Embarazo Maternidad

¿Son seguros los antibióticos en el embarazo?

antibioticos en pastillas

Cuando una mujer sale embarazada empieza a hacer una lista de todas las cosas que deben cambiar durante este momento de su vida para que el bebé no sufra ninguna consecuencia. Una de las principales dudas es acerca de qué medicamentos puede o no tomar, entre ellos los antibióticos.

Lo primero que se debe tener claro es que no todos los antibióticos son iguales y no todos están contraindicados para las mujeres embarazadas, así que antes de vetar en 100% el uso de antibióticos se debe conocer cuáles son los tipos de antibióticos que pueden consumirse y cuáles no.

Un estudio realizado por Asociación Nacional para la Prevención de Defectos Congénitos en Estados Unidos determinó que existen dos tipos de antibióticos contraindicados para las mujeres en estado de gestación por poder crear malformaciones en el bebé: la nitrofurantoína y la sulfonamida. Por otro lado, los antibióticos como la penicilina, cefalosporina, eritromicina y quinolonas no representan, según este estudio, ningún riesgo para la salud del feto.

Sin embargo, algunos estudios revelan que el consumo de antibióticos puede reducir la formación de microbios en la flora intestinal del bebé, lo que disminuye su nivel de defensas a la hora de nacer, así que se debe ser precavido. La recomendación inicial es evitar cualquier consumo de antibióticos por parte de mujeres embarazadas si no existe una consulta médica en la que se logre prescribir el antibiótico más adecuado para cada caso particular.

¿Es común que las mujeres embarazadas consuman antibióticos?

Sí, al menos eso lo demuestran los estudios que señalan que durante el embarazo aumentan las posibilidades que una mujer contraiga infecciones del sistema urinario que  pueden provocar abortos o complicaciones con el bebé, por lo que es necesario prescribir un tratamiento basado en antibióticos para frenar la infección.

En el caso de las infecciones urinarias recurrentes, que pueda ser ocasionada por bacterias con una resistencia más fuerte a los antibióticos, el médico deberá tomar la decisión de emplear un tratamiento más fuerte, lo importante es que la mujer esté en constante chequeo médico.

Mientras se esté tomando antibióticos, las mujeres no pueden dejar de lado sus vitaminas prenatales, pues los estudios revelan que las vitaminas y al ácido fólico pueden contrarrestar los efectos negativos de antibióticos como el trimetropin.

1 comentario

Click aqui para dejar un comentario