Familia

5 consejos para lidiar con los celos de tu hijo

niño molesto cubriendo su rostro con las manos

Los celos en los seres humanos se desarrollan desde muy pequeños, por lo que es normal que tu niño muestre celos en determinadas situaciones en las que pueda sentir que el amor de sus padres o demás familiares esté en riesgo por, generalmente, la llegada de otro niño.

En comparación con los adultos, para los niños es mucho más difícil lidiar con los celos, pues a temprana edad las cosas se perciben como buenas o malas y los celos son producto de sentir desprecio o rechazo por una persona a la que queremos, por lo que estos sentimientos encontrados avivan el conflicto interno y externo del pequeño.

De esta forma, con la llegada de un hermanito, los sentimientos de amor a un ser querido y a su vez de desprecio por tener que compartir con él el amor de los padres, crea una situación que puede ser molesta para los pequeños. Ante esto es necesario seguir algunos consejos que ayudarán a controlar o minimizar los celos en los niños.

Reconoce los celos en tu niño

Lo primero que debemos hacer para enfrentarnos a los celos de los niños es reconocerlos. No siempre los niños manifiestan de forma clara a sus padres que algo les molesta, sino que muchas veces adoptan conductas negativas de forma inesperada.

Algunos niños empiezan a golpear, morder, pellizcar o gritar a la persona que detona los celos. Lo más común es que este sea el hermano con el que tiene que compartir el cariño de los padres, aunque también puede ser un primo o un vecino que llame la atención de su familia.

A medida que los niños crecen, es común incluso que desarrollen celos con la madre o el padre, pues desarrollan un enamoramiento por el miembro del sexo opuesto.

Lo importante es determinar que el niño está celoso, esto es más sencillo con las niñas, pues suelen manifestar verbalmente lo que sienten, mientras que los varones tienden a guardarse sus sentimientos.

Detecta el detonante de los celos

Al ya saber la razón de los celos, es necesario que identifiques cuáles son esos detonantes o momentos específicos en que el niño pueda sentirse celoso y manifestarlo negativamente.

Un beso, un abrazo o una mayor atención para otro niño o para la pareja en un momento determinado puede ser la razón que dispare los celos de tu niño. Identificarlo puede hacer que predigas cuándo tu niño va a estar más celoso y prevengas ese comportamiento.

De esta forma, ya podrás preparar las herramientas necesarias para enfrentar las crisis de celos de tu pequeño en los momentos en los que él se sienta más vulnerable.

Estimula a que exprese sus sentimientos de forma positiva

Hay que tener claro que el hecho no es lograr que el niño no sienta celos, sino que reconozca sus celos y él mismo los maneje de una forma más positiva para evitar berrinches y acciones negativas que pueden ocasionar conflictos innecesarios.

Cada vez que sientas que el niño vaya a iniciar conductas propias de los celos, llámalo y pídele con un tono de voz calmado que te explique qué es lo que le sucede y qué está sintiendo en ese momento.

Al sentirse escuchado, el niño disminuirá sus niveles de ansiedad y se motivará a decirte lo que siente y a pedirte afecto cuando así lo quiera.

Explica el papel importante que tiene el niño en tu vida

Después de escuchar lo que siente tu niño, explícale con un lenguaje sencillo y de una manera calmada la importancia que tiene y que siempre tendrá él en tu vida y que esto no lo cambiará absolutamente nada.

Es importante que le enseñes a través de cuentos o ejemplos la importancia de compartir con los demás, no sólo los juguetes o las cosas materiales, sino también el cariño de las personas a las que se quiere.

Si tiene celos de un hermano menor, intenta involucrar a tu niño en los momentos que pasas en el cuidado del bebé, así le explicas que el pequeño hermanito tiene necesidades que él mismo tuvo en otro momento.

Evita ceder a todas sus peticiones

Algunos padres, erróneamente , ceden a los celos de su hijo dejando lo que están haciendo o alejándose del detonante de sus celos para evitar los gritos y berrinches que el niño generalmente hace. Con esto lo que se logra es que el pequeño aprenda que al gritar logrará lo que desee.

Lo mejor es que después de explicarle a tu niño que lo quieres y lo querrás siempre de la misma forma, mantengas tu conducta habitual. Es muy importante que note que sus padres van a seguir besándose o que a su hermanito van a seguir dándole el afecto de siempre.

Lo esencial es que equilibres el afecto y que no descuides tampoco el tiempo valioso que pasas con tu niño. De esta manera sentirá que siempre estarás para él cuando lo necesite, solo que ahora debe aprender a compartir tu cariño.