Embarazo

Planificar embarazo ¡10 recomendaciones para tener un bebé!

Aprende como planificar tu embarazo siguiendo estos pasos y recomendaciones

El deseo de formar una familia y traer un nuevo integrante a ella es el inicio de la experiencia más hermosa para toda mujer. Y al querer una maternidad responsable es fundamental planificar embarazo, lo que incluye seguir una serie de pasos y recomendaciones que ambos futuros padres deben tomar en cuenta.

Para la mujer es indispensable un estilo de vida saludable, pues le permitirá mantenerse en condiciones positivas y favorecer el desarrollo de su bebé en el vientre. Asimismo, como pareja, hay decisiones que tomar a nivel económico, social, emocional, que a la larga van a contribuir con el bienestar de su hijo desde que está en el vientre.

Si estás en busca de un embarazo, seguramente te has preguntado ¿Cómo hay que planificarlo? ¿Por dónde empezar? Aunque no se trata de algo difícil, es muy importante que cuentes con ayuda profesional y que apuntes algunos consejos ¡Veamos!

El embarazo debería ser planificado para garantizar que la mujer esté en condiciones saludables de concebir para así prevenir riesgos el periodo de gestación

¿Cuándo y cómo planificar mi embarazo?

El embarazo es una de las etapas más hermosas y comprometidas que puede experimentar la mujer, por eso, debe partir de una decisión responsable. Cuando decidimos convertirnos en mamás y comenzar a planificar un embarazo, son muchas las dudas que vienen a la mente.

¿Cuándo y cómo planificar mi embarazo? ¿Qué hacer para un embarazo saludable? ¿Cuándo acudir a consulta ginecológica? Estas son preguntas muy frecuentes en mujeres que planean tener un bebé, de seguro te las has hecho alguna vez.

Y es que, es necesario y fundamental que planifiques un embarazo para garantizar tu salud y la del bebé. Esta no solo a nivel físico, pues se requiere de una preparación psicológica, emocional, económica, etc.

El primer paso para prepararte para tener un hijo es consultarlo con tu pareja, ya que la idea o deseo de formar una familia debe partir de ambos. Juntos podrán evaluar todos los factores necesarios para tener un bebé y establecer desde cuando comenzará la búsqueda de este ser amado.

Algunos de estos factores son:

  • Disposición de tiempo: Los futuros padres deben prepararse para moldear sus rutinas y adaptarse a la nueva vida que inicia, en la que deben dejarse al lado muchas actividades para poder cuidar del bebe. Esto no significa que dejarán de ser personas divertidas, con vida social activa, sino que ahora su tiempo y dedicación irá dirigida a su hijo principalmente. Además, han de tomar en cuenta su disposición en cuanto a horarios de trabajo, compromisos laborales.
  • Preparación física: La mujer debe hacer un esfuerzo por comer saludable y mantener una vida física activa antes de concebir. Esto se recomienda para gozar de un embarazo sano y favorecer el desarrollo del bebé. Pues, durante la etapa de gestación son muchos los cambios físicos que podría presentar, lo ideal es que estos se manifiesten de la forma más tranquila y sana para ella.
  • Capacidad económica: La planificación de un embarazo incluye pensar en un presupuesto disponible para más que pañales, pues los gastos del bebé y la mamá durante el embarazo son bastante amplios. Vitaminas, alimentación, ropa, teteros, utensilios de higiene, cuna, etc. Es recomendable que los futuros padres evalúen su presupuesto y preparen sus ingresos o ahorros para esta nueva etapa en el hogar.
  • Armonía familiar: El mejor momento para tener un bebé siempre será cuando ambos padres disfrutan su amor a plenitud y buscan complementarlo con un nuevo integrante en la familia. La armonía familiar, la unión, el amor, son parte de la preparación mental y emocional que se necesita para concebir a un bebé.
La planificación de un embarazo no depende solo de la mujer, es importante que las decisiones se tomen en pareja por el bienestar familiar

¿Qué tengo que hacer para planificar un embarazo?

El embarazo es una etapa muy importante para la pareja, pues parte de un deseo y una decisión que ambos han tomado para su familia. Por eso, lo ideal es planificarlo, además de que esto traerá beneficios a la salud de la madre gestante y del bebé. Pues, con un embarazo planificado son muchos los factores de riesgo que se pueden prevenir.

