas recomiendan ganar más kilos (hasta los 18 kilos), mientras que con las futuras madres con sobrepeso ocurre lo contrario, por lo que el aumento debe ser de aproximadamente de 7 kilogramos.

Por lo tanto, debemos tomar en consideración cada uno de estos factores para descubrir cuánto peso debemos ganar mes a mes, tarea que debemos llevar a cabo de la mano de nuestro obstetra, además podemos consultar un nutricionista que nos ayude a elaborar un plan de alimentación basado en la cantidad de calorías que debemos consumir en función de nuestro peso ideal.

Aumento de peso en el embarazo por trimestres

La ganancia de peso en el embarazo es progresiva, aunque con leves picos causados por los cambios de apetito que a veces nos desatan unas ganas de comer incontrolables.

Durante el primer trimestre el incremento de peso en el embarazo es muy lento, de unos 0,5 kilogramos a 1,5 kilogramos. De hecho, existen mujeres que incluso no engordan nada o pierden peso como consecuencia de las náuseas y los vómitos.

El incremento de peso en el embarazo se empieza a hacer notar en el segundo trimestre, periodo en que una embarazada debería ganar entre 3,5 kilogramos y 4 kilogramos, mientras que en el tercer trimestre es la fase de mayor aumento de peso con un estimado de 5 kilogramos a 5,5 kilogramos, es decir unos 400 gramos cada semana, pues hasta el momento el feto se estaba desarrollando pero no incrementaba de peso.

¿En qué parte aumento más de peso en el embarazo?

Aunque el aumento de peso durante el embarazo se puede percibir como general en todo el cuerpo, realmente este peso se reparte en varios lugares. Principalmente en nuestra panza y pecho. Si ponemos como punto de referencia una ganancia de peso aproximada de 12,6 kg, estos kilos se repartirían de la siguiente manera:

  • Volumen sanguíneo: 1,3 kg. Pecho: 0,4 kg
  •  Útero: 1 kg
  •  Feto: 3,4 kg
  •  Placenta: 0,7 kg
  •  Líquido amniótico: 0,8 kg
  •  Grasa: 3,5 kg
  •  Líquido retenido: 1,5 kg (aunque puede llegar a los 4,5 kg)
Lo que aumentamos de peso en el embarazo se reparte por todo nuestro cuerpo

¿Qué pasa si subo mucho o poco de peso en el embarazo?

Si tenemos sobrepeso u obesidad hay mayor riesgo de que nos enfrentemos a problemas a lo largo del embarazo como diabetes gestacional, hipertensión, preeclampsia y parto prematuro. Por el contrario, si no comemos lo suficiente puede ocurrir que el bebé presente un peso por debajo del normal al nacer y se pueda presentar también un parto prematuro.

Es por esto que es importante que intentemos ganar el peso recomendado, lo cual podemos lograrlo en una dieta completa y variada y practicando con regularidad algún tipo de ejercicios físico adecuado al embarazo.

¿Qué debo comer en el embarazo?

Es cierto que durante el embarazo satisfacer nuestras necesidades nutricionales y las del bebé es una prioridad, pero a pesar de la creencia popular, no necesitamos “comer por dos” para lograrlo. El tipo de alimentos que ingerimos es mucho más relevante que la cantidad.

La idea no es comenzar una dieta estricta, mucho menos sin consultar a nuestro médico, porque cuando se come poco se queman grasas y se generan los llamados cuerpos cetónicos (compuestos químicos) que son tóxicos para nuestro bebé y puede dañar nuestro sistema nervioso.

El secreto está en llevar una alimentación variada y equilibrada, y dar prioridad a los alimentos de origen vegetal, no pasarnos con las carnes rojas (máximo tres veces a la semana), e incluir más carnes blancas.

Además es aconsejable tomar lácteos desnatados, consumir aceite de oliva, ingerir legumbres, comer alimentos integrales como pan, cereales y arroz, en lugar de harinas más refinadas, y dejar los alimentos que menos necesitamos y que más deseamos, como los dulces y postres, para momentos especiales muy puntuales.

Última actualización del articulo 29 mayo 2017