¡Te compartimos 10 recomendaciones para planificar un embarazo y disfrutar al máximo esta hermosa etapa!

1. Consulta preconcepcional

La planificación de un embarazo aporta ciertos beneficios, tanto para la madre como para su futuro hijo. Entre ellos, la posibilidad prevenir riesgos en la salud y formación del pequeño. Por eso es importante que la mujer asista a una consulta preconcepcional con su ginecólogo al menos unos tres meses antes de la gestación, debería ser justo cuando decide quedar embarazada.

Acudir a una consulta preconcepcional permitirá que valoren el estado de salud de la madre, tomar medidas preventivas para favorecer el periodo de gestación, asegurar o descartar que la mujer tenga alguna patología que ponga en riesgo su vida o la del bebé, etc.

Las mujeres que asisten a este tipo de control ginecológico tienen la posibilidad de solucionar un problema de salud antes del embarazo y prevenir sus efectos en el bebé.

Por ejemplo, se realizan análisis de sangre, evaluaciones de peso y nutrición,  de fertilidad u otras, para poder conocer cuales son los pasos a seguir. Bien sea comenzar a buscar el embarazo, seguir un tratamiento, una dieta, o descartar las posibilidades por alguna patología que se presente.

Una mujer hipertensa, diabética o con un problema hematológico debe ser asistida antes de la gestación, con un tratamiento adecuado, de no ser así, pone en riesgo su vida y la del bebé.

Entonces, la consulta preconcepcional favorece a una mujer para quedar embarazada de la forma más saludable posible y, asimismo, permite tratar condiciones de salud previas o, en casos graves, desaconsejar el embarazo para salvaguardar la vida de la mujer.

Las visitas al ginecólogo también sirven para obtener información y consejos importantes sobre esta etapa, la alimentación adecuada, consumo de vitaminas u otras recomendaciones

2. Dejar los anticonceptivos

Para algunas personas dejar los anticonceptivos es demasiado fácil, por ejemplo, dejan de utilizar preservativos o diafragmas. Sin embargo, es muy importante que sea el ginecólogo quien indique cuando y cómo dejar los anticonceptivos.

Si tienes un dispositivo intrauterino, será el doctor quien decida cuando retirarlo. Pero, si se trata de anticonceptivos hormonales puedes necesitar planificación un poco mayor. Por eso es importante la opinión profesional.

Con las píldoras, el ciclo menstrual puede tardar un poco en normalizarse. En unas mujeres no es problema lograr la gestación el mes siguiente cuando dejan de tomarla, pero para otras no es tan inmediato. Lo mejor es que tu ginecólogo te aconseje como llevar el proceso.

Si nunca has utilizado métodos anticonceptivos sino que te apoyas en la práctica del retiro, no tendrás problemas para buscar un bebé en la fecha que te has propuesto

3. Busca tu momento fértil

Una vez que dejes de utilizar anticonceptivos y tengas tu ciclo normal, debes comenzar a calcular cuál es el periodo de ovulación.

Durante estos días que son más fértiles para la mujer es recomendable tener relaciones sexuales frecuentes para poder lograr la fecundación, el encuentro entre ovulo y espermatozoide.

Generalmente, el ciclo menstrual es de 28 días, y los días más fértiles se cuentan desde la mitad, entre el día 12 y el día 14. Aunque, esto suele variar en las mujeres, dependiendo de cada organismo

4. Una dieta saludable

Tener una vida sana y con hábitos alimenticios saludables es fundamental para todas las mujeres que buscas un embarazo. Especialmente, si tiene padece alguna enfermedad o es propensa a ella por factores hereditarios.

Al planificar embarazo es importante que tengan una dieta completa y saludable, y que se mantenga en un peso adecuado según su estatura, edad. El sobrepeso tiene muchas desventajas en el embarazo e incluso mucho antes, pues reduce la fertilidad tanto en el hombre como en la mujer.

Tampoco es recomendable que las mujeres tengan un peso por debajo de lo adecuado, esto afecta gravemente al bebé en su formación

5. Realizar actividad física

Un estilo de vida saludable no solo depende de la alimentación, también el deporte y la actividad física moderada es beneficiosa para la futura mamá. Caminar diariamente, hacer pilates u otros tipos de ejercicios te ayudarán a mantenerte en forma y con buen ánimo antes, durante y después del embarazo.

Además, el  ejercicio previene muchas enfermedades, entre ellas las cardiovasculares.  Una vez embarazada es muy recomendable seguir estos hábitos o comenzarlos.

No se recomienda hacer ejercicios muy intensos si planeas embarazarte, ya que, esto puede afectar el comportamiento hormonal

6. Eliminar hábitos perjudiciales

 El consumo de alcohol y tabaco deben descartarse, ya que exponen a la mujer a riesgos durante su embarazo y al bebé tras el nacimiento. Además de ser dos factores causantes de parto prematuro, muerte infantil y bajo peso al nacer.

Pero, antes del embarazo ambos vicios también tienen sus efectos negativos. El tabaco, por ejemplo,  influye negativamente en fertilidad de la mujer, pues contribuye al  envejecimiento de los ovarios y la aceleración de la menopausia.

Una mujer fumadora puede presentar dificultades para embarazarse porque el tabaco influye en la receptividad del útero. Para los hombres también es un factor de riesgo en la calidad de esperma, pues afecta la concentración y movilidad de los espermatozoides.

Asimismo, el consumo de alcohol u otras sustancias, como las drogas afectan gravemente el embarazo y desarrollo de un bebé

7. Tomar ácido fólico

 El ácido fólico es una vitamina fundamental  para prevenir defectos congénitos en el bebé. Lo ideal es que la madre que planifica embarazo comience a tomarlo tres meses antes de quedar en estado y durante la gestación.

Su consumo previene y reduce el riesgo de alteraciones del canal neural, como la espina bífida. Por lo que se considera una medida preventiva para evitar problemas de formación en el bebé.

También es importante que en la alimentación se incluyan  alimentos ricos en ácido fólico, tales como verduras de hoja verde, tomate, aguacate, fresas, plátano y legumbres

8. ¡Sin estrés!

El estrés es, sin duda alguna, un detonante para la salud. Y, aunque se ha puesto en duda su relación con la fertilidad, es posible que al tener una vida tranquila, sin afán, sin estrés, la fertilidad aumente.

Cuando una mujer decide quedar en estado debe estar tranquila, paciente, serena, esto ayudará a que su ciclo se regule y su organismo acepte con receptividad el cambio que está a punto de ocurrir.

Para ello se recomienda practicar técnicas de relajación como la meditación,  el yoga, además de mantener un sueño de calidad. Este bienestar mental hará que los futuros padres se sientan más tranquilos y dispuestos a disfrutar el proceso del embarazo.

Un cuadro de estrés, ansiedad depresión pueden influir negativamente en el ciclo de la mujer y en los hombres afectar la calidad seminal

9. Vacunas preventivas

Hay muchas enfermedades que pueden y deben prevenirse con la vacunación, sobre todo, si buscas un embarazo y quieres evitar todos los riesgos posibles en la salud. Por eso, las vacunas son indispensables.

Si planeas ser mamá, repasa tu calendario de vacunación para asegurarte de que has cumplido con cada vacuna en la infancia y la adolescencia.

Se recomienda que la futura madre se coloque las vacunas que le faltan antes de quedar embarazada

10. Evalúa el entorno

Rodéate de un buen ambiente para concebir llena de alegría, armonía y bienestar. Tu tranquilidad será la que el bebé perciba y por ende, es muy necesario que te encuentres en un entorno que disfrutes. Esto a nivel físico (las cosas materiales),  familiar, social, laboral, etc.

Al planificar embarazo, asegúrate de sentirte bien contigo misma, con las personas, incluyendo tu pareja,  y el espacio que te rodea. Así, estarás más receptiva ante todo el proceso de la gestación. Es fundamental que los fututos padres se preparen psicológica y emocionalmente, sin olvidar que su comodidad también influye en el embarazo.

De tener planes como cambiar de casa, hacer una mudanza, viajar de ciudad, etc. Es mejor que lo hagan antes del embarazo, pues lo mejor es que mamá esté despreocupada, tranquila y lista para recibir a su hijo en un entorno cálido, confortable, adecuado para ella en todos los sentidos.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.